Facebook detalla sus planes para censurar su flujo de noticias y manipular la opinión pública

por Andre Damon
26 enero 2018

Durante las dos últimas semanas, el CEO de Facebook Mark Zuckerberg anunció planes para reducir la cantidad de noticias mostradas a los usuarios de Facebook y de asegurar que las noticias que sí aparezcan provengan de fuentes aprobadas; esto es, introducir la censura a la red social más grande del mundo.

Incluso cuando despliega en su producto nuevas “características” para prevenir que sus usuarios se comuniquen libremente, Facebook está justificando de manera pública la limitación de la libertad de expresión en la Internet.

Los dos últimos ejemplos de esto son dos posts en el blog corporativo de Facebook del gerente de productos para el compromiso civil Samidh Chakrabarti y el profesor de la Escuela de Derecho de Harvard y ex funcionario administrativo del gobierno de Obama. En el lenguaje empalagoso y orwelliano que se ha vuelto cosa común en las apologías oficiales a la censura, los posts explican cómo la compañía planea poner en práctica los planes de Zuckerberg para limitar la libertad de expresión en el Internet.

En su post, Samidh Chakrabarti se encarga de explicar cómo Facebook está luchando las “desventajas” que las redes sociales han creado para la “democracia”.

“Tan recientemente como el año 2011, cuando las redes sociales tuvieron un papel crítico en la Primavera Árabe en países como Túnez, éste fue proclamado como una tecnología para la liberación”, escribe Chakrabart. “Mucho ha cambiado desde entonces”. Hoy, él y sus colegas en Facebook han llegado a la conclusión exactamente opuesta: las redes sociales “permiten a las personas diseminar desinformación y corroer la democracia”.

Este cambio de actitud vino como resultado de las últimas elecciones presidenciales, las cuales “trajeron hacia el frente los riesgos de las incursiones foráneas, ‘noticias falsas’ y la polarización política”, escribe.

El problema que emergió en las elecciones del 2016 es la “polarización”. ¿Qué significa exactamente esto? No es la supuesta “polarización” entre los demócratas y republicanos, quienes ambos son representantes de la oligarquía corporativa y financiera (incluyendo a Zuckerberg, con su valor neto de $75 mil millones). En realidad, hace referencia al crecimiento de la oposición social, intensificado por noticias en las redes sociales sobre el crecimiento de la desigualdad, la brutalidad del estado, la criminalidad de sus guerras y la corrupción de los funcionarios electos.

Entre las muchas formas de “noticias falsas” que condujeron a la derrota de Hillary Clinton en el 2016, ella misma nombró primero y ante todo las transcripciones de sus discursos ante Goldman Sachs. En otras palabras, las “noticias falsas” denunciadas por el Partido Demócrata y las mayores redes sociales fueron, en realidad, “noticias verdaderas”.

Es exactamente para prevenir la distribución de “noticias verdaderas” que Facebook, usando lenguaje orwelliano, está empleando a trabajadores como “verificadores de hechos” para marcar a noticias y opiniones para que sean suprimidas. “Una vez que hayamos identificado a estas”, escribe Chakrabarti, “trabajaremos para realmente limitar la distribución de estas historias en Facebook”.

Estos verificadores de hechos externos consistirán de noticieros aprobados por la CIA como el New York Times, trabajando en conjunto con las agencias de inteligencia de EE.UU. y su ejército de think tanks.

En su post, Cass R. Sunstein declara que la peor cosa que las compañías de redes sociales pueden hacer es permitir que sus usuarios encuentren la información que están buscando. Él escribe:

“Hace poco más de un año, un importante post de Facebook declaraba que ‘El objetivo del Flujo de Noticias era mostrar a las personas las historias que son más relevantes a ellas’. Se enfocó en los ‘valores centrales’ de Facebook, el cual requiere que haya un énfasis en cuál ‘contenido es más importante para ti’”.

“¿En serio? Espero que no, desde el punto de vista de la democracia, eso es una pesadilla”.

Sunstein advierte sobre el “peligroso” problema de la “polarización de grupo: cuando gente que piensa parecido hablan uno con el otro y terminan pensando una versión más extrema de lo que ellos pensaban antes de que comenzaran a hablar”.

Él advierte: “Sin experiencias compartidas […] las personas pueden ver unas a otras como […] enemigos”. Para prevenir esto “las experiencias compartidas hechas posibles por las redes sociales, otorgan una forma de adhesivo social”.

En otras palabras, si las más o menos 150 millones de personas que poseen el mismo número de riqueza que las tres personas más ricas en EE.UU. se juntaran y comenzaran a hablar, podrían llegar a la conclusión de que tienen un interés social común y comenzar a ver a esas tres personas como sus “enemigos”.

Para prevenir esta comprensión perfectamente natural, las compañías tecnológicas deben comenzar a formar la opinión, pero en secreto. “Cuando muestras perspectivas a las personas que cuestionan las propias que tienen y les dices que provienen del campo opuesto, lo que logras es que la gente se atrinchere aún más”, él concluye. Sunstein argumenta que Facebook debería trabajar para guiar las opiniones políticas de sus usuarios, pero sin informarles.

El régimen de censura de Facebook es parte de una campaña de todas las grandes firmas tecnológicas, incluyendo Twitter y Google, para limitar la libertad de expresión.

Cuando se le retira la frase “red social” a lo que escriben Chakrabarti y Sunstein, lo que realmente se ve que atacan es la libertad de expresión. En medio de los más grandes niveles de desigualdad social en un siglo y mientras EE.UU. se prepara para luchar guerras de “grandes potencias”, en la que se usarían armas nucleares, la élite gobernante está buscando usar el poder monopólico de los gigantes de las redes sociales para crear una sociedad totalitaria, en la que la “unidad nacional” sería creada por la fuerza por medio de la eliminación de la libertad de expresión y esfuerzos evidentes de diseminar propaganda estatal.

El World Socialist Web Site está trabajando para luchar contra esta campaña dictatorial. Urgimos a nuestros lectores que vean nuestro webinar “Organizar la resistencia a la censura del Internet”, lean la carta abierta de la Junta Editorial Internacional del WSWS “Por una coalición internacional contra la censura del Internet” y nos contacten para tomar esta lucha.

(Artículo aparecido originalmente en inglés el 24 de enero de 2018)