“Algunos niños se esconden en su casa, al estilo de Ana Frank”

Los residentes comparan el trauma de la incursión de ICE en Mississippi con el huracán Katrina

por Norisa Diaz
14 agosto 2019

Niños, familias y comunidades en Mississippi continúan experimentando las devastadoras consecuencias de las redadas de ICE en la semana pasada en siete plantas de procesamiento de alimentos. Cerca de 700 madres y padres principalmente latinos fueron capturados por un ejército de 650 agentes de ICE en el más grande encarcelamiento masivo en más de una década.

El sufrimiento continúa, y los niños tienen miedo de asistir a la escuela o dejar el lado de sus padres. Las familias se esconden en sus hogares, vacilantes para aventurarse a cubrir sus necesidades básicas. Los 680 detenidos han perdido sus ingresos y no están seguros de cómo cuidarán a sus familias y pagarán el alquiler. Están viviendo en constante miedo.

De los detenidos, casi 300 fueron liberados, la mayoría son madres que tienen hijos que cuidar mientras sus esposos permanecen detenidos. Los que fueron liberados se vieron obligados a usar monitores de tobillo mientras esperan sus procedimientos de inmigración.

Muchos de los que permanecen detenidos, principalmente hombres padres de familia, han sido enviados a instalaciones, donde enfrentan abusos continuos por parte de los guardias de la prisión, como el centro de procesamiento de ICE en Pine Prairie, Louisiana. Buzzfeed informó que el 3 de agosto, “100 inmigrantes recibieron gases lacrimógenos, les dispararon balas de goma, fueron golpeados y recluidos en régimen de aislamiento después de que lanzaron una huelga de hambre en el centro de procesamiento de ICE de Pine Prairie”. El gas lacrimógeno se produjo un día después que agentes de otra cárcel de inmigración de Luisiana rociaran con pimienta a más de 30 inmigrantes por participar en una huelga de hambre, según el grupo de defensa Freedom for Immigrants (Libertad para Inmigrantes).

Tony Caldwell, un trabajador social clínico que ha estado dirigiendo sesiones de consejería de duelo en una iglesia local con niños afectados por las redadas de ICE, dijo: “La pesadilla no ha terminado. El trauma es un viaje de por vida. Y el viaje comenzó en las últimas 48 horas para algunos de estos niños, y estará con ellos por el resto de sus vidas de alguna manera”.

Caldwell ha trabajado durante décadas con niños traumatizados que han sido abandonados o huérfanos. Le dijo a CNN: “Esto es aún peor en algunos aspectos ... El nivel de dolor en el trabajo grupal que acabo de hacer, está fuera de las gráficas—con tanto dolor como nunca he estado en una habitación. Porque hay muchas razones para estar triste. Es muy fresco y no ha terminado”.

“Estuve con un bebé esta mañana que se separó de su padre”, continuó. “Ese es el trastorno de apego que ocurre en tiempo real”. A Caldwell también le preocupa que las familias no tengan una fuente de ingresos y se vean obligadas a tomar medidas desesperadas. “La gente desesperada hace cosas desesperadas. Es una configuración completa y total”.

Pricila Mateo, de 16 años, dijo a los periodistas que tiene dificultades para dormir desde que su madre fue detenida en la planta de Peco Foods en Canton, Mississippi. Su madre, originaria de Guatemala, fue liberada el miércoles por la noche con un brazalete en el tobillo después del procesamiento.

“La gente necesita entender por lo que estamos pasando”, dijo Pricila, que está aterrorizada que su madre pueda ser encarcelada de nuevo. “Tratan a los animales mejor que a mis padres y a otros padres. Deberían ser tratados mejor que eso”, dijo. “Solo están tratando de vivir. Solo intentan conseguir cosas para sus hijos”.

Una nube negra se cierne sobre su pueblo. Un amigo que falta en la escuela le envió un mensaje a Pricila: “Ya no quiero ir a la escuela. No quiero ir a ningún lado sin saber dónde está mi madre ... Tengo miedo que ellos no la dejen ir”, dijo.

El gobierno cronometró las redadas para lograr la máxima crueldad y terror, lanzándolas poco después que los trabajadores dejaran a sus hijos en la escuela. Las autoridades escolares no fueron notificadas por adelantado.

Edna Pérez, de catorce años, habló por teléfono con su padre una vez desde que fue detenido la semana pasada. “Realmente quiero que mi papá regrese”, dijo Edna. “Él hace todo. Mi mamá no sabe conducir. Ella no sabe qué hacer en este momento. Mi papa lo sabe. Nos lleva a la enfermera si nos enfermamos. Nos cuida todo el tiempo”.

Edna y su mejor amiga, Emily, tenían padres arrestados en las redadas. “Ella [Emily] me llamó y luego me dijo: ‘Me quitaron a mi mamá’. Luego le dije: 'Me quitaron a mi papá'. Estábamos llorando juntas ... Le dije: 'Quizás no voy a ir a la escuela. Tal vez la gente de ICE vaya a nuestra escuela. También podrían llevarnos a nosotros’”.

Isabella Gregorio Alonzo, de 27 años, y su esposo fueron detenidos la semana pasada. Fue liberada más tarde ese día con un monitor GPS atado a su tobillo. Su esposo todavía está encarcelado en un centro de detención a 150 millas de distancia, cerca de la frontera de Louisiana en Natchez, Mississippi. Su familia llegó a Mississippi hace aproximadamente un año, con la esperanza de escapar de las amenazas en Guatemala y construir una vida mejor para sus hijos.

Ella tiene dos hijas, Juana, de 7 años, y Angelina, de 3 meses. Isabella cree que su bebé llora porque puede sentir que algo anda mal. Su hija de 7 años, Juana, sigue preguntando cuándo volverá a casa su padrastro.

“Estoy sola. No tengo trabajo No hay dinero”, dijo entre lágrimas. "Estoy pensando en él día y noche”.

El superintendente escolar del condado de Scott, Tony McGee, dijo a los periodistas de NBC que dos plantas en su condado fueron allanadas, lo que resultó en 154 estudiantes que faltaron a la escuela el viernes. “Debido a que hay separación de niños, tenemos consejeros”, dijo. “La última vez que los tuvimos fue después del huracán Katrina”.

Chad Harrison, superintendente asistente del condado de Scott, le dijo a NPR que de los 500 niños del distrito que son hispanos, “Probablemente el 50 por ciento de esos niños salieron temprano de la escuela”, el día de la redada.

Harrison dijo que los funcionarios de la escuela estaban preocupados que los niños que tomaron los autobuses o caminaron a sus casas serían dejados para no encontrar a nadie. “Una cosa que hicimos fue decirles a nuestros conductores de autobuses escolares, mira. Si no hay nadie allí, si no haces contacto visual con alguien, lleva a los niños de regreso a la escuela”.

Cuando se le preguntó si alguno de los niños tuvo que regresar a la escuela, Harris dijo: “No tuvimos ninguno. Fuimos muy bendecidos. No terminamos en una situación en la que alguien volviera”, lo cual indica que familiares y vecinos habían intervenido para cuidar a todos los niños de los detenidos.

Las noticias de las redadas se han extendido por todo el mundo, provocando repulsión y deseo de ayudar. En solo unos días, miles de personas de todo el país y más allá han recibido donaciones para múltiples campañas. Una página de GoFundMe para la Alianza de Derechos de Inmigrantes de Mississippi ha recaudado $50,000, principalmente en pequeñas donaciones de menos de $100. Otra página de donaciones de Facebook para el Centro de Justicia de Mississippi ha recaudado $45,000 en cuatro días.

El Trinity Mission Center en Forest, Mississippi, está inundado de donaciones de alimentos, pañales y otros bienes a un ritmo que el centro apenas puede procesar. El centro anunció que necesitará usar otra instalación para almacenar todas las donaciones.

"Estoy sorprendido por el apoyo de esta comunidad y de todas partes", dijo la pastora Sheila Cumbest. Hemos recibido llamadas de la costa este a la costa oeste literalmente sin parar”.

Los Voluntarios de Ayuda informan que muchas familias están demasiado conmocionadas como para abandonar sus hogares, por lo cual los voluntarios han comenzado a visitar a las familias para dejar comidas y donaciones.

A medida que los grupos de ayuda comunitarios y locales han entrado en acción, las protestas han estallado en todo el país en respuesta a las redadas de la semana pasada. El domingo, más de 100 personas fueron arrestadas frente a una oficina del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en la ciudad de Nueva York después que los manifestantes cerraron una carretera importante.

En otra protesta, 40 personas en la ciudad de Nueva York que se manifestaron contra del trabajo de Amazon con ICE fueron arrestadas. Fue una de las más de 50 manifestaciones contra la política de inmigración de los Estados Unidos en todo el país para conmemorar a Tisha b’Av, el tradicional día judío de duelo.

El domingo, los hijos de los padres detenidos realizaron su propia marcha de protesta al Palacio de Justicia del Condado de Madison en Canton, Mississippi. Una maestra de escuela dominical en la Iglesia Católica del Sagrado Corazón en Canton dijo que organizó el evento a instancias de sus alumnos.

La respuesta de la administración Trump y las autoridades federales a la serie de tiroteos masivos contra inmigrantes ha sido duplicar y promocionar las redadas como históricas, y Trump advirtió el viernes que vendrán más. “Quiero que la gente sepa que si entran ilegalmente a los Estados Unidos, saldrán”, dijo Trump. “Los sacarán a la luz. Y esto sirve como un muy buen elemento disuasorio”.

Los asistentes fascistas de Trump continúan expresando su cruel desdén por las familias afectadas por la redada. En una entrevista televisiva el domingo, Mark Morgan, el comisionado interino de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP), que sirvió en la administración de Obama, respondió al video viral de Magdalena Gómez Gregorio, de once años, suplicando entre lágrimas que ICE libera su padre diciendo: “Entiendo que la niña está molesta y lo comprendo. Pero su padre cometió un crimen”.

Morgan desestimó las súplicas de la niña por cumplir una agenda política. “Sé que es emocional y sé que está hecho a propósito para mostrar una imagen como esa”, dijo.

Empeorando lo anterior, una planta procesadora de carne propiedad de Koch Foods organizó una feria de trabajo el lunes en Forest, Mississippi, para reemplazar a los trabajadores incautados en las redadas. En su anuncio en línea, la planta señaló que se requerían dos formas de identificación válida al momento de la solicitud.

(Publicado originalmente en inglés el 13 de agosto de 2019)