Trump amenaza con nuevas sanciones contra Irán con acusación absurda

por Bill Van Auken
12 julio 2019

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó el miércoles con aumentar las sanciones de "máxima presión" de Estados Unidos contra Irán.

En un tuitt ignorante y mentiroso, Trump declaró: "Irán ha estado secretamente 'enriqueciendo’ durante mucho tiempo, en total violación del terrible acuerdo de 150 mil millones de dólares realizado por John Kerry y la Administración de Obama ... ¡Las sanciones pronto se incrementarán, sustancialmente!".

No hay evidencia alguna de que Irán esté “secretamente enriqueciendo” uranio. El país se ha sometido al régimen de inspección nuclear más intrusivo de cualquier país en la historia.

En cuanto a la referencia al "acuerdo de 150 mil millones de dólares", que Trump describe como algún tipo de pago de Estados Unidos a Teherán, la cifra representa los activos iraníes en el extranjero que previamente se habían congelado bajo las sanciones nucleares de la ONU. Fueron lanzados como parte del acuerdo nuclear de 2015, conocido formalmente como el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA, por sus siglas en inglés), alcanzado entre Teherán y seis grandes potencias mundiales: Estados Unidos, China, Rusia, Reino Unido, Francia y Alemania.

Trump hizo su denuncia del "acuerdo terrible" el mismo día en que Estados Unidos organizó una intervención absurda ante la Junta de Gobernadores del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en Viena, Austria.

Washington exigió esa sesión de emergencia de la junta directiva de 35 naciones para denunciar a Irán por realizar aumentos menores en sus reservas de uranio y niveles de enriquecimiento, excediendo los límites establecidos por el acuerdo de 2015, en condiciones en las que la Administración de Trump, en flagrante violación de las normas internacionales, destrozaron el tratado hace más de un año, denunciándolo como inútil.

El desempeño de los Estados Unidos en Viena proporcionó una reveladora exposición de la naturaleza de la "diplomacia" estadounidense, que consiste en ultimátums diseñados solo para promover los objetivos gemelos del cambio de régimen y la guerra.

La embajadora de Estados Unidos ante las organizaciones internacionales en Viena, Jackie Wolcott, acusó a Irán de "extorsión nuclear" y exigió que su "mala conducta no sea recompensada". Además, insistió en que "no hay una razón creíble para que Irán amplíe su programa nuclear".

Sin embargo, todos saben que Irán acordó disminuir su programa nuclear a cambio de garantías de las principales potencias, incluido Washington, de que se levantarían las sanciones y se restablecerían los lazos comerciales y económicos con el país.

Dado que las exportaciones de petróleo de Irán se redujeron de 2,5 millones de barriles por día (bpd) en abril de 2018 a solo 300.000 bpd hoy, es evidente que no se ha producido tal "normalización". Mientras tanto, el lanzamiento de Instex por parte de las potencias europeas (Instrumento para apoyar los intercambios comerciales), un mecanismo comercial destinado a evadir las sanciones estadounidenses y esquivar el sistema financiero basado en el dólar, ha sido pospuesto repetidamente por razones supuestamente técnicas.

Si bien la burguesía europea teme las consecuencias catastróficas de una guerra estadounidense contra Irán y tiene sus propias ambiciones para explotar los mercados y recursos del país, no ha planteado ningún desafío a la agresión de Washington.

Antes de la reunión de la junta del OIEA, Alemania, Francia y el Reino Unido emitieron una declaración conjunta cobarde y cínica en la que no mencionaron el sabotaje por parte de los EUA del JCPOA o sus propias obligaciones en virtud del acuerdo, al tiempo que denuncian a Irán por "perseguir actividades inconsistentes con el JCPOA" y exigiendo que Teherán "revierta inmediatamente las acciones".

Bajo los términos del acuerdo nuclear, Irán tiene derecho a "dejar de cumplir sus compromisos en virtud del JCPOA en su totalidad o en parte" si encuentra que las partes en el acuerdo están involucradas en un "incumplimiento significativo" de sus obligaciones, hasta que la disputa sea resuelta.

En sus propias declaraciones en la sesión del OIEA, el principal diplomático de Irán ante las organizaciones internacionales con sede en Viena, Kazem Gharib Abadi, describió como una "triste ironía" que Estados Unidos ha acudido al OIEA para denunciar a Irán por un acuerdo que Washington había rechazado. Describió las sanciones unilaterales y extraterritoriales de Estados Unidos como una forma de "terrorismo económico" que no es "legítima ni legal" y equivale a "armas de guerra".

El presidente de Irán, Hassan Rohani, fue citado condenando la hipocresía de las potencias europeas en declaraciones a una reunión de gabinete el miércoles. "Por un lado, los estadounidenses describieron el JCPOA como el peor acuerdo posible y se retiraron de él", dijo Rohani. "Por otro lado, cuando Irán reduce sus compromisos de acuerdo con el acuerdo, todos expresan preocupación, mientras que deberían estar preocupados por Estados Unidos, que violó todo el acuerdo". Describió la convocatoria de Washington de la reunión del OIEA como "ridícula".

El representante iraní ante el OIEA informó después de la sesión que Washington había buscado en vano que otros países miembros convocaran la reunión. Señaló que el cuerpo no tomó ninguna decisión ni emitió ninguna declaración formal en respuesta a la intervención de los Estados Unidos, subrayando su carácter "ridículo".

El representante estadounidense ante el OIEA exigió provocativamente que Teherán inicie negociaciones "sin condiciones previas". Tras haber desechado los resultados de más de una década de negociaciones, Washington ahora exige, bajo la presión de las sanciones destinadas a matar de hambre a la población del país, que Irán entre en conversaciones dirigidas a convertirlo en una semicolonia del imperialismo estadounidense.

El Pentágono también intensificó su amenaza militar contra Irán el miércoles, y el general de marina Joseph Dunford, presidente del Estado Mayor Conjunto, anunció que Estados Unidos está formando una "coalición" para "garantizar la libertad de navegación tanto en el estrecho de Ormuz como en el Bab al-Mandeb”, los "puntos estratégicos" que vinculan, respectivamente, el golfo Pérsico con el océano Índico y el mar Rojo con el golfo de Adén.

Dunford dijo a los reporteros que la coalición sería "escalable". Continuó: "Entonces, con un pequeño número de contribuyentes podemos tener una pequeña misión y la ampliaremos a medida que se identifiquen la cantidad de naciones que están dispuestas a participar".

El comentario sugirió que en este punto la "coalición" consistirá solo de Estados Unidos y los jeques petroleros sunitas del golfo Pérsico liderados por Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos. Mark Esper, el último secretario de defensa en funciones de Trump, planteó la posibilidad de una coalición de este tipo el mes pasado con los aparentes aliados de Washington en la OTAN y fue rechazado por completo.

Independientemente de los países que firmen esta última escalada de la intervención militar estadounidense en el golfo Pérsico, el aumento de las operaciones navales solo aumentará la amenaza de una confrontación militar.

Mientras Washington intenta afirmar con fuerza militar su hegemonía irrestricta sobre Oriente Próximo y sus vastas reservas de energía, tal choque podría arrastrar a todas las grandes potencias, incluida Rusia y China, que cuentan con armas nucleares, lo que representa el gran peligro de una tercera guerra mundial.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 11 de julio de 2019)