Primero de Mayo del 2016 y el futuro del socialismo

por Joseph Kishore
11 mayo 2016

El domingo, primero de mayo la movilización en línea del Día Internacional del Trabajador del Comité Internacional de la Cuarta Internacional (Comité Internacioanl) atrajo una amplia participación de trabajadores y jóvenes de todo el mundo. Fue el único acontecimiento a nivel internacional que le presentó a la clase obrera una verdadera perspectiva Marxista y socialista en respuesta a la ola de violencia imperialista que amenaza la mera existencia de la humanidad.

La manifestación fue una expresión del crecimiento importante de la influencia política del Comité Internacional. Alrededor de 2.500 personas participaron, un aumento de más del 40 por ciento comparado con el acto del año pasado. El número de países de donde fue accedido el rally creció de 80 a 98. l tamaño de la audiencia también influyó en el gran número de comentarios, casi 750, escritos por los oyentes.

Esta reacción confirma otras señales de la creciente influencia política del World Socialist Web Site. En febrero y marzo, según Compete.com, un total de casi un cuarto de millón de individuos únicos visitaron el sitio cada mes, una cantidad mucho más alta que la del año pasado.

Importantes condiciones objetivas forman la base de este crecimiento. En primer lugar, el año pasado se caracterizó por una enorme intensificación de conflicto geopolítico y por una creciente preocupación internacional por parte de los trabajadores y de la juventud sobre el peligro de guerra. La "guerra al terror", que ahora se acera a su decimoquinto aniversario, se está convirtiendo en una batalla global entre las grandes potencias, centrada en en los esfuerzos cada vez más provocativos de Estados Unidos para rodear a Rusia y China militar y políticamente. Otra vez más oficiales de gobierno y estrategas geopolíticos discuten abiertamente la posibilidad de una guerra nuclear.

En segundo lugar, el impacto duradero de la crisis económica del 2008 y la subsecuente reestructuración de las relaciones de clase se han expresado en una mayor militancia social que poco a poco adquiere dimensiones más políticas. En Estados Unidos, centro del imperialismo mundial, lo que domina políticamente es una campaña electoral en el contexto del derrumbe los partidos políticos tradicionales y sus representantes. David North, el presidente del Consejo Editorial Internacional del WSWS, señaló los siguiente en su informe introductorio a la movilización del primero de mayo:

“Varias señales apuntan a una radicalización política anticapitalista de la clase obrera y la juventud en todo el mundo. Probablemente, la señal más significativa es que millones de trabajadores estadounidenses han votado en las primarias demócratas por un candidato que se identifica como socialista. Por supuesto, el “socialismo” de Bernie Sanders no es más que un liberalismo recalentado. El apoyo por Sanders, sin embargo, no tiene que ver con su oportunismo político; es una señal que los trabajadores desean actualizar una “revolución política” (frase de Sanders) contra la desigualdad social. Ha sido refutado en la práctica ese mito del excepcionalismo político estadounidense —de que la clase obrera en este país nunca recurriría al socialismo. Se abre un nuevo capítulo en la historia de la lucha de clases en Estados Unidos”.

La lucha de clases se está convirtiendo en un factor dominante en la situación política de cada país. En el año pasado, cientos de miles de trabajadores y jóvenes en Francia participaron en protestas contra las reformas laborales derechistas y un "estado de emergencia" anti democrático impuesto por el Partido Socialista. En China e India, los trabajadores automotrices han hecho huelgas en contra de los ataques a sus sueldos y de sus condiciones laborales. Además, en toda Europa, existe una profunda oposición a las interminables medidas de austeridad dictadas por los bancos.

Otro elemento en el crecimiento de la influencia del Comité Internacional es la diferenciación cada vez más clara entre el marxismo auténtico y la política de las organizaciones que dicen ser de la "izquierda", pero que en realidad representan los intereses de los sectores más privilegiados de la clase media. En Grecia, Syriza llegó al poder en enero del año pasado y rápidamente descartó todas sus promesas electorales. Para finales del 2015, esta “Coalición de la Izquierda Radical” ya imponía las medidas de austeridad que la Unión Europea exigía y servía de policía fronteriza, participando en los ataques brutales de todo el continente contra de los refugiados. Hoy en día, basándose en el análisis de WSWS, sectores de trabajadores y jóvenes comienzan a sacar importantes conclusiones de estas experiencias.

Todavía existe un gran abismo entre el nivel de conciencia política de la clase obrera y los peligros que encara. En nuestra conferencia en línea, participaron miles, no cientos de miles ni millones. Esos números ya llegarán. El cantidad creciente de lectores del WSWS y la respuesta de ellos a la movilización del Día del Trabajador anticipan un giro general de los trabajadores de todo el mundo hacia una legitima estratégia socialista.

Es aquí donde la cuestión de liderazgo político es decisiva. Una revolución socialista se desarrolla de la interacción de el movimiento objetivo de la clase obrera con la intervención del partido revolucionario.

El aspecto más notable del actp fue la perspectiva, tan unificada y políticamente coherente, de todos los oradores. Los líderes del Comité Internacional de la Cuarta Internacional, de Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Sri Lanka y Australia, pronunciaron discursos acerca de las cuestiones políticas más importantes que enfrenta la clase obrera internacional, incluyendo las consecuencias de un cuarto de siglo de guerra prácticamente interminable; el impacto del “pivote hacia Asia” del gobierno de Obama sobre India, Australia y toda la cuenca del Pacífico; el crecimiento del militarismo alemán, la crisis en Europa y la campaña imperialista contra Rusia; la campaña de Brexit en el Reino Unido; la crisis de refugiados en Europa, el Medio Oriente y África del Norte; las consecuencias para América Latina de las tensiones entre Estados Unidos y China sobre América Latina y la crisis política en Estados Unidos.

La lucha para unir a la clase obrera de todos los países y forjar un liderazgo político para las luchas emergentes contra la guerra, desigualdad social y el asalto contra los derechos democráticos fue un tema dominante en todos los discursos. Como Wije Dias, secretario general del Partido Socialista por la Igualdad en Sri Lanka, razonó en su discurso: "La cuestión crítica es armar a la incipiente rebelión de trabajadores por todo el mundo con un programa y con una preceptiva que articule sus intereses objetivos como una clase global y protagonista de un nuevo orden social, libre de deseo y de guerra."

El Comité Internacional marcha hacia adelante con un inmenso grado de optimismo revolucionario. La crisis del capitalismo no solo produce la guerra; también produce las condiciones para la revolución socialista. Como David North afirmó en el análisis de la situación política de Estados Unidos, “Ha sido refutado en la práctica ese mito del excepcionalismo político estadounidense —de que la clase obrera en este país nunca recurriría al socialismo. Se abre un nuevo capítulo en la historia de la lucha de clases en Estados Unidos.”.

Ese factor es de máxima trascendencia internacional. El aumento en el apoyo al socialismo se desarrollará como un proceso global, no nacional.

Un período histórico está llegando a su fin y otro está a punto de comenzar. El último cuarto de siglo, plagado de confusión política y de la desorientación creada por el estalinismo y la disolución de la Unión Soviética, junto con un movimiento a la derecha de la política de la “izquierda”, está empujando hacia un periodo e radicalización política y de lucha.

El acto del Primero de Mayo fue un acontecimiento de especial importancia en la historia del Comité Internacional de la Cuarta Internacional y en la lucha por construir un movimiento internacional de la clase obrera y la juventud contra guerra imperialista y el sistema capitalista. Distinguimos este hito importante, a la vez que estamos concientes de los inmensos retos por venir.