La economía de la eurozona se contrae a un ritmo récord

por Nick Beams
4 mayo 2020

Los datos publicados el jueves por Eurostat mostraron que la economía de la zona euro se contrajo un 3,8 por ciento en el primer trimestre en comparación con los últimos tres meses de 2019, una caída anualizada del 14,4 por ciento.

Esta es la mayor contracción registrada y supera con creces la caída anualizada en la economía de los Estados Unidos del 4,8 por ciento durante el mismo período. Las mayores caídas se produjeron en Francia, donde datos separados mostraron que el producto interno bruto (PIB) cayó un 5,8 por ciento en el trimestre de marzo en comparación con el anterior, y en España, donde el PIB se contrajo un 5,2 por ciento durante el mismo período.

La Oficina de Estadísticas Nacionales de Francia dijo que la caída de la economía francesa fue impulsada por una contracción "sin precedentes" en el gasto del consumo de los hogares del 6,1 por ciento y una caída del 11,8 por ciento en la inversión.

Se espera que el PIB de Alemania, la economía más grande de la eurozona, se contraiga en un 6,3 por ciento para el año, con datos que muestran que las ventas minoristas cayeron a la tasa más rápida en más de una década a pesar del aumento en las ventas en línea y el aumento de las compras de alimentos.

La agencia de empleo del país informa de que más de 10 millones de trabajadores han sido registrados para que el gobierno pague parte de sus salarios, y una cuarta parte de la fuerza laboral ha sido enviada a casa o está trabajando en horarios reducidos.

Las cifras del PIB de la zona euro para el segundo trimestre serán mucho peores porque los confinamientos en toda la región, como resultado de la pandemia de coronavirus, solo entraron en vigor desde las primeras semanas de marzo.

Jessica Hinds, economista europea de Capital Economics, dijo al Financial Times que la contracción en el primer trimestre "palidecerá en comparación con el colapso completo que seguramente se registrará en el segundo trimestre".

Reunido el jueves cuando se publicaron las nuevas cifras del PIB, el consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) tomó el mismo camino que la Fed en los Estados Unidos, comprometiéndose a inyectar más dinero en los mercados, aunque hubo algunas críticas desde círculos financieros que decían que no estaba cumpliendo con las medidas tomadas por su homólogo estadounidense.

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, dijo que la economía de la zona euro podría contraerse hasta un 12 por ciento este año y la forma de cualquier recuperación era muy insegura.

"La zona del euro se enfrenta a una contracción económica de una magnitud y velocidad sin precedentes en tiempos de paz", dijo.

El BCE no modificó su tasa de interés, pero indicó que otorgaría préstamos de cuatro años a los bancos a una tasa de interés del menos uno por ciento, pagándoles efectivamente por el dinero prestado.

Hubo algunas críticas de los círculos financieros de que el BCE no expandió su Programa de Compra de Emergencia Pandémica (PEPP) de 750 mil millones de euros, a través del cual compra deuda gubernamental y bonos corporativos, a más de 1 billón de euros.

Andrew Cunningham, economista de Capital Economics en Londres, señaló que los mercados financieros quieren más, y dijo que el fracaso del BCE para mejorar el PEPP "dejará a los inversores con dudas persistentes sobre su compromiso de asegurar préstamos del gobierno durante la crisis del coronavirus".

Hasta ahora, el BCE ha utilizado 100.000 millones de euros del programa desde que se introdujo a mediados de marzo, lo que indica que al ritmo actual se agotará en octubre. Pero la declaración del BCE decía que el consejo de gobierno estaba "totalmente preparado para aumentar el tamaño del PEPP y ajustar su composición tanto como sea necesario y durante el tiempo que sea necesario".

En sus comentarios a la prensa, Lagarde subrayó este compromiso. "Permítanos entender toda la potencia de fuego que el BCE tiene disponible, que es de más de €1 billón", dijo. El BCE usaría la "flexibilidad total para desplegar esta potencia de fuego" cuando considerara que hay un "riesgo particular" de un endurecimiento de las condiciones financieras.

Lagarde indicó que el programa podría extenderse más allá de fin de año y usarse para comprar los bonos corporativos de los llamados "ángeles caídos", es decir, las compañías cuya deuda se calificó previamente como grado de inversión pero había caído por debajo de ese nivel.

Ella dijo que las compras se llevarían a cabo de una "manera flexible" con el tiempo, y en todas las clases de activos y entre jurisdicciones.

Los comentarios de Lagarde estaban destinados a sofocar finalmente la tormenta de controversia que se desencadenó en la reunión anterior del BCE cuando dijo que no era tarea del banco central cerrar la diferencial de los rendimientos de los bonos del gobierno. Esto se vio como una falta de compromiso para apoyar la deuda del gobierno italiano, en la cual las tasas de interés tienden a aumentar más que las de Alemania y las economías del norte debido a las preocupaciones sobre la estabilidad del sistema financiero italiano y el nivel de deuda del gobierno.

Respondiendo a una pregunta sobre si ahora era política del BCE controlar los diferenciales de la deuda del gobierno, Lagarde dijo que "usaremos toda flexibilidad" para asegurarnos de que la política monetaria se "transmitió adecuadamente a todas las jurisdicciones, de este a oeste, de norte al sur, a todos los sectores de la economía".

La situación en Italia es una advertencia sobre lo que está por venir y su impacto en la clase trabajadora en toda Europa. A fines del año pasado, la deuda pública italiana representaba más del 130 por ciento del PIB y se espera que crezca aún más como resultado de la pandemia.

El martes, Fitch Ratings rebajó la calificación crediticia de Italia a solo un nivel por encima del status de basura. Advirtió que "la presión a la baja en la calificación podría reanudarse si el gobierno no implementa una estrategia fiscal y de crecimiento económico creíble que aumente la confianza de que la deuda del gobierno general/PIB se colocará en una trayectoria descendente con el tiempo".

Dada la contracción masiva de la economía italiana y la zona euro en su conjunto, la única forma en que se puede reducir esta relación es recortando el gasto del gobierno en servicios sociales vitales. Es decir, la clase trabajadora, no solo en Italia sino en toda Europa, deberá pagar el dinero proporcionado a las corporaciones y al sistema financiero.

Esto no es una cuestión de predicción, sino de registro histórico. Inmediatamente después de la crisis financiera de 2008, los gobiernos de las principales economías se comprometieron a paquetes de estímulo para "salvar" la economía. Pero para junio de 2010, una vez que pasó la crisis financiera inmediata, hubo un cambio decisivo y un giro hacia los programas de austeridad. Esto condujo a la reducción del gasto público, especialmente en los sistemas de atención médica, creando las condiciones desastrosas expuestas por la pandemia.

Hoy, con las medidas de rescate que van mucho más allá de las de 2008–2009, el capital financiero exigirá, como indica la declaración de Fitch, que estas medidas se implementen de manera aún más feroz y amplia.

El autor también recomienda:

Los mercados bursátiles aumentan mientras la Fed promete continuar los obsequios a empresas
[1 de mayo de 2020]

La pandemia del COVID-19 y el surgimiento del nacionalismo económico
[22 de abril de 2020]

(Publicado originalmente en inglés el 2 de mayo de 2020)