La restauración capitalista en Rusia: un balance histórico

Parte II: ¿Qué pasó con la huelga de mineros?

por Clara Weiss
10 mayo 2018

Primera parte | Segunda parte | Tercera parte | Cuarta parte

Este es el segundo artículo en una serie de cuatro partes. La primera parte fue publicada el 2 de mayo.

El papel de los pablistas

Ni la AFL-CIO ni la burocracia estalinista podrían haber desempeñado el papel que lo hicieron si no hubiera sido por el apoyo entusiasta y consciente proporcionado por los revisionistas pablistas. Esta tendencia había surgido dentro de la Cuarta Internacional después del final de la Segunda Guerra Mundial, y abogaba por la liquidación del movimiento trotskista en las burocracias existentes que dominaban el movimiento obrero.

Con respecto a la Unión Soviética, los pablistas argumentaron que, en lugar de preparar a la clase obrera para una revolución política para derrocar a la burocracia, la Cuarta Internacional tuvo que trabajar para "presionar" secciones presumiblemente "reformistas" de la burocracia estalinista para "reformar" socialismo en la URSS. En esencia, eran enemigos contrarrevolucionarios del programa trotskista, opuestos al derrocamiento de la burocracia en la URSS y de la burguesía en los EE. UU. y Europa occidental.

Desde el principio, los trotskistas ortodoxos describieron y combatieron a los pablistas, que destruyeron secciones enteras de la Cuarta Internacional, como agentes pequeño-burgueses del imperialismo dentro del movimiento revolucionario. Esta descripción nació de su función como sirvientes del imperialismo y de la burocracia estalinista en la destrucción de la Unión Soviética.

Bajo el pretexto de "presionar" a la facción "reformista" de la burocracia, los pablistas de Occidente y sus agentes en la Unión Soviética apoyaron la "perestroika" de Gorbachov primero y luego la facción Yeltsin de la burocracia y su "terapia de choque".

Esta era la línea oficial del Secretariado Internacional pablista, que avanzó postulados contrarrevolucionarios mientras se presentaba como "trotskista". En la RDA (República Democrática Alemana), el jefe del Secretariado Internacional, Ernest Mandel, apoyó completamente a la burocracia estalinista, que se dirigía hacia la restauración capitalista total. Mandel llegó incluso a denunciar la lucha emprendida por la sección alemana del CICI, luego llamó al Bund Sozialistischer Arbeiter (BSA), para orientar a los trabajadores de la RDA hacia una revolución política contra la burocracia como una intervención ilegítima de "provocadores externos".

Los pablistas también intervinieron directamente a favor del proceso de restauración capitalista en la URSS. En la Unión Soviética, establecieron vínculos con el llamado "movimiento informal". Los "informales" que se extendieron por las ciudades soviéticas durante la "perestroika" incluían representantes de varias tendencias pequeño-burguesas de izquierda (sobre todo los "socialistas de izquierda", anarquistas y activistas medioambientales), liberales y nacionalistas y monárquicos de extrema derecha.

El autor anarquista Alexander Shubin, que participó activamente en el movimiento "informal", indicó en su libro al respecto que varios "trotskistas", es decir, pablistas, desempeñaron un papel central en el establecimiento de contactos entre estos "socialistas de izquierda" como Kagarlitsky, Grigory. Pel'man y disidentes liberales como Gleb Pavlovsky (que más tarde se convirtió en asesor de Putin y ahora trabaja para el think tank imperialista estadounidense Carnegie Foundation), personas que a menudo ya conocían desde hace años.

Estuvieron involucrados en el establecimiento del Club de Iniciativas Sociales (CSI), que se formó en 1986, y funcionó esencialmente como un laboratorio de ideas para la restauración capitalista. El CSI surgió de un grupo de "informales" que se reunieron en el apartamento del influyente disidente Mikhail Gefter, donde tuvieron conversaciones con Andrei Sakharov, Len Karpinsky y Yuri Afanasiev, que fue asesor de Alexander Yakovlev, miembro del Politburó que presionó por las "reformas" más radicales para reintroducir el capitalismo. Secciones de este círculo alineadas con un círculo encabezado por Boris Kagarlitsky, que incluía a Mikhail Maliutin, un candidato para el Comité Central del PCUS. Juntos, formaron el CSI, una organización que modelaron conscientemente después del Comité de Defensa de los Trabajadores Polacos (Komitet Obrony Robotników, KOR).

Formado por intelectuales radicales de izquierda en medio de un recrudecimiento de las luchas de la clase trabajadora en la década de 1970, el KOR jugó un papel central en la desorientación política del movimiento obrero de masas de la Unión de Solidaridad en la década de 1980, canalizándolo, con el apoyo total de los pablistas, en una dirección pro-capitalista. Precisamente esta función del KOR era lo que las "izquierdas" de la perestroika buscaban emular, en una forma tal vez más abierta y más transparente.

El CSI organizó "discusiones públicas" con la socióloga Tatiana Zaslavskaya, quien había coescrito el programa de "reforma" para Gorbachov. El CSI también colaboró estrechamente con el club "Perestroika", donde se reunieron muchos de los principales economistas de "terapia de shock" de principios de la década de 1990 (Yegor Gaidar, Anatoly Chubais y otros). Apoyó al movimiento cooperativo, las primeras empresas privadas permitidas bajo Gorbachov, y organizó sus primeros eventos con los sociólogos Zaslavskaya y L. Gordon sobre las cooperativas y el futuro de la URSS en 1987. Muchos "informales" se convirtieron en empresarios; el CSI mismo comenzó a recibir financiamiento de una cooperativa que era co-dirigida por Grigory Pel'man. Después de eso, el Club continuó colaborando estrechamente con la Asociación Soviética de Sociólogos. Pel'man, que había estudiado con Zaslavskaya, recordó en una entrevista:

"Nos comportamos muy poco ceremonioso, utilizando nuestro contacto con la Asociación Soviética de Sociólogos; a menudo fuimos a varios Raikoms [comités regionales] del Komsomol y al partido y dijimos: 'Estamos a favor de la perestroika, estamos a favor del glasnost, queremos trabajar, darnos un lugar para quedarse'". [8]

Se les concedieron las mejores ubicaciones en Leningrado y Moscú para sus eventos públicos y mesas redondas.

Boris Kagarlitsky

Estas "izquierdas" habían comenzado a orientarse hacia Yeltsin ya en 1987. Hacia fines de 1987, distribuyeron material que "propagaba" medidas de "reforma", "probando", en palabras de Alexander Shubin, "que los 'informales' podrían formular mejor las posiciones de Yeltsin que él mismo. Por lo tanto, los radicales comenzaron a aspirar al papel de 'think tanks' de la nomenklatura orientada a la oposición”. [9]

En una entrevista con Rick Simon del 4 de abril de 1989, Kagarlitsky describió a Yeltsin como "una especie de héroe popular real". Dijo que sus diferencias con Yeltsin no habían terminado con "su programa o consignas sino con la forma en que se interpretarían esos lemas, y aunque hay un verdadero movimiento Yeltsin creciendo y a veces organizándose, este movimiento carece de un desarrollo político y económico detallado y un bien desarrollado programa y también carece de organización política real —con sus estructuras, bases y expertos— en comparación con un movimiento político real. En ese sentido, el movimiento de Yeltsin es a veces muy débil y es por eso que a veces depende mucho del apoyo del Frente Popular de Moscú, que tiene menos gente pero es una máquina política que funciona permanentemente”.

En su Dialéctica del cambio, publicada por la editorial líder pablista Verso en 1990, Kagarlitsky abiertamente llamó a la destrucción final del estado obrero, insistiendo en que "las reformas radicales [deben] afectar no solo la esfera de la distribución sino también la esfera de producción, gestión y propiedad. Deben estar dirigidos a asegurar un cambio irreversible en la estructura social". [10]

El estímulo del NPG ((Unión de Mineros Independientes) en las regiones de los mineros era parte de esa línea. Mientras que los pablistas apoyaban a estas organizaciones supuestamente "independientes", el CICI advirtió correctamente que: "Sirven como agencias de capital internacional, que, en el análisis final, es la función de la burocracia estalinista en sí misma ... Tales 'sindicatos' son necesarios para socavar la resistencia de la clase trabajadora [contra la restauración capitalista] desde adentro. Por lo tanto, la burguesía los apoya financieramente y organizacionalmente por sus buenas habilidades". [11]

El argumento utilizado por los pablistas y los "informales" para apoyar el llamado a la independencia de las minas fue el de la "autogestión" económica. Si bien fue presentado por ellos como una demanda de izquierda, y que correspondía a los sentimientos antiburocráticos dentro de la clase trabajadora, en la medida en que estaba completamente divorciado de una revolución política por parte de la clase trabajadora y los principios de una economía planificada, la demanda debía explotarse en interés de la burocracia, ya que impulsaba la reintroducción de las relaciones de propiedad privada. Como explicó el CI en 1989 con respecto a la demanda en Polonia, donde también había sido avanzada por los pablistas:

"Restringir la autogestión al recinto fabril individual socava los cimientos del estado obrero y, con su ataque a la economía planificada y al monopolio del comercio exterior, abre las puertas a los intereses de ganancias del capitalismo. Lejos de ayudar a la emancipación de la clase obrera de la regimentación burocrática, esta ruta podría, contrariamente a las intenciones de sus defensores, ser tomada por la propia burocracia para resolver la crisis económica a expensas de los trabajadores y asegurar su posición privilegiada y sistema de reglas”. [12]

Esto es precisamente lo que sucedió, tanto en Polonia como en la URSS.

Tras la huelga de los mineros, el impulso hacia la restauración total a un ritmo más rápido que el propuesto por Gorbachov, que vacilaba principalmente por temor a una explosión social, ganó un nuevo impulso entre las capas de la intelligentsia y el "reforma radical” de la izquierda de la burocracia". Apoyaron los llamados Frentes Populares, que surgieron en 1987-1988 en toda la Unión Soviética y esencialmente movilizaron apoyo para los respectivos candidatos locales a la reforma radical nacional y nacional y los movimientos nacionalistas.

Así, el Frente Popular en Leningrado apoyó a Anatoly Sobchak, quien más tarde se convirtió en el mentor de Vladimir Putin y Dmitri Medvedev; en Moscú apoyó a Yeltsin y en los países bálticos al movimiento nacionalista y procapitalista respectivo. Estaban marcados por una colaboración cada vez más sistematizada entre la "izquierda", los liberales y la extrema derecha, y significaba un nuevo giro hacia la derecha entre amplias capas de la intelectualidad, que consideraban que el curso de las reformas de Gorbachov era demasiado lento y amenazaba con la agitación por parte de la clase trabajadora, como la huelga de los mineros del carbón. Los Frentes Populares formaron los núcleos para las nuevas élites gobernantes en las respectivas ciudades, muchas de las cuales han permanecido en el poder desde principios de la década de 1990.

Gleb Pavlovsky

Habiendo allanado el camino para la terapia de choque durante la perestroika, la "izquierda" fue llevada al gobierno en 1990-1993 para administrar sus primeras etapas. El Gobierno de Moscú estuvo hasta 1993 dominado por "socialdemócratas" de marca propia como Pavel Kudyukin o Boris Kagarlitsky y dependió en gran medida de los sindicatos "independientes", que continuaron desorientando las luchas de los trabajadores y canalizándolos para apoyar a Yeltsin. El punto culminante de la influencia sindical "independiente" se alcanzó a raíz del fallido golpe de estado de agosto contra Yeltsin cuando ayudaron a movilizar apoyo para sus "reformas radicales". Durante 1993, los "socialdemócratas" perdieron la mayor parte de sus carteras. En este punto, ya estaban completamente desacreditados en la clase trabajadora. En 1994, se introdujo el capitalismo, se destruyó la mayor parte de la economía y el estado del bienestar soviéticos, y el nuevo orden burgués fue "legalmente" legitimado por la Constitución rusa.

Los sindicatos y la restauración capitalista

En 1991, la Comisión Tripartita se estableció por sugerencia directa de la AFL-CIO y se basó en las relaciones laborales existentes en los Estados Unidos: los acuerdos laborales debían ser elaborados conjuntamente por los representantes sindicales, la administración y el gobierno local. Era un mecanismo para no proporcionar a la clase trabajadora ninguna representación política, sino, por el contrario, implementar la restauración y reprimir cualquier lucha de la clase trabajadora contra ella de manera coordinada. En los primeros años de la Comisión, la Federación de Sindicatos Independientes (FNPR), que surgió directamente de los sindicatos soviéticos oficiales, dominó con nueve escaños, mientras que los sindicatos "independientes" Sotsprof y NPG tenían tres y un escaños, respectivamente.

Aunque normalmente se alineaban detrás de diferentes facciones rivales de la oligarquía emergente, ambas facciones de la burocracia sindical apoyaron la terapia de choque. A principios de 1992, en vísperas de la liberación de los precios, que sumió a decenas de millones en la pobreza, la FNPR se impuso una prohibición de huelga de cuatro meses, con el argumento de que las huelgas no tenían sentido y paralizarían la actividad económica. El presidente del NPG, Victor Utkin, declaró justo antes de la explosión del precio que "la prioridad ahora no era aumentar los salarios, sino una reforma económica radical...". [13] Khramov, el jefe del sindicato "independiente" Sotsprof declaró una entrevista en diciembre de 1991: "Creemos que es posible y necesario que el sindicato cubra a las empresas que darán parte de sus ganancias al sindicato para cubrir las necesidades de sus miembros”.

Los sindicatos y la pseudoizquierda también respaldaron las privatizaciones de cupones, en las que la economía soviética, que había sido construida con tremendos sacrificios por la clase trabajadora durante décadas, se vendió por una miseria a los ex "directores rojos", estrellas en ascenso de una elite gansteril y a los depredadores fondos de cobertura occidentales. A juzgar por la venta de acciones en empresas rusas privatizadas, el valor total de la industria rusa ascendió a $5 mil millones en junio de 1993 y aumentó a $12 mil millones en 1994, que era inferior al valor de compañías como Kellogg o Anheuser-Busch. [14] La privatización de Gazprom fue liderada por el ministro de gas Chernomydrin, el ex jefe del antiguo Ministerio de gas soviético (que se transformó en Gazprom bajo la perestroika). La compañía se vendió por unos $100 millones en 1993-1994. Su patrimonio neto en 2006 fue de $100 mil millones. [15]

Mientras que los "directores rojos" lograron en su mayor parte mantener sus posiciones y expandir sus propiedades, algunas personas y fondos de cobertura occidentales devoraron una parte sustancial de los activos privatizados. El caso más famoso fue el de Boris Jordan, también llamado el "zar ruso". Jordan, un joven administrador de fondos de cobertura de Boston con antepasados rusos, adquirió 17 millones de los 144 millones de cupones distribuidos a los rusos para ser utilizados en licitaciones de acciones en las empresas privatizadas y, sobre esta base, compró participaciones en muchas de las empresas más importantes de Rusia. Boris Jordan es codirector y es uno de los principales patrocinadores del Centro Jordan para Estudios Avanzados de Rusia en la Universidad de Nueva York, que lleva su nombre, y miembro de la Junta de Síndicos de NYU.

Las propias burocracias sindicales ayudaron y participaron en las privatizaciones. Sindicatos como "Unidad" en AvtoVAZ, la mayor compañía de automóviles en Europa del Este, fueron cómplices en la privatización de las respectivas compañías. El NPG jugó un papel crucial en la privatización de la industria rusa del carbón. A lo largo de la década de 1990, la AFL-CIO, por invitación del gobierno ruso, estaba asesorando a los mal denominados sindicatos "independientes", que continuaron brindando apoyo crítico para la "terapia de choque".

Uno de los mayores actos de saqueo de propiedad estatal fue emprendido por la llamada federación sindical independiente, la FNPR. Después de largas negociaciones y a pesar de las protestas de los sindicatos "independientes", que exigían una mayor participación para ellos, en septiembre de 1992 un contrato entre la FNPR y el gobierno estableció formalmente la transferencia de todas las propiedades de los sindicatos soviéticos a la FNPR.

Según un artículo de 2009 del Nezavisimaya Gazeta, la propiedad transferida incluía 100.000 campamentos pioneros, más de 25.000 instalaciones deportivas, alrededor de 1.000 complejos de sanatorios y 23.000 clubes y palacios culturales. Según el periódico, "las estimaciones más modestas ponen el valor total de los bienes inmuebles, controlados por la FNPR en 1992, en $6 a $7 mil millones. Sin embargo, esta cifra no incluye el valor de la tierra sobre la que se construye el inmueble”. Algunas estimaciones ponen el valor total de la propiedad transferida en hasta $100 mil millones.

En los siguientes meses y años, la FNPR fundó la asociación Sanatorium, ahora la sociedad anónima cerrada SKO FNPR "Profkurort", la sociedad anónima "TsSTE-INTUR" (en control de los complejos de salud y turísticos) y la cerrada Joint Stock Company "Profstroi". El Estado ruso era un importante accionista de estas compañías. El sindicato también vendió parte de la propiedad, a menudo a los gobiernos estatales y locales.

Otra gran fuente de ganancias para la FNPR se convirtió en el préstamo de sus bienes inmuebles a empresas y bancos. El ejemplo más famoso es el complejo de restaurantes de Moscú "Izmailovo", que rinde el liderazgo de la FNPR un estimado de $15 millones anuales (NG, 2009). Mientras tanto, las cuotas de membresía contribuyen solo con alrededor del 15 por ciento del ingreso total de la FNPR, según Nezavisimaya Gazeta. Mikhail Shmakov, el jefe de la FNPR desde 1993 y un aliado cercano de Vladimir Putin, es considerado uno de los hombres más ricos de Rusia, con una fortuna privada que es comparable a la de oligarcas como Roman Abramovich ($11,500 millones) o Oleg Deripaska ($ 5.3 mil millones).

Mikhail Shmakov, presidente de la FNPR desde 1993

Esta transferencia de propiedad fue codirigida por Kagarlitsky, Alexander Buzgalin (miembro del Comité Central del PCUS en 1991) y otros académicos e intelectuales que se consideran de "izquierda". En diciembre de 1992, Kagarlitsky, Buzgalin, la Confederación de sindicalistas anarquistas de Andrei Isayev y numerosos "Verdes" formaron el "Partido Laborista". El partido se había construido por iniciativa de ex burócratas del PCUS y del presidente de la FNPR, Shmakov. Fue financiado en su totalidad por la FNPR y prácticamente dejó de existir en 1994. Durante su breve período de vida, funcionó simultáneamente como un departamento de propaganda de "izquierda" de la FNPR y su junta asesora económica.

Alexandr Buzgalin

Isayev continuó su carrera en la FNPR y se convirtió en el secretario general del departamento de ideología. Hoy es diputado del duma estatal, miembro destacado del partido gobernante "Rusia Unida" y vicepresidente de la FNPR. Kagarlitsky y Buzgalin se dirigieron a una carrera en la academia y el periodismo y aún se hacen pasar por líderes de la "izquierda" en Rusia. Son invitados regularmente a congresos de la pseudoizquierda en Europa occidental.

La participación de los sindicatos en la restauración capitalista en Rusia fue una expresión concentrada del papel que los sindicatos habían asumido internacionalmente: funcionaban cada vez más abiertamente, no como organizaciones que luchan por ganancias económicas limitadas para la clase trabajadora, sino como corporativistas entidades e instrumentos del estado y las empresas para controlar a la clase trabajadora.

El papel de la AFL-CIO en la restauración del capitalismo en Rusia y la formación de las uniones "independientes" rusas dice mucho sobre el carácter procapitalista de estas organizaciones y su hostilidad a los intereses de la clase trabajadora, tanto "en casa "y en una escala internacional. Para las capas de izquierdistas que trabajaron dentro de los sindicatos, el papel de los sindicatos en la destrucción de los logros sociales de la clase trabajadora se convirtió en una carrera que fomentó su propio enriquecimiento personal. Los defendieron y continúan defendiéndolos no como organizaciones "obreras" sino como organizaciones que representan sus intereses de clase contra la clase trabajadora.

Continuará

Notas:

[8] Citado en Aleksandr Shubin, Predannaya demokratiya. SSSR i neformaly, 1986-1989 [Democracia traicionada. La URSS y los "Informales", 1986-1989], Moscú: Evropa 2006.

[9] Ibid., p. 134.

[10] Boris Kagarlitsky, La Dialéctica del Cambio, Londres / Nueva York: Verso, p. 331. Énfasis en el original.

[11] Declaración del Comité Internacional de la Cuarta Internacional, "Cliff Slaughter Renounces Marxism (19 de abril de 1991)", en: Fourth International, vol. 18 No. 1 (verano-otoño de 1991), p. 53.

[12] Wolfgang Weber, Solidaridad en Polonia 1980-1981 y Perspectiva de la revolución política, Detroit: Labor Publications 1989, p. 102.

[13] Clarke 1995, p. 149.

[14] Neil Robinson, "La economía global, reforma y crisis en Rusia", en: Review of International Political Economy, vol. 6, No. 4 (Invierno de 1999), p. 559.

[15] Anders Aslund, La revolución capitalista de Rusia. Por qué la reforma del mercado tuvo éxito y la democracia falló, Washington 2007, p. 141.