Trump apunta a Corbyn en su intervención sobre las elecciones del Reino Unido

por Laura Tiernan
4 noviembre 2019

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, intervino al comienzo de la campaña electoral general de Gran Bretaña el jueves para atacar públicamente al líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, y advirtió que Corbyn como primer ministro llevaría al Reino Unido a “lugares malos”.

Las declaraciones de Trump se emitieron durante una extendida entrevista en vivo con el líder del Partido del Brexit, Nigel Farage, en la radio LBC, donde Farage es el anfitrión desde enero de 2017.

“Corbyn sería tan malo para vuestro país, sería tan malo, os llevaría de una manera tan mala, os llevaría a lugares tan malos”, dijo a Farage.

Donald Trump, Jeremy Corbyn, Partido del Brexit, Nigel Farage, Boris Johnson, Mike Pompeo

La mayor parte de la cobertura mediática de la llamada telefónica de Trump se ha centrado en su mensaje pro-Brexit al pedir una alianza entre el primer ministro del Partido Conservador, Boris Johnson, y Farage. “Realmente me gustaría verte a ti y a Boris reunirse porque realmente tendrías algunos números”, dijo, antes de advertir al líder conservador que sea “muy cuidadoso” para no alejarse de una ruptura con la Unión Europea. El acuerdo de una retirada de Johnson significó que “no podemos hacer un acuerdo comercial”, declaró, abriendo un agujero en la estrategia posterior al Brexit del gobierno.

En contraste, el ominoso ataque de Trump contra Corbyn fue rápidamente ignorado. Pero su intervención se produce menos de cuatro meses después de que el secretario de Estado de los EEUU, Mike Pompeo, advirtiera que el gobierno de los EEUU no permitiría que asumiera un gobierno de Corbyn y que “reaccionaría” para evitar esto.

Las amenazas de Pompeo, realizadas en una Conferencia de Presidentes de las principales organizaciones judías estadounidenses el 3 de junio, fueron “filtradas” por el Washington Post y coincidieron con una visita de Estado de tres días de Trump al Reino Unido. Pompeo dijo: “Podría ser que el señor Corbyn logre atravesar la tormenta y ser elegido. Es posible. Debes saber que no esperaremos a que haga esas cosas para comenzar a reaccionar. Haremos todos los esfuerzos ... Es demasiado arriesgado, demasiado importante y demasiado difícil una vez que ya ha sucedido”.

El motivo detrás de la última intervención de Trump quedó claro en cuestión de horas. Durante más de tres años, las facciones rivales de la clase dominante han tratado de atraer a la clase trabajadora detrás de una agenda pro-UE o Brexit. Pero dos eventos el jueves mostraron que los problemas de clase están llegando a un primer plano.

El primero fue la visita de Johnson al Hospital de Addenbrooke en Cambridge. Al salir del hospital después de una oportunidad para hacerse fotos, Johnson fue abucheado por docenas de pacientes y personal del Servicio Nacional de Salud.

La misma mañana, una entrevista de radio de la BBC con el parlamentario laborista Lloyd Russell-Moyle fracasó de manera espectacular, después de que la presentadora Emma Barnett atacara las suaves propuestas de los laboristas para aumentar la tasa impositiva a los multimillonarios. La respuesta de Barnett a la declaración de Moyle de que “no creo que nadie en este país debería ser multimillonario” fue totalmente hostil. “¿Por qué la gente no debería ser multimillonaria?”, preguntó, “Algunas personas aspiran a ser multimillonarias en este país. ¿Eso es algo sucio?”.

A media tarde, #Billionaires era el elemento de mayor tendencia en las redes sociales. Las imágenes de vídeo de la indignada defensa de Barnett de la oligarquía financiera se convirtieron en objeto de burla popular: “Un trabajador promedio del NHS necesitaría trabajar 100 millones de horas para ganar £1 mil millones. Trabajando diariamente, las 24 horas del día, durante 11.400 AÑOS, es decir, desde el final de la última Edad de Hielo y los albores de la civilización urbana y la domesticación del ganado”, respondió un usuario de Twitter, y concluyó: “Los multimillonarios no han ‘ganado’ su riqueza. La robaron”.

“No fueron 39 multimillonarios los que fueron encontrados muertos en la parte trasera del contenedor refrigerado en Essex”, escribió otro.

La campaña electoral de Corbyn busca canalizar políticamente la oposición masiva de trabajadores y jóvenes a la austeridad y la desigualdad social sin fin detrás del programa procapitalista del Partido Laborista. Sus vídeos electorales prometen una “oportunidad única en la generación” para “poner la riqueza y el poder en manos de muchos, no de pocos”. Para el jueves, un aumento en el registro de votantes (316.264 en solo 48 horas) señaló el anhelo de una política de cambio entre los jóvenes. Casi un tercio de los registros fueron de personas de entre 18 y 24 años.

La oposición acumulada en la clase trabajadora a décadas de políticas de libre mercado ahora está saliendo a la superficie. El voto por la huelga del 97 por ciento el mes pasado de 110.000 trabajadores de la Royal Mail ha sido seguido por dos votaciones, registrando el 79 por ciento y el 74 por ciento de los votos a favor de las huelgas, por académicos contra los cambios a las pensiones, los salarios y las condiciones en casi 100 universidades y colegios.

Los medios de comunicación respondieron a las promesas contra la austeridad de Corbyn con histeria. El Daily Telegraph lo acusó de promover una “visión de una sociedad fundada en el robo de propiedad privada” y el Sun advirtió sobre sus planes de “colarse en el poder en una ola de odio y envidia”.

La clase dominante sabe que está sentada en la cima de un volcán social. Analiza la erupción de protestas masivas contra el gobierno en Chile, Líbano, Sudán y en todo el mundo con miedo, y se está preparando en consecuencia.

La respuesta de Corbyn a la entrevista de Trump en la LBC fue, por lo tanto, políticamente criminal. Consistió en un solo tuit, “Donald Trump está tratando de interferir en las elecciones de Gran Bretaña para que su amigo Boris Johnson sea elegido”. Este tema fue repetido por el parlamentario laborista Chris Williamson, dos veces suspendido, un aliado clave de Corbyn, quien tuiteó: “No dejes que los conservadores de Boris Johnson conviertan a Gran Bretaña en el caniche de Donald Trump”.

La respuesta nacionalista de Corbyn y Williamson oculta los intereses de clase expresados en las amenazas de Trump. Las declaraciones abiertas de Pompeo y Trump contra los derechos democráticos de la clase trabajadora son parte de una conspiración política en los niveles más altos del Estado británico.

En septiembre de 2015, pocos días después de que Corbyn fuera elegido líder del partido, el WSWS advirtió sobre las amenazas de un destacado general británico que le dijo al Sunday Times que si Corbyn llegaba al poder habría “un motín ... El ejército simplemente no lo toleraría. El estado mayor no permitiría que un primer ministro pusiera en peligro la seguridad de este país y creo que la gente usaría cualquier medio posible, justo o sucio para evitar eso”.

Corbyn ha descrito a menudo al presidente chileno Salvador Allende como su héroe político. El camino parlamentario de Allende hacia el socialismo terminó en un baño de sangre para la clase trabajadora en un golpe militar orquestado por los Estados Unidos en septiembre de 1973. Esto fue seguido, menos de dos años después, por un golpe político respaldado por la CIA en Australia, que retiró de su cargo a un gobierno laborista elegido democráticamente, con los militares en espera.

Corbyn busca ocultar las lecciones vitales de estas experiencias estratégicas de la clase trabajadora internacional, sembrando ilusiones en la democracia parlamentaria justo en el momento en que la clase dominante está preparando medidas extraparlamentarias.

En noviembre pasado, el Buró de América Latina le preguntó explícitamente a Corbyn: “¿Le preocupa que las fuerzas que derribaron a Allende le hagan lo mismo a usted?” Corbyn respondió: “Bueno, entiendo que muchos de los medios son muy desagradables conmigo; extremadamente crueles. Creo que lo que mostramos en las elecciones generales y desde entonces es que nuestra capacidad de comunicarnos con la gente fue crítica ... podemos lograr un cambio político, podemos ser un gobierno de justicia social y tendremos una política exterior basada en los derechos humanos y la justicia”.

El ataque de Trump contra Corbyn se produce justo un día después de alabar la salvaje represión del gobierno de Piñera en Chile como un intento de “restablecer el orden” contra los “esfuerzos extranjeros” de desestabilización. Las protestas y huelgas masivas, las más grandes desde la caída de la dictadura de Pinochet, han sacudido al país durante casi dos semanas. Sin embargo, Corbyn no establece ninguna conexión entre estos dos eventos, ocultando a la clase trabajadora los enormes peligros que enfrenta.

La entrevista de Trump muestra que la amenaza de “reaccionar” de Pompeo está muy avanzada. Si Trump está dispuesto a hacer tales pronunciamientos públicos antidemocráticos contra el líder de la oposición de Su Majestad, ¿qué estarán discutiendo —y preparando— tras bastidores?

(Publicado originalmente en inglés el 2 de noviembre de 2019)