El número de muertes por pandemia en Europa supera los 100,000

por Robert Stevens
21 abril 2020

El domingo marcó un hito terrible, ya que el número de muertos por coronavirus superó los 100,000 en toda Europa. Ayer, 3,287 muertes adicionales llevan el número de muertes registradas oficialmente en todo el continente a 102,565. Se han anunciado casi 1.1 millones de casos de coronavirus (1,088,651), lo que significa que las más de 102,000 muertes representan una tasa de mortalidad de casi el 10 por ciento.

A pesar de que los grandes medios de comunicación señalaron una disminución en el número de muertes en algunos países, el número de muertes espantosas aumenta, una acusación de todo el sistema de ganancias. Las cinco principales naciones europeas —Alemania, Francia, España, Italia y el Reino Unido— representan alrededor de 85,000 de las más de 100,000 muertes.

En España, 565 muertes fueron reportadas el sábado, y 1,195 nuevas muertes anunciadas ayer. El número de muertos en España es de 21,238 muertes, el tercer país en alcanzar el horrible hito de 20,000 detrás de Italia y Estados Unidos.

En Italia, 482 personas más fueron declarada muertas el sábado y 433 el domingo, con 23,660 muertes en total. Esta semana, el Instituto Superiore di Sanità, el principal organismo técnico-científico de Italia, publicó un informe que revela que 2,724 muertes de pacientes de edad avanzada en centros médicos residenciales fueron infecciones certificadas por COVID-19. No hay un número preciso de muertes por COVID-19 en hogares de cuidado, donde los médicos a menudo no llegan y las muertes no se informan a las autoridades municipales.

El sábado, Francia registró 642 muertes y 395 más el domingo (total de muertes 19,718).

En Alemania, se anunciaron 186 muertes el sábado y 48 el domingo. En los medios corporativos, se describe a Alemania de manera rutinaria como un modelo sobre cómo enfrentar el virus, pero las muertes allí se están acercando a los cinco mil (4,538). Berlín ha registrado unos 145,184 casos de COVID-19.

El Reino Unido está envuelto en una catástrofe social de la que la clase dominante es totalmente responsable. Gran Bretaña está alrededor de cuatro semanas detrás de Italia y España en términos de propagación del virus, pero se ha convertido en el epicentro de la pandemia en Europa.

El sábado, se anunciaron 888 muertes y 596, el domingo, cuando la cifra de muertos pasó de 16,060. Unas 5,589 de estas muertes ocurrieron en la última semana. Las reclamaciones de una "presunción de buenas noticias" cuando la "primera ola" del virus alcanzó su pico en el Reino Unido ( Daily Mail ) fueron derribadas a medida que los nuevos casos llevaron el total a 120,067, el tercer salto más alto desde el estallido de la pandemia en el Reino Unido.

El gobierno conservador de Boris Johnson se ha negado a publicar en las muertes diarias el número de personas que han muerto en hogares de ancianos o en sus propios hogares. Se estima que el número de muertes en Gran Bretaña podría ser el doble, si no más, que el recuento oficial.

Los conservadores también están ocultando el verdadero número de trabajadores de la salud que han perecido. El sitio web de Nursing Notes informó que 86 ya habían muerto el domingo por la mañana, principalmente debido a la falta crónica de equipo de protección personal (EPP). Este fin de semana, los hospitales del NHS se quedaron sin batas protectoras y muchos advirtieron que les faltaba oxígeno.

El impacto devastador de la política de "inmunidad colectiva" del gobierno de Johnson se está desarrollando en la pérdida masiva de vidas. El equipo de Insight de Sunday Times informó el domingo que, a pesar de que los científicos advirtieron a mediados de enero de una catástrofe que se desarrollaba, el gobierno impulsó su estrategia de "inmunidad colectiva" que fue oficialmente anunciada como política por el principal asesor científico del gobierno, Sir Patrick Vallancea, el 12 de marzo. El gobierno organizó una reunión con la organización COBRA, pero según declara el Times echó “a un lado la amenaza del Coronavirus”. Matt Hankock, el secretario de la salud, salió entusiásticamente de Whitehall después de presidir la reunión y despreocupadamente dijo a los periodistas que el riesgo del público inglés era bajo.

Johnson, después de pasar las vacaciones con su prometida, Carrie Symonds, del 26 de diciembre al 5 de enero en el Caribe a bordo de un yate y en una mansión, pagó por la suma de £15,000 por el multimillonario de telefonía móvil David Ross, no le importó tanto el aumento de la epidemia de coronavirus que no asistió a la reunión de COBRA del 24 de enero o cuatro reuniones posteriores de COBRA sobre COVID-19.

El 3 de febrero, cuatro días después de que el Reino Unido salió de la Unión Europea, Johnson pronunció un discurso en Londres en el que declaró: "Estamos comenzando a escuchar una retórica autárquica extraña, cuando las barreras están subiendo y cuando existe el riesgo de que enfermedades como el coronavirus desencadenarán un pánico y un deseo de segregación del mercado que vaya más allá de lo que es médicamente racional hasta el punto de causar daños económicos reales e innecesarios, entonces en ese momento la humanidad necesita algún gobierno en algún lugar que esté dispuesto al menos a defender el caso poderosamente por la libertad de intercambio, algún país listo para quitarse de sus gafas como Clark Kent [Superman], entrar a la cabina telefónica, quitarse las gafas y emerger con su capa fluyendo como el campeón sobrealimentado, del derecho de las poblaciones de la tierra a comprar y vender libremente entre sí”.

Johnson luego desapareció por otros 12 días para unas vacaciones "de trabajo" a partir de mediados de febrero, esta vez en la finca rural Chevening de 115 habitaciones de gracia y favor del gobierno, con Symonds. Para el 2 de marzo, cuando Johnson finalmente asistió a una reunión de COBRA, fue simplemente para firmar la estrategia de inmunidad colectiva que se anunciaría 10 días después. Su "plan de batalla" consistía en decirle a la población que el gobierno "contendría, retrasaría y mitigaría la propagación del virus".

Johnson y su compañero asistieron junto a 81,520 personas más al partido de rugby Inglaterra v. Gales en Twickenham el 7 de marzo. Tres días después, el gobierno permitió que continuara el festival de carreras de caballos de Cheltenham al que asistieron 250,000 personas durante cuatro días. Varias personas informaron de inmediato que se enfermaron después de asistir.

La escala de muertes contempladas se revela en el Sunday Telegraph, que informó: "Gran Bretaña asumió que un virus mortal 'inevitablemente' paralizaría al NHS y mataría a 750,000 personas durante un ejercicio secreto entre gobiernos realizado en 2016 para evaluar la preparación de un brote, han admitido los funcionarios".

En 2016, el gobierno llevó a cabo su Ejercicio Cygnus sobre el impacto en Gran Bretaña de una nueva pandemia de gripe respiratoria. El ejercicio reveló que el Servicio Nacional de Salud colapsaría rápidamente, provocando cientos de miles de muertes.

El diario Telegraph cita a un "alto funcionario de Whitehall involucrado en la elaboración de Cygnus", quien dijo: "Todo lo que planeamos se basó en la idea de que una enfermedad mataría a muchas personas ... No pasamos mucho tiempo explorando cómo podríamos prevenirlo en primer lugar. En cambio, vimos cómo podríamos construir espacio mortuorio y camas de cuidados intensivos después de que ya se había extendido".

El tema central de los medios de comunicación británicos, incluidos los principales partidarios de los conservadores en el Telegraph, Mail y Sun, es insistir en que Johnson regrese de casi morir de COVID-19 y lanzar un regreso al trabajo para "salvar la economía". El Sunday Mail encabezó su portada, "Haga que Gran Bretaña se recobre nuevamente". Informó que una "gran coalición" de figuras políticas y empresariales de alto nivel está exigiendo que el gobierno "levante las persianas" y planee el final del bloqueo. Entre ellos se encontraban los "exministros del gabinete David Davis e Iain Duncan Smith", que unieron fuerzas con el líder laborista Sir Keir Starmer y los jefes de la ciudad para advertir que la falta de una estrategia clara de salida podría causar daños duraderos en la economía del Reino Unido.

Esta es la agenda de los gobiernos de todo el continente.

En Italia, el gobierno planea usar una aplicación para teléfonos inteligentes desarrollada por Bending Spoons, con sede en Milán, para rastrear a las personas que dan positivo por el coronavirus como parte de los esfuerzos para acelerar el "regreso al trabajo" del gobierno antes del final de la pandemia.

Este fin de semana, el primer ministro del Partido Socialista español, Pedro Sánchez, después de enviar a millones de nuevo a trabajar la semana pasada, dijo: "En el mes de mayo comenzaremos a dar los primeros pasos hacia una nueva normalidad".

(Publicado originalmente en inglés el 20 de abril de 2020)

El autor también recomienda:

British prime minister: A victim of his “herd immunity” policy
[8 April 2020]

Boris Johnson’s praise for the National Health Service: Hypocrisy without limit
[14 April 2020]

Los Estados europeos exigen el regreso al trabajo cuando los casos de COVID-19 superan el millón
[18 April 2020]