Fuerte caída de Wall Street según coronavirus afecta los mercados mundiales

por Nick Beams
3 febrero 2020

Los efectos económicos del coronavirus afectaron los mercados financieros mundiales esta semana, produciendo fuertes caídas en Asia, Europa y los Estados Unidos.

Después de una caída de 450 puntos en el Dow el lunes, seguido de una pequeña mejora en los siguientes tres días, el índice cayó en más de 600 puntos ayer. Terminó en territorio negativo durante el mes, la primera vez que esto ha sucedido en cinco meses.

El índice S&P 500 bajó un 1.77 por ciento, eliminando todas sus ganancias de este año.

Se han registrado caídas similares en Asia y Europa. Los mercados en París y Frankfurt cayeron 1 por ciento durante el día, con el índice de referencia de todo el continente Stoxx Europe, un 3 por ciento durante la semana.

Además del efecto del coronavirus, la venta masiva europea se intensificó por datos que muestran que el crecimiento de la zona euro en el cuarto trimestre de 2019 fue solo del 0.1 por ciento, por debajo de las expectativas del mercado del 0.2 por ciento.

En Asia, el índice del mercado de Taiwán, el TAIEX, cayó un 5 por ciento a principios de esta semana, su mayor caída en un solo día. Las acciones de la compañía con sede en Taiwán, Foxconn, el mayor ensamblador mundial de iPhones y otros productos de alta tecnología, cayeron un 10 por ciento, su mayor caída en un día en 20 años.

Después de la caída de Wall Street de ayer, los ojos del mundo financiero se centrarán en China, donde los mercados reabrirán el lunes después del receso del Año Nuevo Lunar. El valor de la moneda china ya se debilitó esta semana por debajo del nivel de referencia de siete renminbi por dólar.

La expectativa es que el mercado experimentará una desaceleración importante, con el potencial de volverse aún más grave. Un informe en Bloomberg señaló que las caídas del mercado "probablemente se verán exacerbadas por la cantidad de apalancamiento en el mercado ... que podría crear una espiral descendente donde las pérdidas abruptas se vuelven más pronunciadas a medida que los operadores enfrentan ajustes de márgenes".

Una de las principales preocupaciones que rodean la propagación del coronavirus es el efecto que tendrá en la tasa de crecimiento de China. Más de una docena de provincias han anunciado una extensión del descanso del Año Nuevo Lunar por una semana en respuesta al virus. Se ha estimado que estas provincias representaron el 69 por ciento del producto interno bruto de China en 2019.

Se esperaba que el Gobierno anuncie una tasa de crecimiento de "alrededor" del seis por ciento cuando el Congreso Nacional del Pueblo se reúna en marzo. Pero la tasa podría caer significativamente por debajo de ese nivel, ya que los centros industriales y de fabricación más grandes de China han extendido el descanso del Año Nuevo Lunar debido al virus.

Los analistas financieros advierten que el virus ha creado un entorno más incierto que la guerra comercial entre Estados Unidos y China y que su impacto podría ser mayor que el virus del SARS en 2002-2003.

En una nota publicada el jueves, los economistas de Bloomberg informaron que el crecimiento de la economía china podría caer hasta un 4.5 por ciento en el primer trimestre, una caída de 1.4 puntos porcentuales por debajo del pronóstico realizado a principios de año. Advirtieron que podría caer al 5.6 por ciento para el año si el virus no está contenido hasta el segundo trimestre.

En una nota a los clientes, los economistas de la firma financiera japonesa Nomura dijeron que el crecimiento del producto interno bruto de China en el primer trimestre podría caer hasta un 4 por ciento, un impacto peor que el del virus del SARS.

Un informe de la agencia de calificación S&P Global apuntó a consecuencias más amplias. "En un escenario de infección generalizada, el virus podría debilitar materialmente el crecimiento económico y las posiciones fiscales de los gobiernos de Asia", dijo.

La firma financiera y de seguros ING señaló que el virus del SARS en 2002-2003 había eliminado un punto porcentual del crecimiento de China, y señaló cambios significativos en la economía mundial desde entonces que podrían aumentar el efecto del virus que experimentó hace 17 años.

La declaración de ING decía: "En términos económicos ... la economía global se ha vuelto más integrada y entrelazada desde 2003. El tráfico aéreo global, por ejemplo, actualmente es más del doble que en 2003. Además, a diferencia de 2003, cuando el turismo chino se orientaba principalmente al interior del país, los turistas chinos se han convertido en un importante motor del turismo mundial. En consecuencia, la velocidad de propagación del virus podría ser más rápida que en 2003, mientras que al mismo tiempo el impacto negativo en el crecimiento mundial también podría ser mayor que en 2003".

Si bien la fuerte caída en Wall Street se ha desencadenado por el brote de coronavirus, hay otros factores, ante todo la caída en el crecimiento global y las señales de que se está extendiendo a los EE. UU.

En un comentario al Wall Street Journal a principios de esta semana, un analista financiero caracterizó el aumento en Wall Street de la siguiente manera: "El mercado ya no cree realmente en la historia del crecimiento global: cree en el apoyo del banco central".

Las cifras publicadas por el Departamento de Comercio sobre el PIB de EE. UU. a principios de esta semana indican que Estados Unidos es parte de lo que el Fondo Monetario Internacional ha caracterizado como una desaceleración global "sincronizada". Informó que, en 2019, el crecimiento de EE. UU. fue del 2.3 por ciento, el más bajo desde 2016, con una tasa anual del cuarto trimestre que cayó al 2.1 por ciento. Esto se compara con una tasa de crecimiento del 2.9 por ciento en 2018 y está muy por debajo de la meta de la Administración de Trump del 3 por ciento.

Si bien las cifras fueron ampliamente aclamadas en los medios financieros de Estados Unidos como indicando "crecimiento constante", en palabras del Wall Street Journal, hubo claros indicios de una desaceleración. El gasto de consumo, que comprende alrededor del 70 por ciento del PIB de los EE. UU., contribuyó con solo 1.2 puntos porcentuales al crecimiento en el cuarto trimestre, por debajo de 2.1 puntos porcentuales en el tercero. Durante todo el año, el consumo aumentó un 2.6 por ciento en comparación con el 3 por ciento en 2018.

Aún más significativa fue la continua disminución en el gasto de inversión de las corporaciones. Esto cayó un 1.5 por ciento en el último trimestre de 2019. Creció solo un 2.1 por ciento durante todo el año, frente a un aumento del 6.4 por ciento en 2018.

Las cifras muestran que la baja tasa de crecimiento en la economía estadounidense que ha caracterizado la recuperación desde la crisis financiera de 2008 continúa, permaneciendo en los niveles más bajos de una recuperación posterior a la recesión en la historia posterior a la Segunda Guerra Mundial.

El ritmo de crecimiento promedio en los últimos 11 años es apenas superior al 2 por ciento, en comparación con una expansión del 2.9 por ciento en el período 2001–2007 y una tasa del 3.6 por ciento en el período 1991–2001.

Estas cifras destruyen la promesa de Trump de que sus recortes de impuestos corporativos y personales proporcionarían un impulso a la economía de Estados Unidos. El aumento de las ganancias de las principales compañías se derrochó en gran medida en la recompra de acciones para aumentar los retornos del mercado de valores en lugar de en nuevas plantas y equipos.

Hay indicios en los mercados financieros de que el riesgo de un importante giro negativo, si no una recesión, está aumentando. Esta semana, el rendimiento del bono del Tesoro a 10 años volvió a caer por debajo de la tasa de la deuda a tres meses, luego de varios episodios el año pasado. La llamada "inversión" de la curva de rendimiento se considera un predictor preciso de una recesión, sin dar una indicación del momento, porque muestra una creciente falta de confianza en las perspectivas de crecimiento.

La inversión siguió a la última reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Reserva Federal de EE. UU., celebrada el martes y miércoles, en la que el banco central intentó darles más garantías a los mercados de que las tasas de interés seguirían siendo bajas. Eliminó la palabra "cerca" de su objetivo de inflación declarado del 2 por ciento.

"Queríamos subrayar nuestro compromiso de que el 2 por ciento no sea un techo ... y no estamos satisfechos con la inflación por debajo del 2 por ciento", dijo el presidente de la Fed, Jerome Powell, en una conferencia de prensa después de la reunión del FOMC. En otras palabras, con una inflación muy por debajo del 2 por ciento, no habrá un movimiento al alza en las tasas de interés en el futuro previsible, y cualquier movimiento futuro será a la baja.

Pero hay un área de las políticas de la Fed que está causando preocupación en los mercados financieros. Esta es la indicación de que puede comenzar a revertir su intervención en el mercado de repos de un día para otro, que comenzó en septiembre pasado cuando las tasas de interés, que normalmente rondan la tasa base de la Reserva Federal, actualmente de 1.5 a 1.75 por ciento, subieron hasta un 10 por ciento.

En los últimos tres meses, la Fed ha inyectado más de $300 mil millones en los mercados financieros a través de la compra de activos a corto plazo, ampliando su balance general a $4.1 billones.

El banco central de Estados Unidos ha insistido en que esta inyección de efectivo no es un retorno a la "flexibilización cuantitativa" (QE), y es simplemente una medida técnica para estabilizar el mercado de repos. En su discurso de conferencia de prensa, Powell dijo que durante la primera mitad de 2020 la Fed ajustará el tamaño de sus operaciones de repositorio "a medida que nos alejemos de su uso activo en el suministro de reservas".

Durante el período de preguntas y respuestas, se le preguntó directamente a Powell si las operaciones repo de la Reserva Federal habían dado un impulso a los mercados. Evitó la pregunta, diciendo que los mercados fueron influenciados por "muchos" factores. Pero Steve Liesman, del canal de negocios CNBC, quien hizo la pregunta, luego señaló que había una correlación directa entre el inicio de la intervención de la Fed y el último aumento en los mercados.

El tema fue la publicación de un artículo en el Financial Times titulado "Los analistas temen que el mercado se enganche al apoyo de la Fed", en el que el periódico advirtió que si la Fed deja de comprar, podría provocar una reacción.

Priya Misra, directora de estrategia de tarifas globales de TD Securities, dijo al periódico: "Mi mayor temor es que se detengan a mediados de año y el mercado vea que esto termina la expansión cuantitativa. Podrías ver un endurecimiento de las condiciones financieras ... y si obtienes una caída del 10 por ciento en las acciones, ¿tienen que entrar y comenzar a reducir las tasas?”.

La perspectiva de una caída importante y el potencial de una crisis financiera parecen haberse acercado un paso más con la turbulencia que ha arrasado los mercados financieros esta semana.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 1 de febrero de 2020)