La prensa financiera celebra la ofensiva sindical y patronal del gobierno australiano contra los trabajadores

por Oscar Grenfell
2 junio 2020

La prensa financiera ha acogido con satisfacción el anuncio del primer ministro Scott Morrison el martes de una ofensiva tripartita contra los empleos, salarios y condiciones de los trabajadores, que será llevada a cabo por los gobiernos estatales y el federal, las grandes empresas y los sindicatos.

En su intervención en el Club Nacional de Prensa, Morrison esbozó planes para el establecimiento de cinco "grupos de trabajo" dirigidos por el gobierno, en los que participarán figuras corporativas y funcionarios de los sindicatos. Se les encomendará la tarea de proporcionar recomendaciones para una nueva revisión proempresarial de las condiciones de trabajo y las relaciones industriales para finales de septiembre, con el pretexto de la perturbación económica causada por COVID-19.

Como señal de lo que está por venir, los comentaristas empresariales han invocado los acuerdos introducidos por el gobierno laborista de Bob Hawke en la década de 1980, que preveían la desregulación de la economía y la destrucción de cientos de miles de puestos de trabajo en la industria y la manufactura.

Al igual que en los años 80, los sindicatos desempeñarán un papel central en la supresión de la oposición de los trabajadores y en la imposición de los dictados de las grandes empresas.

Morrison agradeció al Consejo Australiano de Sindicatos (ACTU) y a su secretaria, Sally McManus, por el papel que han desempeñado desde que comenzó la pandemia del coronavirus. Esto ha incluido la reducción de los beneficios para millones de trabajadores de hostelería y administrativos y la eliminación de las restricciones de turnos. Insistió en que era necesario que las empresas y los sindicatos continuaran trabajando juntos y "bajaran las armas".

Cuando McManus se instaló como secretaria de ACTU en 2017, se presentó fraudulentamente como una "militante" que estaría dispuesta a violar leyes "injustas" para promover los intereses de los trabajadores. Un burócrata de toda la vida que ha supervisado innumerables tratos traicioneros, McManus adoptó esta postura en un intento de frenar la creciente hostilidad de los trabajadores hacia las sórdidas maquinaciones de los sindicatos. Fue retratada en los medios como una radical instigadora.

Ahora, sin embargo, McManus se ha convertido abiertamente en la querida de la prensa financiera.

Ayer, el periódico The Australian publicó un artículo de opinión de la secretaria de ACTU titulado "Asiento en la mesa una oportunidad de crear juntos una economía más fuerte". McManus declaró que el gobierno había "reconocido por fin lo que millones de trabajadores australianos ya saben: que los sindicatos son una parte vital de la sociedad civil". Los sindicatos, escribió, "quieren ser parte de la construcción de una economía mejor y más fuerte".

El editorial de The Australian de esta mañana comenzó: "La secretaria de ACTU Sally McManus tuvo razón al declarar en nuestras páginas el jueves que al contemplar el enorme desafío de reconstruir la economía de Australia, 'se ha hecho evidente que no se puede volver a los negocios como de costumbre'".

El periódico propiedad de Murdoch felicitó a McManus por haber "reconocido el mérito de las preocupaciones de los empleadores" sobre las cláusulas de la legislación federal que supuestamente imponen restricciones nominales a los recortes de empleos y salarios, junto con "ineficiencias y retrasos en el proceso de negociación".

McManus y ACTU han afirmado cínicamente que su participación en el gobierno tiene por objeto garantizar la creación de puestos de trabajo, después de haber supervisado el despido de más de un millón de trabajadores desde que comenzó la pandemia.

El editorial de The Australian expuso aún más esta postura fraudulenta, demostrando que los sindicatos ya han aceptado algunas de las demandas clave del Grupo Industrial Australiano y del Consejo Empresarial de Australia, cuyos llamamientos a una reestructuración de las relaciones laborales motivaron la creación de los grupos de trabajo por parte del gobierno.

En el editorial se indica que ACTU ha aceptado la abolición o el recorte de la "prueba general de la mejora" (BOOT) que debe cumplirse cuando se establezcan los acuerdos de empresa (EA). Oficialmente, exige que las condiciones de todos los trabajadores cubiertos por un EA sean "mejores" que antes. Con ello se pretende presentar el sistema de EA como "justo" y "equitativo". En la práctica, no ha hecho nada para impedir que haya innumerables EA impuestos por los sindicatos que han reducido los salarios, reducido las condiciones y facilitado la destrucción de puestos de trabajo.

Sin embargo, BOOT ha llegado a ser visto como una espina clavada por los principales empleadores y los sindicatos. En los dos últimos años ha servido de base para una serie de impugnaciones jurídicas de acuerdos de amortiguación entre los sindicatos y las principales empresas, especialmente en las industrias de la comida rápida y los supermercados. La abolición de BOOT tendría claramente por objeto eliminar cualquier impedimento, por desdentado que sea, a los ataques generalizados a los puestos de trabajo y las condiciones en las nuevas EAs.

Los lobbys de la industria también han insistido en que los EAs y los salarios y condiciones mínimos sean "racionalizados" y "simplificados", de manera que los empleadores individuales puedan imponer sus dictados con mayor rapidez. McManus se ha jactado anteriormente del papel de ACTU en la revisión de las condiciones de trabajo en el espacio de una semana en varias industrias desde marzo. Sólo ha insistido en que los empleadores continúen trabajando a través de marcos que involucren a los sindicatos, declarando el mes pasado que esto les permitiría "obtener todo lo que quieran".

En comentarios a los medios de comunicación, el ministro federal de Relaciones Industriales, Christian Porter, señaló que los trabajadores de la hostelería estarán entre los primeros en la línea de fuego, con un impulso para "simplificar" los contratos federales que rigen sus condiciones. Los grupos de empleadores han pedido que las medidas impuestas por los sindicatos desde que comenzó la pandemia, incluida la reducción de las tasas de penalización de las horas extraordinarias para los trabajadores de la hostelería, se instituyan de forma permanente.

McManus ha colaborado con Porter casi a diario durante toda la pandemia, lo que le ha llevado a describirla el mes pasado como su "mejor amiga para siempre".

Esta semana, la revista Australian Financial Review hizo un perfil de ambos, examinando "cómo se están llevando los nuevos BFFs". Un comentarista describió el artículo como "Cuando Christian conoció a Sally".

McManus reveló que fue invitada a reuniones informativas secretas del gobierno a principios de marzo, revelando la escala de los peligros del coronavirus mientras que los gobiernos, los sindicatos y los empleadores seguían resistiendo los llamados a introducir medidas de bloqueo.

En una de las primeras reuniones de este tipo, dijo a los reunidos "que el movimiento sindical está preparado para dejar de lado todas las hostilidades y trabajar junto con el gobierno y los empleadores". Ahora tenemos tres reuniones, normalmente, a la semana".

Porter afirma que se puso en contacto con el ex secretario de ACTU, el parlamentario laboral y "amañador" de relaciones laborales Greg Combet: "Le dije que creo que debo intentar hablar directamente con la gente del movimiento sindical. No hablo necesariamente su idioma. Y Greg sugirió que Sally era probablemente la primera con la que debía hablar".

Porter y McManus comenzaron a reunirse diariamente. El ministro del gobierno derechista dijo a AFR que "Sally es inteligente, racional, razonable". McManus a su vez elogió a Porter: "Lo que Christian realmente hace es interrogarlo. Hará preguntas. Sondeará y querrá entender el argumento".

Ambos declararon que la pandemia significaba el fin de la "política de siempre" y de los viejos "puntos de vista teóricos". "Hemos desarrollado suficiente relación para entendernos", dijo McManus.

Su papel está descrito en The Conversation: "McManus ha engrasado las ruedas durante la crisis. El gobierno espera que ahora pueda aprovechar la relación con ACTU para ayudar a Morrison en su intento de conseguir una reforma permanente de las relaciones laborales".

Lejos de ser una aberración producida por la pandemia, la estrecha relación entre McManus y Porter demuestra el verdadero papel de los sindicatos como una fuerza policial industrial corrupta de los gobiernos y las empresas.

McManus ha dejado claro que, tras haber impuesto ya ataques radicales a los trabajadores en los últimos tres meses, los sindicatos se preparan para llevar su ofensiva proempresa a niveles aún más altos. Las luchas emergentes de la clase obrera, en defensa de los empleos, los salarios, las condiciones y la seguridad, enfrentarán a estas organizaciones corporativas como sus enemigos.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 29 de mayo de 2020)