Español

El fotógrafo Cristopher Rogel Blanquet, ganador del Premio Eugene Smith, habla de Minamata y de por qué debe ser lanzada

La siguiente entrevista es con Cristopher Rogel Blanquet, uno de los ganadores de la beca del Fondo W. Eugene Smith de este año. La beca permitirá a Rogel Blanquet, un joven fotógrafo mexicano, continuar con su proyecto Beautiful Poison sobre las consecuencias del uso ilimitado de agroquímicos en los trabajadores de la enorme industria de la floricultura en México. Su proyecto documenta la vida de cuatro familias de la región de Villa Guerrero que han sufrido la muerte de hijos, discapacidades genéticas y enfermedades crónicas relacionadas con estos productos químicos.

Este es el séptimo artículo de una serie sobre la polémica que rodea a Minamata, la nueva película de Andrew Levitas y protagonizada por Johnny Depp, además de nuestra reseña original.

Cristopher Rogel Blanquet

Minamata se centra en el envenenamiento industrial durante décadas de las comunidades pesqueras japonesas de Minamata por parte de la Corporación Chisso y en los esfuerzos del aclamado ensayista fotográfico Eugene Smith (Depp) y su esposa Aileen Mioko Smith para exponer este crimen ante una audiencia mundial a principios de los años 70.

El WSWS hizo una reseña de la película a finales de julio y la siguió con varias entrevistas. La primera de ellas fue con el fotógrafo Stephen Dupont, ganador de la Beca W. Eugene Smith para la Fotografía Humanista en 2007; la segunda con el fotógrafo documentalista australiano Jack Picone; y la tercera con Kevin Eugene Smith, abogado, antiguo productor de televisión y periodista, y gestor del patrimonio fotográfico de su padre, Eugene Smith. El cuarto artículo recoge los comentarios de los fotógrafos David Dare Parker y John Hulme, el quinto, una declaración de Jane Evelyn Atwood, la primera ganadora de la prestigiosa beca Smith Memorial, cuando se creó en 1980, y el sexto, una entrevista con Tim Page, fotógrafo veterano de la guerra de Vietnam.

Aileen Mioko Smith (Minami Bages) y Eugene Smith (Johnny Depp) con un paciente de la enfermedad de Minamata [Fuente: Metalwork Pictures]

Aunque Minamata se ha estrenado en muchos países del mundo, MGM, que compró los derechos para distribuir la película en Norteamérica, no la ha proyectado en Estados Unidos. La compañía, que está siendo adquirida por Amazon, se ha negado a dar ninguna indicación sobre cuándo se estrenará.

En julio, el director Levitas publicó una carta abierta en la que revelaba que el jefe de adquisiciones de MGM, Sam Wollman, le había dicho que la empresa estaba 'enterrando' Minamata por temor a que 'los problemas personales de Johnny Depp' pudieran repercutir negativamente en MGM. Las acciones arrogantes y censuradoras de la compañía constituyen un ataque indignante contra todos los que participaron en la producción de la película, incluida Aileen Mioko Smith, que fue coautora del libro en el que se basó, así como las víctimas y las familias de los envenenados por Chisso.

Cristopher Rogel Blanquet es uno de los cada vez más aclamados fotógrafos que se han manifestado en contra de la actual supresión de Minamata por parte de MGM. Rogel Blanquet se convirtió en fotoperiodista profesional hace siete años y ha trabajado en México, Francia, Estados Unidos, Perú, Turquía, Ucrania, Marruecos y Siria, tras haber sido inicialmente periodista del periódico mexicano El Universal .

Los foto-ensayos de Rogel Blanquet, intensos y con conciencia social, se centran en los trabajadores y en la difícil situación de los inmigrantes y los pobres. Sus imágenes han aparecido en numerosas publicaciones nacionales e internacionales, como el New York Times, El Mundo, Milenio y Vice, por nombrar sólo algunas. Su obra se ha expuesto en la Alianza Francesa, la Biblioteca José Vasconcelos y el Museo de Arte Moderno de Ciudad de México, la Galería Honeyguide de El Paso, Texas, y el Museo de la Memoria de Montevideo, Uruguay.

Muchas de las fotografías del proyecto Beautiful Poison son de Sebastián, un joven de 18 años con hidrocefalia, y de su padre, Don Tino. La madre de Sebastián, Doña Petra, murió de una enfermedad renal no tratada a principios de este año debido a la suspensión de todos los tratamientos, excepto el COVID-19, en los hospitales de la Ciudad de México.

Sebastián tiene 18 años aunque tiene el cuerpo de un niño pequeño. Como tiene hidrocefalia, no puede bañarse solo; su padre Tino es quien lo baña (Copyright: Cristopher Rogel Blanquet)

A continuación, presentamos una versión editada de nuestra conversación con Rogel Blanquet. Comenzamos preguntándole por sus primeras impresiones sobre Minamata y por lo que le pareció la película.

Cristóbal Rogel Blanquet: No sé hasta qué punto el guion describe fielmente la vida de Eugene Smith, pero en términos cinematográficos es muy interesante e importante que otras personas, no sólo los fotógrafos, la vean. Permite entender la mente, y el contexto, de una persona dedicada a lo que nosotros nos dedicamos: entender que en el periodismo lo importante no es el periodista sino la historia.

Minamata da voz a la persona que está detrás de las fotos, en este caso Eugene Smith, y al igual que los que se dedican al fotoperiodismo, somos humanos. Tenemos nuestros propios problemas —nuestros propios demonios— que creo que vienen por añadidura a las mismas historias que tocamos y en que nos tocan.

Somos testigos del estrés postraumático de Eugene Smith y de sus problemas con el alcohol. De nuevo, no sé hasta qué punto esto es cierto, pero ayuda a la gente que no está en el negocio de los medios de comunicación a entender algo sobre la vida de un fotógrafo. Esto es importante porque mucha gente piensa que los fotógrafos son rapaces; que somos buitres y estamos distantes, y no nos involucramos con la gente que fotografiamos, ni nos interesa su historia.

Doy clases en la Universidad Nacional Autónoma de México [UNAM] siempre les digo a mis alumnos que nosotros no podemos contar una historia si lo hacemos a la distancia emocional. Tenemos que estar cerca emocionalmente de la historia y tener empatía. Esto se demuestra en Minamata.

Si no hay empatía no podemos contar esa historia, pero hay un precio emocional que se paga por esta empatía. Siempre hay angustia después de cada historia que documentamos porque absorbemos la tristeza y el dolor. Hay descarga de adrenalina, hay furia, hay rabia, porque al final somos humanos.

WSWS: ¿Qué importancia tiene hoy Minamata?

CRB: Es una película importante que debería estar al alcance de todos. La forma en que Eugene Smith aborda la fuente es totalmente inspiradora y siento una verdadera conexión con su enfoque y las cosas que hizo.

Ya conocía el trabajo de Smith sobre Minamata y el proyecto [Beautiful Poison] por el que gané el premio de este año tiene una temática similar. Sentí un poco de presión tras ganar el premio y me preocupaba que mi trabajo fuera comparado con el suyo, pero fue un honor y muy interesante que abordara sin querer un tema emblemático en la carrera de Smith.

En alguna escena en la película muestra que Smith no puede hacer las fotos porque la familia no le ha dado permiso. No tiene autorización y debe ganarse su confianza. Smith sabe que si no le dejan documentar íntimamente su lucha y su dolor el trabajo será inútil. Al final, la gente confía en él y es cuando logra su mejor trabajo fotográfico. Me sentí muy identificado con todo esto porque no es fácil convencer a la gente de que te deje entrar en sus vidas. Tienen miedo, con razón, de que se utilice de una manera errónea su imagen.

WSWS: ¿Qué opina de la negativa de MGM, hasta el momento, a estrenar la película en los cines de Estados Unidos?

CRB: La vida personal de un actor es una cosa, la de Depp en este caso, pero la película es algo diferente. ¿Por qué hay que utilizar la vida personal de alguien para censurar Minamata ? La película y su mensaje sobre la contaminación no deberían ser castigados de esta manera. La importancia de que Smith exponga la contaminación en Minamata es algo actual y no sólo en Japón. Hay muchos otros ejemplos similares en todo el mundo.

Se trata de una visita obligada para los estudiantes de periodismo y aún más para los de fotografía. No trabajamos con muebles, trabajamos con personas y por eso es imprescindible que sintamos empatía. Como dijo una vez [el escritor polaco Ryszard] Kapuscinski: 'este oficio no es para los cínicos'.

Sebastián, en su silla de ruedas, espera a su padre junto a un punto de recogida de contenedores de fumigación vacíos. El lugar está a nivel de la calle, sin ninguna restricción pública ni valla sanitaria. (Copyright: Cristopher Rogel Blanquet)

Casi no hay cultura fotográfica aquí en México, fuera de los propios fotógrafos. Yo conozco a Eugene Smith, y todos mis colegas también, pero el resto de la población, incluidos los estudiantes, no saben nada de Smith o de [James] Nachtwey, [Sebastião] Salgado o [Manuel Álvarez] Bravo. Por eso siempre trato de darles a mis alumnos referencias de muchos autores porque en este contexto en México no hay conocimiento a menos que te dediques.

WSWS: ¿A qué censura o preocupaciones por parte de las editoriales te has enfrentado y has tenido que superar?

Hay censura, por supuesto, pues yo como tal nunca he sido censurado. Sin embargo, vivo en México, que es país más peligroso para ejercer el periodismo sin tener una guerra activa.

Es una actividad peligrosa aquí, pero por esta misma razón es una actividad que hay que realizar. Tenemos que asumirlo como parte de nuestra vocación y nuestra responsabilidad, y por eso, con las debidas precauciones, siempre intento hacer mi trabajo lo mejor posible.

Con el pretexto de una 'guerra contra las bandas de narcotraficantes', los gobiernos mexicanos han desatado una sangrienta guerra contra los defensores de los derechos humanos, los activistas de izquierda y la prensa, con al menos 86 activistas y 120 periodistas asesinados entre 2006 y 2021. Según el Comité para la Protección de los Periodistas, en lo que va de año han sido asesinados más periodistas en México que en cualquier otro país del mundo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 25 de noviembre de 2021)

Loading