Con los contratos a punto de expirar

El camino a seguir para los obreros del automóvil

por Jerry White y Eric London
28 septiembre 2015

Con contratos expirando para 141.000 trabajadores de General Motors, Ford y Fiat Chrysler, trabajadores automotrices de Estados Unidos se enfrentan a una batalla decisiva cuyo resultado es crítico para toda la clase obrera.

Los automotrices fueron los primeros de encarar los recortes de salarios coordinados tanto por las corporaciones y el gobierno después del crack financiero del 2008. Habiendo entregado cientos de miles de millones a los bancos de Wall Street, el siguiente paso del Presidente Obama fue reestructurar la industria automotriz sobre las espaldas de los trabajadores, estableciendo un precedente para recortar empleos, cuidado a la salud y pensiones por toda la economía. La denominada "recuperación" económica ha significado ganancias récord para las compañías automotrices y especuladores financiero y mayor sufrimiento para la clase obrera.

Mientras que billones han sido recortados a la educación, Medicare, viviendas y otros servicios sociales para pagar el rescate financiero de los bancos por parte del gobierno, y las pensiones de los trabajadores han caído bajo un ataque implacable; los jefes automotrices -inundados en enormes ganancias y bonos- declaran que jamás retornarán a los días de "contratos no competitivos".

Es hora de que los automotrices inicien una contra-ofensiva de la completa clase trabajadora para garantizar empleos seguros y bien pagados; cuidado a la salud y pensiones pagados por completo por la empresa; y horas de trabajo más cortas sin ninguna perdida a la paga.

La determinación de los trabajadores automotrices para luchar se expresa en el 98 por ciento de votos a favor de autorizar una huelga. Este sentimiento es compartido por decenas de millones de trabajadores- en las industrias de acero, maquinarias agrícolas, líneas aéreas y telecomunicaciones y entre profesores, empleados postales y otros trabajadores de servicios públicos.

El más grande obstáculo para unificar a los trabajadores es el United Auto Workers (UAW) – Sindicato Unido de Trabajadores Automotrices – y los otros sindicatos. El UAW no está negociando por los trabajadores en este contrato. Al contrario, el presidente del UAW Dennis Williams y los vicepresidentes Cindy Estrada, Norwood Jewell y James Settles, junto con el ejército de International, funcionarios regionales y locales, son todos agentes de la compañía. Los ejecutivos de más alto rango recibieron cientos de miles de dólares, con los salarios y cuentas de gastos saliendo de las cuotas y efectivo del fondo de huelga con compensación desde sus posiciones en puestos corporativos, operaciones conjuntas de gestión laboral y el fondo de inversiones para el cuidado a la salud de pensionistas del UAW.

El UAW ha mantenido a los trabajadores de base en la oscuridad con respecto a sus negociaciones con las compañías automotrices, insistiendo que los trabajadores no tienen derecho a saber lo que está siendo conspirado contra ellos. Sin embargo, reportes de la prensa dejan claro que el sindicato está discutiendo el establecimiento de un nuevo y tercer nivel de empleados con una paga más baja -los denominados trabajadores de sub.-ensamblaje.

El UAW también está presionando por la creación de un "súper-VEBA" para terminar beneficios de salud para trabajadores activos y asalariados así también como jubilados por hora y expandir el negocio megamillonario de seguros a la salud del UAW. Esto erradicaría una ganancia básica obtenida por los trabajadores automotrices en los cuarenta y establecería un precedente para desmantelar beneficios a la salud pagados por la empresa por toda la economía. Los funcionarios del UAW tendrían un incentivo financiero directo para recortar los beneficios de miembros sindicales así como empleados de cuello blanco.

Para prevenir otra traición del contrato y revertir las desastrosas concesiones a los salarios, beneficios y condiciones de trabajo, el Partido Socialista de la Igualdad hace un llamado a los trabajadores automotrices para formar nuevas organizaciones de lucha: comités democráticamente elegidos de trabajadores de base totalmente independientes del UAW.

Los trabajadores deben ser prevenidos de los trucos y maniobras que el UAW pueda emplear:

Advertencia #1: No crean una palabra de lo que dice el UAW.

El UAW es un negocio cuyos ejecutivos tienen un interés financiero directo en reducir los salarios de los trabajadores, recortar sus beneficios de la salud e imponer el aceleramiento de la producción. Trabaja sistemáticamente para dividir a los automotrices para así sabotear la resistencia a las políticas conjuntas del sindicato y las compañías. Si un abogado escondiese el hecho de que está siendo pagado por el otro bando, sería despedido e inhabilitado. El mismo principio debe ser aplicado al UAW.

Advertencia #2: El UAW está preparado para desgatar a los trabajadores extendiendo el contrato.

El sindicato no tiene intención de llamar a una huelga contra sus pagadores y permitir una disminución considerable de su mal llamado "fondo para huelgas". En vez de ello, el UAW trabajará con las compañías para debilitar a los trabajadores, ofreciendo sobornos de "bonos para los que acepten sus condiciones" y usando la amenaza de despidos masivos y cierres de plantas para empujar otro acuerdo a favor de la compañía. Cualquier provisiones para la "seguridad al empleo" que sea acordada no valdrá el papel en que está escrito, como ya ha dejado claro los casi un millón de empleos que han sido perdidos en la industria desde 1979.

Advertencia #3: el UAW puede decidir hacer un llamado para un insignificante una -o dos- días de huelga para descargar la ira de los trabajadores.

En el 2007, el sindicato realizó las denominadas "huelgas hollywoodenses" en GM y Chrysler mientras concluía el contrato "transformacional" que estableció el odiado sistema salarial de dos niveles y expandir el VEBA.

Advertencia #4: el UAW intenta esconder los detalles de cualquier acuerdo que alcan ce.

A los trabajadores se les mostrará sólo "puntos sobresalientes" de cualquier contrato, no el acuerdo total de los incontables memos de entendimiento y anexos adjuntos a ella. Nadie en su sano juicio compraría un carro basado en los "puntos importantes" que da el vendedor.

Advertencia #5: el UAW puede engañar con un insignificante incremento salarial, acuerdo de reparto de utilidades o bonos en el nombre de "cerrar la brecha" creado por el sistema de dos niveles.

Cualquier incremento insultante que pueda ofrecer será negado por nuevos gastos a la salud financiada de los bolsillos de los trabajadores, y las compañías podrán más que recuperar los costos de los salarios añadidos permitiendo contratar a un tercer nivel de súper explotados trabajadores de "subensamblaje".

Trabajadores de base deben exigir una divulgación completa del contenido de las negociaciones del contrato completo para estudiarlo y discutirlo antes del voto de ratificación. Todos los trabajadores, incluyendo los despedidos, los retirados y aquellos que han dejado de pagar cuotas al UAW, deben tener el derecho de votar en cualquier contrato, el cual será obligatorio para todos los trabajadores.

Las corporaciones y los bancos, y sus sirvientes de los partidos Demócratas y Republicanos y los sindicatos, insisten en que no hay condiciones en los que los trabajadores vean una mejora en sus estándares de vida. La "nueva normalidad" son salarios de nivel de pobreza, condiciones de trabajo esclavas en las fábricas y muerte temprana para los trabajadores.

Hay un creciente sentimiento -no sólo entre automotrices, sino entre los trabajadores en todas las industrias y en cada país- de que las cosas no pueden continuar como están. Al igual que los trabajadores automotrices lideraron el camino para todos los trabajadores en lo más duro de la Gran Depresión, ellos deben hacerlo otra vez hoy en medio de otro colapso del sistema capitalista. Los trabajadores, los jóvenes, los retirados y los desempleados en los EE.UU. y en todo el mundo deben buscar una manera de luchar contra la desigualdad social, los ataques gubernamentales a derechos democráticos y la guerra.

Para unir a la clase trabajadora, una nueva estrategia política es necesaria. El Partido Socialista de la Igualdad hace un llamado a los trabajadores automotrices para que rechacen la política de nacionalismo económico del UAW, el cual permite a las corporaciones multinacionales encarrilar los trabajadores automotrices en EE.UU., México, Canadá, Europa, Japón, China y otros países unos contra otros en una lucha fraticida para ver quién será capaz de trabajar por los salarios más bajos y las peores condiciones. Estas corporaciones globales sólo pueden luchar si los trabajadores estadounidenses coordinan su lucha con sus hermanos y hermanas de clase alrededor del mundo.

Los comités de base deben alcanzar a secciones mayores de la clase trabajadora en EE.UU. y desarrollar el más amplio apoyo posible. Un poderoso movimiento industrial y político de la clase trabajadora debe ser lanzado para romper el dominio dictatorial de los bancos y las corporaciones, los cuales absorben prácticamente toda la riqueza creada por la clase trabajadora.

Todos los partidos políticos e instituciones del gran capital, desde los Demócratas y Republicanos a las cortes y la policía, funcionan como herramientas de los ricos. Esta es la razón por la que los trabajadores deben construir un movimiento político independiente, unir a cada sección de la clase trabajadora por un programa para tomar las ganancias mal indebidamente cobradas de los megamillonarios; establecer la propiedad pública y el control democrático y obrero en los bancos, las principales corporaciones y los recursos naturales; y reorganizar a la economía en los EE.UU. e internacionalmente para garantizar los derechos sociales de los trabajadores- por empleos seguros y bien pagados, cuidado a la salud, la educación, la vivienda, el ocio, un retiro cómodo y un futuro para la próxima generación libre de pobreza y guerra.

Urgimos a todos los trabajadores automotrices interesados en la lucha que construyan comités de base y de que contacten al Newsletter Automotriz del World Socialist Web Site y al Partido Socialista de la Igualdad.