Trabajadores de Amazon denuncian condiciones de trabajo

por Evan Blake
24 abril 2017

En los últimos años, Amazon se ha convertido en una de las empresas de más rápido crecimiento y más lucrativas del mundo. De acuerdo con los rankings del Financial Times Global 500, Amazon tiene la cuarta mayor capitalización del mercado, saltando desde el puesto 33º en 2015 y ahora sólo detrás de Apple, Google y Microsoft.

El gigante minorista en línea con sede en Seattle, Washington, tiene unos 341.000 empleados en al menos 30 países de todo el mundo. A finales de 2016, Amazon tenía aproximadamente 180.000 empleados de tiempo completo en los Estados Unidos aumentando seis veces desde 2011. En enero, la compañía anunció planes para contratar a 100.000 trabajadores de tiempo completo en los Estados Unidos a mediados de 2018. Esto se hará en gran medida a través de la construcción de nuevos centros de distribución (bodegas de un millón de pies cuadrados o aproximadamente el tamaño de 28 campos de fútbol), que contienen inventario de proveedores y permiten a Amazon ofrecer servicios de entrega al mismo día para muchos de sus productos.

El ascenso de Amazon ha canalizado una riqueza desmesurada al fundador, presidente y CEO de la compañía, Jeff Bezos, quien recientemente superó a Warren Buffett para convertirse en la segunda persona más rica del mundo, con una fortuna total de $76.900 millones de dólares. En 2016 solamente, Bezos acumuló $27.6 mil millones, en gran parte mediante el aumento en el valor de las acciones de la compañía. Esta cantidad es suficiente para pagar a cada uno de los empleados de Amazon en todo el mundo un salario anual de $80.938 dólares, o un salario aproximado por hora de $39 dólares.

La gigantesca riqueza acumulada por Bezos ha sido producida por el trabajo de los trabajadores de Amazon, quienes están siendo sobreexplotados y a quienes les paga cerca del salario mínimo por un trabajo altamente exigente físicamente. La empresa utiliza tecnología de punta para maximizar la producción que extrae de cada trabajador y ha sido citada rutinariamente por violaciones a la seguridad en el lugar de trabajo y por el abuso de sus trabajadores.

A los “Recolectores”—los trabajadores de almacén que recogen los artículos programados para entrega—se les requiere llevar dispositivos de rastreo y caminar rutinariamente más de 15 millas durante un turno. Son reprendidos e incluso despedidos por los supervisores si sus datos muestran alguna ineficiencia.

Un artículo de 2014 en la revista Wiredseñaló “la manera tan rápida como un tiro que los trabajadores de bodega” mueven y empaquetan los artículos. “Las estaciones de empaque son un torbellino de actividad donde los algoritmos prueban la resistencia humana. Las órdenes fluyen por una pantalla de computadora que indican el tamaño correcto de la caja para cada una. Los rodillos escupen las bolsas de aire sellado utilizadas para amortiguar los artículos en las cajas y la cinta para sellarlos. Los trabajadores golpean rápida y repetidamente durante el plegado, embalaje y sellado de las cajas a una velocidad que sólo puede llegar mediante días, meses y años de práctica. El ritmo no puede disminuir si Amazon quiere satisfacer la demanda que la propia compañía ha alimentado a través de la velocidad y la fiabilidad de su operación de cumplimiento”.

Centro de cumplimiento en Tracy, California

En un Centro de Almacenamiento, Empaque y Despacho en Carlisle, Pennsylvania, en junio de 2014, la trabajadora Jody Rhoads, de 52 años de edad, fue muerta cuando la maquinaria que estaba operando para mover los palets se estrelló contra las estanterías y la atravesó. En otro infame incidente en 2011, la gerencia en un Centro de Amazon en Breinigsville, Pennsylvania se negó a abrir las puertas para proporcionar ventilación cuando la temperatura alcanzó más de 43 grados centígrados. En el momento que los trabajadores comenzaron a colapsar, la compañía simplemente pagó para tener ambulancias en espera fuera de la instalaciones para trasladar a los trabajadores al hospital.

Recientemente un equipo de reportaje de World Socialist Web Site habló con trabajadores de Amazon en Tracy, California, a 101 Km al oriente de San Francisco. Quedó claro rápidamente que la administración ha tratado de crear un ambiente de intimidación para evitar que los trabajadores denuncien las malas condiciones de trabajo. Un trabajador con tres años de experiencia, al principio estaba aprehensivo por hablar con un reportero del WSWS, sin embargo decidió hablar brevemente sin dar su nombre. Refiriéndose al riesgo que estaba tomando, el trabajador dijo: “Muchos trabajadores han sido despedidos por mucho menos”.

Durante la capacitación laboral, se dice a los trabajadores que hablar con los medios de comunicación es contra la política de la empresa y podría resultar en despido inmediato. “Conocí a alguien que fue despedido simplemente por decir la palabra ‘unión’ y ser escuchado por un gerente”, dijo el trabajador a WSWS. “La compañía ha amenazado con cerrar y reubicar Centros de Empaque y Despacho completos si oyen hablar lo suficiente sobre la formación de un sindicato”.

Otro trabajador dijo que el salario inicial en la planta es de $13.50 por hora. Los trabajadores reciben un modesto aumento de $0.25 por hora cada seis meses, con un tope máximo de $15 por hora, una escala de salarios de pobreza en un estado con uno de costos de vida más altos en Estados Unidos. A nivel nacional, los salarios iniciales para los trabajadores de Amazon son frecuentemente de sólo $11-12 por hora.

Otro trabajador dijo a WSWS: “Lo más sorprendente para mí de trabajar aquí es la moral increíblemente baja. He trabajado en otras empresas, incluso en grandes fábricas, y nunca he visto la moral de los trabajadores tan baja. Tratas de pasar y fingir que es otro día en el paraíso, pero es realmente difícil cuando todo el mundo parece estar tan deprimido y malgeniado todo el tiempo.”

El Centro de Empaque y Despacho de la ciudad de Tracy se inauguró en octubre de 2013 al mismo tiempo que se inauguró otra instalación en Stockton, una ciudad devastada por el colapso financiero de 2008, que en 2012 se convirtió en la ciudad estadounidense más grande en declararse en bancarrota, antes de ser superada por Detroit al año siguiente.

Amazon tiene seis de estos Centros en San Bernardino, otra ciudad importante para declararse en bancarrota.

Aparentemente, la compañía apunta a áreas que han sido duramente golpeadas por la desindustrialización, que tienen una amplia oferta de trabajadores desempleados que pueden ser explotados por bajos salarios. Estados y localidades con escasez de dinero ofrecen a la compañía grandes recortes de impuestos y otros subsidios para “crear empleos”.

Uno de los sitios elegidos para los nuevos Centros de Empaque y Despacho es Livonia, Michigan, un suburbio localizado al occidente de Detroit, donde el Centro será construido en el lugar que ocupara una antigua planta de General Motors.

Amazon también planea abrir dos instalaciones en Aurora, Illinois, donde Caterpillar planea cerrar una planta a finales de este año, eliminando 800 empleos. El estado de Illinois está otorgando a Amazon $ 12.9 millones en incentivos fiscales para estas dos instalaciones, y potencialmente más de $100 millones para las ocho instalaciones en total de la compañía en el estado.

Hay una profunda corriente de hostilidad entre los trabajadores de Amazon hacia las brutales condiciones de trabajo que enfrentan, y un creciente sentimiento de apoyo para la lucha. Además de estas preocupaciones, los trabajadores de Amazon en Tracy, California, y de otra bodega en el norte de Virginia—justo en las afueras de Washington, D.C. —también hablaron con WSWS sobre el peligro de la guerra, expresando así el sentimiento general contra la guerra de la mayoría de la población estadounidense.

Después de enterarse de que Trump había ordenado ataques aéreos dirigidos directamente contra el gobierno sirio, un trabajador de Tracy declaró enfáticamente: “Trump es un idiota”. Otro en la instalación del norte de Virginia dijo: “En mi opinión, matar nunca es el camino y definitivamente no es el camino para lograr la paz en este mundo”. Este trabajador señaló que a una edad más temprana se había visto obligado a unirse al Ejército de los Estados Unidos, como medio de pagar por sus estudios universitarios.

Un contratista de Amazon en el Centro del norte de Virginia dijo: “Hay tantas otras cosas por las que la población debería preocuparse … la amenaza de una gran guerra con otra potencia nuclear es algo de lo que todos debemos preocuparnos, y debería ser el trabajo de los medios llevar esto a la atención de la gente. Parece que ha quedado en manos de los socialistas el hacerlo”.

Mientras que la gerencia de Amazon busca silenciar la disidencia entre sus trabajadores, hay muchas páginas de Facebook y comentarios en reddit.com donde ellos expresan activamente su oposición. Hay una sensación que algo debe hacerse, no sólo sobre las condiciones en el trabajo, sino por las sombrías perspectivas que una generación entera de jóvenes trabajadores enfrenta, incluyendo enormes deudas de préstamos estudiantiles, trabajos -trampa sin salida y mal pagados y el peligro de la guerra.

Los esfuerzos de varios sindicatos para hacer incursiones entre los trabajadores de Amazon, incluyendo a la Asociación Internacional de Maquinistas, han sido rechazados debido a las décadas de traiciones a los trabajadores por parte de estas organizaciones. Lejos de mejorar los salarios y las condiciones de los trabajadores de las bodegas y de la logística, incluso en United Parcel Service, los Teamsters y otros sindicatos han mantenido sistemas de salarios y beneficios de varios niveles y condiciones precarias de empleo de tiempo parcial.

Los trabajadores de Amazon necesitan organización. Sin embargo, no necesitan organizaciones vinculadas a los grandes negocios y a los partidos políticos controlados por las corporaciones. El Partido Socialista de la Igualdad insta a los trabajadores de Amazon a formar Comités de Trabajo de Base para unir a los trabajadores de Amazon y luchar por el derecho a empleos estables, bien pagados y con seguridad laboral. Los trabajadores de Amazon en los Estados Unidos e internacionalmente poseen un poder inmenso, pero aún no explotado, y la acción industrial común de los trabajadores podría convertirse rápidamente en un punto de estrangulación en la economía global.

Fundamentalmente, las grandes cuestiones a las que se enfrentan los trabajadores de Amazon, como todos los trabajadores de los Estados Unidos y del mundo—la gigantesca desigualdad social, la estructura subyacente de la sociedad, la amenaza de una devastadora guerra nuclear mundial—sólo pueden abordarse mediante la construcción de movimiento político de masas de la clase obrera contra el sistema capitalista, que es el que permite a unos pocos como individuos como Bezos acumular vastas riquezas explotando el trabajo colectivo de la clase obrera.

Animamos a todos los trabajadores de Amazon a ponerse en contacto con World Socialist Web Site hoy. Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para ayudar a los trabajadores a establecer líneas de comunicación entre los trabajadores de Amazon en los Estados Unidos e internacionalmente, para construir Comités de Base y elaborar una estrategia de lucha para defender sus intereses.