Guaidó lanza un golpe militar abortado en Venezuela

por Bill Van Auken
2 mayo 2019

Un intento de un golpe de Estado lanzado el martes por la mañana en Venezuela, notorio por la descarada criminalidad del Gobierno de los EUA en apoyarlo y orquestarlo, parece haber fracasado estrepitosamente al caer la noche.

El intento se inició con la publicación de un video del títere de derechista de los EUA, Juan Guaidó, respaldado por unas pocas docenas de hombres en uniforme militar fuera de la base aérea La Carlota en Caracas. Ahí, hace un llamado a que los militares se levanten contra el Gobierno del presidente Nicolás Maduro. Si bien el intento dio lugar a violentos enfrentamientos callejeros y manifestaciones opuestas de partidarios y opositores de Maduro, no provocó una revuelta militar significativa.

Más de tres meses después de que Guaidó se proclamara el 23 de enero "presidente interino" del país, una acción directamente coordinada y apoyada por Washington, el intento de golpe de Estado del martes tuvo lugar en medio de un apoyo popular decreciente a la oposición de derecha que ha servido como la base política para la operación de cambio de régimen de Estados Unidos.

A última hora del martes, la oposición no había tomado una base militar y ninguna figura importante en las fuerzas armadas venezolanas había declarado apoyo a Guaidó. Si bien el "presidente interino" había elegido la base aérea de La Carlota como telón de fondo para su video, no había indicios de que hubiera personal que apoyara su provocación. La elección de la base estuvo determinada, más bien, por su proximidad a los distritos más ricos del este de Caracas, la base tradicional de la oposición de derecha.

El acontecimiento más significativo en torno al lanzamiento de lo que Guaidó denominó "Operación Libertad" fue la presencia a su lado de Leopoldo López, el líder del partido político de extrema derecha Voluntad Popular (Voluntad Popular) del cual Guaidó es miembro.

López, descendiente de una de las familias más aristocráticas de Venezuela, ha estado bajo arresto domiciliario desde 2017 después de haber sido condenado por organizar una campaña violenta en 2014 conocida como "La Salida", destinada a derrocar al Gobierno de Maduro. En 2002, fue uno de los líderes del abortado intento de golpe de Estado apoyado por la CIA contra el entonces presidente Hugo Chávez.

El derrocamiento de Maduro, mientras que transfiriere el poder aparente a Guaidó, quien antes de su juramentación como "presidente interino" en enero pasado era prácticamente desconocido en Venezuela, en realidad colocaría las riendas del poder en manos de López, un activo archirreacionario de la CIA de largo tiempo.

Sin embargo, al final de la tarde del martes, López y su familia habían buscado asilo en la embajada chilena en Caracas. De manera similar, unos 25 militares venezolanos que se habían unido al intento de golpe de Estado de Guaidó buscaron refugio en la embajada de Brasil.

Docenas de otros soldados venezolanos dijeron a los medios de comunicación del país que habían sido engañados para que participaran en la provocación organizada fuera de la base aérea de La Carlota. Los despertaron a las tres de la mañana y se les pidió que tomaran sus rifles y acudieran a un evento importante en el que recibirían medallas.

La provocación de Guaidó provocó una tormenta en Twitter desde los niveles más altos del gobierno de los EUA, dando señal de su apoyo al golpe el martes por la mañana.

"Estoy monitoreando muy de cerca la situación en Venezuela", tuiteó el presidente Trump. "¡Estados Unidos está con el pueblo de Venezuela y su libertad!".

El secretario de Estado, Mike Pompeo, tuiteó que los Estados Unidos "apoya plenamente" las protestas. El vicepresidente Mike Pence tuiteó un mensaje a "todas las personas de Venezuela que aman la libertad y que están tomando las calles hoy en #operacionlibertad: ¡Estamos con ustedes! ¡Estamos contigo! Estados Unidos estará contigo hasta que se restablezca la libertad y la democracia".

Los Gobiernos de derecha en América Latina, incluidos los de Jair Bolsonaro en Brasil, Iván Duque en Colombia y Mauricio Macri en Argentina, también emitieron declaraciones de apoyo entusiastas al golpe.

Sin embargo, el martes por la tarde, el ministro de seguridad institucional de Brasil, el general retirado Augusto Heleno, emitió una evaluación franca de las acciones del día y declaró que, si bien había habido "cierto apoyo de las fuerzas armadas ... este no alcanzó un nivel alto". Agregó que Brasil no ve ninguna solución a la crisis venezolana "en el corto plazo".

Una clara señal de la conducción de Washington del fallido intento de golpe de Estado fue una reunión el día anterior en Washington entre Pompeo y Ernesto Araújo, el ministro de Relaciones Exteriores del presidente fascistizante de Brasil, Bolsonaro, el aliado latinoamericano más fuerte en la operación de cambio de régimen de EUA en Venezuela. Un comunicado de prensa del Departamento de Estado dijo que los dos habían discutido "defender los derechos humanos y la democracia en Venezuela". El martes temprano, Araújo emitió una declaración en la que declaró que se sentía "positivo en que haya un movimiento de militares que reconozca la constitucionalidad del presidente Juan Guaidó”.

La respuesta de Washington al fallido intento de golpe de Estado en Venezuela fue emitida por el asesor de seguridad nacional de derecha de Trump, John Bolton, en una conferencia de prensa afuera de la Casa Blanca el martes por la tarde. Describió la situación como "muy delicada" e insistió, a pesar de todas las pruebas de lo contrario, de que lo que estaba ocurriendo en Caracas "claramente no es un golpe de Estado".

Curiosamente, mencionó tres veces los nombres de tres funcionarios venezolanos de alto rango que afirmó que habían asumido “compromisos para lograr la transferencia pacífica del poder” al títere estadounidense Guaidó, insistiendo en que tenían que “actuar esta tarde para traer otras fuerzas militares al lado del presidente interino".

Uno de los nombrados fue Vladimir Padrino, ministro de defensa de Venezuela. En el transcurso del día, sin embargo, Padrino emitió una declaración frente a los oficiales reunido que denunciaban la acción de Guaidó como "un acto terrorista cobarde y un intento de golpe de Estado en una escala muy pequeña". Padrino declaró que "el 80 por ciento de las tropas que respondieron a este llamado fue engañado", y agregó: "Culpamos a los líderes fascistas y antipatrióticos de cualquier derramamiento de sangre".

El segundo funcionario nombrado por Bolton fue el jefe de la Corte Suprema de Venezuela (TSJ), Maikel Moreno. Durante el día, el TSJ emitió una declaración en la que condenaba el "intento de golpe de Estado contra la Constitución y las leyes de Venezuela por parte de un grupo de desertores militares que actuaban junto con elementos de la derecha nacional".

El tercer oficial fue el comandante de la guardia presidencial, Iván Rafael Hernández Dala, quien aún se encontraba en el palacio presidencial de Miraflores, que estaba rodeado por miles de manifestantes que se oponían al intento de golpe.

Bolton dirigió un tuit a los tres hombres diciendo que era su "última oportunidad" de ser absueltos de las sanciones de Estados Unidos o "hundirse con el barco". Bolton sugirió que Cuba y Rusia habían impedido que los tres funcionarios mantuvieran su "compromiso" .

"Creemos que los cubanos han desempeñado un papel muy importante en el apoyo a Maduro, posiblemente con la ayuda de los rusos", dijo Bolton.

De manera similar, el secretario de Estado, Mike Pompeo, afirmó algo repetido como un hecho por los medios corporativos de los Estados Unidos, que Maduro había estado a punto de huir a La Habana el martes, pero que los rusos lo habían disuadido.

Bolton repitió la amenaza incesante del Gobierno de Trump: "Lo diré de nuevo, como dijo el presidente desde el principio, y Nicolás Maduro y los que lo apoyan, especialmente los que no son venezolanos, deben saber que todas las opciones están sobre la mesa".

Mientras tanto, Trump intensificó las amenazas de Estados Unidos contra Cuba, amenazando con imponer un "embargo total" a la isla.

La operación de cambio de régimen de Washington apunta no solo a refirmar la explotación sin restricciones de los yacimientos de petróleo de Venezuela, los más grandes del planeta, por parte de los conglomerados de energía con sede en Estados Unidos, sino también a reafirmar la hegemonía de Estados Unidos en toda América Latina y contrarrestar el creciente desafío, particularmente de China, la mayor fuente de inversión en el continente, pero también de Rusia.

Las amenazas de "todas las opciones sobre la mesa" van cada vez más dirigidas tanto al Gobierno de Maduro en Caracas como a los rivales con armas nucleares del imperialismo estadounidense.

En cuanto a los planes de Estados Unidos en Venezuela, una indicación de una escalada vino con un informe de que Erik Prince, el milmillonario director del contratista militar conocido anteriormente como Blackwater y hermano de la secretaria de Educación de Trump, Betsy DeVos, sugirió un plan para enviar a 5.000 mercenarios reclutados de exsoldados latinoamericanos a Venezuela para apoyar el intento de golpe de Estado de Guaidó.

Si bien el intento de golpe inicial del martes parece haber fallado, los peligros que enfrenta la clase obrera venezolana siguen siendo intensos. No puede confiar en que el Gobierno de Maduro, que representa una facción de la élite financiera y corporativa de Venezuela, tenga su pilar principal en el ejército venezolano y cuente con el respaldo de la llamada boliburguesía, una capa de funcionarios corruptos y capitalistas que se han enriquecido de la especulación financiera y los contratos gubernamentales.

Estas capas no son inmunes a la inmensa presión que el imperialismo estadounidense ejerce sobre Caracas.

En caso de que la llamada "transición democrática" promovida por Washington tenga éxito, resultará en la imposición de un régimen títere de extrema derecha de los Estados Unidos que llevará a cabo una campaña despiadada y sangrienta de represión contra la clase trabajadora en interés de las corporaciones petroleras y el capital financiero internacional.

La clase obrera en los Estados Unidos debe oponerse a la intervención de los Estados Unidos y rechazar las pretensiones "democráticas" de personas como Trump, Pence, Pompeo y Bolton con el desprecio que merecen. Corresponde a la clase obrera de Venezuela ajustar cuentas con Maduro y los elementos capitalistas corruptos que representa, no el aparato militar y de inteligencia de los EUA y sus títeres de derecha.

(Publicado originalmente en inglés el 1 de mayo de 2019)