Un nuevo análisis predice que las muertes por coronavirus en Estados Unidos se triplicarán para fin de año

por Bryan Dyne
22 mayo 2020

Un artículo revisado por pares en la revista médica Health Affairs predice que la cantidad de muertes en los Estados Unidos causadas por COVID-19 aumentará al menos tres veces para fin de año, de 93,500 a un rango de 350,000 a 1.2 millones de muertos.

Actualmente, Estados Unidos tiene casi 1.6 millones de casos confirmados. Hay 4.9 millones de casos a nivel internacional y más de 324.000 muertes. Países como Brasil, Rusia, India, Perú y Chile están emergiendo como nuevos epicentros de la pandemia de coronavirus.

La investigación fue realizada por Anirban Basu, profesor de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Washington y su Stergachis Family Endowed Director of the CHOICE Institute. Fue parte de un amplio esfuerzo para estudiar las tasas de infección y mortalidad en los condados de EE. UU. para pacientes con síntomas. Una encuesta de datos recopilados hasta el 20 de abril en 116 condados en 33 estados produjo una tasa de mortalidad por infección entre 0.6 y 2.1 por ciento.

La tasa se centró en 1.3 por ciento, 13 veces más alta que la gripe estacional.

"La infección por COVID-19 es más mortal que la gripe, podemos poner fin a ese debate", dijo Basu en el comunicado de prensa del estudio. Continuó diciendo que el número estimado de muertes "es un número asombroso, que solo puede reducirse con sólidas medidas de salud pública". Estos incluyen pruebas masivas para el coronavirus, rastreo integral de contactos y aislamiento y cuidado seguro de las personas infectadas. Tal programa no existe en los Estados Unidos o en la gran mayoría de los países del mundo.

Además, como señala Basu, sus estimaciones actuales probablemente subestiman el número de muertes eventuales por el coronavirus, porque calculó de manera conservadora que solo el 20 por ciento de la población de los EE. UU. se infectará a finales de año. Esto supone que se mantienen medidas de distanciamiento físico, que ahora se están reduciendo al menos parcialmente en todos los estados del país.

Como tal, no está fuera del alcance de la posibilidad de que, en los próximos siete meses, del 60 al 70 por ciento de todos los estadounidenses se infecten. Este es el peor de los casos predicho por muchos epidemiólogos, incluido Michael Osterholm, director del Centro de Investigación y Prevención de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota. En este escenario, entre 1.2 millones y 4.8 millones de personas en los Estados Unidos morirán de COVID-19.

Este horrible escenario ya se está desarrollando. Varios estados que han comenzado a reabrir, incluidos Alabama, Arkansas, Maine, Minnesota, Carolina del Norte y Dakota del Norte, ya han visto aumentar su número de casos nuevos en más del 25 por ciento en las últimas dos semanas. Desde que Texas comenzó a reducir las restricciones en abril, ha visto un aumento del 55 por ciento en nuevos casos.

Y aunque Basu deja en claro que su modelo se actualizará a medida que haya nuevos datos disponibles, esto ya se está volviendo más difícil. En Florida Today se informó que la gerente del tablero de instrumentos COVID-19 de Florida, Rebekah Jones, había sido despedida. En los días posteriores a su lanzamiento, el tablero se ha bloqueado varias veces y los datos se han eliminado del sitio sin explicación.

En un anuncio público de su eliminación por parte del Departamento de Salud del estado, Jones advirtió que ya no tiene ningún control sobre los datos, incluido "los datos están restringiendo ahora". También dejó en claro que ella era la única que mantenía la base de datos, lo que probablemente explica los informes de fallas del sistema.

Ben Sawyer, profesor de la Universidad de Florida Central y director de su LabX, respondió advirtiendo que existe "la preocupación de que los científicos dentro del gobierno que pueden acceder a la información completa estén siendo censurados activamente". Su colega Jennifer Larson comentó en la misma línea, afirmando que "no aceptaríamos esta falta de transparencia para ningún otro desastre natural, entonces, ¿por qué estamos dispuestos a aceptarlo aquí?"

Según los informes, ambos profesores se comunicaron con el Departamento de Salud de Florida para recuperar su acceso anterior a los datos y fueron rechazados porque los datos son "provisionales" y tendrán que esperar hasta mayo de 2021 como muy pronto.

A pesar de esto, la oficina del gobernador de Florida, Ron DeSantis, emitió una declaración en la que decía: "El Panel de Control COVID-19 de Florida fue creado por el equipo del Sistema de Información Geográfica (SIG) en la División de Control de Enfermedades y Protección de la Salud del Departamento de Salud de Florida. Aunque Rebekah Jones ya no está involucrada, el equipo de SIG continúa administrando y actualizando el Tablero de instrumentos, proporcionando información precisa e importante que es de acceso público".

Esta no es la primera vez que surgen preguntas sobre la precisión del recuento de casos de coronavirus y el número de muertes en el estado. En las semanas previas a la reapertura del estado el 4 de mayo, hubo numerosos informes de que al menos el 10 por ciento de los que habían muerto por la pandemia no se contaban con precisión. Según el Miami Herald, se pidió a los funcionarios de salud en los condados de Miami-Dade y Palm Beach que restringieran el acceso a los informes de muertes relacionadas con COVID-19, incluso cuando estas áreas vieron un aumento en sus respectivos nuevos casos y muertes.

Esto se ha convertido en un problema a nivel nacional. El seguimiento de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) para las muertes en general en los EE. UU. se ha retrasado desde la semana que finaliza el 8 de febrero. Esto incluye tanto las muertes esperadas estacionalmente como el exceso de muertes como resultado de la pandemia. La agencia informa que "solo el 60 por ciento de los registros de defunción se presentan ... dentro de los 10 días de la fecha de fallecimiento, y la integridad varía según la jurisdicción".

Si bien parte de este retraso se puede atribuir al aumento de las muertes causadas por la pandemia, sin duda una gran parte se debe a la interferencia de la administración Trump. A principios de este mes, la coordinadora de Respuesta de la Fuerza de Tarea de Coronavirus de la Casa Blanca, Deborah Birx, dijo al director de los CDC Robert Redfield: "No hay nada de los CDC en que pueda confiar". También afirmó que la organización estaba inflando sus recuentos de muertes hasta en un 25 por ciento, incluso cuando Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas de la nación advirtió al Senado que "la cantidad de muertes es probablemente mayor".

El informe de los CDC también plantea preguntas sobre cuándo la pandemia comenzó a matar personas en los Estados Unidos. La primera muerte oficial en los Estados Unidos fue el 6 de febrero, pero una sola muerte probablemente no causaría que los examinadores médicos de todo el país retrasen la presentación de certificados de defunción. Si ha habido una verdadera acumulación de informes de muertes desde entonces, sugiere que la pandemia podría haberse extendido mucho antes de lo que se conoce actualmente.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 20 de mayo de 2020)