El Secretario de Defensa del Reino Unido acusa a Rusia de planear matar a “miles y miles” de británicos

por Robert Stevens
30 enero 2018

El secretario de Defensa Gavin Williamson ha intensificado las amenazas de Gran Bretaña contra Rusia.

En una entrevista con el Daily Telegraph, publicada el viernes como su principal artículo de primera plana, Williamson dijo que Rusia estaba espiando la infraestructura nacional crítica de Gran Bretaña y afirmó: “El plan para los rusos no será que la lancha de desembarco aparezca en South Bay en Scarborough, y frente a Brighton Beach.”

“Lo que ellos [los rusos] están considerando hacer es pensar ‘¿Cómo podemos causarle mucho dolor a Gran Bretaña?’ Dañar su economía, destrozar su infraestructura, en realidad causar miles y miles de muertes, pero en realidad tienen un elemento para crear un caos total dentro del país”.

El periódico escribió: “Gavin Williamson le dijo al Daily Telegraph que Moscú había estado investigando la infraestructura crítica del Reino Unido y cómo se conectaba a los suministros de energía continental con el fin de crear ‘pánico’ y ‘caos’”.

Williamson agregó que Rusia estaba dispuesta a tomar medidas “que cualquier otra nación consideraría completamente inaceptables”.

Sin citar ninguna evidencia, planteó la pregunta: “¿Por qué seguirían fotografiando y mirando las centrales eléctricas, por qué están mirando los interconectores que traen tanta electricidad y tanta energía a nuestro país?”.

El periódico señaló que se trataba de una referencia a “líneas de energía que unen al Reino Unido con los suministros continentales y permiten a Gran Bretaña comerciar y compartir electricidad y gas con los vecinos”.

El Reino Unido, dijo, “tiene cuatro interconectores submarinos para la electricidad y tres para el gas, que suministran energía a tres millones de hogares, una cifra que se elevará a ocho millones cuando se construyan nuevas conexiones”.

Los comentarios de Williamson se producen pocos días después de que el general Sir Nick Carter, Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, declarara que Gran Bretaña debe prepararse activamente para la guerra con Rusia y otros rivales geopolíticos.

La entrevista de Williamson se emitió el día después de que la primera ministra británica, Theresa May, se reuniera con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en la cumbre de Davos para mantener conversaciones, tras lo cual sostuvieron una conferencia de prensa conjunta. Después de afirmar que los medios estaban difundiendo “falsos rumores” sobre su relación, Trump dijo que él y May “se quieren mucho”.

Trump enfatizó sobre todo que los Estados Unidos y Gran Bretaña se unieron en cuestiones militares: “Estamos trabajando en transacciones en términos de desarrollo económico, comercio y, quizás lo más importante, el ejército. Estamos muy unidos cuando se trata del ejército. Tenemos las mismas ideas, los mismos ideales”.

Mirando directamente a May, él continuó, “No hay nada que te suceda que no estemos allí para luchar por ti. Tú lo sabes”.

May, que había estado señalando un acuerdo general con los puntos de vista de Trump, en ese momento se parecía a un perro que asentía con la cabeza mientras Trump hablaba a favor de la alianza militar entre Estados Unidos y el Reino Unido. Ella respondió: “Seguimos teniendo esa relación realmente especial entre el Reino Unido y los Estados Unidos. Estamos hombro con hombro porque enfrentamos los mismos desafíos en todo el mundo. Y como dices, estamos trabajando juntos para vencer esos desafíos”.

El martes, el general Carter declaró que prácticamente cualquier actividad llevada a cabo por otro Estado en defensa de sus intereses políticos, económicos y militares ahora podría considerarse un acto de guerra.

Ya no había “dos Estados claros y distintos de ‘paz’ y ‘guerra’”, dijo Carter. “Todos estos Estados se han convertido en maestros en explotar las costuras entre la paz y la guerra ...”.

“Lo que constituye un arma en esta zona gris ya no tiene por qué hacer ‘bang’. Energía, dinero en efectivo, sobornos, prácticas comerciales corruptas, ciberataques, asesinatos, noticias falsas, propaganda e incluso intimidación militar son todos ejemplos de las armas utilizadas para ganar ventaja en esta era de ‘constante competencia’”.

La entrevista de Williamson en el Telegraph se produjo después de que su presión lograra, esta semana, una demora en los recortes en el gasto de defensa que se discutirán en el Gabinete como parte de la Revisión de Capacidad de Seguridad Nacional. En cambio, el gobierno anunció una revisión de cinco meses del gasto militar, que será dirigida por el propio Ministerio de Defensa.

El impulso de Williamson para aumentar el gasto militar fue respaldado por generales de alto rango, incluidos Carter y el Jefe del Estado Mayor, Sir Stuart Peach, quien es el principal asesor militar del gobierno. En noviembre, Peach afirmó, sin citar ninguna evidencia, que las fuerzas navales rusas estaban desarrollando la capacidad de cortar cables submarinos de fibra óptica.

Williamson también fue respaldado por su predecesor como ministro de Defensa, Sir Michael Fallon. En una intervención importante, Fallon usó su primer discurso público desde su renuncia hace dos meses, en medio de acusaciones de mala conducta sexual, para exigir un aumento sustancial del gasto militar. Hablando el lunes al grupo de expertos Foro de Defensa y Seguridad, Fallon exigió que el presupuesto de defensa destinara un extra de £1 mil millones de inmediato y propuso que el Reino Unido pasara a gastar el 2,5 por ciento de su PIB en defensa, en comparación con su actual 2 por ciento, el mínimo recomendado por la OTAN.

De lo contrario, significaría un “retroceso de nuestra visión de una Gran Bretaña global segura de sí misma y abierta hacia el exterior que defienda a nuestra gente, nuestros valores, nuestros aliados; luego nos inclinaremos hacia abajo para ser un jugador del mundo en parte, un campeón a tiempo parcial de la democracia y la libertad”.

Ello “significaría alejarnos de nuestras obligaciones internacionales, decepcionar a nuestros aliados y, al final, dejarnos menos seguros”.

Fallon subió la apuesta en un artículo de opinión del Daily Telegraph el jueves, un día antes de la entrevista de Williamson con el mismo periódico. Escribió que advirtió a May hace un año de que “la depreciación de la libra esterlina y la subida de costos en la industria nuclear estaban ejerciendo una gran presión sobre los presupuestos para 2017-18 y 2018-19. Si quisiéramos jugar un papel principal en la OTAN, con nuestras tropas y Typhoons defendiendo su flanco oriental; para contrarrestar la amenaza submarina rusa a nuestro elemento de disuasión y nuestros cables en el Atlántico Norte; continuar con la segunda carga más grande de ataques aéreos y entrenamiento militar en Irak ... luego tuvimos que poner el presupuesto de defensa en un pie más sostenible”.

Añadió: “La nueva revisión debe reconocer que las amenazas a nuestro país se han incrementado significativamente. Antes de la invasión de Crimea, Rusia parecía inocua. Ahora vemos su amenaza a las democracias occidentales. Y Rusia no gasta el 2 por ciento sino el 5 por ciento del PBI en la modernización de sus fuerzas convencionales y nucleares, en la guerra híbrida y electrónica”.

El Partido Laborista está desempeñando un papel crítico en el aumento de las tensiones contra Rusia. En respuesta a los comentarios de Williamson, Lord West, ex jefe del personal naval y ministro de seguridad del gobierno laborista, dijo que estaba “absolutamente seguro de que Rusia estaba buscando la forma de ingresar a nuestra infraestructura nacional crítica”.

El 11 de enero, el Parlamento debatió una moción presentada por el representante del Partido Laborista, Vernon Coaker, exigiendo que el tamaño, equipamiento y entrenamiento de las fuerzas armadas británicas se mantenga al menos en los niveles actuales y que no se impongan más recortes al gasto ni a las capacidades de defensa.

En otro debate, cuatro días más tarde, en respuesta al presidente del Comité de Defensa del Parlamento, Julian Lewis, al expresar sus preocupaciones sobre posibles recortes bajo la Revisión de Capacidad de Seguridad Nacional, Nia Griffith, Secretaria de Defensa en la sombra Laboral, insistió en aumentar los gastos de defensa.

El parlamentario laborista Luke Pollard les recordó a todos de dónde venía la principal amenaza para el Reino Unido: “Con Rusia en ascenso, nuestros aliados amenazados y nuestro flanco norte vulnerable al poder naval ruso, la amenaza del gran oso ruso es clara. ¿Entiende el Secretario de Defensa que no hay apoyo por parte de esta Cámara para más recortes en nuestra Armada Real, en nuestros Marines Reales o para fusiones que reducen las capacidades de nuestras fuerzas armadas?”.

El autor también recomienda:

Reino Unido intensifica provocaciones contra Rusia [27 de diciembre de 2017 (en inglés)]

(Artículo originalmente publicado en inglés el 27 de enero de 2018)