Agentes federales en Portland, Oregon, disparan y lesionan gravemente a un manifestante

por Hector Cordon y Julio Patron
20 julio 2020

Un manifestante contra la violencia policial en Portland, Oregon, fue disparado el sábado por la noche por un oficial del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) con lo que se ha descrito como una munición de impacto, dejándolo hospitalizado en estado crítico. El golpe en el lado izquierdo de su cara le causó fracturas de cráneo y requirió cirugía reconstructiva.

La víctima, Donavan LaBella, de 26 años, permanece hospitalizado donde, según su madre, los médicos siguen controlando su estado neurológico y drenando la sangre de su cerebro. LaBella también requirió una resonancia magnética por problemas de visión en el ojo izquierdo. Un testigo ocular entrevistado por KOIN-TV dijo que el tiroteo "causó una laceración bastante profunda, pero estaba sangrando por la nariz, la boca, los oídos — era bastante malo".

El asalto del DHS ocurrió un día después de que el presidente Trump, en una reunión informativa de los comandantes militares en Florida, le preguntó al Secretario en funciones del Departamento de Seguridad Nacional, Chad Wolf —en lo que obviamente fue un evento escenificado— sobre las protestas "fuera de control" en Portland. Trump habló aprobando que "Lo enviamos allí recientemente. Estaba fuera de control. Los locales no pudieron manejarlo. Y ustedes lo están manejando muy bien".

Un par de agentes sin identificación arrestan a un manifestante en Portland (Crédito de la imagen: Twitter/matcha_chai Captura de pantalla)

Wolf respondió que "El Departamento de Seguridad Nacional, junto con el [Departamento de Justicia], el FBI y otros están aumentando los recursos, y estamos empezando a hacer una diferencia allí".

Dos días después del tiroteo, Trump, sin mencionar al joven herido, declaró amenazadoramente que "Portland estaba totalmente fuera de control, y entraron, y supongo que tenemos mucha gente ahora mismo en la cárcel y lo sofocamos mucho, y si empieza de nuevo, lo sofocaremos de nuevo muy fácilmente. No es difícil de hacer, si sabes lo que estás haciendo."

Desde el asesinato de George Floyd a finales de mayo, Portland ha sido testigo de importantes manifestaciones y protestas diarias de carácter multirracial y multiétnico. Los manifestantes se han reunido frente al tribunal federal en el centro de Portland en lo que se ha convertido en un acontecimiento nocturno.

Es evidente que Portland ha sido utilizada por el gobierno de Trump como caso de prueba —con sólo una oposición simbólica de los demócratas estatales y locales— para el uso de las fuerzas policiales federales creadas durante la llamada Guerra contra el Terrorismo y la actual guerra contra los inmigrantes para reprimir las protestas populares contra la brutalidad policial en ciudades de todos los Estados Unidos.

En una reunión de la Casa Blanca con el Fiscal General William Barr el miércoles, Trump atacó a los que se han estado manifestando por el fin de los asesinatos policiales así como al Partido Demócrata, declarando que las ciudades dirigidas por los Demócratas se han convertido en "zonas de guerra". Añadió que "el grupo de izquierda que dirige nuestras ciudades no hace el trabajo que se supone que debe hacer". Trump dijo que tenía un anuncio "muy entusiasta" la semana que viene sobre "lo que planeamos hacer para ayudarlos [a los demócratas]".

Un comunicado de prensa del Servicio de Protección Federal enumeró cuatro agencias federales encargadas de Portland. "Oficiales del Servicio de Protección Federal del Departamento de Seguridad Nacional, del Servicio de Inmigración y control de Aduanas, de la Agencia de Aduanas y Protección de Fronteras de los Estados Unidos y del Servicio de Alguaciles del Departamento de Justicia continúan defendiendo la propiedad federal de los actos criminales de violencia y vandalismo".

La Radiotelevisión Pública de Oregón (OPB) informó sobre la presencia de una unidad táctica de élite de la Patrulla Fronteriza conocida como BORTAC, que ha tenido su base en la frontera entre los Estados Unidos y México, con entrenamiento militar especializado y experiencia obtenida durante las operaciones en el Afganistán y el Iraq. ¿Qué papel se proyecta que desempeñe una unidad de estilo militar, anteriormente en los campos de batalla de Oriente Medio, en un entorno doméstico contra jóvenes manifestantes? Sólo hay que mirar su papel en esos países —la supresión de la oposición popular al imperialismo estadounidense— para determinar su propósito.

La respuesta de la gobernadora Kate Brown y los dos senadores del estado, todos demócratas, condenando el uso de agentes del DHS, suena vacía ya que un tribunal federal, el 9 de junio, tuvo que ordenar que la Oficina de Policía de Portland (PPB), supervisada por el alcalde demócrata Ted Wheeler, "se restrinja el uso de gas lacrimógeno o su equivalente, salvo lo dispuesto por sus propias normas en general".

Jesse Merrithew, abogado de Don't Shoot Portland, un grupo de rendición de cuentas formado por Black Lives Matter, declaró: "Los tribunales federales han dejado claro que lo que estaba haciendo el PPB era ilegal y violaba la Constitución".

La orden del juez ha sido esquivada en múltiples ocasiones por el PPB, ya que declara repetidamente que una protesta se ha convertido en un motín, permitiendo el pleno uso de armas "menos letales" previamente prohibidas. Docenas de personas han sido heridas por el uso indiscriminado de gas lacrimógeno u otros tipos de gas por parte del PPB, así como por el impacto de las llamadas balas de goma y espuma "menos letales".

Diez días después de la orden judicial, el PPB atacó una protesta nocturna y utilizó municiones de impacto contra los participantes, lo que provocó una lesión en la cabeza que, según el PPB, "comenzó a sangrar profusamente" y la víctima siguió sufriendo mareos una semana después. El artículo continuaba señalando que "Dos meses de protestas y una orden judicial parecen haber hecho poco para cambiar la forma en que la policía dispersa las multitudes en la ciudad". Es decir, violentamente.

El autor también recomienda:

US Border Patrol deployed against anti-police violence protestors
[8 July 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 16 de julio de 2020)