Twitter advierte a sus usuarios: los estamos vigilando

por Andre Damon
23 enero 2018

Como una intimidación política abierta, la plataforma de la red social Twitter le envió un correo electrónico a cientos de miles de usuarios el sábado informándoles que habían compartido o seguido “propaganda rusa”.

Sin presentar fundamentos para sus acusaciones, rehusándose a decirles a los usuarios cuáles contenidos que compartieron o vieron fueron mal vistos por el Gobierno estadounidense y las autoridades asociadas que presiden las redes sociales. Uno de los receptos del correo fue el republicano con el segundo mayor rango en el Senado, John Cornyn.

“Como parte de nuestras labores recientes para entender las actividades conectadas con Rusia en Twitter durante las elecciones presidenciales estadounidenses del 2016”, dice el correo electrónico de Twitter, “hemos identificado y suspendido un número de cuentas que estaban potencialmente conectadas con esfuerzos propagandísticos de una organización asociada con el Gobierno ruso, conocida como la Agencia de Investigación del Internet”.

Pretendiendo ser una advertencia amistosa, Twitter continúa, “Concorde con nuestro compromiso a la transparencia, estamos enviándoles un correo porque tenemos razón para creer que usted siguió una de estas cuentas, retuiteó, o adjuntó contenidos de estas cuentas durante el periodo electoral”.

En otras palabras, Twitter está advirtiéndoles a sus usuarios que sabe exactamente lo que están viendo y compartiendo en esta red social, insinuando que si publican algo no deseado por el Gobierno estadounidense, podrían ser sometidos a una investigación o enjuiciamiento.

La acción de Twitter es el más reciente paso de la campaña encabezada por el Partido Demócrata, el New York Times, el Washington Post y las principales agencias de inteligencia para avanzar la historia de que el crecimiento de la oposición social, reflejado en la amplia hostilidad popular hacia la candidatura de Clinton en las elecciones del 2016, es producto de “propaganda rusa”, la cual busca “sembrar discordia” en la sociedad estadounidense.

Varios legisladores, como Mark Warner y Adam Schiff, los demócratas de rango en las comisiones de inteligencia del Senado y la Cámara de Representantes, respectivamente, han exigido que las principales compañías tecnológicas compongan listas de las cuentas y los individuos que divulgaron “propaganda rusa”. Estas empresas han acatado la orden.

La acción de Twitter viene en medio de una dramática aceleración en la marcha de estas compañías de redes sociales para censurar el Internet. La semana pasada, los representantes de Google, Twitter y YouTube, propiedad de Google, prestaron declaraciones ante la comisión de comercio del Senado sobre sus esfuerzos para combatir los contenidos “extremistas”.

Monika Bickert, jefa de gestión política global en Facebook, informó a los legisladores que han contratado a 10.000 personas en su departamento de “seguridad” para revisar, bloquear y eliminar contenidos, y que duplicarán el tamaño de este equipo durante este año. Por su parte, Google planea aumentar el número de moderadores de contenido bajo su planilla a 10.000 este año.

El bombazo por correo electrónico de Twitter vino poco después del anuncio de Mark Zuckerberg de Facebook, hecho el 12 de enero, de que su compañía planea reducir el número de noticias independientes que aparecen en el muro de noticias de sus usuarios.

El viernes, Zuckerberg especificó que, si bien el total de noticias que verán los usuarios se disminuirá tan solo un poco, la gran mayoría del contenido en el muro de noticias vendrá de fuentes “de autoridad” y “confiables”, en vez de aquellas que promueven la “polarización”.

Reflejando lo que esto significará, el precio de las acciones del diario New York Times se disparó por ciento ese día, ante la expectativa de que sus publicaciones podrán desplazar aquellas de las organizaciones mediáticas independientes.

La campaña cada vez más intensa para censurar el discurso político en el Internet está sucediendo en un contexto de preparativos cada vez más intensos por parte del Gobierno de Trump y el ejército para el estallido de conflictos militares interestatales importantes.

La estrategia de defensa nacional publicada el viernes por el Pentágono subraya la necesidad del Gobierno estadounidense para combatir la “subversión política” en preparación para “la competencia estratégica entre Estados”.

“Es innegable que la patria ya no es un santuario. Estados Unidos es ahora un blanco”, asevera el documento, de la “subversión política y de la información” de parte de “potencias revisionistas”, como Rusia y China.

El documento aboga por la formación de lo que solo puede ser llamado un régimen totalitario, para librar guerras totales. “Una competencia estratégica de largo plazo requiere la integración impecable de varios elementos de poder nacional—diplomacia, información, economía, finanzas, inteligencia, la aplicación de la ley y el ejército”.

La censura y el monitoreo cada vez más estrictos de las redes sociales y otras comunicaciones en el Internet son un componente importante de esta estrategia, la cual busca sentar las bases para afrontar contiendas importantes, potencialmente con millones de bajas, mediante la eliminación efectiva de la libertad de expresión.

El estrepitoso correo de Twitter tomó lugar la misma semana que el seminario en línea, transmitido en vivo por el World Socialist Web Site, “Organizando la resistencia a la censura del Internet”, presentando al periodista Chris Hedges y el presidente del WSWS, David North, quien propuso una coalición de sitios web socialistas y contra la guerra que se oponen a la censura del Internet.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 22 de enero de 2018)