El Chicago Teachers Union intenta imponer un acuerdo tentativo ante una oposición generalizada

por Kristina Betinis
1 noviembre 2019

El miércoles por la noche, la Cámara de Delegados del Chicago Teachers Union (CTU) [Sindicato Docente de Chicago] aprobó un acuerdo tentativo que traiciona todas las aspiraciones de los 24.000 docentes que están en huelga desde hace diez días.

En una reunión nocturna de los delegados, compuesto por maestros de cada una de las escuelas de la ciudad, los líderes del CTU llegaron a un acuerdo que los maestros no tuvieron tiempo de leer ni discutir. El CTU convocó la reunión a las 6:00 pm para revisar el acuerdo de 41 páginas y celebrar dos votaciones, una para aceptar o rechazar el acuerdo y otra para continuar o finalizar la huelga y volver a trabajar el jueves.

El resultado del voto de los delegados, que está compuesto por docentes más cercanos al CTU, deja en claro que existe una enorme oposición al acuerdo. El acuerdo fue aprobado por una votación de 364 a 242 en contra, con cuatro abstenciones.

Sin embargo, los delegados votaron para no poner fin a la huelga. En lugar de regresar a trabajar el jueves, los enseñantes asistirán a una manifestación a las 10 am en el Ayuntamiento para exigir que la alcaldesa demócrata Lori Lightfoot apruebe los días escolares de recuperación durante la huelga. Si no hay días de recuperación, significará que los docentes perderán miles de dólares en ingresos como resultado de la huelga.

En respuesta, Lightfoot declaró: “No los estoy compensando por los días que estuvieron en huelga. No voy a negociar”.

El CTU elogió el contrato por sus “grandes ganancias”. En una conferencia de prensa inmediatamente después de la votación, la presidenta de la AFT, Randi Weingarten, declaró: “Este TA [acuerdo tentativo] no es perfecto, pero queremos cerrar este capítulo y queremos que la alcaldesa esté con nosotros al cerrar este capítulo”.

Estas son mentiras. El acuerdo tentativo está totalmente en línea con las demandas de CPS y Lightfoot, quien ha declarado que no hay dinero para satisfacer las demandas de los docentes.

Los docentes verán un aumento del 16 por ciento en cinco años y aumentos en los costos de atención médica. Las ofertas de personal, el tamaño de las clases y el tiempo de preparación son totalmente inadecuados. El aumento de personal de 209 trabajadores sociales adicionales y 250 enfermeras adicionales al final del contrato es lo mismo que el acuerdo tentativo de CPS distribuido el martes.

Los docentes, aparte de algunos en el nivel de jardín de la infancia, no verán un mayor tiempo de preparación.

El acuerdo también consagra las “aspiraciones” sin valor del distrito para observar los límites de tamaño de las clases, que el CPS excede habitualmente, en violación de la ley estatal. Las clases reunirán las condiciones para ser aliviadas solo después de que estén entre 4 y 8 estudiantes por encima de diferentes límites para diferentes niveles de grado.

La respuesta de los docentes al acuerdo anunciado fue abrumadoramente hostil, como se expresó en los comentarios en la transmisión en vivo de la conferencia de prensa del CTU anoche. “De vuelta a 2012. Cedimos demasiado temprano”, escribió un maestro. “Todo ese alboroto por nada”, escribió otro.

Un docente escribió acerca de cómo los términos del acuerdo se publicaban entre los maestros ayer por la mañana: “Nos dieron un pedazo de papel para leer bajo la lluvia y el frío debajo de un dosel afuera con otras 50 personas, y nos dijeron que no era el acuerdo tentativo. ¡Ninguna otra persona entra en un compromiso de 5 años bajo esas condiciones!”.

Muchos se quejaron de que sus delegados sindicales no las encuestaron el miércoles antes de que los delegados se reunieran.

La lucha de los docentes tiene un apoyo masivo en la ciudad y más allá. Los docentes están luchando por clases de menor tamaño, mayor personal de apoyo en las escuelas, mayor tiempo de preparación, mejores fondos para el aula y unos ingresos decentes.

Aulas superpobladas y muy poco personal han dado como resultado condiciones intolerables de enseñanza y aprendizaje, agravadas por edificios escolares viejos y mal mantenidos y aulas de escasos recursos.

Los eventos de la última semana se producen siete años después de que el CTU traicionara la poderosa huelga de 2012 de 30.000 maestros de escuelas públicas de Chicago, allanando el camino para el cierre de 49 escuelas, el despido de miles de maestros y la expansión de redes privadas de escuelas concertadas.

A lo largo de la huelga actual, el CTU ha trabajado nuevamente para cerrarla e imponer un acuerdo en los términos dictados por la ciudad. El anuncio de ayer fue la culminación de este proceso. Si se aprueba, allanará el camino para un nuevo ataque contra la educación pública.

Los docentes deben rechazar el acuerdo y oponerse a cualquier esfuerzo para terminar la huelga sin la ratificación de las maestras, quienes deberían tener una semana completa para revisarlo y discutirlo.

Para organizar la oposición al acuerdo, las maestras deben formar comités de base en cada escuela para quitar la conducción de la lucha de las manos del CTU.

Estos comités deberían forjar vínculos con trabajadores del automóvil, educadores a nivel regional y nacional, trabajadores municipales y estatales, estudiantes y padres, y toda la clase trabajadora. La huelga de los maestros de Chicago debe ampliarse a otros sectores de la clase trabajadora, con el objetivo de paralizar a la ciudad en una huelga general y solicitar el apoyo de los trabajadores de los Estados Unidos y del resto del mundo.

Se debe construir un nuevo liderazgo político en la clase obrera para armar las crecientes luchas de los trabajadores con un programa socialista. La lucha por los derechos sociales más básicos de la clase trabajadora, incluyendo la educación, requiere una lucha por el poder de los trabajadores y la transformación de los bancos y las grandes corporaciones en empresas de servicios públicos controlados democráticamente.

El World Socialist Web Site, el Boletín de Docentes delWSWS y el Partido Socialista por la Igualdad están construyendo este nuevo liderazgo. Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para ayudar a los maestros a crear comités de base para expandir la lucha por el derecho a la educación pública.

(Publicado originalmente en inglés el 31 de octubre de 2019)