España termina el encierro y pasa a la "nueva normalidad" a medida que aumentan los casos de COVID-19

por Alejandro López
1 mayo 2020

El martes, el primer ministro español Pedro Sánchez anunció los planes de su Gobierno para el fin gradual de las medidas de confinamiento de COVID-19 en España, incluso cuando las nuevas infecciones aumenten. La política de regreso al trabajo es parte del impulso criminal de la aristocracia financiera internacional para reanudar la producción y enviar a los trabajadores de vuelta al trabajo, arriesgando la salud y la vida de miles de personas.

El martes por la noche, Sánchez esbozó el plan de su Gobierno bajo el nombre de "Plan de transición a una nueva normalidad".

"El único objetivo es alcanzar la nueva normalidad", dijo, afirmando que su plan consiste en una desescalada "asimétrica, gradual y flexible".

El plan fue desarrollado por el "Comité Técnico de Gestión de Coronavirus". Presidido por Sánchez, incluía cuatro vicepresidentes, seis ministros y cuatro altos funcionarios del Partido Socialista Español (PSOE) y del populista partido pequeñoburgués Podemos. A partir de ahora, declaró Sánchez, esta comisión se llamará "Comisión Técnica de Desescalada", como si la furiosa pandemia hubiera terminado.

La gente camina por un bulevar en Barcelona, España, el domingo 26 de abril de 2020 (AP Photo / Emilio Morenatti)

El plan establece cuatro etapas para levantar las medidas de confinamiento, sin establecer fechas claras. Comienza el 4 de mayo y dura hasta finales de junio. Sánchez explicó que la fase 0 comenzará el 4 de mayo. Implica la reapertura de pequeñas empresas, como restaurantes que pueden ofrecer comida para llevar y peluquerías. Los clientes deberán llamar y concertar una cita para poder comprar productos.

La Fase 1 permitirá "la reapertura parcial de pequeñas empresas bajo estrictas medidas de seguridad, pero no grandes centros comerciales, donde podrían formarse grandes multitudes". Los restaurantes abrirán terrazas sin exceder el 30 por ciento de la capacidad normal, y también abrirán hoteles y apartamentos turísticos, excluyendo las áreas comunes. Las iglesias abrirán al 30 por ciento de la capacidad habitual. Los locales minoristas seleccionarán horarios dedicados a atender a personas mayores de 65 años, que están en riesgo especial del COVID-19.

En la Fase 2, los restaurantes podrán abrir en el interior, a un tercio de la capacidad normal y con servicio solo en las mesas. También se abrirán cines, teatros, auditorios y salas de exposiciones, limitados a un tercio de su capacidad. Las actuaciones culturales en interiores serán posibles pero limitadas a menos de 50 personas y menos de un tercio de la capacidad normal.

Las escuelas no volverán a abrir por completo hasta septiembre.

En la Fase 3, la movilidad general y el transporte serán más flexibles. En locales comerciales, la capacidad se limitará a 50 por ciento y se impondrá una distancia mínima de dos metros entre las personas. En los restaurantes, habrá más relajación, y las playas pueden estar abiertas.

Sánchez dijo que "para fines de junio, como país, estaremos en la nueva normalidad si la evolución de la epidemia está bajo control en todos los territorios".

La "Nueva Normalidad" no se basa en la ciencia, ni en las demandas masivas para levantar el encierro, sino en el impulso temerario de operar los negocios como de costumbre y extraer ganancias de los trabajadores en medio de una pandemia. Millones más de trabajadores, que se han refugiado en sus hogares debido al encierro, ahora se verán obligados a regresar al trabajo. Millones más se les dice, incorrectamente, que será seguro estar afuera.

Sánchez afirmó: “Si tenemos que elegir entre prudencia y riesgo, optamos por la prudencia. ... La ciencia todavía no sabe muchas cosas sobre este virus. Como tal, enfrentamos algo que no sabemos, y es por eso que debemos ser cautelosos".

Esta es una mentira política: la política del PSOE-Podemos no tiene nada que ver con la "prudencia" o ser "cauteloso". La verdad es que no hay necesidad de levantar el encierro cuando la pandemia no está ni cerca de control.

España ha sufrido la tercera cifra de muertes más alta del mundo después de Estados Unidos e Italia. Después de más de seis semanas de encierro, el Ministerio de Salud informó ayer 301 muertes más por COVID-19 y 1.308 nuevas infecciones. En total, Madrid ha identificado 210.773 infecciones a través de pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR), y 23.822 personas han muerto. Esto convierte a España en el segundo país con el mayor número de casos después de los EE. UU., que tiene aproximadamente un tercio del total mundial, según datos de la Universidad Johns Hopkins, con un millón de infecciones.

El Gobierno español incluso no protegió a los trabajadores de la salud al frente de la lucha contra COVID-19. El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC, siglas inglesa) informa que el 20 por ciento de los casos registrados de coronavirus en España son trabajadores de la salud.

Significativamente, el llamado "Comité Técnico de Desescalada" ha admitido que todavía no ha presentado indicadores para evaluar la "desescalada" de la enfermedad.

Ayer, Fernando Simón, un epidemiólogo que se desempeña como director del Centro de Coordinación de Alertas de Salud y Emergencias del Ministerio de Salud y el único científico en el Comité, dijo que la reducción de escala "no se basará en indicadores únicos y umbrales predeterminados". Depende de muchos factores."

Actuando como la máquina de propaganda de Sánchez, la prensa ha repetido sin crítica la tesis de la "nueva normalidad". Típico en los medios liberales son artículos como "¿Cuándo puedo ir a la casa de un amigo? ¿Y visitar a mis padres? Esto es lo que sabemos de la nueva vida social" (El País), o "Así será la desescalada en diferentes etapas para bares, restaurantes y playas" (Público) o "Ver a familiares o amigos, tomar una cerveza o ir a la playa: ¿cuándo puedes comenzar a hacer estas cosas en la reducción de la escalada? (Eldiario.org). El País también se preocupa por "cómo el bloqueo del coronavirus en España podría poner en peligro la vida fauna".

Las Comisiones de Trabajadores estalinistas (CCOO) y los sindicatos socialdemócratas de la Unión General del Trabajo (UGT), que hacen cumplir la política criminal de regreso al trabajo del PSOE-Podemos, apoyaron las últimas medidas de Sánchez. Imitando sus palabras, el secretario general de CCOO, Unai Sordo, dijo: "El regreso a la actividad debe gobernarse por la prudencia para evitar un rebote del COVID-19".

Una declaración de UGT dice que “una vez que la magnitud de la crisis de salud que enfrentamos disminuya, como parece en los últimos días, deberíamos proceder a devolver la actividad de aquellos procesos de producción que todavía están paralizados, para mitigar, lo más posible, el daño que esta pandemia está causando a nuestra economía".

Como de costumbre, Podemos fue el mayor animador de la política. El portavoz del parlamento de Podemos, Pablo Echenique, describió el plan como "prudente y sensato" y lo elogió por ir "en la dirección correcta".

Estas fuerzas no hablan por la clase trabajadora, que ponen en peligro de manera imprudente, sino por la aristocracia financiera. Ayer, la principal bolsa de valores de España se recuperó 3,21 por ciento y cruzó el umbral de 7.000 puntos por el que había caído a principios de este año.

En el otro lado están los trabajadores, que se oponen al levantamiento imprudente de las medidas de confinamiento. Una encuesta publicada por El País informó que el 59 por ciento de los encuestados pensó que el bloqueo debería mantenerse como está por el momento.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 30 de abril de 2020)