Trump lanza nuevas amenazas mientras los petroleros iraníes se acercan a Venezuela

por Bill Van Auken
23 mayo 2020

En una conferencia telefónica con partidarios hispanos derechistas en los Estados Unidos el miércoles, el presidente Donald Trump emitió nuevas amenazas contra Venezuela, presumiendo del asedio militar estadounidense que se ha montado contra el asediado país sudamericano.

Refiriéndose al presidente venezolano Nicolás Maduro, Trump declaró: “Lo hemos rodeado a un nivel que nadie conoce, pero ellos lo saben”. Añadió: “Algo va a pasar porque no podremos soportarlo”, sin especificar qué “algo” tenía en mente.

La amenaza llega sólo semanas después de las fallidas invasiones abortadas de Venezuela del 3 y 4 de mayo por parte de fuerzas mercenarias organizadas y dirigidas por extropas de fuerzas especiales estadounidenses, y en medio de una creciente tensión por el envío de productos combustibles de Irán para revivir una refinería venezolana paralizada y aliviar una severa escasez de gasolina.

Cinco buques cisterna iraníes están actualmente en ruta hacia Venezuela con un valor de 46 millones de dólares en gasolina y productos petrolíferos, incluyendo los diluyentes que necesita Venezuela para convertir su petróleo crudo en gasolina. Según se informa, Venezuela paga el combustible con oro, que es muy necesario para Irán.

Trump amenaza a Venezuela

Los cinco buques, el Clavel, el Fortune, el Petunia, el Forest y el Faxul, todos ellos de bandera iraní, partieron después de asumir su carga en la refinería Persian Gulf Star cerca del puerto iraní de Bandar Abbas. Desde allí navegaron alrededor de la Península Arábiga, a través del Canal de Suez hasta el Mediterráneo y pasando por Gibraltar hasta el Océano Atlántico. Se espera que lleguen a aguas venezolanas tan pronto como la próxima semana.

El envío de los petroleros de Irán a Venezuela, ambos objetivos de la paralizante "presión máxima" de los regímenes de sanciones de EE.UU. que equivalen a un estado de guerra, ha provocado indignación en Washington. En el centro de las sanciones unilaterales de EE.UU. impuestas a ambos países están las medidas destinadas a estrangular sus economías impidiendo su exportación de petróleo.

Washington no ha hecho más que intensificar las medidas económicas punitivas mientras ambos países, y el planeta entero, luchan contra los estragos de la pandemia del coronavirus. Los bloqueos económicos de EE.UU. han impedido que tanto Irán como Venezuela importen medicinas y suministros médicos que se necesitan desesperadamente para salvar vidas.

Irán se ha enfrentado a la tasa de mortalidad más alta de todo el Oriente Medio, con una cifra oficial de más de 7.000 muertes. Aunque Venezuela ha confirmado sólo 10 muertes por COVID-19, el número de infecciones confirmadas ha aumentado, impulsado en gran parte por el regreso al país de trabajadores que se habían ido a otros lugares de América Latina en busca de trabajo a medida que se profundizaba la crisis económica de Venezuela.

Un alto funcionario de la administración de Trump, hablando con condición de anonimato, dijo a Reuters la semana pasada que el envío de los barcos cargados de combustible de Irán a Venezuela “no sólo no es bienvenido por los Estados Unidos, sino que no es bienvenido por la región, y estamos buscando medidas que se puedan tomar”.

Aunque nadie en Washington ha especificado qué “medidas” se contemplan, el Ministerio de Relaciones Exteriores iraní emitió una rápida advertencia de que cualquier acción militar de EE.UU. contra sus buques daría lugar a “una respuesta rápida y decisiva”. Los funcionarios iraníes han advertido que si no se permite que sus buques cisterna transporten petróleo, entonces ningún país lo hará, lo que sugiere un posible cierre del estratégico Estrecho de Ormuz, a través del cual pasa aproximadamente el 30% de todo el crudo y otros productos petrolíferos comercializados por mar.

Irán también presentó una queja formal ante las Naciones Unidas, acusando a los EE.UU. de haber desplegado buques de guerra con el objetivo de bloquear su exportación de petróleo a Venezuela.

A principios del mes pasado, Trump utilizó una reunión informativa de la Casa Blanca que supuestamente había sido convocada para tratar la vertiginosa crisis de COVID-19 en los Estados Unidos para anunciar que el Pentágono estaba enviando una fuerza naval al Caribe con el supuesto propósito de detener el tráfico de narcóticos, en particular desde Venezuela.

Con el 90 por ciento del suministro mundial de cocaína proveniente de Colombia, país gobernado por el aliado de derecha más cercano a Washington, el presidente Iván Duque, y que pasa por el Pacífico y América Central, también gobernado por aliados de derecha de los EE.UU., la afirmación de que el despliegue naval era con el propósito de la interdicción de drogas era un pretexto transparente.

La fuerza de tarea, el mayor despliegue militar estadounidense en América Latina desde la invasión estadounidense de Panamá en 1989, está compuesta por destructores de la marina estadounidense y buques de combate del litoral, buques mal diseñados para atrapar a los contrabandistas de drogas.

El ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino, dijo ayer que las Fuerzas Armadas de su país enviarán barcos y aviones para escoltar a los cinco petroleros iraníes tan pronto como entren en la zona económica de Venezuela, que se extiende a 200 millas náuticas de las costas del país.

Mientras tanto, el títere estadounidense Juan Guaidó, que se autoproclamó “presidente interino” en enero del año pasado y fue reconocido inmediatamente por Washington y sus aliados, señaló su apoyo a cualquier ataque estadounidense a los buques iraníes que amenace con romper el bloqueo que está privando a Venezuela de recursos en medio de la pandemia de coronavirus.

“Estamos muy preocupados por la seguridad de los venezolanos, y de América Latina también, debido a este intento de presencia iraní en suelo venezolano”, dijo Guaidó. Acusó al gobierno de Maduro de utilizar "oro de sangre" para pagar la gasolina iraní.

Trump amenaza a Venezuela

La preocupación de Guaidó por la presencia extranjera en “suelo venezolano” no se extiende a los mercenarios estadounidenses que invaden el país. De hecho, firmó un contrato con el contratista militar y ex boina verde Jordan Goudreau y su Silvercorp USA, un trato negociado a través de la Casa Blanca, para pagar 213 millones de dólares por una operación diseñada para capturar o matar al presidente Maduro e instalar un régimen títere de EE.UU. en Caracas. El “dinero de sangre” que iba a pagar por este trato consistía en activos venezolanos robados por el gobierno de EE.UU.

El Wall Street Journal publicó un editorial el miércoles instando a la acción militar para detener los petroleros iraníes, advirtiendo del "riesgo para los intereses de EE.UU. de no hacer nada".

“El presidente Trump tiene la facultad legal de declarar una emergencia e interceptar los buques cisterna”, declaró el Journal. “Pueden ser devueltos o su carga incautada dependiendo de los argumentos legales que utilice la Administración. Pero en cualquier caso, los Estados Unidos tendrían que estar preparados para una respuesta del Irán, tal vez en el Golfo Pérsico o el Estrecho de Ormuz”.

Lo que se propone es la consumación del tipo de confrontación marítima que se evitó por poco durante la llamada Crisis de los Misiles de Cuba de octubre de 1962, cuando los Estados Unidos y la Unión Soviética estuvieron al borde de la guerra nuclear.

La defensa abierta por parte del principal portavoz del capital financiero de los Estados Unidos de la piratería estadounidense en alta mar —y el posible desencadenamiento de una nueva guerra mundial— es la confirmación más clara de que la pandemia de COVID-19 no ha hecho sino intensificar el impulso del imperialismo estadounidense para afirmar su hegemonía mundial mediante la agresión militar.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 22 de mayo de 2020)

 

El autor también recomienda:

“La bahía de Cochinos” de Trump en Venezuela
[8 mayo 2020]

Ante mayor enojo hacia la respuesta criminal a la crisis del COVID-19, Washington amenaza con guerras
[3 abril 2020]