Podemos se plantea formar gobierno con los Socialistas españoles, PSOE

por James Lerner y Alejandro López
28 enero 2016

En medio de una profunda crisis política en España producida por el parlamento sin mayoría que surgió de las elecciones generales el 20 diciembre, Podemos indica que tendrá que tener en cuenta la formación de un gobierno con el Partido Socialista (PSOE). El propósito de tal gobierno sólo podía ser para hacer cumplir las medidas de austeridad aún más impopulares contra los trabajadores y toda la población española.

Esto pone de relieve que Podemos, a pesar de sus promesas, no tiene como objetivo llevar a cabo una alternativa política. Como Syriza, su aliado en Grecia, que tiene como objetivo dar un lavado de cara a un desacreditado establecimiento político en este caso, en colaboración con el PSOE, que ha participado en guerras imperialistas y amplías medidas de austeridad salvajes contra la población española.

Después de las elecciones, el secretario general de Podemos Pablo Iglesias indicó rápidamente que él estaba dispuesto a entrar en negociaciones con el PSOE si el PSOE aceptaba un referéndum sobre la independencia de Cataluña. Después de que el PSOE rechazara este llamamiento, Podemos tomó nuevas medidas para tratar de allanar el camino para un pacto de Podemos con-PSOE. Recientemente, rebajó la importancia del referéndum catalán.

Iglesias pidió el apoyo de los sectores "sensatos" del PSOE, en un esfuerzo por evitar que el PSOE entre en un "gobierno de gran coalición" con el Partido Popular (PP).

Esta convocatoria está ganando apoyo dentro del PSOE. La semana pasada, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez viajó a Lisboa para reunirse con el nuevo ministro de Portugal, Antonio Costa. Partido Socialista de Costa (PS) encabezando un gobierno de minoría contando con el apoyo tácito de los equivalentes de Podemos, el Bloque de Izquierda y el Partido Comunista Portugués. No supone ningún desafío al orden social: uno de los primeros actos de Costa en el cargo fue la de diseñar un plan de rescate del Estado de 2200 millones de Euros del Banco Banif.

Después de la reunión, Sánchez pidió una "amplia coalición de gobierno con las fuerzas progresistas", a la portuguesa.

Podemos inicialmente reaccionó un tanto fríamente a la propuesta de Sánchez, quejándose de que el PSOE aún no ha puesto nada sobre la mesa para negociar, y que tiene "la sensación" de que el PSOE se ha comprometido a una coalición PSOE-PP. Podemos entonces hizo al PSOE una contrapropuesta vaga para un paquete de emergencia de "medidas sociales" indefinidas y para el reconocimiento de los aliados regionales de Podemos 'como grupos parlamentarios independientes. Esto aumentaría el total de los recursos financieros de que dispone Podemos en el parlamento.

Hay un apoyo creciente entre secciones de la clase dirigente para una coalición de Podemos y PSOE, y los comentaristas apuntan cada vez más a que Podemos y el PSOE, tienen algo en común. En un artículo titulado "23 puntos comunes en el PSOE y programas de Podemos," Infolibre escribió, "más allá de sus desacuerdos y oposición dialéctica sobre este tema [el referéndum catalán], el PSOE y Podemos defienden medidas sociales e institucionales similares."

Este es el resultado de dos años de intenso trabajo de Podemos para convencer a la burguesía española y el capital financiero internacional que pueden confiar en ellos. Han hecho un llamamiento al ejército, incluyendo un ex jefe del Estado Mayor español en sus listas electorales, y elogió al Papa. En 2014, Iglesias hizo un llamamiento a una asamblea de banqueros y empresarios en el hotel Ritz de Madrid para que apoyen "el programa de salvación nacional" de Podemos. De gira por los Estados Unidos, Iglesias defendió el libre mercado como el único sistema económico viable en entrevistas con el canal de noticias financieras CNBC. También ha apoyado las medidas de austeridad de Syriza en Grecia. Como era de esperar, los grupos empresariales grandes no perciben un gobierno PSOE-Podemos como una amenaza. Javier González de Lara, jefe de la Confederación de Empresarios de Andalucía, afirmó que los empresarios "no temen un acuerdo con la izquierda", sino "la inestabilidad y nuevas elecciones."

El PSOE, por su parte, está actualmente paralizado, ya que trata de decidir entre la oferta de una alianza con Podemos o una con el PP. El PP pide la formación de un gobierno basado en una alianza del PP, PSOE y el partido de derechas Ciudadanos y también ha pedido a los sectores "sensatos" del PSOE no aliarse con "radicales" como Podemos.

El PSOE teme apoyar a un gobierno liderado por el PP, ya que el PSOE sería desacreditado aún más y abriría el camino a un aumento de apoyo a Podemos. Sin embargo, hasta ahora se ha negado a formar una alianza de “izquierdas" con Podemos, ya que el PSOE se opone a la celebración de un referéndum sobre la secesión de Cataluña.

Sumado a esto, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se enfrenta a un desafío de liderazgo de la jefa de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. Díaz quiere convocar un congreso del partido para reemplazar a Sánchez y ha logrado que el ejecutivo del PSOE apruebe una resolución que exige que Podemos y otras fuerzas renuncien a un referéndum como condición previa para las negociaciones.

El influyente y pro-PSOE diario El País publicó un editorial instando al PSOE a elegir un curso de acción pronto, con el fin de mantener la estabilidad política. Asegura que "una lucha interna se ha desatado en el PSOE", advirtiendo que esto podría "poner en cuestión la supervivencia de un establecimiento con más de 100 años de historia y... [puede] terminar perjudicando los intereses de todos."

Si el partido cree que (Sanchez) ya no es la persona adecuada y entiende que se requiere un relevo, si esa es la posición de la mayoría, que se habiliten los mecanismos para la toma de decisiones y se proceda, declaró.

Podemos está tratando de apuntalar al PSOE, un instrumento clave de la dominación capitalista en España, en medio de su crisis más grave en décadas. El PSOE ha gobernado España durante 25 de los 38 años desde el fin de la dictadura fascista de Franco. Impuso profundos recortes en la gestión pública, laboral, reformas de pensiones, recortes salariales, y también apoyó la guerra contra Libia en 2011 y la continua ocupación liderada por Estados Unidos en Afganistán.

El PSOE también modificó el artículo 135 de la Constitución Española para afirmar el concepto de "estabilidad presupuestaria", mientras establecía como prioridad absoluta el pago de la deuda y de sus intereses, abriendo así el camino a la continuación de la austeridad por parte del Partido Popular.

Un gobierno PSOE-Podemos será implacablemente hostil a los intereses de la clase obrera, y traicionaría sus promesas "progresistas" una vez que accediera al poder, al igual que hizo Syriza en Grecia.

La amarga experiencia de la clase obrera en Grecia, donde Podemos (el partido hermano de 'Syriza) ha decidido imponer medidas de austeridad a la clase obrera incluso más brutales que lo que hicieron los gobiernos anteriores, es una advertencia. La voluntad de Podemos 'para llegar a acuerdos con el PSOE’ demuestra que está siguiendo los pasos de Syriza, preparándose para tirar a la basura cualquier medida "progresista" en su programa e imponer políticas despiadadas y reaccionarias.

 

El autor también recomienda:

La rendición del gobierno griego de Syriza ante la UE desenmascara a Podemos en España
[26 marzo 2015]