La incriminación de los trabajadores de Maruti Suzuki – Segunda parte: El incendio y la muerte de Avineesh Dev

por Eric London y Keith Jones
13 abril 2017

Como hemos visto, el juez Goyal declaró a los trece trabajadores — doce de ellos líderes del Sindicato de Trabajadores de Maruti Suzuki (MSWU, por sus siglas en inglés) — culpables de homicidio culposo o asesinato en la muerte del gerente de recursos humanos de la empresa, Avineesh Dev.

Familiares de los trabajadores encarcelados fuera del tribunal [Crédito de la fotografía: Rahul Roy, de La fábrica (2015)]

En el juicio, los trece disputaron la acusación de la fiscalía de que ellos u otros trabajadores de la planta automotriz de la compañía Maruti Suzuki en Manesar atacaron a Dev o planificaron su asesinato. Declararon que Dev fue abordado por unos “gorilas” o matones que la compañía llamó para intimidar a los trabajadores y que estos lo atacaron por haber expresado simpatía por las demandas de los trabajadores. En la reunión que sostuvieron los líderes del MSWU con los administradores de la planta inmediatamente antes del altercado y el incendio del 18 de julio del 2012, Dev, según explicaron los acusados, anunció su renuncia en protesta de la intransigencia de los otros gerentes.

El juez Goyal rechazó la versión de los trabajadores de antemano. Declaró que no había pruebas de que Dev hubiese renunciado y que este aspecto y el presunto ataque de los matones de la compañía contra Dev y los trabajadores fueron inventados. Citó como prueba que los trabajadores empobrecidos y encarcelados no dieron su testimonio de lo ocurrido hasta varias semanas después del 18 de julio. No obstante, en otra parte, el juez tuvo que admitir que la policía conspiró con los gerentes de Maruti Suzuki para fabricar evidencia. En síntesis, la corte simplemente no estaba interesada en la versión de los hechos de los trabajadores.

La autopsia estableció que Dev no murió de las heridas que sufrió en el altercado de la fábrica, sea a manos de los trabajadores o de los matones de la empresa, sino por asfixia debido a la inhalación de humo.

Por ende, el caso de asesinato de la fiscalía debió demostrar que, más allá de toda duda razonable, los trabajadores hirieron a Dev de modo que se le imposibilitó escapar del humo y, algo aun más fundamental, que provocaron el incendio deliberadamente.

Los fiscales no lograron demostrar ninguno de los dos. Ya que la procedencia del fuego fue el eje central del caso, una examinación de lo que afirmó la fiscalía en cuanto a esto es esencial para exponer que los trabajadores fueron inculpados falsamente. De la misma manera, es fundamental considerar cómo fue que el juez Goyal lidió con el aspecto del incendio en su veredicto.

¿Quién provocó el incendio?

Los testimonios de los testigos que presenciaron el incendio fueron inconsistentes.

Uno de los testigos, P.K. Roy, dijo que vio a Jiya Lal y a otros trabajadores prendiéndole fuego a la oficina de la dirección; sin embargo, no pudo identificarlos en la corte. Virenda Parshad, otro testigo de la fiscalía, contradijo a Roy y dijo que habían sido otros trabajadores los que iniciaron el incendio. Otro testigo de la gerencia, Shalila Bihari, dijo que Jiya Lal y otro trabajador lo habían hecho, pero identificó incorrectamente a Jiya Lal. Además, otro gerente que atestiguó, Vikram Sareen, tampoco pudo identificar quién comenzó el incendio.

Chander Pal, un inspector laboral y testigo de la fiscalía, expresó más directamente el punto al que querían llegar los administradores de la empresa y la fiscalía, testificando que todos los líderes del sindicato habían provocaron el incendio.

Los testigos de la fiscalía tampoco pudieron identificar de manera sistemática a los que culparon por haber atacado violentamente al personal administrativo.

Manifestantes piden la liberación de los trabajadores de Maruti Suzuki [Crédito de la fotografía: Rahul Roy, de La fábrica (2015)]

Como un relleno para encubrir estas flagrantes inconsistencias en su caso, la fiscalía se basó en gran medida en las afirmaciones hechas por sus testigos de que “escucharon decir” comentarios incriminatorios de parte de los trabajadores. Estos presuntos comentarios, que los trabajadores niegan, corresponden a intenciones de asesinar, prender fuego y hacerle daño a todo el personal administrativo.

La fiscalía argumentó y el juez concordó que es pura coincidencia que estos comentarios constituían precisamente “las pruebas” que necesitaban para dictar las condenas y que sólo los gerentes de Maruti Suzuki los escucharon.

El representante legal de los trabajadores mostró precedentes legales que esclarecieron lo que la fiscalía estaba intentado lograr: “Cuando la fiscalía no puede probar satisfactoriamente la intención de conocimiento del acusado, generalmente le atribuyen ciertas palabras con el fin de presentar las pruebas que hacen falta”.

La caja de cerillas intacta

La policía nunca pudo determinar cómo fue iniciado el incendio, ni dónde. Pero en el juicio, la fiscalía indicó que la cubierta de una caja de cerillas que fue encontrada entre las cenizas de la oficina destruida era potencialmente una pieza clave para resolver el rompecabezas del origen del fuego.

En realidad, sólo sirvió para acentuar los agujeros del caso de la fiscalía.

En primer lugar y lo más importante, no se conectó a ninguno de los trabajadores acusados con la caja de cerillas.

En segundo lugar, está “el factor de duda”, como lo indicó el mismo juez, en cuanto a la “recuperación de la caja de cerillas”. No fue descubierta cuando la policía revisó la escena del crimen, sino que la encontró al día siguiente el especialista forense de la policía, el Dr. Rajesh Soni. El juez tuvo que reconocer: “Incluso las huellas digitales de la caja de cerillas no fueron registradas por el Dr. Rajesh Soni. Incluso no se llamó al Dr. Rajesh Soni como testigo, e incluso la nota de recuperación de la caja de cerillas no llevaba la firma del Dr. Rajesh Soni”. En cambio, llevaba la firma de otro funcionario de la investigación, H.C. Satpal, quien pudo haber estado ausente cuando supuestamente fue encontrada la caja de cerillas.

En tercer lugar, la cubierta de la caja de cerillas no tenía ninguna quemadura ni marcas de humo a pesar de que todo lo que estaba a su alrededor había sido consumido por las llamas. En otra parte de su decisión, el juez declaró que “una computadora, partes de computadoras, muebles, documentos y otros artículos quedaron quemados en gran cantidad”; sin embargo, la cubierta de la caja de cerillas quedó intacta.

Manifestantes piden la liberación de los trabajadores de Maruti Suzuki [Crédito de la fotografía: Rahul Roy, de La fábrica (2015)]

En su veredicto, el juez Goyal admitió que “la fiscalía no ha podido establecer quién provocó el incendio”, es decir, no pudo demostrar lo que debió haber sido la piedra angular de su caso.

¿Cómo es que el juez justificó — en realidad, inventó — un argumento legal, o mejor dicho seudolegal, para condenar a los trece trabajadores?

El juez Goyal descartó inmediatamente el planteamiento del abogado defensor de que la caja de cerillas debió haber sido “plantada”, ya que fue encontrada “sin muestras de fuerza”. Pero, dos veces, a las que volveremos más adelante, el juez tuvo que admitir que la policía fabricó pruebas.

La formulación de sus argumentos pretende encubrir y distraer de los agujeros y discrepancias de la acusación y efectivamente transfiere la obligación de presentar pruebas a los trabajadores.

De esta manera, a pesar de que la fiscalía no pudo asociar la caja de cerillos con ningún trabajador y que la policía “extrañamente no la examinó con procedimientos forenses de rutina”, el juez aún escribe: “Ni estaba quemada ni tenía cerillas pero eso no significa que los acusados no hayan iniciado el incendio ni le hayan causado lesiones a los funcionarios administrativos y la muerte a Avineesh Dev”.

Defendiendo a la fiscalía, el juez Goyal añade luego, “El caso de la fiscalía no es que el incendio fue iniciado con esta cubierta de una caja de cerillas... existe la posibilidad de que la cubierta de dicha caja de fósforos fue arrojada a un lugar donde no fue consumida por el fuego mientras que las cerillas y la caja sí se quemaron”.

Los esfuerzos del juez para transferir la responsabilidad de presentar pruebas a los acusados fueron aún más explícitos cuando declaró cínicamente que, “Los acusados tienen que explicar cómo es que, si Avineesh Dev era tan allegado a ellos, murió por ser un simpatizante de los trabajadores, según ellos...”.

Esto suscita nuevamente la cuestión de la relación entre Dev y los trabajadores. La evidencia de que éste apoyaba a los trabajadores y ellos lo apreciaban es considerable, incluso la presentada por el juez Goyal en su sentencia. Dev les ayudó a registrar el sindicato MSWU en el Departamento de Trabajo de Haryana, mientras que un testigo clave de la fiscalía y gerente de Maruti Suzuki, Vikram Khajanchi, admitió que en mayo del 2012, Dev se había enfermado y los “dirigentes sindicales habían ido a verlo” al hospital. Sin embargo, Goyal asevera que esto no es de importancia.

Maruti Suzuki disputó férreamente la formación del MSWU, como lo atestiguan las tres huelgas que se llevaron a cabo en el 2011 y los repetidos llamados a la policía para suprimirlas. Las relaciones en la planta eran tales que la gerencia llegó a hacer uso, según el fallo del mismo juez, de trecientos agentes de seguridad el 18 de julio. Sin embargo, él adopta la misma postura que el magistrado judicial, rechazando la denuncia de los trabajadores contra los gerentes de que los matones de la empresa fueron los que atacaron a Dev: “no hay ninguna evidencia” que muestre que la gerencia de Maruti Suzuki haya tenido “algún problema con” Avineesh Dev.

En la siguiente parte exploraremos las inconsistencias, los agujeros y las contradicciones de las acusaciones de la empresa y la fiscalía – que el tribunal validó en su mayoría — que los trabajadores, encabezados por los líderes del MSWU, violentaron contra los gerentes. Una cuestión importante en tal investigación es: ¿Cómo es que la única baja de este ataque, el único gerente de Maruti Suzuki que sufrió lesiones graves, fue el único que demostró ser simpatizante de los trabajadores?

We need your support

The WSWS Autoworker Newsletter needs your support to produce articles like this daily. We have no corporate sponsors and rely on readers just like you. Become a monthly subscriber today and support this vital work. Donate as little as $1. It only takes a minute. Thank you.