Jóvenes brasileños se unen a ola internacional de protestas contra la violencia policial

por Tomas Castanheira
5 junio 2020

En respuesta a las manifestaciones masivas en todo Estados Unidos y el mundo, miles de personas salieron a las calles en las capitales brasileñas para protestar contra la violencia policial, el racismo y el Gobierno del presidente fascistizante de Brasil, Jair Bolsonaro.

El domingo, cientos de personas participaron en una manifestación en el centro de Río de Janeiro denunciando las operaciones policiales mortales en las favelas, que dejaron 177 muertos solo en abril. La protesta tomó como símbolo a João Pedro Mattos, un joven negro de 14 años brutalmente asesinado por la policía en mayo. Aunque la protesta fue pacífica, la policía militar atacó a los manifestantes y les disparó con balas de goma y granadas de aturdimiento. La estación de televisión Globo filmó a un policía apuntando con un rifle a un manifestante indefenso que levantaba las manos en el aire.

El mismo día, tuvo lugar otra manifestación en São Paulo, convocada por fanáticos del fútbol organizado que se definen a sí mismos como "antifascistas" y "en defensa de la democracia". A la protesta asistieron más de mil personas e hizo referencia al asesinato de George Floyd. En un lugar cercano, había un pequeño grupo de partidarios fascistas de Bolsonaro, que se manifestaban cada fin de semana en apoyo de una intervención militar y el fin de las medidas de distanciamiento social contra el coronavirus.

Protesta juvenil en Curitiba contra el racismo y la violencia policial, el lunes 1 de junio. (Crédito: Twitter)

Los militantes de extrema derecha provocaron a los manifestantes mientras eran escoltados por la policía militar, quienes luego reprimieron la protesta con gas pimienta, balas de goma y una "lluvia de granadas de gases lacrimógenos y aturdimiento", según representantes de la Comisión de Derechos Humanos. de la OAB (Colegio de Abogados de Brasil). Seis personas fueron arrestadas.

El gobernador de derecha, João Doria, del Partido Socialdemócrata de Brasil (PSDB) acogió con beneplácito la brutal acción de la policía y dijo que se utilizó para "proteger" a los manifestantes, evitando un posible conflicto. Declaró que su gobierno prohibirá las manifestaciones en el mismo lugar y el mismo día y dijo que la policía controlará con mayor dureza a quienes asistan a futuras protestas, es decir, evitará que sucedan.

Después de las protestas en Río de Janeiro y São Paulo, más de mil jóvenes marcharon en Curitiba, capital de Paraná, el lunes por la noche. La policía atacó brutalmente a los manifestantes y arrestó a ocho personas. Los videos muestran a policías barriendo las calles de la ciudad, arrojando bombas y disparando balas de goma a los manifestantes. Los oficiales de policía también fueron grabados atacando a grupos de manifestantes con bastones, después de que ya se habían dispersado.

Además de las manifestaciones callejeras, los videos del asesinato de Floyd y las imágenes de protestas y violencia policial en los Estados Unidos se compartieron ampliamente en las redes sociales brasileñas. Cientos de miles sintieron una identificación inmediata con las condiciones sociales en los Estados Unidos y con la respuesta política contra la violencia policial que está creciendo internacionalmente.

Brasil es uno de los países más desiguales del mundo y sus contradicciones se están intensificando por la respuesta de la clase dominante a la pandemia de coronavirus. El país ya tiene más de 500,000 casos confirmados de COVID-19, una cifra superada solo por la de los Estados Unidos. Con una cifra de muertos que superó los 30,000, los gobiernos de todos los estados, impulsados por Bolsonaro y una campaña de los medios de comunicación, están promoviendo la reapertura homicida de todas las actividades económicas.

Además del peligro de muerte por el virus, los trabajadores brasileños están seriamente amenazados por la miseria y el hambre. El desempleo, que ya era asombroso antes del comienzo de la pandemia, ha crecido con la reducción de más de cinco millones de empleos en los últimos meses. Entre los que todavía están empleados, los recortes salariales y las suspensiones de contratos ya afectan a más de ocho millones.

La desesperación económica generalizada está siendo respondida por la burguesía brasileña con la intensificación de la violencia estatal contra los trabajadores, especialmente los sectores más empobrecidos. El estado de Río de Janeiro, después de registrar el año pasado un aumento del 92 por ciento en los asesinatos cometidos por la policía superó esta tasa durante la pandemia. En comparación con el mismo período del año pasado, abril y principios de mayo fueron testigos de un aumento del 28 por ciento en el número de redadas policiales en las favelas, y un aumento del 58 por ciento en las muertes provocadas por ellos.

El terror propagado deliberadamente por la policía en las favelas y las afueras de las ciudades brasileñas, muchas de ellas de mayoría negra, solo prepara el empleo generalizado de la violencia contra la clase trabajadora y su oposición social al capitalismo.

El fascista Bolsonaro —al igual que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump— está buscando una base política entre la policía y los militares para avanzar hacia un régimen abiertamente dictatorial. En febrero de este año, figuras políticas de la administración Bolsonaro encabezaron un ataque de la policía militar en Ceará y hablaron por etapas con los policías amotinados argumentando que "por primera vez tenemos un presidente que sabe lo que es ser un oficial de policía militar".

Un informe del sitio web Portal Democratize revela que una de las personas responsables de la represión de la manifestación del domingo en São Paulo es un coronel de la policía militar que trabaja para el Centro de Altos Estudios de Seguridad de la Policía Militar y es un militante fanático pro-Bolsonaro.

Bolsonaro refuerza su llamamiento al ejército cada fin de semana en las manifestaciones fascistas frente al palacio de gobierno en Brasilia, en las que hace apariciones cada vez más ostentosas. El domingo pasado, el presidente sobrevoló la manifestación en un helicóptero oficial y luego desfiló entre los manifestantes montados en un caballo de la policía.

Entre los organizadores de la manifestación en Brasilia se encuentra un grupo fascista promovido directamente por funcionarios del Gobierno, "300 de Brasil". El día anterior, habían organizado una marcha contra la Corte Suprema, llevando antorchas como en las manifestaciones fascistas del Ku Klux Klan estadounidense.

La defensa de Bolsonaro de un régimen estatal policial se basa abierta e insistentemente en el peligro de un levantamiento de la clase trabajadora contra el orden capitalista en Brasil. Ha justificado sus propuestas para intensificar el uso doméstico del ejército contra la población basado en el peligro de un levantamiento masivo de la clase trabajadora, como lo que ocurrió en Chile a fines de 2019, caracterizado por él como "actos terroristas".

Al comienzo de la pandemia, advirtió nuevamente que "lo que sucedió en Chile no será nada comparado con lo que pueda suceder en Brasil". Y más recientemente, en una reunión ministerial el 22 de abril, publicada por orden judicial, afirmó que las condiciones sociales actuales son un "terreno fértil" para los levantamientos que amenazan el orden político establecido.

Bolsonaro percibe el cambio de derecha de la clase dominante en todo el mundo, y especialmente en los Estados Unidos, como el principal punto de apoyo para su proyecto autoritario. El domingo, mientras los asesores de su palacio discutían la posibilidad de desplegar la Guardia Nacional para reprimir las manifestaciones iniciales en São Paulo, Bolsonaro retuiteó el mensaje de Donald Trump que amenazaba con declarar a "Antifa" una organización terrorista.

La creciente hostilidad, especialmente entre los jóvenes, hacia el avance del autoritarismo y la formación de grupos fascistas financiados por el Estado es un desarrollo político importante.

Sin embargo, el desarrollo de una verdadera lucha contra el fascismo y por los derechos democráticos solo es posible a través de un movimiento político masivo de la clase trabajadora que promueva un programa internacionalista y socialista.

No es posible dar un paso adelante bajo el liderazgo de la burguesía y los partidos de la pseudoizquierda, que están tratando de dominar este movimiento y cuya tarea es canalizar la oposición social detrás del Estado burgués. En alianza con los medios oficiales, buscan falsificar la naturaleza de las protestas que tienen lugar en los Estados Unidos y el mundo, clasificándolas como un movimiento racial.

Al ocultar la composición multirracial de las protestas, intentan ocultar sus propios intereses de clase pequeño burgueses, limitando sus objetivos a la búsqueda de reformas estatales. Al establecer que la esencia de la violencia policial es el "racismo estructural", un crimen del cual todos los blancos son culpables, estas fuerzas políticas reaccionarias quieren silenciar a la clase trabajadora y propugnar la idea de colocar a más negros en posiciones de poder en la jerarquía del Estado y las corporaciones es suficiente para resolver las contradicciones de la sociedad.

El Partido de los Trabajadores (PT), uno de los principales defensores de esta política de derecha, está promoviendo la candidatura a la alcaldía de Salvador, capital de Bahía, un comandante de la policía militar, alegando que el hecho de que sea negra y una mujer la hace un representante natural de los "intereses populares".

Lo que más temen estas fuerzas políticas, al igual que Bolsonaro y otros políticos burgueses, es el aumento de la militancia dentro de la clase trabajadora. Los trabajadores en centros de llamadas, plantas procesadoras de carne, hospitales y servicios de entrega han organizado huelgas independientes contra la explotación y las condiciones de trabajo inseguras promovidas por los capitalistas. Es a esta fuerza social revolucionaria a la que deben dirigirse los jóvenes que luchan hoy.

El autor también recomienda:

Los trotskistas brasileños hacen un llamado a la acción de la clase trabajadora contra la pandemia
[3 junio 2020]

Police massacre nine youth in repression of dance in Sao Paulo favela
[3 diciembre 2019]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 3 de junio de 2020)