Español

Socialismo y la lucha contra la guerra

¡Construyamos un movimiento internacional de la clase obrera y la juventud contra el imperialismo!

Declaración del Comité Internacional de la Cuarta Internacional

1. Quince años después de que Estados Unidos lanzó la "guerra al terror”, todo el mundo ha sido arrastrado en un torbellino de constante expansión de violencia imperialista. Las invasiones y las intervenciones organizadas por el imperialismo de Estados Unidos han devastado Afganistán, Irak, Libia y Siria. La OTAN está participando en un programa de rearme masivo en preparación para la guerra con Rusia. África es el blanco de despiadadas maquinaciones neocoloniales de Estados Unidos y Europa. Conflictos fronterizos entre estados vecinos están provocando tensiones y enfrentamientos directos en Europa Oriental, Transcaucasia, el subcontinente de la India y América del Sur. En Asia Oriental, el "pivote de la administración de Obama a Asia" está arrastrando a toda la región al enfrentamiento de Estados Unidos con China.

2. La "guerra al terror "—plagada de engaño imperialista e hipocresía ilimitada—ha traumatizado, lisiado y matado incontables millones de personas y ha desencadenado la mayor crisis de refugiados desde el final de la Segunda Guerra Mundial. 60 millones de personas han sido expulsadas de sus países. Los cientos de miles de personas que han escapado a Europa, después de poner en riesgo sus vidas en viajes desesperados, están siendo concentrados en centros de detención, obligados a vivir en condiciones atroces, y siendo despojados de sus escasas pertenencias. Con el fin de debilitar la solidaridad de la clase obrera, los gobiernos imperialistas, los partidos políticos capitalistas y los medios de comunicación están promoviendo chovinismo nacional y fanatismo racista. En la década de 1930, los judíos fueron los chivos expiatorios de la reacción política. Hoy, en América del Norte, Europa y Australia, los musulmanes son las víctimas de la difamación de los medios de comunicación, discriminación y racismo, patrocinados por el estado, y violencia fascista.

3. Por 15 años, la "guerra al terror " ha implicado crímenes por los cuales ningún funcionario de gobierno ni agente de inteligencia militar ha rendido cuentas. El derecho internacional es un caso muerto, con la Casa Blanca actuando como punta de lanza en afirmar “el derecho” de secuestrar, encarcelar, torturar y asesinar a sus víctimas sin el debido proceso legal. El pretexto de luchar contra el terrorismo ha desempeñado una función crítica en la política dentro de los países imperialistas. Actos terroristas, a menudo con individuos que habían estado bajo vigilancia del estado, han sido explotados para justificar el eliminar derechos democráticos. Los toques de queda en Boston, Ferguson y otras ciudades han servido de ensayos para la aplicación de la ley marcial. Toda Francia ahora existe bajo un "estado de emergencia" tras los atentados de París de noviembre del 2015. Agencias de inteligencia están realizando espionaje sin control, acumulando vastas bases de datos de decenas de millones de personas. Asesinatos y brutalidad policiales son la realidad cotidiana de las zonas de clase obrera porque la clase dominante pretende contener las explosivas tensiones producidas por la desigualdad social y se prepara para responder a toda oposición con represión permanente de estado policial.

4. El mundo se encuentra al borde de un conflicto global catastrófico. Las declaraciones de los jefes de gobiernos capitalistas se tornan cada vez más belicosas. Las guerras en Ucrania y Siria han acercado a la OTAN y a Rusia a una confrontación de gran escala. Turquía, país miembro de la OTAN, ya ha bombardeado aviones de combate rusos. A principios del 2016, un comandante militar líder sueco, el General de División Anders Brännström, transmitió la siguiente advertencia a las tropas bajo su mando: "La situación mundial que estamos viviendo... lleva a la conclusión de que podríamos estar en guerra dentro de pocos años". Como en los años que precedieron el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914 y la Segunda Guerra Mundial en 1939, los dirigentes políticos y los planificadores militares se están acercando a la conclusión de que una guerra entre potencias no es sólo una posibilidad remota, sino, más bien, es altamente probable y, quizás, incluso inevitable.

5. En un momento determinado, tal fatalismo militar se convierte en un factor que contribuye significativamente al brote de la guerra. Como ha escrito recientemente un especialista en relaciones internacionales: "una vez que la guerra se presume como inevitable, cambian los cálculos de los líderes y ejércitos. La pregunta deja de ser si habrá o debe haber una guerra, sino cuándo se puede luchar la guerra más ventajosamente. Incluso aquellos que no son ni optimistas ni ansiosos acerca de la guerra no pueden optar luchar cuando operan en el marco de la inevitabilidad" [The Next Great War: The Roots of World War I and the Risk of U.S.-China Conflict (La próxima gran guerra: las raíces de la Primera Guerra Mundial y el riesgo de un conflicto Estados Unidos-China) editado por Richard N. Rosencrance y Steven E. Miller (Cambridge, MA: The MIT Press, 2015), página xi; Nuestra traducción al castellano].

6. La campaña de guerra es una conspiración de las élites capitalistas, orquestada por los niveles más altos del gobierno, el aparato de inteligencia militar, la oligarquía corporativa financiera y los corruptos medios de comunicación de derecha, sin siquiera el pretexto de debate democrático. Entre las masas de los trabajadores en todo el mundo, existe un desbordante deseo de paz. No existe, todavía, sin embargo, ningún movimiento político internacional organizado oponiéndose a la política desenfrenada de los pirómanos imperialistas.

7. No obstante, el avance hacia una Tercera Guerra Mundial debe ser detenido. Debemos construir un nuevo movimiento internacional contra la guerra uniendo a la gran masa de personas trabajadoras y jóvenes en contra del capitalismo y el imperialismo. La misma crisis del capitalismo que produce la locura de la guerra también genera el impulso a la revolución social. Sin embargo, el creciente enojo y oposición de miles de millones de personas alrededor del mundo—contra la guerra, la desigualdad social y el asalto a los derechos democráticos—deben ser guiados por una nueva perspectiva y programa políticos.

8. Con esta declaración, el Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI) promueve los siguientes principios como los fundamentos esenciales políticos del movimiento contra la guerra:

  • La lucha contra la guerra debe basarse en la clase obrera, la gran fuerza revolucionaria en la sociedad, uniendo tras ella todos los elementos progresistas de la población.
  • El nuevo movimiento contra la guerra debe ser anticapitalista y socialista, ya que no puede existir una lucha seria contra la guerra excepto que en la lucha para poner fin a la dictadura del capital financiero y sistema económico que es la causa fundamental del militarismo y la guerra.
  • Por lo tanto, el nuevo movimiento contra la guerra, por necesidad, debe ser inequívocamente y totalmente independiente de y hostil hacia todos los partidos políticos y organizaciones de la clase capitalista.
  • El nuevo movimiento contra la guerra, sobre todo, debe ser internacional, movilizando el gran poder de la clase trabajadora en una lucha global unificada contra el imperialismo. La guerra permanente de la burguesía debe ser rechazada con la perspectiva de revolución permanente por la clase obrera, cuyo objetivo estratégico es la abolición del sistema de estado-nación, y el establecimiento de una federación socialista mundial. Esto hará posible el desarrollo racional y planificado de los recursos mundiales y, sobre esta base, la erradicación de la pobreza y la elevación de la cultura humana a nuevas alturas.

Las contradicciones de la economía mundial y el estado nación

9. La clase trabajadora requiere de una comprensión científica de las raíces objetivas de la guerra si no quiere ser engañada y confundida por la propaganda chovinista. La perspectiva política de un movimiento socialista e internacionalista antiguerra debe basarse en una evaluación precisa de los intereses económicos y de clase que subyacen las estrategias imperialistas y conflictos entre grandes poderes. Solamente sobre esta base puede desarrollar la clase obrera su programa independiente de oposición irreconciliable a los "intereses nacionales" promovidos por las élites gobernantes de cada país como justificación para la guerra.

10. La causa esencial del militarismo y la guerra surge de las profundas contradicciones del sistema capitalista mundial: 1) entre una economía globalmente integrada e interdependiente y su división en estados nacionales antagónicos; y 2) entre el carácter socializado de la producción mundial y su subordinación, a través de la propiedad privada de los medios de producción, a la acumulación de beneficios privados por la clase capitalista dominante. Consorcios poderosos de bancos y empresas capitalistas utilizan "su" estado para librar una lucha comercial y, en última instancia, militar por el control de materias primas, oleoductos y gasoductos, rutas comerciales y acceso a mano de obra barata y mercados que son críticos para la acumulación de ganancias.

11. La campaña de guerra se centra en los esfuerzos de Estados Unidos para mantener su posición como potencia hegemónica mundial. En 1991, la disolución de la Unión Soviética fue vista como una oportunidad para aseverar la dominación sin rivales de Estados Unidos en todo el mundo. Fue glorificada por propagandistas imperialistas como el "fin de la historia”, la creación de un "momento unipolar" en el que el poder indiscutible de Estados Unidos dictaría un "nuevo orden mundial" en los intereses de Wall Street. La Unión Soviética había abarcado una extensión vasta del globo, extendiéndose desde los límites del este de Europa hasta el Océano Pacífico. Así, las vastas regiones de Eurasia, ocupadas por una Rusia debilitada y estados recién independientes de Asia Central, estaban otra vez "en juego”, expuestas para la explotación y saqueo corporativos. La restauración estalinista del capitalismo en China, su represión de estado policial contra la resistencia de la clase obrera en 1989 y la apertura de "zonas francas" para la inversión transnacional pusieron a disposición una vasta reserva de mano de obra barata.

12. La victoria de Estados Unidos y sus aliados en la Guerra del Golfo de 1991 contra Iraq fue invocada por las clases dominantes internacionalmente para legitimar la guerra como el más eficaz instrumento de política exterior. El Wall Street Journal proclamó: “¡La fuerza funciona!" Un año más tarde, el Pentágono aprobó un documento de estrategia de defensa que estableció que el objetivo de Estados Unidos fue militarmente "desalentar otras naciones industriales avanzadas a desafiar nuestro liderazgo o incluso a aspirar a un mayor papel regional o mundial".

13. Veinticinco años de guerra interminable, sin embargo, no han logrado contrarrestar la decadencia del capitalismo norteamericano o crear una nueva base estable para las relaciones globales. Por el contrario, Estados Unidos, desgarrado por crisis internas y armado hasta los dientes, se ha transformado en la mayor fuente de inestabilidad internacional. La cruzada para crear un "nuevo orden mundial" sólo ha logrado el fomento del desorden mundial. Cada guerra lanzada por Estados Unidos ha provocado complicaciones imprevistas y catastróficas.

La geopolítica del imperialismo

14. Las operaciones intransigentes y desproporcionadas de agencias de inteligencia estadounidenses son la expresión práctica del hecho de que ninguna parte del mundo está fuera de los intereses del capitalismo estadounidense. Cada país y cada continente es visto a través del prisma de los intereses económicos y geopolíticos del imperialismo norteamericano. La clase dirigente estadounidense se concentra en el desarrollo de una estrategia para hacer frente a cada desafío real y potencial.

15. Washington identifica a China como la mayor amenaza a la hegemonía mundial norteamericana. El propio desarrollo estimulado por la inversión transnacional y por el establecimiento de una gran capacidad productiva ha transformado a China en el principal socio comercial de numerosos estados en el mundo y en la segunda economía mundial. Conforme ha crecido su peso global, Beijing ha promovido alternativas a los sistemas de inversión y comercio actualmente dominados por Estados Unidos y buscado el apoyo internacional, incluyendo el de los aliados europeos y asiáticos de Washington. Estados Unidos teme que acontecimientos tales como la formación del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura y las iniciativas chinas en la "Ruta de la Seda" en Eurasia, socavarán significativamente su posición en la economía mundial.

16. Además, grupos de pensamiento imperialistas estadounidenses están preocupados por índices que demuestran que el estado chino está adquiriendo recursos, capacidades militares y un alcance global, que, si no son controlados, podrían rivalizar a Estados Unidos en varias décadas. La necesidad china de suministros estables de energía y materias primas han impulsado a Beijing a forjar relaciones políticas que han socavado objetivamente la influencia estadounidense en Asia, África y América Latina. El reciente informe comisionado por el Pentágono del "pivote" o "reequilibrio a Asia" por el Centro para estudios estratégicos e internacionales (CSIS) afirma, con abierta hostilidad, que "el equilibrio de poder militar en la región está virando contra Estados Unidos".

17. Hay una considerable exageración, motivada por intereses imperialistas, en estas evaluaciones sobre el "surgimiento de China". El país está azotado por contradicciones sociales explosivas, con ciudades modernas y los complejos industriales más avanzados existentes junto a agricultura campesina de semi-subsistencia y con asombrosa riqueza junto a una explotación Dickensiana y un duradero atraso. Las agencias estadounidenses de inteligencia son conscientes de y tratan de explotar las facciones y divisiones regionalistas dentro de China —un país con 55 minorías étnicas reconocidas— que surgen por conflictos sobre riqueza y privilegio entre los sectores rivales de la nueva clase capitalista. A pesar de su crecimiento económico, la restauración del capitalismo en China la ha convertido en el país más vulnerable ante la presión del imperialismo estadounidense y europeo.

18. El "reequilibrio" se enfoca en el despliegue poder militar estadounidense y aliado para amenazar permanentemente a China con devastadores ataques aéreos contra centros industriales densamente poblados en la costa del Pacífico y con un bloqueo de las vías marítimas cruciales del Mar de la China Meridional de las cuales depende su economía. Las dimensiones militares del "pivote", codificadas en el concepto del Pentágono de "Airsea Battle", están destinadas a obligar a China a ceder ante los dictados económicos de Estados Unidos. Los términos del Acuerdo Transpacífico de Cooperación (TPP) y declaración del Presidente Obama que Estados Unidos, no China, "debe escribir las reglas del comercio del siglo XXI", encarnan los intereses abusivos de los bancos y corporaciones de Wall Street.

19. El "giro hacia Asia" ha militarizado y desestabilizado toda la región y va a drenar profusamente los recursos de Estados Unidos. En numerosos círculos estratégicos de Estados Unidos, sin embargo, se descartan como inadecuadas esas medidas. El régimen chino se comprometió a financiar las redes de transporte y energía "Una zona, una vía" a través de las repúblicas exsoviéticas de Asia Central, Rusia y Europa Oriental, que establecería nuevos enlaces terrestres y marítimos con los recursos del Medio Oriente y con los mercados de Europa Occidental que no estarían a merced de la fuerza militar estadounidense. Mientras que la realización de esas ambiciones depende de una serie de factores políticos, financieros y técnicos altamente inciertos; aun así, es considerada por Washington como una amenaza a su existencia.

20. El reciente documento del CSIS especula con el desafío que se plantearía si tal evolución económica se consolidara en una alianza política y militar entre Rusia y China que domine Eurasia y que potencialmente incorpore a otras potencias. El CSIS anota: "Si el Kremlin eventualmente se alía con China o si busca equilibrarse en contra de su vecino más poderoso tendrá consecuencias de gran alcance”. La elite gobernante de Estados Unidos ya considera que la actual administración en Moscú y su posesión de la fuerza militar residual heredada de la ex URSS son un obstáculo inaceptable para el ejercicio desenfrenado del poderío estadounidense en Europa Oriental, Asia Central y el Medio Oriente.

21. Los escritos del estratega imperialista británico Halford Mackinder (1861-1948) ahora provocan un ímpetu general entre los analistas militares y estratégicos que formulan la política exterior de Estados Unidos. En numerosos libros y artículos publicados en revistas académicas en los últimos años, lo que Mackinder llamó el “heartland” o “corazón del mundo”, región que se extiende desde las fronteras orientales de Alemania a la frontera occidental de China, ahora cobra importancia estratégica decisiva para Estados Unidos y sus aliados europeos occidentales.

22. Otros conceptos, como el del “Plan Intermarium” del líder autoritario de derecha de la Polonia antes de la Segunda Guerra Mundial, Joseph Piłsudski, también están siendo resucitados. El Plan Intermarium ("entre mares") pretendía establecer una alianza patrocinada por el imperialismo de los estados de extrema derecha, desde el Báltico al Mar Negro (incluyendo Estonia, Letonia, Lituania, Polonia y Ucrania), para desestabilizar a la Unión Soviética. Un defensor contemporáneo de estas teorías escribió en el 2011: "El Occidente necesita involucrarse en Eurasia, en particular con los ‘nuevos estados de Europa Oriental’, Ucrania, Bielorrusia y los estados caucásicos, así como con los estados de Asia Central: juntos, éstos serían los 'pequeños países de Eurasia”. De esta manera el Occidente será capaz de crear un baluarte contra las grandes potencias eurasiáticas —entre el talón de Aquiles de Rusia y la puerta trasera de China." [Alexandros Petersen, La isla del mundo: geopolítica euroasiática y el destino de Occidente, (Santa Bárbara: Praeger), p. 114]

23. La actualización de dichos planes geoestratégicos es evidente en Europa y Asia. Una acumulación sistemática de poder militar estadounidense y de sus aliados está en marcha en la región Indo Pacífico contra China, mientras que Rusia ha sido confrontada con despliegues de la OTAN en Europa Oriental y con promesas estadounidenses de apoyo militar a los regímenes ultranacionalistas en los estados bálticos y Ucrania. La clase dominante estadounidense ya ha llegado a la conclusión de que los estados nucleares en Beijing y Moscú deben ser puestos de rodillas, mejor temprano que tarde. Los objetivos de Washington son reducir a China y a Rusia a un estatus de estados clientes semicoloniales, controlar el “heartland” y dominar el mundo.

24. Asia Meridional y el Océano Índico son componentes críticos de la estrategia del imperialismo estadounidense para el control de Eurasia y del mundo. Desde el comienzo del siglo, Estados Unidos se ha movido implacablemente a expandir su presencia militar estratégica en todo el subcontinente de la India, incluyendo a través de la ocupación de ahora 15 años de duración de Afganistán; el desarrollo de una "cooperación estratégica global" con la India, que implica vínculos militares cada vez mayores; y la orquestación del cambio de régimen en Sri Lanka en enero del 2015 para instalar un gobierno aún más subordinado que el anterior a Washington. Los planes estadounidenses de usar puntos marítimos de estrangulación para imponerle un bloqueo económico a China en caso de guerra o crisis de guerra dependen de llegar a dominar el Océano Índico. Así también es la proyección del poder militar de Estados Unidos en África Oriental y el Oriente Medio. Por último, pero no menos importante, el control del Océano Índico se considera fundamental ya que le proporcionaría a Washington una tenaza mortal sobre las vías marítimas que unen a Asia Oriental, el Oriente Medio, África y Europa, o, para usar las palabras del estratega de Estados Unidos R.D. Kaplan, sobre el “eminente canal interestatal oceánico de energía y comercio del mundo”.

25. La campaña de Estados Unidos de atar a la India y al resto de Asia Meridional a sus rapaces ambiciones estratégicas está incendiando toda una región que ya se encuentra en plena ebullición con conflictos explosivos geopolíticos, étnicos nacionales y comunales. Lo más grave es que ha derribado el equilibrio de poder entre la India y Pakistán, ambos equipados con armas nucleares, provocando una carrera armamentista de Asia Meridional. Un informe del 2013 publicado por el CSIS ejemplifica la indiferencia de Washington al incendiario impacto de sus acciones agresivas en Asia meridional. El informe indica que una guerra nuclear entre India y Pakistán, en la que se darían decenas, si no cientos de millones de muertes, "no tendría necesariamente graves consecuencias estratégicas grandes" para Estados Unidos e "incluso podría traer beneficios”.

26. El imperialismo estadounidense es la cabina de planificación de la guerra mundial, pero es sólo la expresión más concentrada de la insuperable crisis del capitalismo como sistema mundial. Los imperialismos europeos y el japonés, frente a las mismas contradicciones internas y externas, están llevando a cabo los intereses no menormente abusivos o reaccionarios de sus propias clases dominantes. Todos están tratando de explotar la extralimitación estadounidense para asegurar sus participaciones en lo que se ha degenerado en una feroz batalla por el reparto mundial de poder mundial económico y político. ¿Seguirá siendo Alemania una aliada de Estados Unidos o irá a emerger nuevamente como su principal enemiga en el continente europeo? ¿Caerá la siempre tensa "relación especial" entre Estados Unidos y Gran Bretaña? Al desplegarse el conflicto mundial, es imposible predecir con certeza la alineación futura de los gobiernos imperialistas. Como Lenin explicó durante la Primera Guerra Mundial, las potencias imperialistas "están enredadas en una red de tratados secretos entre sí, con sus aliados y contra sus aliados”.

27. Setenta años después de la caída del Tercer Reich de Hitler, la clase dominante alemana de nuevo exige que el estado que la representa se afirme una posición como el indiscutible soberano de Europa y como una potencia mundial. Frente a los sentimientos antibélicos compartidos profundamente por la población alemana, Berlín está desplegando sus fuerzas militares para hacer valer sus intereses en el Oriente Medio y África. Está vertiendo dinero en rearmarse, mientras que apologías de los crímenes del régimen Nazi avanzan por toda la clase política, los medios de comunicación y las universidades con el fin de justificar el resurgimiento de las ambiciones imperialistas alemanas.

28. El imperialismo británico, por su parte, ve en el derrumbamiento estadounidense una oportunidad para expandir las significativas operaciones globales de los bancos y casas financieras con sede en la City de Londres. Francia se esfuerza por recuperar su dominio sobre sus antiguos dominios coloniales en África del Norte y Oeste. Italia tiene planes para restablecer su influencia en Libia. Liderados por Gran Bretaña, el aliado “especial” ostensible de Estados Unidos, las principales potencias europeas señalaron el año pasado su desafío a Washington al unirse con China para establecer el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura. Al mismo tiempo, crecientes antagonismos entre las potencias europeas —en particular, la hostilidad de Gran Bretaña y Francia hacia la creciente asertividad de Alemania— fracturan la Unión Europea. Se ha roto la ilusión de que el continente podía ser unificado con base en relaciones capitalistas. Un referéndum más adelante este año sobre una salida británica podría poner en marcha el completo colapso de la Unión Europea y el resurgimiento hacia el centro del escenario político europeo de todos los antagonismos nacionales sin resolver que condujeron a dos guerras mundiales.

29. Mientras que Japón expresa tener una interminable lealtad a un orden mundial dominado por Estados Unidos, la élite gobernante del país repudia las restricciones impuestas después de la guerra sobre su papel de imperialista independiente, y sobre la construcción de su ejército, para así poder hacer valer con violencia sus propias ambiciones. En 1941, la cuestión de cuál potencia controlaría Asia eventualmente condujo al imperialismo estadounidense y al japonés a la guerra. El apoyo para el militarismo estadounidense por potencias imperialistas menores, como Canadá, Australia y Nueva Zelanda, fluyó de su decisión mercenaria que, en la actualidad, sigue siendo el mejor medio de preservar sus intereses económicos y estratégicos. El imperialismo estadounidense también tiene que tener en cuenta las posiciones y los activos militares de los estados que apenas aparecían en sus cálculos al finalizar la II Guerra Mundial, como India, Brasil, Irán e Indonesia.

El imperialismo y la descomposición del capitalismo

30. Las tensiones y conflictos entre los estados-naciones rivales están siendo alimentados por el colapso global del sistema capitalista. Solamente el CICI hizo la evaluación que la disolución de la Unión Soviética por el estalinismo no marcaba el triunfo del capitalismo; sino, más bien marcaba el colapso del esencial mecanismo político que facilitó su estabilización después de la Segunda Guerra Mundial. La disolución de la URSS en 1991 coincidió con el declive económico de Estados Unidos y el fin inevitable de la capacidad de Washington para reprimir pacíficamente las contradicciones inherentes que les dieron lugar a dos guerras mundiales entre las grandes potencias capitalistas.

31. Contrario a las pretensiones del triunfo completo del "mercado libre" luego de la disolución de la Unión Soviética, los últimos 25 años han visto una serie interminable de crisis. La crisis económica asiática de 1997 – 1998 fue seguida por la crisis de la deuda rusa, la quiebra del fondo de inversión Long-Term Capital Management en 1998 y por el colapso de la burbuja puntocom en el 2001, que culminó en el desmoronamiento de hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos y la crisis financiera en todo el mundo a finales del 2008.

32. En los últimos siete años, los bancos centrales del mundo, liderados por la Reserva Federal estadounidense han canalizado más de $12 billones (US$ 12 trillion) para salvar y apuntalar la posición de sus bancos y casas financieras. Mientras que el aumento del valor de las acciones y la riqueza nominal de los súper ricos parece no conocer límites, la actividad productiva sigue estancada y la deuda global llega a los $ 57 billones. El crecimiento económico chino, mantenido por políticas de estímulo alimentadas por la deuda, está ahora frenando bruscamente, conduciendo a la caída de los precios. Los países dependientes de exportaciones de materias primas tales como Arabia Saudita, Rusia, Sudáfrica, Brasil, Venezuela e incluso Canadá y Australia están resbalándose hacia una recesión económica.

33. Se asoma un colapso financiero mundial más devastador. El New York Times señaló: "Las deudas incobrables han sido un peso muerto para la actividad económica desde la crisis financiera del 2008". Dentro de China, advirtió, "los créditos fracasados podrían exceder $ 5 billones, un número asombroso que es equivalente a la mitad de la producción económica anual del país”. Times procedió a advertir que "los préstamos fallidos" en China, el principal motor del crecimiento económico mundial desde el 2008, podrían resultar en $ 4,4 billones de pérdidas financieras. Otros analistas han publicado terribles advertencias sobre la vulnerabilidad de las finanzas mundiales por los miles de millones de dólares en créditos proporcionados a corporaciones de energía fracasadas.

34. Así como el desplome de Wall Street de 1929 desató las tensiones geopolíticas que estallaron una década más tarde en la Segunda Guerra Mundial, la crisis del 2008 ha impulsado el ascenso del militarismo imperialista. Los últimos siete años han sido testigos de una lucha creciente y cada vez más amarga entre los conglomerados transnacionales rivales sobre la disminución de acciones de mercado y ganancias. Un reciente informe del McKinsey Global Institute, una firma de consultoría estadounidense, expresa temores en Estados Unidos sobre el fin de la "edad de oro" de la rentabilidad empresarial debido a la combinación de la desaceleración mundial, la intensificación de la competencia y las demandas de la clase obrera por salarios más altos. Mientras que las ganancias aumentaron de un 7.6 por ciento del PIB mundial a 10 por ciento entre 1980 y el 2013, McKinsey insiste en que las condiciones se alterarán radicalmente durante la próxima década. Las grandes empresas ya establecidas enfrentan los crecientes retos de nuevas empresas con sedes en "mercados emergentes", especialmente China. El crecimiento de la resistencia de la clase obrera está impactando la disminución de varias décadas de costos laborales. El Informe McKinsey concluye: "Los gobiernos de todo el mundo enfrentarán nuevas preguntas sobre lo que significa crear ventajas comparativa para sus productos que puedan perdurar en este ambiente de rápida evolución". La clase gobernante ve la fuerza militar como uno de los medios para obtener esa "ventaja comparativa".

Monopolio, imperialismo y la oligarquía financiera

35. El año 2016 marca el 100 aniversario de la publicación de los mejores escritos de Vladimir Lenin sobre el imperialismo, completados en medio de la carnicería que fue la Primera Guerra Mundial. El imperialismo, Lenin explicó, no era sólo una política, sino una fase específica en el desarrollo del capitalismo mundial. "El imperialismo es el capitalismo monopolista; el capitalismo parasitario y decadente; el capitalismo moribundo". Se caracteriza, Lenin destacó, por el "substitución de la libre competencia por el monopolio" y por la dominación de la economía por los sindicatos gigantes y los bancos, "los cuales controlan el mercado mundial entero y se lo dividen ‘amigablemente’ entre sí—hasta que la guerra lo redivide ”. El imperialismo, Lenin escribió, es la dictadura del capital financiero, "que busca la dominación no la libertad”.

36. Las obras de Lenin fueron escritas en una etapa temprana de un proceso que se ha desarrollado exponencialmente durante el siglo pasado. Con la globalización de la producción capitalista, las empresas transnacionales han llegado a dominar todo el planeta, construyendo vastas redes de producción y cadenas de suministro que explotan la labor de los obreros de todo el mundo. La dictadura del capital financiero ha alcanzado dimensiones enormes. Un estudio realizado en el 2011 por investigadores del Instituto Federal Suizo de Tecnología encontró que, de 43.060 empresas transnacionales importantes, apenas 1.318 colectivamente eran dueñas de la mayoría de las empresas grandes manufactureras del mundo, que representan 60 por ciento de los ingresos globales. De estas, sólo 147 empresas, mayoritariamente los gigantes bancos y fondos de inversión con sede en Estados Unidos, Europa Occidental y Japón—controlaban 40 por ciento de la riqueza total.

37. El proceso de concentración empresarial sólo se ha intensificado desde la crisis económica del 2008. Las compañías han participado en una ola de fusiones y adquisiciones. El año 2015 marcó un record para tales consolidaciones, alcanzando un valor de $ 4,9 billones, superando el anterior récord del 2007 de $ 4,6 billones.

38. Sobre el imperialismo, Lenin escribió: “la supremacía del capital financiero sobre todas las formas de capital significa el dominio del rentista y de la oligarquía financiera; significa un pequeño número de estados 'poderosos' se destacan entre el resto.” La tendencia a la financiarización y la dominación del especulador "rentista" sobre todos los aspectos de la vida social y económica han asumido proporciones vastas, en ninguna parte más que en Estados Unidos. Mientras que, en 1980, sólo el 6 por ciento de las ganancias corporativas estadounidenses fluían a la industria financiera, hoy es más del 40 por ciento.

39. La cantidad de riqueza poseída por un pequeño puñado de la población mundial desafía toda comprensión. Los 62 individuos más ricos poseen más que el 50 por ciento de las personas al fondo de la sociedad, o 3,7 mil millones de personas. En Estados Unidos, la "recuperación económica" sólo ha beneficiado a la clase capitalista, con la parte de la riqueza poseída por el 0,1% en la cima subiendo de un 17 por ciento en el 2007 a 22 por ciento en el 2012, mientras que los ingresos de un hogar típico cayeron un 12 por ciento durante el mismo período. Este año, se prevé que el 1 por ciento de la población mundial llegue a controlar más riqueza que el 99 por ciento abajo.

40. El acudimiento al militarismo ha ensanchado las desigualdades sociales y agudizado las tensiones de clase. Aumentos perpetuos en gastos militares se financian directamente a costillas de los derechos sociales de los trabajadores. El gasto militar global ya es de más de $ 1,7 billones, con más de $ 600 mil millones de esa suma desperdiciados solamente por el estado estadounidense.

La clase obrera y la lucha contra el imperialismo

41. La crisis del sistema capitalista de estado-nación genera dos perspectivas irreconciliables. El imperialismo logra superar el choque de intereses económicos y geoestratégicos, inherente en el sistema capitalista de estado-nación, a través de la victoria de un poder hegemónico mundial sobre todos sus rivales. Este es el objetivo de los cálculos geoestratégicos imperialistas, y su resultado inevitable es la guerra mundial.

42. Oponiéndose a la geopolítica de la clase capitalista, la clase obrera internacional es la fuerza social que objetivamente constituye la base en masa para la revolución socialista mundial, que representa acabar con el sistema de estado-nación en su totalidad y el establecimiento de una economía global basada en la igualdad y en la planificación científica. El imperialismo pretende salvar el orden capitalista a través de la guerra. La clase obrera intenta resolver la crisis mediante la revolución social. La estrategia del partido revolucionario se desarrolla como la negación de la geopolítica imperialista de estado nación. El partido revolucionario, como explicó Trotsky, "no sigue el mapa de la guerra sino el mapa de la lucha de clases".

43. El capitalismo, explica el marxismo, crea a su sepulturero. La globalización de la producción, la cual ha intensificado la crisis del capitalismo, ha llevado a un aumento enorme en el tamaño de la clase obrera internacional. De 1980 al 2010, la fuerza de trabajo mundial creció en 1,2 mil millones, a unos 2,9 mil millones de personas, entre ellas 500 millones de nuevos trabajadores solamente en China y la India. El crecimiento de la clase obrera no sólo incluye los cientos de millones de nuevos trabajadores en Asia, América Latina y África, pero también abarca amplios sectores de la población en los países imperialistas que han sido proletarizados. Todo el mundo está cada vez más dividido entre una pequeña capa que posee y controla los medios de producción y la gran mayoría que se ve obligada a vender su fuerza de trabajo en el mercado.

44. La clase obrera está siendo lanzada hacia luchas que inevitablemente asumirán dimensiones revolucionarias. Las clases dominantes en todas partes se ven obligadas a defender sus posiciones mediante la extracción interminable de "sacrificio" de los trabajadores en su sus terruños, los estados nacionales en que se ubican, en forma de desempleo masivo, austeridad y la destrucción de su nivel de vida. Toda una generación de jóvenes está siendo negada un futuro. Vastos recursos están siendo derrochados en gastos militares mientras decae la infraestructura social básica, crece la pobreza y quedan una serie de complejos problemas ambientales sin respuesta.

45. Hay signos claros de que las tensiones sociales, que se han acumulado a lo largo de décadas, están en erupción hacia la superficie. El movimiento de masa de los trabajadores y la juventud en Egipto en el 2011 marcó el inicio de una nueva era de lucha revolucionaria por la clase obrera internacional. En país tras país, ha sido seguido por demostraciones poderosas de la clase obrera en oposición a la desigualdad y a la explotación empresarial, desde las protestas de antiausteridad en Europa, al crecimiento de huelgas en China, Rusia y Sudáfrica, a la aparición de sentimientos rebeldes entre trabajadores de la industria automotriz y otros sectores obreros en Estados Unidos.

Las agencias de seudoizquierda del imperialismo

46. Existe una profunda oposición contra la guerra entre los trabajadores y la juventud internacional. En el 2003, mientras la administración Bush se preparaba para invadir Irak basándose en mentiras, hubo manifestaciones masivas de millones de personas en todo el mundo. Ese sentimiento no ha desaparecido. ¿Cómo se explica, entonces, el hecho de que en la última década hayan sido suprimidas todas las formas de protesta contra la guerra?

47. La respuesta se encuentra en las políticas pro capitalistas y pro imperialistas de los que fraudulentamente se llaman la "izquierda". El movimiento antibélico contra la Guerra de Vietnam se basó en gran parte en sectores radicalizados de la clase media. En las últimas cuatro décadas, estas capas han sufrido una profunda transformación social y política. El gran aumento en el valor de su papeles financieros —facilitado por la continua imposición de concesiones salariales y beneficios a los trabajadores, la intensificación de la tasa de explotación y la extracción de una porción cada vez mayor de plusvalía de la clase obrera— le ha permitido a una sección privilegiada de la clase media acceso a un nivel de riqueza inimaginable al comienzo de sus carreras. El auge bursátil prolongado le permitió al imperialismo reclutar entre secciones de la clase media alta a un conjunto nuevo y dedicado. Estas fuerzas —y las organizaciones políticas que representan sus intereses— han hecho todo lo posible en su poder para suprimir no sólo la oposición a la guerra, pero también para justificar las operaciones depredadoras del imperialismo.

48. La particular función política de las organizaciones de seudoizquierda y sus asociados es encubrir las mentiras de Estados Unidos y sus aliados —sea justificar la intervención en los Balcanes, Libia o Siria— con argumentos fraudulentos de "derechos humanos". Los líderes de la seudoizquierda denuncian el "antiimperialismo visceral" por interponerse frente una u otra operación de "responsabilidad de proteger" "(R2P) planeada por el Pentágono. Estos líderes prominentes de la seudoizquierda, como Gilbert Achcar, incluso se atreven a participar en sesiones de estrategia imperialista. Para autopromocionarse, el profesor Juan Cole hasta ofreció sus servicios como soldado para el imperialismo en Libia. No hay nada nuevo en la cínica invocación de pedantería moral y ética por parte de los académicos pequeñoburgueses, líderes religiosos y otros chiflados del imperialismo para justificar las operaciones criminales de sus gobiernos. Ya para inicios del siglo XX, el crítico liberal del imperialismo John A. Hobson, mordazmente llamó la atención sobre el papel desempeñado por la "mentira del alma" en justificar a las invasiones y anexiones. Como consecuencia de tales mentiras, Hobson escribió, "la divisa moral de la nación es depreciada”.

49. Esforzándose por justificar su alianza con los estrategas del Pentágono con algún tipo de legitimidad teórica y política, una franja amplia de organizaciones de seudoizquierda ahora pinta a Rusia y a China de potencias "imperialistas". Esta definición ha sido arrancada del aire, con casi ningún intento de explicar el proceso histórico mediante el cual Rusia y China, en el espacio de apenas 25 años, cambiaron de ser estados obreros burocráticamente degenerados y deformados a potencias imperialistas.

50. Si fuera meramente una cuestión de expresar oposición a los regímenes de Beijing y Moscú no sería necesario emplear el epíteto "imperialista". El Comité Internacional de la IV Internacional llama por el derrocamiento de los estados capitalistas en Rusia y China por la clase obrera como un componente esencial de la revolución socialista mundial. Ha explicado que ambos Estados son el producto de la traición estalinista a las revoluciones socialistas del siglo XX y su subsecuente restauración del capitalismo. El gobierno ruso es el representante de oligarcas que surgieron de la burocracia estalinista después de haber desmontado el estado soviético y abolido las relaciones de propiedad nacionalizada. Su promoción del nacionalismo de la "Gran Rusia" es el resultado extremo del mismo estalinismo, el cual fue un rechazo violento y contrarrevolucionario del programa internacionalista del marxismo. El régimen del Partido Comunista Chino representa a la élite y a la burocracia de estado policial capitalista que se desarrolló desde la década de 1980 y se enriqueció al facilitar la explotación empresarial de las masas chinas.

51. ¿Qué propósito político, se debe preguntar, sirve agregar la palabra "imperialista" a las descripciones de China y Rusia? En la práctica política, sirve funciones muy definidas. En primer lugar, se relativiza, y por lo tanto disminuye, el papel contrarrevolucionario central, decisivo y global, de los imperialismos estadounidense, europeo y japonés. Esto facilita la colaboración activa de la seudoizquierda con Estados Unidos en operaciones de cambio de régimen como en Siria, donde el régimen de Assad ha sido apoyado por Rusia. Segundo, y aún más significativamente, la designación de China y Rusia como imperialistas —y por lo tanto, implícitamente poderes coloniales que suprimen minorías étnicas, nacionales, lingüísticas y religiosas— sanciona el apoyo de la seudoizquierda a levantamientos de "liberación nacional" y "revoluciones de color", respaldados por el imperialismo y confinados dentro de los límites de los estados existentes.

52. El apoyo al imperialismo en el extranjero corresponde al apoyo a los deseos de la aristocracia financiera nacional. La llegada al poder de Syriza ("la Coalición de la Izquierda Radical") en Grecia en el año 2015 y la extraordinaria rapidez con la que adoptó las mismas políticas de austeridad a las que pretendía oponerse develaron la naturaleza y el papel de la seudoizquierda a través del mundo. Cumplen la misma función grupos como el Partido La Izquierda en Alemania, el Nuevo Partido Anticapitalista en Francia, el Partido Socialista de los Trabajadores en el Reino Unido, la Organización Internacional Socialista y Alternativa Socialista en Estados Unidos. Sea a través de la promoción de la campaña de Jeremy Corbyn en el Partido Laborista de Gran Bretaña o de la campaña de Bernie Sanders en el Partido Demócrata de Estados Unidos, el objetivo de estas organizaciones es impedir la movilización política independiente de la clase obrera. La promoción incesante de las políticas de identidad de raza, género y orientación sexual ha sido el medio a través del cual han obtenido acceso a posiciones privilegiadas y altos ingresos en ámbitos académicos, otras profesiones, los sindicatos y la burocracia estatal. Están vinculados por mil hilos a las faldas de la aristocracia financiera y son profundamente hostiles a la clase obrera.

¡Construyamos el Comité Internacional de la Cuarta Internacional!

53. Nos estamos acercando al centenario de la Revolución de Octubre de 1917. Ese evento trascendental en la historia mundial —la primera revolución socialista y establecimiento de un estado obrero— fue preparado por internacionalistas marxistas, liderados por Lenin y Trotsky, quienes se opusieron intransigentemente a la primera guerra imperialista. Posteriormente, la traición de la burocracia estalinista al programa internacionalista condujo a la disolución de la Unión Soviética. Pero, a pesar del trágico destino de la URSS, tres hechos históricos permanecen relevantes. En primer lugar, la Revolución de Octubre de 1917 reivindicó la evaluación marxista del papel revolucionario de la clase obrera y la necesidad de una perspectiva consciente y de liderazgo proporcionado por el partido revolucionario. En segundo lugar, la lucha del movimiento trotskista —tanto dentro como fuera de la Unión Soviética— demostró que existía, en base a un programa socialista e internacionalista, una alternativa revolucionaria a la degeneración burocrática del régimen estalinista. La disolución de la Unión Soviética no fue inevitable. En tercer lugar, las fundamentales contradicciones económicas, sociales y geopolíticas del capitalismo que dieron origen a la guerra mundial de 1914 y a la revolución socialista de 1917 no han sido superadas.

54. El siglo pasado no fue vivido en vano. La conciencia de los trabajadores y jóvenes de todo el mundo ha sido profundamente afectada por décadas de interminable guerra y crisis económica. Surge una creciente ola de luchas contra la disminución de calidad de vida, contra los ataques a beneficios sociales, contra la ampliación de las desigualdades sociales y contra la destrucción de los derechos democráticos, todo bajo el pretexto de la "guerra al terror ". La tarea fundamental es dotar estas luchas con una comprensión de las crisis del capitalismo en su conjunto, el cual halla su expresión más peligrosa en el impulso hacia guerras imperialistas. Es necesario desarrollar un liderazgo político en la clase obrera que pueda unificar las luchas separadas y establecer las bases para el derrocamiento de todo el sistema socioeconómico a través de la revolución socialista.

55. La economía y política mundial han entrado en una etapa nueva. El período de triunfalismo capitalista que se abrió con la restauración del capitalismo en Europa Oriental y alcanzó su cumbre con la disolución estalinista de la URSS ha llegado a su fin. Se está desmoronando el castillo de naipes especulativo que ha garantizado la riqueza parasitaria de la clase dominante. La caída de las valoraciones del mercado bursátil no sólo ha desinflado el tamaño de sus portafolios de inversiones, también ha quebrado la reputación y la credibilidad de los teóricos y líderes políticos pro capitalistas.

56. Contribuyendo a la perplejidad y el temor de la élite gobernante, la radicalización política, en desarrollo, de la juventud y los trabajadores está adquiriendo rápidamente una orientación socialista. Sería totalmente erróneo equiparar este impulso instintivo inicial hacia el socialismo con una conciencia revolucionaria políticamente desarrollada. Pero el proceso de desarrollo político —desde las manifestaciones iniciales de ira contra la injusticia capitalista hasta la comprensión de la necesidad del derrocamiento del capitalismo y su sustitución por el socialismo mundial— ya se encuentra en marcha.

57. Los partidos y personalidades que emergen como los beneficiarios iniciales del descontento político se verán agobiados por el conjunto de fuerzas sociales masivas en movimiento a causa de la crisis global. La suerte de Syriza y su líder Tsipras —universalmente aclamados en enero del 2015 y despreciados en julio— será la de muchos otros charlatanes políticos y falsos líderes. Pero no es suficiente esperar pasivamente y permitir eventos que expongan a estos traidores. Es necesario llevar a cabo la construcción del partido revolucionario auténtico para las tareas que enfrenta la clase obrera.

58. Precisamente esta es la misión política del Comité Internacional de la Cuarta Internacional. Todos nuestros enemigos políticos denuncian al Comité Internacional como "sectario". Por muchas décadas, este epíteto se ha empleado contra marxistas por oportunistas pequeñoburgueses y sinvergüenzas políticos de todas las tendencias (es decir, liberales, socialdemócratas y arribistas laboristas, funcionarios sindicales, seudoizquierdistas, reformistas asustados de sus propias sombras, etc.). Para todos ellos la palabra "sectario" significa tener un compromiso con principios socialistas, negarse a entrar en alianzas políticas con la clase gobernante y ser intransigente en la lucha por la independencia política de la clase obrera internacional. Trotsky bien conocía con tales denuncias. Escribió:

La Cuarta Internacional, ya hoy, es merecidamente odiada por los estalinistas, socialdemócratas, los liberales burgueses y fascistas... Sin concesiones, batalla todas las agrupaciones políticas entreveradas con las faldas de la burguesía. Su misión —la abolición de la dominación del capitalismo. Su objetivo —el socialismo. Su método —la revolución proletaria. [ La agonía del capitalismo y las tareas de la Cuarta Internacional, (El Programa de Transición)]

59. El Comité Internacional de la IV Internacional llama a la discusión más amplia posible sobre el análisis presentado en esta declaración. Hacemos un llamado a las decenas de miles de lectores del World Socialist Web Site a estudiarlo y a luchar por expandir su circulación. Instamos a que los principios presentados en esta declaración sirvan como cimientos de un nuevo movimiento antiguerra internacional. Reiteramos, estos principios son:

  • La lucha contra la guerra debe basarse en la clase obrera, la gran fuerza revolucionaria en la sociedad, uniendo tras ella todos los elementos progresistas de la población.
  • El nuevo movimiento contra la guerra debe ser anticapitalista y socialista, ya que no puede existir una lucha seria contra la guerra excepto que en la lucha para poner fin a la dictadura del capital financiero y sistema económico que es la causa fundamental del militarismo y la guerra.
  • Por lo tanto, el nuevo movimiento contra la guerra, por necesidad, debe ser inequívocamente y totalmente independiente de y hostil hacia todos los partidos políticos y organizaciones de la clase capitalista.
  • El nuevo movimiento contra la guerra, sobre todo, debe ser internacional, movilizando el gran poder de la clase trabajadora en una lucha global unificada contra el imperialismo. 

60. Los interrogantes históricos más centrales, derivados de la situación actual del mundo, pueden ser formulados de la siguiente manera: ¿Cómo se resolverá la crisis del sistema capitalista mundial? ¿Terminarán las contradicciones que sacuden al sistema en una revolución socialista mundial o en una guerra mundial? ¿Conducirá el futuro al fascismo, a una guerra nuclear y a una caída irrevocable a la barbarie? ¿O tomará la clase obrera Internacional el camino de la revolución, derrocando el sistema capitalista y luego reconstruyendo el mundo sobre bases socialistas? Estas son las alternativas reales enfrentando a la humanidad.

61. El Comité Internacional de la Cuarta Internacional y sus secciones invitan a una discusión fraternal, basándose en de los principios avanzados en esta declaración, con las tendencias políticas y personas de todo el mundo que reconocen la necesidad urgente de la construcción de un movimiento de masas internacional contra la guerra.

  • ¡Por la unidad de la clase obrera internacional!
  • ¡Defendamos los derechos democráticos!
  • ¡Por la igualdad y el socialismo!
  • ¡Detengamos el impulso hacia la guerra mundial imperialista con el programa de Revolución Socialista Mundial!
  • ¡Ampliemos el número de lectores de la World Socialist Web Site!
  • ¡Eduquemos a una nueva generación de trabajadores y jóvenes en los principios del internacionalismo socialista revolucionario!
  • ¡Construyamos nuevas secciones del Comité Internacional de la Cuarta Internacional!
Loading