Conflictos sobre el nivel del dólar se profundizan entre EE.UU. y Europa

por Nick Beams
1 febrero 2018

La intensificación de las tensiones entre la administración Trump y el Banco Central Europeo, que surgió la semana pasada sobre el nivel del dólar estadounidense en los mercados monetarios internacionales, refleja las tensiones crecientes sobre la agenda de la administración "América Primero" y el peligro que esto podría conducir a guerras comerciales y conflictos armados.

La guerra de palabras fue provocada por los comentarios del secretario del Tesoro de Estados Unidos Steven Mnuchin el miércoles pasado en la cumbre de Davos de las élites globales en la que señaló que "un dólar más débil es bueno para nosotros en lo que respecta al comercio y las oportunidades". Mnuchin intentó más tarde suavizar sus comentarios diciendo que solo estaba notando el beneficio "factual" a corto plazo de un dólar más bajo para los exportadores estadounidenses.

Pero suscitaron controversias por la preocupación de que Estados Unidos esté cambiando la posición de las administraciones anteriores a favor de un dólar fuerte en línea con las políticas comerciales cada vez más agresivas de los Estados Unidos, que ha impuesto una serie de nuevas tarifas a los paneles solares y lavadoras y está considerando adoptar medidas radicales contra las importaciones chinas y de otros países.

En su conferencia de prensa el jueves pasado después de una reunión del consejo de gobierno del BCE, el presidente del banco, Mario Draghi, abordó directamente la cuestión del descenso del valor del dólar estadounidense, que está empujando hacia arriba la tasa de cambio euro-dólar.

En sus comentarios preparados, Draghi señaló que la "reciente volatilidad en el tipo de cambio" representaba una "fuente de incertidumbre" y los riesgos a la baja para el crecimiento "continúan relacionándose principalmente con factores globales, incluida la evolución de los mercados de divisas".

Se siguió una elaboración más detallada en respuesta a una serie de preguntas de los periodistas sobre la política de tipos de cambio de los Estados Unidos.

En una clara mirada a Mnuchin y la administración Trump, Draghi se refirió al "uso del lenguaje... en desarrollos cambiarios que no reflejan los términos de referencia que se acordaron el 14 de octubre de 2017" en la reunión del Fondo Monetario Internacional (FMI) en Washington.

Luego se le cuestionó a Draghi sobre los comentarios de "ciertos miembros de la administración de los EE. UU." Preguntaron si los beneficios de un dólar más bajo podrían llevar a un "escenario de guerra cambiaria". Insistió en que los gobiernos y ministros habían acordado que el "exceso de volatilidad o movimientos desordenados" en los tipos de cambio podría tener "implicaciones adversas para la estabilidad económica y financiera" y que "nos abstendremos de devaluaciones competitivas y no usaremos a nuestras monedas para compras competitivas".

Si bien Draghi no nombró directamente a Mnuchin ni citó a la administración Trump, sus comentarios fueron, en términos del lenguaje utilizado en las discusiones financieras internacionales, el equivalente a "quitarse los guantes".

Fueron provocados, al menos en parte, debido a las presiones que tiene sobre el consejo de gobierno del BCE. Las políticas de tasas de interés ultrabajas y flexibilización cuantitativa —la compra de miles de millones de dólares en bonos gubernamentales y corporativos por parte del banco central— iniciadas bajo su liderazgo han sido opuestas por Alemania y sus partidarios en el consejo de gobierno. Al tratar de hacer retroceder esta presión, Draghi ha insistido en que el BCE se movilizará para "normalizar" la política monetaria, pero solo cuando la tasa de inflación europea regrese a un nivel sostenido cercano al 2 por ciento.

Sin embargo, se mantiene en torno al 1.5 por ciento y el efecto de un dólar estadounidense más débil y un euro más fuerte es bajar los precios de importación en Europa, trabajando así contra un aumento de la inflación y un retorno a un régimen monetario "normal".

En otras circunstancias, los comentarios de Mnuchin pueden haber sido descartados como un desliz y sin gran preocupación. Pero atrajeron una gran atención internacional porque son vistos como otra manifestación del colapso del comercio internacional y el orden financiero para el cual EE.UU. proporcionó el pilar central de apoyo.

En un comentario publicado en el Financial Times, Matthew Goodman, un ex funcionario del Tesoro de los EE.UU., ahora en el influyente Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, comentó: "Ha habido muchos truenos, y ahora viene una tormenta. Tal vez la economía mundial puede absorber todo esto, pero estas acciones sobre el comercio y la moneda tienen efectos dominantes en todo el mundo y no los tomo a la ligera".

Stephen Moore, un ex asesor económico de la campaña de Trump, dijo que había una "obsesión" entre algunos asesores de la Casa Blanca sobre el déficit comercial de los EE.UU. que podría llevar a medidas contraproducentes sobre divisas y comercio e interrumpir el actual aumento del crecimiento económico.

"Cuando se mira el tipo de cosas que podrían interrumpir este estallido de crecimiento, el movimiento contra el comercio internacional sería uno de ellos", dijo, y agregó que era "oro tonto" pensar que un dólar más débil podría mejorar la situación.

Sin embargo, la opinión de figuras clave en la administración Trump no es que sus acciones conduzcan a una guerra comercial, sino que ha estado ocurriendo ya por un tiempo y Estados Unidos ha estado perdiendo porque otros países están usando regulaciones y acuerdos internacionales para ponerlo en desventaja. La diferencia hoy es que, según declaraciones del secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, a la reunión de Davos: "Las tropas estadounidenses están llegando a las murallas".

El problema de la caída del valor del dólar va más allá del tema de los comentarios de Mnuchin. Desde el comienzo de 2017 ha caído en contra de una canasta de monedas en aproximadamente 9 por ciento, la mayor caída es contra el euro, que ha subido de alrededor de US$ 1.07 a un máximo de US$ 1.25. Este declive ha enfrentado un mayor crecimiento económico de EE.UU. y aumentos en las tasas de interés de EE.UU.

Una interpretación de esta situación aparentemente anómala es que refleja un declive a más largo plazo de la posición económica de los EE.UU. y su papel como eje del orden comercial internacional y de un sistema monetario.

En una nota para los clientes de esta semana, que refleja el aumento de las tensiones económicas globales, Deutsche Bank escribió: "Solo se te puede confiar la gestión de la moneda de reserva del mundo si te preocupa el mundo. Estados Unidos ha declarado unilateralmente que no es así y que tiene un precio".

La preocupación por la posición global de los EE. UU. También parece estar en el centro de las críticas del Wall Street Journal de la administración estadounidense.

Un artículo sobre los comentarios de Mnuchin señalaba que si bien podría ser demasiado decir que comenzó una guerra de divisas, "definitivamente ha estallado una escaramuza".

En un editorial, dijo que los comentarios de Mnuchin eran "desconcertantes" porque con el efecto de los recortes de impuestos corporativos la administración debería estar "yendo a lo más alto", en referencia a la demanda de un valor monetario menor: "¿Por qué arruinarlo imitando la economía política de Argentina?"

Volvió al tema después de las críticas de Draghi en otro editorial en el que decía que Mnuchin debería estar ayudando al jefe del BCE a intentar devolver la estabilidad en el tipo de cambio más importante del mundo.

"Mercantilistas en la Casa Blanca" pueden pensar que la política monetaria de la eurozona no es su problema, afirmó, pero si sus "trucos con el dólar" empujaron al BCE demasiado lejos de seguir los "modestos intentos" de normalización de la Fed, podría haber "consecuencias impredecibles para los tipos de cambio y la economía mundial".

(Artículo aparecido originalmente en inglés el 31 de enero de 2018)