La estafa bipartidista de la “pequeña empresa”: Miles de millones para los bancos y las corporaciones, centavos para los trabajadores y los comerciantes

por Barry Grey
24 abril 2020

Muchas corporaciones multimillonarias y de miles de millones de dólares están recibiendo donaciones del gobierno bajo el fondo de ayuda supuestamente destinadas a las pequeñas empresas, grotescamente mal llamado “Programa de Protección de Cheques de Pago” (PPP). El programa fue lanzado el mes pasado como parte de la Ley CARES de 2,2 billones de dólares, que incluye $349 mil millones en fondos de los contribuyentes.

Anunciado como un salvavidas para las pequeñas empresas y sus empleados, el programa ha sido expuesto como un cínico fraude. Múltiples informes han surgido mostrando que es ante todo una fuente de beneficios constantes para las grandes empresas y los bancos de Wall Street. Es otro ejemplo de cómo la élite corporativa-financiera está explotando la catástrofe del coronavirus para enriquecerse aún más a expensas de la sociedad y a costa de vidas humanas.

La Ley CARES fue aprobada con el apoyo unánime de los demócratas del Senado —incluidos los votos de Bernie Sanders y Elizabeth Warren— y por votación oral en la Cámara, sin que los supuestos “progresistas”, como los miembros de los Socialistas Demócratas de América Alexandria Ocasio-Cortez y Rashida Tlaib, se esforzaran por detener, y mucho menos derrotar, su aprobación.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin en la sesión informativa de COVID-19 (Foto oficial de la Casa Blanca por Tia Dufour)

Mientras que las grandes cadenas de restaurantes y otras empresas cuyas acciones se negocian en Wall Street se tragaron grandes porciones del dinero de ayuda a las “pequeñas empresas” y los principales bancos de Wall Street se embolsaron $10 mil millones en concepto de comisiones por préstamos, los restaurantes familiares, las peluquerías, los salones de belleza, las tiendas minoristas y otras pequeñas empresas quedaron en último lugar o se les negó por completo cualquier tipo de ayuda.

El programa se quedó sin fondos el jueves pasado, menos de dos semanas después de su lanzamiento, dejando a cientos de miles de pequeñas empresas en la ruina y a sus millones de empleados despedidos enfrentando la indigencia. Ahora la administración de Trump y el Congreso se apresuran a inyectar $310 mil millones adicionales al PPP.

El miércoles, el Senado aprobó por unanimidad un nuevo proyecto de ley de rescate de $484 mil millones, cuyo componente central es la renovación del PPP. A instancias de los demócratas que buscan proporcionar un manto “progresista” a la medida procorporativa, y con el acuerdo de Trump, el proyecto de ley añadió unos totalmente inadecuados $75 mil millones para los hospitales y unos irrisorios $25 mil millones para llevar a cabo los exámenes de COVID-19.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, anunció que la cámara controlada por los demócratas votará el jueves sobre el nuevo proyecto de ley. El martes, celebró la aprobación del proyecto en el Senado, declarando que los republicanos “han visto la luz y hemos tenido una gran victoria para el pueblo americano”.

Entre las empresas que han recibido préstamos PPP de bajo interés que serán perdonados si las empresas utilizan el 75 por ciento del dinero para mantener a sus trabajadores empleados durante ocho semanas, se encuentran:

Otras grandes empresas que recibieron préstamos PPP incluyen:

Según un artículo del Financial Times publicado el martes, 83 empresas que cotizan en bolsa recibieron un total de $330 millones en préstamos del programa PPP, un promedio de $4 millones cada una. El valor combinado de las acciones de estas empresas a finales de 2019 fue de $12 mil millones.

Otras cifras publicadas muestran cómo el programa está sesgado hacia las grandes empresas. Más del 25 por ciento de los $349 mil millones en préstamos fueron a menos del dos por ciento de las empresas que recibieron el alivio. Y más de uno de cada cuatro dólares en el fondo se destinó a grandes préstamos de 2 millones de dólares y más.

Mientras tanto, sólo el ocho por ciento de las pequeñas empresas que han solicitado ayuda bajo la Ley CARES han recibido dinero.

JPMorgan Chase, el banco más grande de EE.UU., procesó muchos de los préstamos más grandes y cobró la mayor parte del programa. Sólo el seis por ciento de sus clientes más pequeños obtuvieron préstamos PPP, 18.000 de los 300.000 que solicitaron. Pero casi todas las 5.500 empresas más grandes que solicitaron préstamos PPP, clientes de la banca comercial del banco, los recibieron.

Una acción de clase presentada el domingo en un tribunal federal de Los Ángeles alega que cuatro bancos—Wells Fargo, Bank of America, JPMorgan Chase y US Bancorp—apuraron los préstamos a las empresas más grandes para maximizar sus ganancias. La demanda alega que los bancos dieron prioridad a los préstamos más grandes a las empresas más grandes en lugar de procesar las solicitudes en el orden en que llegaron para generar mayores comisiones de procesamiento.

Secciones de los medios de comunicación corporativos, prominentes demócratas e incluso Trump están fingiendo conmoción y consternación por la canalización de los préstamos de "pequeñas empresas" a las grandes corporaciones y a los bancos. El martes, Trump, por razones políticas bastante obvias, señaló a la Universidad de Harvard, que recibió dinero de rescate bajo una parte diferente de la Ley CARES, y exigió que devolviera su préstamo.

Estas declaraciones son totalmente fraudulentas. Uno recuerda la conmoción del Capitán Renault al descubrir que se jugaba en el Casino de Rick en la película Casablanca .

Como los medios de comunicación y ambos partidos sabían, las cadenas de restaurantes y hoteles, los fondos de cobertura y otros intereses corporativos llevaron a cabo un intenso trabajo de lobby de sus servidores políticos en el Congreso antes de la aprobación de la Ley CARES. Uno de los resultados fue la inserción de una escapatoria que permitió a las cadenas de restaurantes y hoteles evadir la tan cacareada disposición que restringía los préstamos del PPP a las empresas con menos de 500 empleados. El proyecto de ley que fue aprobado sobre una base totalmente bipartidista permite a las cadenas de restaurantes y hoteles recibir préstamos siempre y cuando ninguna de sus unidades individuales tenga más de 500 trabajadores.

No hay nada en la medida que renueva el PPP aprobada por el Senado el miércoles que aborde este pase libre para las cadenas.

Además, la ley está escrita para facilitar la autogestión y la corrupción. Ni siquiera hay un requisito de que la Administración Federal de Pequeñas Empresas (SBA), que supervisa el PPP, revele al público o al Congreso los beneficiarios de los préstamos.

Incluso si más pequeñas empresas eventualmente reciben dinero del programa, los empleos de millones de trabajadores no serán preservados, ya que los préstamos están diseñados para cubrir la nómina por sólo ocho semanas. La crisis de salud pública y el desastre económico durarán mucho más tiempo. Sin una ayuda seria a los 22 millones de personas que ya han perdido sus trabajos y a los millones más que les seguirán en los próximos días y semanas, miles de restaurantes y otras pequeñas empresas irán a la quiebra y cerrarán sus puertas permanentemente.

La respuesta de las clases dominantes en los EE.UU. y en todo el mundo al brote de coronavirus ha demostrado el fracaso total del sistema capitalista. En todos los países, incontables miles de vidas están siendo sacrificadas al insaciable impulso de una pequeña aristocracia financiera por la riqueza personal, cualquiera que sea el costo en muerte y sufrimiento humano.

Las clases dominantes se centran en idear formas de sacar provecho de la pandemia. El absurdamente llamado “Programa de Protección de Cheques de Pago”, un ejemplo de la jerga periodística orwelliana, es un ejemplo de ello.

Pero los oligarcas, como los regímenes antiguos, están cavando sus propias tumbas. La ira y la oposición masiva está creciendo a pasos agigantados. Las huelgas y protestas de los trabajadores se están llevando a cabo en prácticamente todos los continentes. Es este movimiento internacional, consciente de sus objetivos y tareas revolucionarias, el que ofrece a la humanidad la salida de la pesadilla de las pandemias, la pobreza y la guerra.

El autor también recomienda:

Senate passes another bipartisan bailout for business
[22 abril 2020]

Los demócratas se unen a Trump para promulgar un rescate corporativo masivo
[30 marzo 2020]

Wall Street se da un festín con las muertes
[16 abril 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 23 de abril de 2020)