"He perdido la fe en el propio sistema"

Mauro Ferrari, investigador despedido, denuncia la inacción de la UE sobre COVID-19

por Alex Lantier
14 abril 2020

La semana pasada, el 7 de abril, el distinguido investigador de nanomedicina Mauro Ferrari se vio obligado a renunciar como presidente del Consejo Europeo de Investigación (ERC, sigla inglesa). El Consejo Científico del ERC se opuso a sus esfuerzos por movilizar a los científicos de toda la Unión Europea (UE) en una lucha coordinada contra el COVID-19.

El despido de Ferrari proporciona una acusación devastadora de la bancarrota política y, se podría añadir, moral del capitalismo europeo. En su carta de renuncia, Ferrari denunció la inacción calculada de la UE en la pandemia, que sigue aumentando con casi un millón de casos y más de 80.000 muertes en Europa, mucho después de que las medidas coordinadas de salud pública contenían brotes en China y Corea del Sur. En todo el mundo, ya hay más de 1,8 millones de casos DE COVID-19 y 113.000 muertes.

Ferrari comienza su carta: "Por favor, perdóname, pero creo que la prioridad ahora es detener la pandemia. La prioridad es salvar millones de vidas. ... Creo en la ciencia al servicio de la sociedad, especialmente cuando más cuenta. Y ahora cuenta más, ya que es sólo a través de la ciencia que COVID-19, y sus pandemias sucesoras, serán derrotados".

Mauro Ferrari (centro), apareciendo en una conferencia de prensa en el Foro Económico Mundial 2020 en Davos, Suiza. (Crédito de la imagen de Flickr/WorldEconomicForum)

Se convirtió en presidente del ERC en enero de 2020, cuando comenzó la pandemia COVID-19. Procedente de un área de clase trabajadora de Udine en Italia, Ferrari obtuvo su doctorado en ingeniería mecánica e hizo investigaciones en Estados Unidos, pasando a la ciencia biomédica después de que su primera esposa Mariluisa murió repentinamente de cáncer en 1995. El año pasado, el ERC dijo que apoyaba "de todo corazón" su nominación como presidente, elogiando la "carrera de Ferrari como un científico consumado y líder en los EE.UU., con una rica y diversa experiencia en el campo de la investigación y sus aplicaciones".

Ferrari regresó a Europa para liderar el ERC, escribe en su renuncia, basado en un "compromiso con el sueño idealista de una Europa Unida y mi creencia en servir a las necesidades del mundo".

Sin embargo, añade: "Esas motivaciones idealistas fueron aplastadas por una realidad muy diferente, en los breves tres meses desde que asumí el cargo. Las inquietantes señales de alerta temprana dieron paso a los dolorosamente helados y fríos reconocimientos de un mundo completamente diferente de lo que había imaginado. La pandemia COVID-19 brilló una luz despiadada sobre lo equivocado que había estado. En tiempos de emergencia, las personas y las instituciones vuelven a su naturaleza más profunda y revelan su verdadero carácter".

La pandemia COVID-19 expuso a la UE como una herramienta corrupta de la aristocracia capitalista, indiferente al destino de millones de personas. Mientras que el Banco Central Europeo dio un rescate de €750 mil millones a los bancos, seguido de los rescates de miles de millones de euros por cada país importante de la zona del euro, los funcionarios de la UE insistieron en que no detendrían la propagación de esta enfermedad mortal. En su lugar, le permitirían infectar a la población, con la esperanza de que las masas de trabajadores supervivientes adquirieran lo que los funcionarios del Reino Unido llamaban "inmunidad de rebaño". Con una impresionante indiferencia hacia la vida humana, la canciller alemana Angela Merkel predijo con calma que el 70-90 por ciento de los alemanes (56-72 millones de personas) caería enfermo.

La UE adoptó políticas de sacar ventaja de su vecino, y Berlín y París se negaron a exportar suministros médicos clave a países como Italia peor afectados por COVID-19. Esto colocó a la UE en un curso de colisión con científicos que abogaron por una lucha internacional coordinada contra COVID-19 y por el tratamiento de los enfermos. Ferrari explica:

A medida que se hizo evidente que la pandemia sería una tragedia de proporciones posiblemente sin precedentes, moví a que el Consejo Europeo de Investigación estableciera un programa especial dirigido a combatir a COVID-19. Creía que esto estaba justificado por la carga esperada de muerte, sufrimiento, transformación social y devastación económica, especialmente golpeando a los menos afortunados, los más débiles en las sociedades del mundo. Pensé que en un momento como éste, a los mejores científicos del mundo se les deberían proporcionar recursos y oportunidades para luchar contra la pandemia, con nuevos medicamentos, nuevas vacunas, nuevas herramientas de diagnóstico, nuevos enfoques dinámicos conductuales basados en la ciencia, para reemplazar las intuiciones improvisadas de los líderes políticos.

Sus propuestas, escribe Ferrari, "se transmitieron a diferentes capas de la administración de la Comisión Europea, donde creo que se desintegraron en el impacto. Me ha decepcionado enormemente la respuesta europea a COVID-19 ... la ausencia total de coordinación de las políticas de atención de la salud entre los Estados miembros, la oposición recurrente a las iniciativas de apoyo financiero cohesivas, los cierres de fronteras unilaterales generalizados y la escala marginal de las iniciativas científicas sinérgicas."

El hecho de que Ferrari tuviera ilusiones en la UE al convertirse en presidente del ERC hoy da aún más fuerza a su juicio sobre la UE, basado en la amarga experiencia de los últimos tres meses,

Mientras se compromete a "seguir proporcionando mi consejo más concienzudo, de manera pública y transparente", escribe Ferrari: "Me temo que he visto suficiente tanto de la gobernanza de la ciencia como de las operaciones políticas en la Unión Europea. En estos tres largos meses, he conocido a muchas personas excelentes y comprometidas en diferentes niveles de la organización del ERC y de las CE. Sin embargo, he perdido la fe en el propio sistema".

Un examen de la declaración del ERC sobre su expulsión reivindica las críticas de Ferrari. Virando 180 grados desde su elogio anterior del historial científico de Ferrari, afirma que "mostró una completa falta de aprecio por la razón de ser del ERC" para financiar la investigación propuesta por los propios investigadores. Al mismo tiempo, se trata de insinuar críticas a él por pasar "mucho tiempo en los Estados Unidos", hacer "iniciativas personales" a la Comisión de la UE y reunirse con "empresas externas, algunas académicas y algunas comerciales" para discutir la pandemia.

La declaración del ERC también defiende su propio historial, alegando que "ya es muy activo en el desarrollo de nuevos programas", incluido uno sobre COVID-19.

Esto es una esquiva patética. La declaración del ERC estima que su apoyo a la investigación del coronavirus a lo largo de los años ha alcanzado "un valor total de unos 100 millones de euros". Esto significa que, aunque COVID-19 amenaza con matar a millones de personas y hacer que cientos de millones queden sin trabajo en todo el mundo, el ERC dedica alrededor del 0,1 por ciento de su fondo Horizonte Europa de €100 mil millones a combatirlo. Mientras tanto, la UE está hundiendo innumerables miles de millones de euros en los bolsillos de los superricos.

El presidente de la Universidad de la Sorbona, Jean Chambaz, uno de los principales partidarios de las impopulares reformas universitarias del presidente francés Emmanuel Macron, escribió una carta como jefe de la Liga de Universidades Europeas de Investigación (LERU) atacando a Ferrari. En él Chambaz, hijo de un miembro del comité central del Partido Comunista Francés Estalinista (PCF), dio conferencias a Ferrari sobre "la importancia de la investigación independiente de abajo hacia arriba" y el papel del ERC para "apoyar esta investigación abierta y libre".

Chambaz también aprovechó la oportunidad para defender el historial del ERC sobre COVID-19 y pedir más financiación de la UE para el ERC. "Es admirado en todo el mundo por su éxito. Debería apoyarse aún más en el plan de inversiones que la Unión Europea está elaborando para salir de la crisis actual".

El derrocamiento de Ferrari da fe de la imposibilidad de luchar por una política racional, científica e internacional contra COVID-19 a través de las instituciones europeas existentes. Es la clase obrera la que impuso medidas de corte de la salud pública para detener la pandemia en Europa. Las huelgas “salvajes” masivas y las en las fábricas llevaron a las políticas iniciales de refugio en el hogar en Italia y Francia. Movilizar todos los recursos científicos e industriales de la sociedad para luchar contra COVID-19 requerirá la movilización de la clase trabajadora en toda Europa contra la UE en una lucha por el poder estatal.

(Publicado originalmente en inglés el 13 de abril de 2020)