Español

La OTAN planea una escalada bélica contra Rusia en toda Europa

Desde el fracaso el año pasado de la «contraofensiva» del ejército ucraniano contra Rusia, los países de la OTAN han intensificado implacablemente su guerra con Rusia en Ucrania, autorizando al régimen de Kiev a lanzar ataques con misiles contra Rusia y comprometiéndose a enviar sus propias tropas a Ucrania. Una entrevista con altos funcionarios de la OTAN publicada ayer en el diario británico Daily Telegraph, titulada “Los corredores terrestres de la OTAN podrían precipitar tropas estadounidenses a la línea del frente en caso de guerra europea”, pone de relieve que la OTAN planea escalar la guerra desde Ucrania a toda Europa.

Tropas de Polonia y otros países de la OTAN participan en maniobras militares durante el ejercicio Steadfast Defender 24 en Korzenievo, Polonia, 4 de marzo de 2024 [AP Photo/Czarek Sokolowski]

El examen del artículo del Telegraph acaba con los argumentos de que la escalada de la OTAN contra Rusia tiene como objetivo defender las fronteras de Ucrania o la democracia europea. La OTAN está preparando una guerra continental, enviando cientos de miles de tropas para operaciones a lo largo de toda la frontera occidental de Rusia, desde Finlandia hasta los Balcanes. Incluso si la aplicación de los planes de la OTAN no desencadenara inmediatamente una guerra nuclear, lo que constituye un peligro muy real, sumiría a Europa en una matanza masiva a una escala nunca vista desde la Segunda Guerra Mundial.

El teniente general Alexander Sollfrank, del Mando Logístico de la OTAN, declaró al Telegraph que la OTAN planea apoderarse de la infraestructura portuaria y de transporte terrestre de Europa para enviar a Rusia las tropas estadounidenses que lleguen a los puertos atlánticos europeos a través del continente. En estos corredores de transporte, que la OTAN espera que sufran ataques aéreos devastadores, se suspenderían las leyes locales.

El Telegraph publicó un diagrama de los “corredores de transporte” previstos en toda Europa. Los planes iniciales de la OTAN prevén que las tropas estadounidenses aterricen en Rotterdam o Hamburgo, en el noroeste de Europa. Sin embargo, también pueden llegar a los puertos occidentales italianos de Génova o La Spezia; a Atenas; al puerto noruego de Bergen; o a puertos turcos. Los militares de la OTAN se harían cargo de infraestructuras viarias y ferroviarias clave para enviar tropas estadounidenses a través de Europa hasta la frontera rusa. El Telegraph escribió:

La OTAN está desarrollando múltiples 'corredores terrestres' para enviar tropas y blindados estadounidenses al frente de batalla en caso de una gran guerra terrestre europea con Rusia. Los soldados estadounidenses desembarcarían en uno de los cinco puertos y serían canalizados a lo largo de rutas logísticas planificadas de antemano para hacer frente a un posible ataque de Moscú, según declararon funcionarios al Telegraph. ... Pero también se están haciendo arreglos entre bastidores para ampliar las rutas a otros puertos para asegurar que la línea terrestre de comunicaciones no pueda ser cortada por las fuerzas de Moscú.

“En estos corredores, los militares nacionales no estarán restringidos por la regulación local”, añadió el Telegraph, “y serán libres de transportar envíos sin las restricciones normales”.

Estos planes para el gobierno militar y la guerra son el resultado de la planificación de la guerra de Ucrania que se ha prolongado durante al menos un año, a espaldas del pueblo. El Telegraph señaló:

Las rutas logísticas se han convertido en una prioridad clave desde que los líderes de la OTAN acordaron preparar 300.000 soldados que se mantendrán en estado de alta disponibilidad para defender la alianza en una cumbre en Vilnius, Lituania, el año pasado.

Rusia tiene miles de misiles balísticos de alta precisión con cabezas nucleares o convencionales, y la OTAN espera que sus «corredores terrestres» sean objeto de ataques incesantes. “La OTAN sólo dispone del 5% de las defensas aéreas necesarias para cubrir su flanco oriental”, afirmaba el Telegraph. De hecho, Sollfrank declaró al Telegraph que la tarea de defender los principales puertos y centros de transporte de Europa es prácticamente imposible.

'En cuanto a la defensa aérea, siempre es escasa. No puedo imaginar una situación en la que se disponga de suficiente defensa aérea', afirmó.

Observando y evaluando la guerra rusa en Ucrania, hemos observado que Rusia ha atacado las bases logísticas de Ucrania. Eso debe llevar a la conclusión de que está claro que las grandes bases logísticas, tal como las conocemos de Afganistán e Irak, ya no son posibles, porque serán atacadas y destruidas muy pronto en una situación de conflicto.

Por lo tanto, la OTAN planea dispersar las tropas estadounidenses por otros puertos europeos no identificados, incluso antes de que se destruyan los puertos principales. Dada la probabilidad de que 'las fuerzas de la OTAN que entran por los Países Bajos sean alcanzadas por bombardeos rusos, o de que los puertos del norte de Europa sean destruidos', según el Telegraph, 'también se están haciendo arreglos entre bastidores para ampliar las rutas a otros puertos para asegurar que la línea terrestre de comunicaciones no pueda ser cortada por las fuerzas de Moscú'.

Estas líneas del Telegraph revelan el estado de ánimo de imprudencia criminal que se está extendiendo por todo el establishment político y mediático de los países de la OTAN. El bombardeo de Rotterdam por los nazis y el de Hamburgo por la aviación británica fueron horribles crímenes de guerra imperialistas de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, el Telegraph menciona casualmente la destrucción de estos puertos, sin preguntarse el coste en vidas, el impacto catastrófico que esto tendría en la economía de Europa o, sobre todo, qué se podría hacer para evitar una escalada hacia tal resultado.

Pero en respuesta a la rápida caída de su posición económica mundial, así como a la explosiva ira social en casa, las potencias imperialistas de la OTAN siguen adelante. Están decididas a infligir una 'derrota estratégica' a Rusia, forzar un cambio de régimen en Moscú y saquear las vastas reservas rusas de petróleo, gas y otros recursos naturales. Su apoyo al genocidio de Israel en Gaza, al igual que su insensible indiferencia ante millones de muertes evitables de sus propios ciudadanos durante la pandemia de COVID-19, es una advertencia de que no se dejarán disuadir por el peligro de una pérdida catastrófica de vidas.

De hecho, la propia OTAN confirmó que se está preparando para actuar según los planes esbozados en el Telegraph, mientras informaba sobre su masivo juego de guerra “Steadfast Defender”, recientemente concluido. Un comunicado de prensa del 31 de mayo del cuartel general de la OTAN en Mons, Bélgica, afirmaba:

Steadfast Defender ha sido la primera serie de ejercicios a gran escala de la OTAN en la que se han puesto en práctica los nuevos planes de defensa regional adoptados en la Cumbre de Vilna. Participaron en el ejercicio más de 90.000 efectivos, más de 50 buques, más de 80 aviones que realizaron cientos de salidas y más de 1.100 vehículos de combate de los 32 Aliados de la OTAN. ...

La primera parte consistió en un ejercicio marítimo en el que varios cuarteles generales ensayaron el despliegue estratégico de fuerzas desde Norteamérica hasta Europa continental. La segunda parte consistió en una demostración multidominio de las capacidades militares de la OTAN, nacionales y multinacionales en toda Europa continental.

Otro indicio de que tanto la OTAN como el Kremlin esperan que se lleven a cabo los planes de Vilna es el reciente aumento de la actividad de los submarinos rusos en el Atlántico. Si se transportaran tropas norteamericanas a través del Atlántico para la guerra contra Rusia, los submarinos de ataque rusos podrían encargarse de lanzar ataques con misiles guiados de largo alcance para destruir los transportes de tropas norteamericanas antes de que lleguen a Europa.

En abril, el General Christopher Cavoli, Comandante Supremo Aliado de la OTAN para Europa, declaró ante el Congreso de Estados Unidos acerca de la actividad de los submarinos rusos: “Sus patrullas en el Atlántico y por todo el Atlántico están a un alto nivel la mayor parte del tiempo, a un nivel más alto del que hemos visto en años”.

Desde entonces, ha habido numerosos informes de que una docena de submarinos de ataque rusos patrullan el Atlántico.

El principal peligro hoy es que amplias masas de trabajadores y jóvenes no son plenamente conscientes de la gravedad del peligro, y de la urgente necesidad de construir un movimiento internacional contra la guerra en la clase obrera. El CICI explicó en su reciente declaración: “¡Detengan la escalada de EE.UU.-OTAN hacia la guerra nuclear! Unir a la clase obrera internacional contra la guerra imperialista y el genocidio!':

28. Sólo hay una manera de evitar la espiral hacia el desastre, y es mediante la intervención de la clase obrera para forzar el fin de esta guerra. Esta exigencia debe combinarse con una lucha para poner fin a la arremetida genocida de Israel contra Gaza. ...

29. La clase obrera debe utilizar su poder para detener esta guerra, que se precipita hacia el desastre. La movilización de este poder requiere superar la brecha entre la fase avanzada de la crisis política mundial y el nivel actual de conciencia política de las masas. La solución de este problema histórico requiere el desarrollo de una dirección marxista-trotskista y la renovación revolucionaria del movimiento obrero internacional sobre la base de políticas socialistas.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 4 de mayo de 2024)

Loading