A medida que se acumulan los bloqueos sobre COVID-19 en todo el mundo, la OMS aboga por más pruebas

por Bryan Dyne
19 marzo 2020

Ahora hay 183,000 casos de coronavirus en 162 países y territorios en todo el mundo, lo que significa que el número de casos activos de COVID-19 ahora excede el número de pacientes recuperados. Esto incluye más de 600 nuevas muertes, con un total de más de 7,200. Los casos fuera de China, que ahora es relativamente estable, han superado a los que están dentro, ya que Europa se ha convertido en el nuevo epicentro de la pandemia global con Estados Unidos no muy lejos. Las medidas de emergencia en naciones enteras ahora son comunes ya que el virus muestra pocos signos de estar contenido.

Los viajeros que llevan máscaras protectoras llegan a la estación principal de autobuses de Bogotá, Colombia, 13 de marzo de 2020 [Crédito: AP Photo/Fernando Vergara]

Francia, Italia, España y Alemania están bajo cierre, una condición que ahora afecta a más de 250 millones en toda Europa. Solo esos cuatro países se enfrentan colectivamente a más de 52,000 casos, de los cuales 2,663 han resultado en muertes. Cincuenta y siete países en cada continente habitado tienen algún tipo de restricción de viaje, muchos de ellos dirigidos contra Europa o los Estados Unidos, en un intento por detener la pandemia que se está acelerando en todo el mundo.

En los Estados Unidos, California, Ohio, Illinois, Massachusetts, Michigan, Washington, Kentucky, Maryland, Indiana, Rhode Island y Pensilvania han emitido órdenes para cerrar escuelas, restaurantes y/o bares. Los 6,7 millones de personas que viven en los seis condados, incluidos los alrededores de San Francisco, están ahora bajo una orden de "refugio en el lugar" durante las próximas tres semanas, que será aplicada por la policía local para "garantizar el cumplimiento". Los residentes de Nueva Jersey ahora están "fuertemente desanimados" de abandonar sus hogares después de las 8:00 p.m., lo cual será aplicado por el contingente estatal de la Guardia Nacional.

Estas prohibiciones se suman a una directiva nacional de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) anunciada el lunes que recomienda en contra de cualquier reunión de más de 10 personas.

Sin embargo, como señaló la Organización Mundial de la Salud (OMS), tales acciones en sí mismas son insuficientes para detener la propagación de la enfermedad. El director general de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo ayer que los gobiernos no estaban haciendo lo suficiente para combatir la pandemia y los instó a intensificar sus programas de pruebas.

"No hemos visto una escalada lo suficientemente urgente en las pruebas, el aislamiento y el rastreo de contactos, que es la columna vertebral de la respuesta. ... No se puede combatir un incendio con los ojos vendados y no podemos detener esta pandemia si no sabemos quién está infectado", dijo en una conferencia de prensa en Ginebra. "Tenemos un mensaje simple para todos los países: pruebas, pruebas, pruebas".

La organización también ha subrayado en repetidas ocasiones que la magnitud de la pandemia "no significa que los países deberían darse por vencidos. La idea de que los países deberían pasar de la contención a la mitigación es errónea y peligrosa. ... Esta es una pandemia controlable. Los países que deciden renunciar a las medidas fundamentales de salud pública pueden terminar con un problema mayor y una carga más pesada sobre el sistema de salud que requiere medidas más severas para controlar".

En ninguna parte se puede ver más claramente este colapso de un sistema de salud pública que en los Estados Unidos, donde la administración Trump recién esta semana está comenzando a implementar pruebas masivas de coronavirus en todo el país. El lunes, durante la conferencia de prensa diaria sobre coronavirus de la administración, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, trató de disculpar la falta de pruebas en el país al afirmar: "Tenemos un enemigo invisible. Tenemos un problema en el que hace un mes nadie pensaba".

Esta es una mentira descarada. En base a la naturaleza altamente contagiosa y mortal del virus, la OMS designó al virus como una "Emergencia de Salud Pública de Preocupación Internacional" el 31 de enero, el día en que los funcionarios confirmaron la transmisión de persona a persona en los Estados Unidos. A mediados de febrero, Corea del Sur pudo evaluar a 10,000 personas por día mientras mantenía a los hospitales y clínicas abastecidos y con personal para recibir y aislar a cualquier persona que diera positivo. Italia, donde el sistema de salud se ha visto abrumado en gran medida por más de 28,000 casos, todavía ha podido realizar al menos 60,000 pruebas de coronavirus. Estados Unidos, por el contrario, hasta ahora ha hecho menos de la mitad de ese número.

En cambio, la administración Trump abrió la llave de la Reserva Federal y proporcionó $2.2 billones al sector financiero en un intento por impulsar el mercado de valores. Esta suma, en comparación con los recursos solicitados por la Organización Mundial de la Salud, podría proporcionar suficientes máscaras, batas, ventiladores y otros suministros médicos críticos para contener la pandemia 3,000 veces.

Al mismo tiempo, Trump ha tuiteado: "Pido a todos los estadounidenses que se unan y apoyen a sus vecinos al no acumular cantidades innecesarias de alimentos y productos esenciales".

En respuesta a estas palabras, una trabajadora de West Virginia, que está embarazada y tiene que visitar un hospital potencialmente infectado dos veces por semana, escribió al WSWS: "Estas tonterías causaron este pánico debido a su desinformación criminal, retraso en la respuesta y saqueo de nuestro infraestructura de salud pública. Y ahora tienen el descaro de señalar a la persona asustada que compró papel higiénico extra como si fueran el problema".

Además, dichos recursos podrían haber evitado que el coronavirus se convirtiera en una pandemia en primer lugar. Se podrían haber realizado pruebas exhaustivas y aislamiento a personas infectadas dentro y fuera de China, además de proporcionar la atención médica necesaria para permitirles recuperarse. También habría sido más que suficiente para compensar a aquellas personas que perdieron salarios mientras estaban enfermos. Y COVID-19 habría sido recordado como una enfermedad peligrosa, pero en última instancia contenida.

En cambio, se ha convertido en la política de los gobiernos de América del Norte y Europa que millones se infectarán y morirán. Los CDC estiman que hasta 216 millones de personas solo en los Estados Unidos contraerán el virus. El Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, declaró sin rodeos que "es posible" que cientos de miles o millones de personas mueran como resultado.

La canciller alemana Angela Merkel se hizo eco de esto, quien anunció la semana pasada que espera que el 70 por ciento de la población alemana contraiga el virus. El gobierno del primer ministro británico, Boris Johnson, declaró que la mejor solución para combatir el virus es obtener "inmunidad colectiva" al infectar potencialmente "hasta el 80 por ciento de la población".

Estas declaraciones son una receta para homicidio masivo. Como lo deja en claro el ejemplo de Italia, los sistemas de atención médica incluso de los países supuestamente del "primer mundo" se desintegran esencialmente con solo unas pocas decenas de miles de casos, en los cuales las tasas de mortalidad por el virus se vuelven alrededor del 5 por ciento debido a la falta de suministros médicos críticos. Los gobiernos de los Estados Unidos, Alemania y Gran Bretaña sugieren que la única forma de derrotar la pandemia es que mueran entre 10 y 15 millones de personas.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 17 de marzo de 2020)