“El uno por ciento de aumento es una bofetada”

Tras jornada de huelga, los maestros de West Virginia se enfrentan a una batalla para defender sus salarios y beneficios de salud

por Phyllis Steele y Jerry White
7 febrero 2018

Después de un paro de un día en desafío a las leyes estatales contra las huelgas, los maestros de West Virginia aún enfrentan una lucha contra los esfuerzos de la legislatura estatal para mantener sus bajos salarios e imponer mayores gastos médicos de sus bolsillos.

El viernes pasado, 2.000 maestros y empleados públicos se manifestaron y llevaron sus pancartas al edificio del capitolio estatal en Charleston, mientras los senadores estatales aprobaban unánimemente un proyecto de ley que incluye un irrisorio aumento del salario anual del 1 por ciento para los maestros que ya ocupan el 48° lugar en salarios de los 50 estados del país. Un proyecto de ley similar será votado por la Cámara de Delegados.

El gobernador Jim Justice, un demócrata convertido en republicano, y la legislatura estatal controlada por los republicanos, también quieren destruir los derechos de antigüedad del docente, mientras que una junta financiera bipartidista está aumentando drásticamente las primas y los deducibles pagados por los maestros y otros trabajadores estatales inscritos en la agencia de seguros para empleados públicos (PEIA, por sus siglas en inglés).

La huelga de un día, la primera de profesores del estado de West Virginia desde 1990, obligó el cierre de escuelas en los condados sureños y mineros del carbón de Logan, Mingo y Wyoming. Los maestros, quienes exigen un aumento salarial de al menos un 5 por ciento y ningún aumento en los costos médicos, están tomando los votos de huelga en otros condados.

El sábado, cientos de educadores y sus simpatizantes se congregaron frente al tribunal del condado de Berkeley en el centro de Martinsburg. Convocaron protestas para este jueves en el condado de Ohio, también en el este del estado. También se espera que los maestros llenen las audiencias públicas sobre los cambios de PEIA programados para Morgantown, Charleston y Beckley en las próximas dos semanas, y que realicen un "día de acción" a nivel estatal convocado por los sindicatos para el sábado 17 de febrero.

Miles de maestros se unieron a un paro en los condados sureños y mineros del carbón (foto: Facebook de la AFT-WV)

El gobernador Justice, un multimillonario magnate del carbón, y los partidos de las grandes empresas se han opuesto firmemente a cualquier mejora en los salarios de los docentes. Mientras que los republicanos han propuesto un aumento salarial del 1 por ciento, los demócratas, haciéndose pasar por amigos de los maestros, pidieron un escaso aumento del 3 por ciento. Incluso esto fue poco más que un truco político, ya que los demócratas sabían que esto sería rechazado rápidamente por el Senado estatal controlado por los republicanos.

"Todos sienten que el uno por ciento de aumento es una bofetada", le comentó un profesor en Huntington, West Virginia, al World Socialist Web Site. "Significaría alrededor de $40 por mes para mí. Mientras tanto, nuestras primas de seguro aumentan. Tengo un amigo cuya prima aumentará $500 por mes, según los ingresos de su familia. Ella descubrió que después de sus primas de atención médica y el costo de la guardería, su cuenta sería de $200 por mes.

"El proyecto de ley 8 del Senado elimina los beneficios por antigüedad. Me enfurece. Quieren dirigir las escuelas como un negocio. Significa que cuando hay una reducción en la fuerza, los condados no tienen que considerar la antigüedad en el despido de los trabajadores. Por supuesto, una persona con 20-25 años costará más de uno con dos o tres. También quieren traer escuelas concertadas para que funcionen como un negocio", dijo.

"Es difícil vivir de un salario para maestros aquí. Después de haber sido educador durante 11 años, todavía tengo deudas por préstamos estudiantiles. Las necesitaba tanto para el grado como para la maestría. Sé que varios de mis amigos todavía tienen deudas".

El salario inicial para un maestro de West Virginia con una licenciatura es de $30.315, mientras que un maestro con una maestría obtiene un salario inicial de $32.843 y uno con un doctorado obtiene $36.161. Los bajos salarios y las décadas de recortes presupuestarios bipartidistas han llevado a una escasez crónica de docentes con 727 vacantes para docentes actualmente en el estado.

Cualquier aumento pequeño que los maestros obtengan será consumido rápidamente por el aumento de los costos médicos. Los empleados estatales que ya pagan el 20 por ciento de sus costos de atención médica enfrentan primas más altas en virtud de las propuestas presupuestarias del gobernador, junto con los cambios recientes impuestos por la junta financiera de PEIA, que incluye a demócratas y republicanos.

En años anteriores, las primas se basaban en cuánto se le pagaba a cada empleado público. Eso fue modificado para incluir el ingreso total de una familia cuando el seguro de un empleado estatal cubre a su cónyuge o hijo. Esto aumentará fuertemente a los costos de los maestros que han aceptado renunciar a aumentos salariales durante años con base en las promesas de que el dinero se utilizarí para reforzar el fondo PEIA y mantener bajos los costos de la atención médica.

En un esfuerzo por apaciguar el enojo de los maestros, el gobernador anunció la semana pasada que abandonaría la controvertida propuesta de imponer una multa de $25 por mes a los empleados públicos en caso de que no cumplan con las metas del "estilo de vida saludable".

La presidenta de la Federación Estadounidense de Maestros (AFT, por sus siglas en inglés) de West Virginia, Christine Campbell, aplaudió al gobernador y dijo que la maniobra política era "un paso en la dirección correcta". La AFT-WV y la Asociación de Educación de West Virginia (WVEA, por sus siglas en inglés) respaldaron a Justice en las elecciones del 2016, con el presidente de WVEA Dale Lee dice efusivamente que el juez "entiende la difícil situación en la que nos encontramos en cuanto a los maestros" incluso después de cambiar de afiliación partidaria.

Los maestros y los empleados estatales están en guerra contra los dos grandes partidos proempresariales, los cuales han reducido el presupuesto sistemáticamente de la educación pública y otros servicios vitales durante décadas, incluso a medida que las sucesivas Administraciones demócratas y republicanas han derrochado miles de millones en exenciones impositivas y otros incentivos al carbón, la energía y los patrones madereros que controlan la economía y el sistema político del estado.

Durante la huelga de 11 días en 1990 del magisterio en West Virginia, tras una ola de paros espontáneos y militantes de los mineros del carbón durante la huelga de Pittston, 22.000 educadores lucharon contra el entonces gobernador Gaston Caperton, un demócrata, que supervisó el financiamiento de la escuela y el pago para maestros, lo que habría sido el peor en el país si no fuera por Mississippi.

Mientras los sindicatos esperan llegar a algún tipo de acuerdo y están demorando cualquier movilización a nivel estatal de maestros hasta el 17 de febrero, un día no escolar, hay un sentimiento cada vez mayor entre los maestros de base a favor de una huelga estatal.

Esto es parte de un cambio más amplio en el ánimo de los maestros que enfrentan una batalla inmensa, a medida que el presidente Trump y su multimillonaria secretaria de Educación, Betsy DeVos, aceleran drásticamente las políticas de educación antipública impulsadas por la Administración Obama. Los maestros en St. Paul, Minnesota, han amenazado con entrar en huelga esta semana, mientras que los maestros de otras ciudades, incluida Pittsburgh, están tomando los votos de huelga. Los maestros de base deben quitarles estas luchas de las manos a los sindicatos y rechazar la mentira de que no hay dinero para la educación, mientras que se malgastan billones de dólares en recortes de impuestos corporativos, rescates bancarios y la guerra.

"Algunas personas parecen pensar que una huelga significa que no nos importan los niños", dijo la maestra de Huntington al WSWS. "El hecho es que estamos haciendo esto es porque nos importan". Si se trata de un ataque contra mis compañeros de trabajo, es un ataque para mí. Quiero defender lo correcto. Nunca he sido alguien para simplemente sentarme.

"Amamos a los niños. Si no lo hiciera, no trabajaría horas extras todos los días, dos sábados al mes para ponerme al día, ni atendería llamadas en mi casa a todas horas del día y de la noche. No soy solo yo, cuando vengo el fin de semana, somos muchos".

Los altos niveles de pobreza hacen que el trabajo de los docentes sea aún más difícil, incluso cuando se manejan con menos. "Tenemos tantos estudiantes de bajos ingresos en Huntington, alrededor del 60 por ciento de los estudiantes. Si estos niños necesitan algo, un abrigo, entradas para un acontecimiento, se las compramos. Mucha gente hace eso.

"Los superintendentes del estado hicieron un llamado al personal, señalando que para muchos estudiantes la única comida caliente que reciben es en la escuela. Mucho desayunan y almuerzan en el edificio y les enviamos comida a casa en una mochila para la cena. De lo contrario, no tendrían nada".

(Artículo publicado originalmente en inglés el 6 de febrero de 2018)