El UAW priva a los trabajadores de información mientras intenta acabar huelga contra GM

por Jerry White
27 septiembre 2019

Según la huelga de 48.000 trabajadores de General Motors en los Estados Unidos entrando en su día 11, el sindicato United Auto Workers continúa manteniendo a los trabajadores en huelga en la oscuridad, privándolos de información sobre el contenido de sus "negociaciones" con GM.

La huelga nacional es la más larga en la industria automotriz desde la huelga de 21 días de Ford en 1976 y la huelga de 67 días en GM en 1970. Es parte de un estallido global de la lucha de clases, incluida la reanudación de las huelgas de los trabajadores automotores en Corea del Sur ayer.

En una breve carta a los trabajadores de GM difundida el martes, el vicepresidente del UAW, Terry Dittes, dijo: “Todas las propuestas sin resolver están ahora en la mesa principal y se han presentado a General Motors, y estamos esperando su respuesta. Esto de ida y vuelta continuará hasta que las negociaciones estén completas".

La carta no decía cuál era el contenido del "ida y vuelta". Desde el comienzo de las "negociaciones” oficiales a mediados de julio, el UAW no ha revelado ninguno de los detalles de sus demandas. Eso es porque no tiene ninguna. Como cualquier otro contrato en los últimos 40 años, los términos han sido establecidos por la gerencia corporativa, con una discusión centrada en cómo obligar a los trabajadores a aceptar una nueva ronda de concesiones.

Huelguistas en la planta de motores de GM en Flint

La declaración de Dittes de que las discusiones están en la "mesa principal" en lugar de los subcomités ha llevado a algunos medios de comunicación, incluido CNBC, a afirmar que las partes están cerca de un acuerdo tentativo para poner fin a la huelga.

Dittes dijo que el personal y el comité de negociación de UAW International "han estado trabajando innumerables horas para llegar a un acuerdo" y "continuarán negociando este contrato hasta que su Comité de Negociación esté satisfecho de que hemos logrado un Acuerdo que aborde adecuadamente las preocupaciones de nuestros Miembros".

Las "preocupaciones" de los trabajadores automotores consisten en recuperar todas las concesiones que el UAW ha entregado, particularmente desde la reestructuración de la industria automotriz de 2009 por parte del Gobierno de Obama. Los trabajadores quieren abolir el sistema de dos escalas de salarios y beneficios, transferir todos los empleos a puestos de tiempo completo, ganar aumentos salariales sustanciales, restaurar los beneficios perdidos para los jubilados y detener el cierre de plantas y los despidos.

Pero el UAW no está de acuerdo con nada de eso. Ha contribuido a expandir el porcentaje de trabajadores temporales y casualizados que ganan tan solo $11 por hora. En cuanto a la reducción de los costos médicos, el UAW intentó impulsar una Cooperativa de Atención Médica en 2015 que liberaría a las empresas de sus obligaciones de pagar el seguro médico de los trabajadores y pondría al UAW a cargo de reducir los beneficios. Esto falló solo porque los trabajadores de Fiat Chrysler rechazaron abrumadoramente el contrato que contenía esta disposición.

GM ha publicado la única información sobre el contenido de lo que se discute. Después de más de una década de salarios reales congelados, la compañía está ofreciendo aumentos anuales o bonos del dos por ciento, incluso menos que el aumento salarial del tres por ciento y una suma global del cuatro por ciento en el contrato de 2015. Esto sería más que eliminado por los fuertes aumentos en las contribuciones de atención médica, que podrían aumentar del 3 al 15 por ciento.

GM se niega a acortar el período de "crecimiento" de ocho años para que los trabajadores de segundo nivel con salarios más bajos alcancen un salario máximo y quiere una fuerte expansión de los trabajadores temporales que pueden ser contratados y despedidos a voluntad.

"Todo esto es a puerta cerrada", se quejó un trabajador en huelga de Detroit-Hamtramck. "Es como dentro de la planta. Nunca se tiene noticias de los funcionarios del UAW a menos que quieran obtener su voto. De lo contrario, nunca los verás”.

El trabajador, que tiene casi 15 años en la planta, también dijo que el UAW le ha dado luz verde a GM para que contrate a trabajadores casualizados en la planta que ganen tan solo $11 por hora. “Son miembros del Local 22 del UAW como nosotros, pero trabajan bajo un contrato separado y realizan todo el trabajo de manejo de materiales que solían hacer los trabajadores que ganaban los mejores salarios. El sindicato les dijo: ‘Ustedes trabajarán por $11 por hora o van a estar en las calles’".

“Pusieron el mismo tipo de Acuerdo Operativo Competitivo en la planta de Orion”, dijo el trabajador, refiriéndose a la planta de ensamblaje en los suburbios del norte de Detroit. La vicepresidenta del UAW, Cindy Estrada, firmó el acuerdo secreto a espaldas de los trabajadores de Orion que estableció una división de 60-40, con un 60 por ciento de los trabajadores ganando el salario máximo de alrededor de $30 por hora, y un 40 por ciento ganando menos de la mitad.

“Una vez que uno de los trabajadores mejor pagados se jubila, se supone que se debe convertir a un trabajador temporal en tiempo completo. Pero eso no ha sucedido".

GM ha planteado la idea de construir baterías eléctricas cerca de la planta de Lordstown, Ohio, que ha cerrado y planea vender vehículos eléctricos, empleando a unos cuantos cientos de trabajadores. También ha dicho que podría traer una camioneta eléctrica a la planta Detroit-Hamtramck, que está programada para cerrar en enero. En ambos casos, esto requeriría la expansión del número de trabajadores temporales de bajos sueldos.

El UAW solo convocó la huelga porque se dio cuenta de que no podía imponer los dictados de la compañía sin provocar un levantamiento por parte las bases obreras cuyas sospechas de que el UAW estaba siendo sobornado fueron confirmadas en la investigación federal de corrupción.

Los funcionarios del UAW ahora están llevando a cabo un juego de espera, aislando a los huelguistas de GM al mantener a los trabajadores de Ford y Fiat Chrysler en el trabajo. El UAW está tratando de someter a los trabajadores a con raciones de pobreza de $250 por semana en pago de huelga.

Al mismo tiempo, los funcionarios del UAW están debatiendo si pueden salirse con la suya acabando la huelga tan pronto lleguen a un acuerdo, o si es más seguro obtener una ratificación primero a través de una repetición de la campaña de mentiras, intimidación y manipulación de votos que usaron en 2015.

En un esfuerzo por aumentar su credibilidad, el UAW ha desfilado a un conjunto de posibles candidatos presidenciales demócratas. Pero fue el Partido Demócrata, bajo el Gobierno de Obama, quien amplió el sistema de dos escalas e impuso otras concesiones.

La huelga es una batalla de "hacer o deshacer" para los trabajadores automotores y todos los trabajadores, dijo el trabajador de GM. “Tenemos que ponernos de pie y hacer un cambio sin importar cuánto tiempo tengamos que quedarnos afuera. Todos los trabajadores automotores, incluidos de Ford y Fiat Chrysler, deberían salir juntos. Estamos luchando contra corporaciones gigantes, que piensan que pueden simplemente pasar por encima de nosotros. El UAW no va a luchar por nosotros. Todo lo que quieren es estar lejos de la línea de producción y cobrar sus grandes cheques".

No hay ni una sola razón legítima por la que los trabajadores deben ser los últimos en saber lo que se está discutiendo a puerta cerrada. La única explicación para el silencio del UAW es que está conspirando para imponer otro contrato proempresarial. Los agentes de la compañía en la sede del sindicato en Solidarity House saben que, si los trabajadores saben la verdad, se rebelarán y extenderán la huelga por toda la industria.

El UAW no tiene una estrategia para ganar la huelga, tiene una estrategia para derrotarla. Para evitar esto, los trabajadores deben quitar la conducción de la huelga de las manos de la UAW mediante la formación de comités de fábrica de base. Los trabajadores deben celebrar reuniones fuera de la vista del UAW y la gerencia, elegir representantes entre los trabajadores más militantes y confiables, y reunirse para formular sus propias demandas.

La huelga debe ampliarse de inmediato para incluir a los trabajadores de Ford y Fiat Chrysler, y debe hacerse un llamamiento para obtener el apoyo de toda la clase trabajadora. La lucha de los trabajadores automotores en los Estados Unidos debe ser vinculada con la lucha de los trabajadores en Canadá, México, Corea, India, Europa y en todo el mundo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 26 de septiembre de 2019)

We need your support

The WSWS Autoworker Newsletter needs your support to produce articles like this daily. We have no corporate sponsors and rely on readers just like you. Become a monthly subscriber today and support this vital work. Donate as little as $1. It only takes a minute. Thank you.