Obreros automotrices se pronuncian contra la falta de medidas del UAW ante calor abrasador

por Jessica Goldstein
24 julio 2019

Una ola de calor récord continuó durante todo el fin de semana en el centro de los Estados Unidos y la costa este. Las temperaturas anormalmente altas han afectado a aproximadamente un tercio del país en las últimas semanas. Hubo récord de altas temperaturas en seis ciudades de EUA, incluida Detroit, donde alcanzó los 37 C.

Una de las plantas de Ford en Louisville, Kentucky

A pesar de los anuncios públicos a través del país advirtiéndole a la población que evite las actividades agotadoras y permanezcan en espacios con aire acondicionado, se les pidió a los trabajadores que fueran al trabajo en ciudades donde los índices de calor alcanzaron más de 40 C incluyendo Chicago; Indianápolis; Louisville, Kentucky; y muchas más.

En la planta de ensamblaje de Ford Chicago, los trabajadores recibieron llamadas automáticas de la gerencia de la planta diciéndoles que esperaban que trabajaran el viernes, pese al pronóstico de altas temperaturas que alcanzaron los 40 grados.

En la planta de camiones de Kentucky en Louisville, un trabajador llamado Matt Goodlett fue encontrado inconsciente alrededor de las 9 p.m. La noche del viernes, las temperaturas exteriores se encontraban entre los 35 C y 42 C según el índice de calor, que es una medida de los efectos combinados de la temperatura del aire y la humedad.

Un trabajador automotor de Arlington, Texas, escribió al Boletín de los Trabajadores Automotores del World Socialist Web Site sobre las condiciones mortales causadas por el sobrecalentamiento y la aceleración en su planta. "En Arlington, TX, UAW 276, hemos tenido al menos de cinco a diez, lesiones relacionadas con el calor, este verano hasta el momento, la velocidad de la línea ha aumentado recientemente y estuvimos operando tres turnos por día, de lunes a sábado desde 2010, tan agotador es el trabajo, y el calor; los aumentos de velocidad en la línea también han causado muertes en nuestra planta, accidentes cerebrovasculares, lesiones, etc. ”

Un trabajador de la planta de Louisville Assembly escribió al Boletín de los Trabajadores Automotores: “La gente se está enfermando, parece que un par de cada área se fue por licencia médica. Finalmente publicaron la Política de estrés térmico en KTP Facebook, no estoy seguro si se publicaron en LAP. Necesitan declarar un desastre y cerrar el lugar ... aún hay turnos de 11 horas. Se pasan Gatorade expirados. OSHA [organización federal de seguridad laboral] necesita involucrarse, dicen que el estándar para empleados de oficina es de 68 a 76 grados. ¿Por qué no nos mantenemos en el mismo estándar para este duro trabajo físico? Creo que su artículo 'Roasting on line' (tostándose en la línea) por Marcus Day es la razón por la que colocaron una Política de Calor en la página de Facebook de KTP, porque habla de Todd Dunn, el presidente local del UA W(sindicato). Todos quieren aire acondicionado. Quieren sacar 4 millones del Fondo General del UAW a nivel local para pagar las unidades antes de que el Local o la IUAW los derriben, como construir más cabinas o darse un aumento de sueldo".

El Boletín de los Trabajadores Automotores le preguntó a un trabajador de la planta de la Asamblea de Ford Chicago sobre el calor el viernes, quien respondió: "¡Extremadamente caliente! La mayoría de la gente trajo su propio hielo. Sé que se supone que debemos obtener descansos en estas condiciones, pero no lo hemos recibido".

Otros trabajadores de la misma planta acudieron a Facebook para denunciar a la empresa y al sindicato por obligar a los trabajadores a trabajar en condiciones extremas y negarse a proporcionar medidas de seguridad adecuadas.

Una hielera cerrada en la planta de Ford Chicago

"He pagado más de $600 en cuotas sindicales en lo que va de este año. Con eso me pueden dar unas cuantas aguas frías. Llámame codicioso e ingrato, supongo”.

Un trabajador publicó el viernes una imagen de un enfriador de hielo bloqueado: “En la pintura X25, el enfriador de hielo está bloqueado, pero se supone que es para los días de estrés por calor. Ayer fue cortado y alguien lo cerró. ¿Por qué están cerrados estos refrigeradores?”.

Otro escribió: "Tengo una idea para este calor. Dado que no hay aire acondicionado en el piso de la planta, entonces no debería haber aire acondicionado en todo el edificio. Luego veríamos cómo estas personas en la administración y algunos de estos representantes sindicales que disfrutan de aire acondicionado se quejan sobre la caída en asistencia".

La ola de calor una vez más expone la incompatibilidad de un sistema económico basado en la búsqueda de ganancias privadas con las necesidades elementales de salud y seguridad de los trabajadores. Mientras que Ford, Fiat Chrysler y General Motors generan miles de millones de dólares en ganancias cada año de la mano de obra de los trabajadores, estas mismas empresas no pueden proporcionar dinero para necesidades básicas como la refrigeración por aire y el agua fría. No hace falta decir que la idea de cerrar las plantas y proporcionar tiempo libre a los trabajadores durante períodos de calor excesivo nunca surge.

El UAW, que actúa como agente de las compañías automotrices, acepta esta situación por completo, insistiendo en que la búsqueda de ganancias supera las necesidades más básicas de los trabajadores. A cambio, la gerencia transfiere decenas de millones a los cofres del UAW para financiar los salarios de seis cifras de los ejecutivos sindicales.

La negativa del UAW a librar una lucha por la cuestión de las condiciones de calor excesivo en la planta prefigura su inevitable aceptación de nuevas concesiones masivas en las negociaciones de contratos nacionales de automóviles en curso en 2019. Nuevamente apunta a la importancia del llamado Boletín de los Trabajadores Automotores para que los trabajadores formen sus propias organizaciones independientes de base luchar. Dichos comités de base en los lugares de trabajo deben promover sus propias demandas, incluido el derecho a un lugar de trabajo seguro, incluido el derecho a interrumpir el trabajo en condiciones peligrosas. En relación con el contrato nacional, los trabajadores deben insistir en aumentos salariales significativos, beneficios de salud completamente pagados, un retorno a la jornada laboral de ocho horas y el fin del trabajo temporal y por contrato, y la transferencia de todos los trabajadores a plazas de tiempo completo.

Contra la agenda de los gigantes transnacionales de autos como General Motors, Ford, Toyota, Fiat Chrysler y Volkswagen, los trabajadores necesitan la unidad internacional y la coordinación de sus luchas. Ya sea que se encuentren en Coahuila, México, Chicago u Oshawa, Canadá, los trabajadores automotores se enfrentan a ataques cada vez más feroces contra sus puestos, niveles de vida y condiciones de trabajo.

El UAW, una organización nacionalista, es totalmente incapaz de organizar a los trabajadores a escala internacional. En su lugar, busca chivos expiatorios en otros países, afirmando que los trabajadores estadounidenses tienen los mismos intereses que los jefes de automóviles.

Como dijo un trabajador en la planta de ensamblaje de Ford Chicago al Boletín de los Trabajadores Automotores: “Con todas las partes internacionales que tenemos, el sindicato trata a las personas en esos países con hostilidad. Cuando comienzas con la empresa, intentan hacerte pensar mal de otros países.

"La solidaridad internacional le devolvería tanto poder a la clase obrera, que es donde está el poder, con la clase obrera".

La clase obrera debe emprender la lucha contra el capitalismo, un sistema internacional de explotación de clase. El programa nacionalista y la orientación de los sindicatos no ofrecen salida. Instamos a los trabajadores a que se comuniquen con el Bolet í n de los Trabajadores Automotores sobre una estrategia socialista internacional para promover los intereses de la clase trabajadora.

(Publicado originalmente en inglés el 23 de julio de 2019)