EE.UU. exige un apoyo aún mayor de Australia en la confrontación con China

por Mike Head
27 julio 2020

En el período previo a las conversaciones ministeriales anuales entre Estados Unidos y Australia (AUSMIN) en Washington DC la próxima semana, la administración Trump insiste en que el gobierno australiano debe intensificar su papel, ya en primera línea, en la creciente ofensiva estadounidense contra China.

Las demandas incluyen una participación más agresiva en las provocaciones de EE.UU. en el estratégico Mar de la China Meridional, cerca de donde cinco buques de guerra australianos se unieron la semana pasada a un grupo de trabajo de portaaviones de EE.UU., y un buque de guerra japonés en un despliegue de fuerza cerca de los arrecifes ocupados por China.

La flotilla australiana luego navegó cerca de las Islas Spratly, reclamadas por los chinos, en su camino para unirse a los ejercicios militares "RIMPAC" dirigidos por los EE.UU. en Hawai.

A pesar de la intensificación del peligro de COVID-19 en los EE.UU., la ministra de Asuntos Exteriores australiana Marise Payne y la ministra de Defensa Linda Reynolds asistirán personalmente a la sesión de AUSMIN en Washington, junto con sus homólogos estadounidenses, el secretario de Estado Mike Pompeo y el Secretario de Defensa Mark Esper. Payne y Reynolds incluso tendrán que estar en cuarentena durante dos semanas a su regreso.

El jueves pasado, Pompeo pidió que todas las "naciones libres" se levanten como una sola contra la "tiranía" china, sin importar las consecuencias económicas. Pompeo no mencionó a Australia ni a ningún otro país por su nombre, pero dijo que algunos aliados de Estados Unidos tenían miedo de enfrentarse a China porque temían represalias económicas.

El mensaje de Pompeo fue reforzado por el embajador de EE.UU. en Australia, Arthur B. Culvahouse, quien dijo en una reunión del Centro de Estudios de los Estados Unidos (USSC) en Sydney esta semana: "La inversión de EE.UU. es fundamental para la futura prosperidad de Australia". Advirtió contra el intento de separar la "seguridad económica" de la "seguridad nacional", añadiendo: "No se trata sólo del dinero".

Buscando contrastar los lazos de Australia con China con los de EE.UU., Culvahouse afirmó que China era culpable de intimidación económica, pero "Australia nunca verá el día en que un embajador de EE.UU. amenace con retirarse del comercio e inversión en Australia". En realidad, sus observaciones constituían una amenaza apenas velada.

Culvahouse aclamó como "extraordinario" y "brillante" un informe encargado por la gran empresa Cámara de Comercio Americana en Australia, que concluía que los EE.UU. eran mucho más importantes para Australia económicamente que China, superando recientemente la inversión china en un 40 por ciento.

El informe decía que los EE.UU. se habían convertido en el mayor inversionista extranjero en Australia, con un total de 984.000 millones de dólares hasta 2019, más de un cuarto de toda la inversión extranjera. Las exportaciones australianas a los EE.UU. y los ingresos generados por las inversiones de EE.UU. en Australia contribuyeron con 131.000 millones de dólares al año, o el 7 por ciento del crecimiento económico anual de Australia.

En efecto, el informe destacó la vulnerabilidad del capitalismo australiano a la presión económica, así como militar, de los Estados Unidos. Señalaba que incluso antes del impacto de la pandemia COVID-19, la deuda pública y privada de Australia con el resto del mundo era de 1,1 billones de dólares. "Para recuperarse, Australia sabe que debe y tendrá acceso a los mercados de capital de los EE.UU.", que eran "los más profundos" del mundo.

En un mensaje de video al mismo evento del USSC, el primer ministro australiano Scott Morrison trató de asegurar a la administración de Trump la fiabilidad de su gobierno. Dijo que la relación entre los dos países "nunca ha sido más fuerte y nunca ha sido más importante".

Morrison dijo que Australia era "un socio de confianza de los Estados Unidos" pero "no se lo dejamos a los Estados Unidos. Hacemos nuestra parte de esfuerzo en esta asociación. Lideramos. Hacemos nuestro trabajo".

Asimismo, en la víspera de su partida para las conversaciones de AUSMIN, Payne y Reynolds publicaron un artículo en el Australian diciendo que las consultas "nunca habían sido más importantes". El par se hizo eco de la escalada de acusaciones provocadoras de la administración de Trump contra Beijing.

Sin aportar la más mínima prueba, acusaron a China de "conducta coercitiva" y "militarización" en el Mar de China Meridional, de realizar ciberataques, de poner en peligro la Internet, de difundir noticias falsas, de "socavar los derechos, las libertades y el futuro de millones de personas" en Hong Kong y de amenazar la soberanía de otros países.

Payne y Reynolds hicieron hincapié en el aumento del gasto militar del gobierno liberal-nacional. Dijeron que "nuestra inversión de 270.000 millones de dólares en capacidad de defensa durante el próximo decenio, incluso en capacidades más potentes y de mayor alcance nos permitiría hacer contribuciones aún más fuertes a la alianza y lograr mayores efectos combinados con las fuerzas estadounidenses para disuadir la agresión y responder con la fuerza militar".

El ejército australiano y las agencias de inteligencia ya están ayudando a alimentar la ofensiva propagandística de EE.UU. contra China. La semana pasada, apoyaron inmediatamente la apertura de una acusación de EE.UU. contra dos ex estudiantes de ingeniería chinos con cargos falsos de piratería informática, supuestamente con el fin de robar datos sobre la investigación de la vacuna COVID-19.

En el acta de acusación se afirmaba que durante el último decenio la pareja también había atacado a un contratista de defensa no identificado y a una empresa de energía solar en Australia "con fines de lucro", al tiempo que a veces ayudaban al Ministerio de Seguridad del Estado de China.

A pesar de la falta de pruebas que respalden las vagas acusaciones, la Dirección de Señales de Australia—la agencia asociada de la Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos—se unió al Departamento de Relaciones Exteriores y al Departamento del Interior para emitir una declaración en la que se acogían con satisfacción "las acciones destinadas a hacer que los agentes cibernéticos malintencionados rindan cuentas".

Esta es una alineación bipartidista. El ministro de la sombra adjunto de ciberseguridad del Partido Laborista de la oposición, Tim Watts, se lanzó a instar al gobierno a ir más lejos para proteger "nuestra infraestructura crítica y las empresas" de "las amenazas a la seguridad cibernética".

Bajo los gobiernos liberal-nacional y laboral, la clase dirigente australiana se ha comprometido cada vez más con la campaña de Washington para socavar a China e impedir que amenace el dominio estadounidense establecido por la victoria en la última guerra mundial. Esto no comenzó con la administración de Trump, aunque está aumentando peligrosamente el conflicto potencialmente catastrófico.

Las tropas australianas han sido enviadas para unirse a todas las grandes intervenciones militares de EE.UU. desde las guerras de Corea y Vietnam y continuando hasta las invasiones de Afganistán e Iraq. El último gobierno laborista firmó el "giro" militar de la administración Obama a Asia para enfrentar a China, y acordó estacionar a los marines de EE.UU. en la estratégica ciudad norteña de Darwin.

Desde que asumió el cargo en 2013, la Coalición Liberal-Nacional—con el apoyo del Partido Laborista—se ha puesto al frente de la campaña contra China, incluso mediante la imposición de leyes de "interferencia extranjera" que sientan un precedente y que pueden criminalizar los vínculos con China o la participación en actividades internacionales contra la guerra.

La Policía Federal Australiana y la Organización de Inteligencia de Seguridad Australiana, la fuerza de espionaje política interna, activaron recientemente estas leyes para allanar el hogar y la oficina parlamentaria de un diputado laborista del estado de Nueva Gales del Sur, Shaoquett Moselmane, en medio de titulares de los medios de comunicación que lo acusaban, sin ningún fundamento, de ser un "agente chino". En lo que fue una intimidante advertencia a toda la clase política, Moselmane, que protestó por su inocencia, fue obligado a suspenderse del parlamento.

El discurso de Pompeo y la convocatoria de Payne y Reynolds a Washington señalan una demanda de mucho más. Como potencia imperialista intermedia estratégicamente dependiente de los Estados Unidos, a la élite gobernante australiana no le queda otra opción que desempeñar un papel belicoso en la campaña bélica de los Estados Unidos, independientemente de las consecuencias que pueda tener su fuerte dependencia de las exportaciones a China.

El autor también recomienda:

El gobierno australiano busca poner al país en pie de guerra
[6 julio 2020]

EE.UU. amenaza con “desconectar” a Australia si se desvía del conflicto con China
[28 mayo 2020]

Ten years since the US-backed coup against Australian Labor PM
[24 June 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 25 de julio de 2020)