Español

La teoría de la conspiración del laboratorio de Wuhan es paralela a la mentira de la "lluvia amarilla" de Washington en la década de 1980

Desde la publicación el 23 de mayo en el Wall Street Journal de un artículo titulado "Intelligence on Sick Staff at Wuhan Lab Fuels Debate on Covid-19 Origin" (La información sobre el personal enfermo del laboratorio de Wuhan alimenta el debate sobre el origen del Covid-19), todos los medios de comunicación estadounidenses y el aparato político y de inteligencia han tratado de rehabilitar la afirmación de que la pandemia de COVID-19 provino de un laboratorio en Wuhan, China, incluso ellos mismos la calificaron de falsa hace sólo seis meses.

No hay ninguna base fáctica, y mucho menos científica, para las alegaciones del laboratorio. Lo mejor que toda la comunidad de inteligencia de Estados Unidos ha sido capaz de producir es una afirmación de que varios empleados del Instituto de Virología de Wuhan se enfermaron en noviembre de 2019 con síntomas que son "consistentes con ... enfermedades estacionales comunes".

El arquitecto de la conspiración de la "lluvia amarilla", el secretario de Estado Alexander Haig. Crédito: Wikipedia

La mentira también intenta desafiar la gran cantidad de pruebas presentadas por la Organización Mundial de la Salud en marzo, que declaró que un origen antropogénico del virus es "extremadamente improbable". Al promover estas falsedades, quienes han elaborado y participan ahora en esta campaña de propaganda están cometiendo un fraude posiblemente mayor que las afirmaciones infundadas de la administración Bush sobre las armas de destrucción masiva iraquíes hace casi dos décadas.

No es la primera vez que el gobierno estadounidense miente sobre una amenaza masiva a la salud pública para demonizar a un rival geopolítico y dirigir la ira social interna de las masas hacia el exterior. Para entender cómo el imperialismo estadounidense trabaja para crear pretextos para la guerra e intentar desviar la atención de su propia actividad criminal, es instructivo recordar el caso de la "lluvia amarilla" en la década de 1980.

La campaña de la "lluvia amarilla" comenzó en 1981, cuando el entonces secretario de Estado Alexander Haig pronunció un discurso ante la Asociación de Prensa de Berlín el 13 de septiembre, en el que alegó que la Unión Soviética estaba suministrando micotoxinas a Vietnam, Laos y Camboya para utilizarlas contra las insurgencias proestadounidenses y de emplear las mismas toxinas en Afganistán. Haig afirmó: "Ahora hemos encontrado pruebas físicas del sudeste asiático que han sido analizadas y que contienen niveles anormalmente altos de tres potentes micotoxinas, sustancias venenosas que no son autóctonas de la región y que son altamente tóxicas para el hombre y los animales".

Al igual que hoy, se hacían afirmaciones generales con un mínimo de pruebas y con enormes implicaciones. La administración Reagan insinuaba directamente que, al desarrollar una nueva dimensión en la guerra química y biológica mediante el uso de micotoxinas, la Unión Soviética estaba violando tanto el Protocolo de Ginebra de 1925 como la Convención sobre Armas Biológicas y Toxinas de 1972. El primero prohibió el uso de armas químicas y biológicas en la guerra, tras el despliegue de varios agentes químicos gaseosos en la Primera Guerra Mundial, y el segundo prohíbe el desarrollo, la producción, el almacenamiento y el transporte de armas biológicas y basadas en toxinas.

En otras palabras, si tales acusaciones fueran ciertas, la Unión Soviética habría sido responsable de crímenes de guerra en el Sudeste Asiático y Oriente Medio. Tales acciones podrían haber sido utilizadas como casus belli para justificar la guerra imperialista contra la URSS.

Los orígenes de la afirmación de Haig se remontan al final de la guerra de Vietnam y a la políticamente embarazosa retirada del imperialismo estadounidense de la región. Mientras las fuerzas estadounidenses se retiraban, la Agencia Central de Inteligencia estableció un ejército secreto de miembros de la tribu Hmong en las montañas de Laos, dirigido por un jefe local, el general Vang Po. Aunque Po se vio finalmente obligado a huir a Estados Unidos, el ejército que dirigía en nombre de la CIA permaneció y luchó contra los gobiernos laosiano y vietnamita, apoyados por los soviéticos. Los refugiados de esos conflictos describieron a varios funcionarios lo que parecían ser armas químicas "amarillas" lanzadas desde aviones que volaban a baja altura.

Las administraciones de Carter y Reagan aprovecharon estos informes para producir una hipótesis durante los años siguientes de que la Unión Soviética había desarrollado micotoxinas para su uso en la guerra. Una Estimación Especial de Inteligencia Nacional (informes ordenados por el Director de Inteligencia Nacional) emitida bajo Reagan afirmaba: "La única hipótesis que mejor se ajusta a todas las pruebas es que las toxinas tricotecenas fueron desarrolladas en la Unión Soviética, proporcionadas a los laosianos y vietnamitas directamente o mediante la transferencia de conocimientos técnicos, y convertidas en armas con la ayuda soviética en Laos, Vietnam y Kampuchea".

De hecho, se había desarrollado otra hipótesis que se ajustaba aún mejor a las pruebas. A partir de cuatro meses después de las declaraciones públicas iniciales de Haig, los científicos del Establecimiento Británico de Defensa Química y Biológica comenzaron a realizar su propio examen independiente de las muestras de "lluvia amarilla". Descubrieron que en lugar de armas químicas basadas en toxinas, éstas consistían principalmente en polen. Cuando los funcionarios estadounidenses empezaron a afirmar que el polen estaba siendo utilizado por la URSS como parte del mecanismo de entrega de la toxina, Matthew S. Meselson, profesor de bioquímica de la Universidad de Harvard, examinó más de cerca el origen del polen y se dio cuenta de que la fuente más probable eran las abejas.

Para investigar más a fondo, Meselson reunió a botánicos y expertos en polen de Harvard, Yale y el Instituto Smithsoniano para analizar el propio polen y el líquido que lo contenía. Utilizando un microscopio electrónico de barrido, la colega de Meselson, Joan W. Nowicke, descubrió que la "lluvia amarilla" de las muestras de hojas tenía propiedades casi idénticas, como la forma, el tamaño, el color, la textura y el contenido de polen, a los excrementos dejados por las abejas del sudeste asiático.

El hallazgo de los "excrementos de abeja" se confirmó aún más cuando Meselson viajó a la región y descubrió que las abejas locales participan de hecho en "vuelos de limpieza" colectivos que producen lluvias de gotas amarillas —heces de abeja— que pueden durar varios minutos en una hectárea o más. Y como vuelan lo suficientemente alto y rápido, las abejas son difíciles de ver, más aún cuando uno no está observando y esperando ese evento.

Además, Meselson descubrió que la información recopilada por Estados Unidos era, en el mejor de los casos, muy sospechosa, y que los testimonios recogidos de la población local eran muy incoherentes en los relatos de los "ataques" y los "síntomas" que presentaban. Además, no había pruebas de las elevadas concentraciones de toxinas necesarias para causar los síntomas anteriormente comunicados, ni se encontraron fragmentos de mecanismos de dispersión.

Al igual que el gobierno de Biden se atrincheró cuando las conclusiones de la OMS salieron a la luz en contra de la sugerencia de un coronavirus fabricado artificialmente, el gobierno de Reagan redobló la apuesta cuando Meselson publicó sus hallazgos, publicando una declaración en la que reafirmaba: "Nuestra conclusión de que se han utilizado armas químicas en el sudeste asiático se basa en pruebas recogidas varios años antes de 1984". Los informes de inteligencia también reconocieron que aunque "las pruebas sobre el papel soviético no constituyen una prueba en el sentido científico, la Comunidad de Inteligencia considera que el caso es totalmente convincente". Se podría sustituir "soviético" por "chino" y tener los argumentos que se esgrimen hoy.

Resulta significativo que la administración Reagan se enfrentara en ese momento a su propia crisis de salud pública entre los veteranos de Vietnam, causada por el uso del Agente Naranja por parte del ejército estadounidense. El herbicida y defoliante forestal había estado en uso desde que el presidente John F. Kennedy autorizó su uso en Laos y Vietnam en 1962, cuando se estima que se rociaron 20 millones de galones sobre las aldeas rurales en un intento de matar de hambre a las poblaciones de esos países durante la "Operación Mano de Rancho".

Sin embargo, los efectos secundarios en los seres humanos no salieron a la luz hasta que los soldados rociados con el peligroso producto químico volvieron a casa y empezaron a mostrar problemas de salud mental, así como numerosos casos de abortos de sus esposas o de hijos nacidos con defectos de nacimiento. Los veteranos empezaron a presentar reclamaciones por incapacidad relacionadas con el Agente Naranja en 1977, y se les denegaba sistemáticamente porque no podían "demostrar" la conexión entre la producción del arma, su uso en Vietnam y su estado actual años después. Esta insensibilidad provocó una inmensa indignación entre los antiguos soldados, la mayoría de ellos reclutados por el ejército.

Su malestar se cruzó con la evolución más amplia de la lucha de clases, incluida una oleada de huelgas y protestas de los trabajadores, bajo el impacto tanto de la rápida inflación de los precios como de la grave recesión de la industria provocada por la Reserva Federal, que elevó los tipos de interés a más del 20%. Haig pronunció su discurso inicial sobre la "lluvia amarilla" sólo un mes después del despido masivo de los controladores aéreos de la PATCO por parte de Reagan y sólo una semana después de la concentración masiva de casi un millón de trabajadores en el Día de la Solidaridad en Washington, la mayor manifestación jamás realizada por los trabajadores estadounidenses. El capitalismo estadounidense estaba en crisis y aprovechaba cualquier oportunidad para ocultar o justificar sus inmensos crímenes.

Sin embargo, una diferencia importante entre las campañas de propaganda de la lluvia amarilla y del laboratorio de Wuhan es el papel de los medios de comunicación impresos y audiovisuales estadounidenses. A finales de la década de 1980, a medida que la "lluvia amarilla" quedaba cada vez más expuesta como una auténtica mentira, el New York Times, por ejemplo, publicó varios artículos con titulares como "Todavía atrapados en la lluvia amarilla" y "Cae la lluvia amarilla", señalando que todo el asunto era un "fiasco" y que "la lluvia amarilla es estiércol de abeja".

Ahora, en medio de una pandemia que ha matado a más de 610.000 hombres, mujeres y niños sólo en Estados Unidos, de la que el gobierno estadounidense es el principal responsable, el Times, el Post y todos los demás medios se alinean con una mentira aún más increíble. Y es una que ellos mismos desacreditaron completamente el año pasado.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 2 de mayo de 2021)

Loading