Entre discusiones de presupuesto, Senadores Demócratas abandonan migrantes “Dreamers” amenazados con deportación

por Niles Niemuth
27 enero 2018

Negociaciones sobre el presupuesto federal and reforma migratoria han continuado con el voto democrático este lunes para terminar el cierre de gobierno después de tres días. Sucedió sin protección ninguna para los 800.000 migrantes protegidos por el programa Acción Deferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

Trump preestrenó la última propuesta de la Casa Blanca en una conferencia de prensa espontanea este miércoles. Indicó que estaba dispuesto a extender DACA más allá de la fecha límite del 5 de marzo, para poder llegar a un acuerdo.

Mientras la propuesta oficial de la Casa Blanca, preparado por el asesor de política interna fascista Stephen Miller y jefe de personal John Kelly, no será publicada hasta el lunes. El New York Times reporto que ofrece un camino hacia la ciudadanía para recipientes del DACA, en cambio pide represión para la migración legal junto al aumento de deportaciones para los indocumentados.

“Diles que no se preocupen. No se preocupen, vamos a resolver el problema,” Trump le dijo a reporteros miércoles por la noche. “Nos vamos poco a poquito. Va pasar,” dijo Trump sobre la posibilidad de ciudadanía para los que tienen estatus DACA.

Conforme con el Times, el plan permitiría un estimado 690.000 “Dreamers” e otros 1.1 millón de jóvenes migrantes, quienes califícan pero nunca aplicaron, conseguir la ciudadanía entre 10-12 años, con la condición que nunca obtengan infracciones legales. A cambio, la Casa Blanca exige $25 mil millones para financiar el muro propuesto por Trump, un incremento drástico de detenciones y deportaciones, represión para los que sobre pasan su visa, fin a leyes que permiten ciudadanos y residentes pedir que sus padres vengan a los EEUU, y la eliminación del programa del Departamento del Estado que anima migración de países bajos representados (la lotería).

Durante la conferencia de prensa miércoles por la noche, Trump negó la noción que exigiendo fondos para el muro era un obstáculo: “No. No [creo que el muro este retirado]. De hecho, acabo de ver [Senador Democrático] Joe Manchin y dijo que Schumer no lo dijo en serio y lo dijo muy fuerte.”

Antes del cierre, el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, le prometió a Trump en una junta privada, que los demócratas financiarían su muro. Una promesa que ha rescindido públicamente. Manchin rechazo los comentarios públicos de Schumer este miércoles. Le comento a CNN, “Tenemos que proteger nuestras fronteras. Eso lo sabemos. Si el presidente le llama un muro, necesitamos un muro. Tenemos que reparar un muro. Tenemos que construir un tipo de muro. Necesitamos otras tecnologías también”.

Después del voto para abrir el gobierno, los demócratas han dejado cualquier esfuerzo para amarar DACA y el presupuesto juntos en un solo acuerdo legislativo. Alternativamente se han acomodado con la promesa del líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, que tiene intención de levantar un proyecto de ley para debate si un acuerdo no resulta para el 8 de febrero, cuando se venza la resolución de presupuesto de corto plazo.

Con un proyecto de ley, con la posibilidad de agregar a DACA, ya no incluido con el presupuesto, no hay ninguna garantía que la Cámara de los Representantes vaya a considerar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Ni garantía que sea apoyada por la Casa Blanca.

“Estamos revisando [migración y finanzas] en términos apartes porque están en caminos apartes,” dijo látigo del Senado minoritario Richard Durbin a reporteros este martes. Durbin, quien ha sido el demócrata principal en negociaciones entre los partidos políticos y la Casa Blanca, afirmo que la promesa frágil de McConnell era un “significativo paso adelante”.

Otros demócratas principales han eliminado otro cierre de gobierno como parte del acuerdo con McConnell. “El 8 de febrero vamos a tener otro [proyecto de ley provisional]. Pero es necesario tener ese acuerdo del presupuesto para poder continuar adelante… Esa es la meta,” Senador demócrata Patty Murray comento a reporteros. “Luego si DACA no viene incluido, será lo próximo para considerar.”

Los recipientes de DACA son el regateo, usados por los demócratas y republicanos mientras deciden en sus planes derechistas, incluyendo restricciones a la migración legal, como el fin del “inmigración de cadena”, cual facilita la reunificación familiar, y la militarización y fortificación de la frontera México-EEUU.

El presidente Trump emitió una orden ejecutiva en septiembre, donde acabo con el programa de la era de Obama que daba estatus legal temporal para migrantes indocumentados quienes fueron traídos a los EEUU en la infancia, permitiéndolos atender la universidad, sacar la licencia de manejo y trabajar. Cientos de recipientes ya han perdido su estatus protegida sin la posibilidad de poder renovar, y miles están en riesgo de perder sus trabajos y ser deportados sin un arreglo legislativo antes de la fecha límite del 5 de marzo.

Aunque un mandato judicial reciente por un juez federal de California bloqueo la rescisión de DACA, permitiendo que recipientes apliquen para renovación, el fallo del tribunal, cual está apelando la administración de Trump, bien puede ser anulado.

Durante las negociaciones los demócratas han aprovechado de la situación de los Dreamers para simultáneamente fingir ser defensores del migrante mientras cayendo todavía más hacia la derecha. Aún más cerca a los ataques contra migrantes, legal o indocumentado, propuestos por la administración de Trump. Simulando ser adversarios del muro de Trump, los demócratas han reiterado una y otra vez sus demandas para más agentes fronterizos, más kilómetros de muro, cámaras de vigilancia y drones.

Senador Bernie Sanders declaro su deseo para militarizar la frontera sur durante negociaciones del mes pasado. Sanders le comento al entrevistador, “No creo que haiga alguien que no esté de acuerdo con fuerte seguridad fronteriza. Si el presidente quiere trabajar con nosotros para asegurar que tengamos fuerte seguridad fronteriza, hay que hacerlo.”

Los demócratas han continuado adaptarse é acomodar a las demandas de Trump, incluso después de su explosión racista durante negociaciones, cuando el presidente pregunto porque gente de países “Shit-hole” (de porquería o de mierda) en África siguen migrando a los EEUU, en vez de que vengan de países como Noruega.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 26 de enero de 2018)