La Administración Macron anuncia el nuevo gabinete francés

por Will Morrow
8 julio 2020

El primer ministro francés entrante, Jean Castex, anunció los 31 miembros de su gabinete ministerial anoche a las 19 horas, tres días después de que la administración del presidente Emmanuel Macron anunciara una reorganización del gabinete y la dimisión del primer ministro saliente, Édouard Philippe.

Desde el nombramiento de Castex el viernes, ya está claro que el nuevo gabinete será encargado de una escalada de las políticas antiobreras del anterior. Está supervisando la política de desconfinamiento de la administración de Macron y el fin de cualquier restricción en la actividad empresarial durante la pandemia de coronavirus. Económicamente, se encarga de completar los principales ataques a los programas sociales, incluyendo las pensiones, la educación, la asistencia al desempleo y la atención social, en condiciones en las que cientos de miles de millones de euros se han puesto a disposición para apoyar a las grandes empresas y los bancos durante la pandemia.

Antes del anuncio del gabinete, Castex hizo una muy publicitada visita a la sede de la policía en el suburbio obrero de La Courneuve, al noreste de París, el domingo. Castex dijo a la policía que había venido a visitarlos "para mostrar el apoyo del gobierno de la República. Sé que esperan acciones de nosotros. Vendrán. Esperan de nosotros reconocimiento y apoyo. Lo serán sin falta". Preguntó a la policía si había "áreas donde no se puede ir".

La declaración de apoyo general a la policía se produce tras una ola de protestas masivas a nivel internacional contra la violencia policial, incluidas las manifestaciones de varias decenas de miles de personas en París, desencadenadas por el asesinato de George Floyd en los Estados Unidos. Las protestas francesas han exigido además que se haga justicia por el asesinato del joven de 24 años Adama Traoré en 2016. La selección de Saint-Denis fue particularmente provocadora, ya que se encuentra entre las zonas más notorias de acoso policial a los jóvenes de clase trabajadora predominantemente pobres e inmigrantes en Francia.

La administración de Macron está enviando una clara señal de que mantendrá su brutal represión policial sobre las crecientes protestas sociales contra su programa de austeridad, y que la policía seguirá disfrutando de una virtual inmunidad.

Ayer, Castex anunció que el nuevo ministro del interior será Gérald Darmanin, de 37 años, miembro de los republicanos conservadores, en sustitución de Christophe Castaner. Castaner respaldó el año pasado las violentas medidas policiales contra las protestas de los "chalecos amarillos" y las huelgas del sector ferroviario y público, pero desencadenó la oposición de la policía durante las protestas de George Floyd al afirmar que el gobierno no toleraría casos claros de racismo por parte de los agentes de policía. Los sindicatos de la policía, que son bastiones de apoyo al grupo de extrema derecha National Rally, organizaron protestas contra Castaner, que se retractó de sus declaraciones a los pocos días.

Los otros grandes ministerios de defensa, educación, sanidad y finanzas siguen estando en manos de Florence Parly, Michel Blanquer, Olivier Véran y Bruno Le Maire. El Ministerio de Cultura estará dirigido por Roselyne Bachelot-Narquin, que fue ministra de Solidaridad y Cohesión Social bajo el Gobierno de derecha de Nicolas Sarkozy de 2007 a 2010.

Castex concedió una entrevista al Journal de Dimanche publicado durante el fin de semana para indicar la dirección del Gobierno. Afirmó que la epidemia había "demostrado la urgente necesidad de recuperar nuestra soberanía económica", añadiendo que sería necesario "ir más allá" de las reformas iniciadas ya bajo Macron. "No estamos en una ruptura política de lo que se ha hecho, pero debemos mostrar que sabemos enfrentarnos. Y eso obviamente requiere un desarrollo de nuestros métodos".

Señaló que los recortes de pensiones impuestos este invierno se intensificarían: "Decir que reexaminaremos un tema no significa dar marcha atrás. Significa mostrar cómo podemos adaptarnos a las nuevas circunstancias, que son dolorosas. Por ejemplo, la crisis ha empeorado drásticamente el déficit de nuestro sistema de pensiones. Deseo reanudar el diálogo con los interlocutores sociales [sindicatos], esto es indispensable. ... Como mínimo, debemos establecer una nueva agenda social".

Castex indicó que trabajaría estrechamente con los sindicatos para implementar este programa de austeridad, añadiendo: "Abro mi mano a los sindicatos y a las organizaciones patronales para que podamos avanzar juntos".

Debido a la pandemia, la administración de Macron había pospuesto temporalmente los recortes de las pensiones, lo que provocó huelgas masivas en el sector ferroviario y en el sector público en diciembre y enero. Los recortes incluyen el aumento de la edad de jubilación efectiva en dos años y la introducción de un sistema basado en puntos que permitirá una reducción continua de los niveles reales de las pensiones. Castex indicó que tiene la intención de proceder rápidamente a estos recortes, además de los recortes en la asistencia por desempleo y el programa de "dependencia" para los cuidadores.

El propio Castex tiene un largo historial. Entre 2005 y 2007, encabezó la reforma del sistema hospitalario del gobierno de Sarkozy, que incluía la introducción del modelo hospitalario de "precio por acción". Esto transformó el modelo de financiación de los hospitales públicos de modo que toda su financiación se basó en el número de operaciones realizadas, y cada operación tenía un precio fijo. Esta reforma tuvo un efecto devastador en el sistema de atención de la salud, al obligar a los hospitales públicos a enviar a los pacientes a sus hogares inmediatamente después de sus operaciones, e impulsar el cierre de los hospitales que se consideraban "de bajo rendimiento".

En una entrevista con la prensa regional el jueves, Macron declaró: "No podemos ser un país que quiera su independencia, su reconquista social, económica y medioambiental, y ser un país donde se trabaje menos durante toda la vida" que el resto de Europa.

Macron ya ha declarado que no habrá aumentos de impuestos a las empresas o a los ricos para pagar los más de 500.000 millones de euros en rescates a lo largo de la pandemia de coronavirus, cuatro quintas partes de los cuales se dieron en garantías de préstamos a las empresas. En otras palabras, los cientos de miles de millones entregados a la élite empresarial y financiera se pagarán a través de un asalto intensificado a las pensiones, los programas sociales, los empleos y los salarios de la clase obrera.

Esto es en condiciones de una crisis social de proporciones históricas que se desarrolla en Francia y a nivel internacional en medio de la pandemia. Ya se han anunciado despidos masivos de decenas de miles de trabajadores, incluyendo los de Airbus, Air France, Renault y Sanofi, que se prevé que resultarán en la destrucción de decenas o cientos de miles de puestos de trabajo adicionales. Diversas estimaciones muestran que es probable que cientos de miles de puestos de trabajo en el sector minorista sean eliminados permanentemente.

No hay ningún grupo de apoyo para este programa en la clase obrera. El diario de derecha Le Figaro advirtió de una explosión social de oposición en la clase obrera contra este programa.

"El impacto social de esta crisis hace que la espalda se enfríe", dijo. "El terreno está más maduro que nunca para una explosión social. ... La revuelta de los 'chalecos amarillos', en el invierno de 2018, y la reciente lucha contra las reformas de las pensiones —que el presidente pretende poner en marcha este verano— han dejado huellas imborrables en la opinión pública. ... Podemos temer lo peor si una mayor parte de la población se moviliza, empezando por los jóvenes que ya se han visto sacrificados, afectados por la crisis económica y social". Una chispa, escribió, podría "provocar una llama".

(Artículo publicado originalmente en inglés el 7 de julio de 2020)

 

El autor también recomienda:

Nombrando al nuevo primer ministro francés, Macron coordina la austeridad con los sindicatos
[7 julio 2020]