¡Rechazad el pacto de la coalición alemana! ¡Haced públicos todos los acuerdos secretos!

Declaración del Sozialistische Gleichheitspartei
12 febrero 2018

El acuerdo de coalición alcanzado el 7 de febrero entre la Unión Demócrata Cristiana/Unión Social Cristiana (CDU/CSU) y el Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) sienta las bases para la formación del gobierno más derechista en Alemania desde la caída del régimen nazi. El gobierno entrante representa los intereses de los bancos, las grandes corporaciones y los súper ricos. Continuará los ataques contra la clase trabajadora y lanzará un fortalecimiento militar masivo en el país y en el extranjero.

El Sozialistische Gleichheitspartei (Partido por la Igualdad Socialista) se opone a tal gobierno y convoca a nuevas elecciones. La gran coalición no tiene legitimidad democrática. Fue rechazado en las urnas el 24 de septiembre de 2017 y ahora cuenta con el respaldo de menos de un tercio del electorado. Es el resultado de una conspiración que involucra a los bancos, las asociaciones de empleadores, los militares, las agencias de inteligencia y los partidos burgueses. Aislados del público, sus representantes han pasado cuatro meses y medio negociando e intrigando para llevar un gobierno de derecha al poder.

La clase trabajadora tiene derecho a saber hacia dónde se dirige la gran coalición. Esto se aplica no solo al acuerdo de coalición —cuyos verdaderos contenidos están siendo ocultados, recubiertos de azúcar y distorsionados por los medios y los partidos políticos— sino también a los acuerdos secretos de amplio alcance alcanzados y al contenido de las discusiones sostenidas entre bastidores. El SGP exige que se publiquen todos los protocolos secretos y listas de participantes en las conversaciones de la coalición.

Los 450.000 miembros del SPD, que votarán sobre el acuerdo de coalición en las próximas semanas, tienen derecho a saber lo que realmente se acordó. Deben exigir que todos los detalles sobre las negociaciones de la coalición se pongan sobre la mesa. De lo contrario, servirán como incautos, firmando políticas que no han sido informadas o que no se les ha dado la oportunidad de evaluar.

Una breve reseña del pacto de coalición demuestra que muchos acuerdos que se encontrarían con una fuerte oposición están apenas insinuados. Por ejemplo, el documento afirma que Alemania tiene interés en ser parte de las discusiones estratégicas y la planificación de procedimientos para las armas nucleares. En lenguaje sencillo, esto solo puede significar que la gran coalición quiere tener armas nucleares.

¿Qué se acordó sobre este tema? ¿Hay planes para la construcción de una bomba atómica alemana? ¿Se ha llegado a un acuerdo con el presidente francés Emmanuel Macron para asegurar la participación alemana en la “Fuerza de ataque” de Francia? El predecesor de Macron, Nicolas Sarkozy, hizo una oferta a Alemania en 2007, pero la canciller Angela Merkel la rechazó en ese momento.

Además, el acuerdo de coalición compromete al gobierno a “los objetivos de capacidad acordados por la OTAN” y el “mejor equipamiento posible” para los soldados del ejército. Pero mientras que los presupuestos para cada una de las otras áreas de gasto se cuantifican y calculan cuidadosamente, no se dan cifras sobre el presupuesto militar, aunque se trate de sumas de dinero mucho mayores.

¿Qué se acordó exactamente? La gran coalición, obviamente, tiene la intención de alcanzar el objetivo de la OTAN de gastar el 2 por ciento del PIB en defensa, lo que correspondería a una duplicación del presupuesto militar anual de €70-80 mil millones.

¿Qué recortes de gastos implicará esto, dado el compromiso de un presupuesto equilibrado y la negativa a aumentar los impuestos a los ricos? ¿Cuáles serán las consecuencias para los desembolsos sociales y los gastos adicionales propuestos, que a lo largo de todo el período legislativo ascenderán a €46 mil millones, o alrededor de €12 mil millones por año? ¿Se ha acordado una nueva política de “agenda”, basada en el programa de reducción de costos de la Agenda 2010?

Uno puede señalar docenas de pasajes similares en el texto que no están claros o que están diseñados para mantener al lector a oscuras.

Se está llevando a cabo una campaña liderada por los medios de información y el liderazgo del SPD para ocultar el carácter reaccionario del acuerdo. Apenas hay informes sobre los objetivos militares y de política exterior indicados en el acuerdo, a pesar de que son su principal preocupación. En cambio, las cuestiones secundarias están siendo desproporcionadas, y las medidas de ayuda, como un aumento en las prestaciones infantiles de €25 en cuatro años, son aclamadas como grandes reformas sociales.

Cada línea del documento de 177 páginas está impregnada del espíritu de los militares, las agencias de inteligencia y los gabinetes de estrategia que desde hace años piden un renacimiento del militarismo alemán y una gran política europea de poder. Un elemento central de esto es el cambio de Alemania a una política exterior agresiva y militarista y la transformación de la Unión Europea, en cooperación con Francia, en una alianza militar armada hasta los dientes.

El documento identifica países, regiones y continentes enteros que una vez más se consideraban como pertenecientes a la esfera de influencia del imperialismo alemán —desde los Balcanes Occidentales hasta Rusia, Ucrania, Turquía, Afganistán, Medio Oriente, el Golfo Pérsico y África del Norte, así como también el resto de África, América Latina y Asia.

La CDU/CSU y el SPD acordaron extender las actuales intervenciones militares del ejército, dar “pasos adicionales hacia un ‘ejército de europeos’” y acelerar la “renovación, modernización y expansión del ejército ya iniciada”.

Las políticas de austeridad de los gobiernos anteriores, que arrojaron a millones de trabajadores a la pobreza y el desempleo, continuarán en Alemania y en toda Europa. El acuerdo se compromete a mantener un presupuesto equilibrado y a apegarse al pacto europeo de estabilidad y crecimiento.

A nivel nacional, la gran coalición planea erigir un Estado policial para reprimir la creciente oposición entre los trabajadores y los jóvenes a los ataques sociales, el militarismo y la guerra. El catálogo de medidas demandadas incluye cerca de 15.000 nuevos empleados para las agencias de inteligencia a nivel estatal y federal, y 2.000 nuevos empleados para el poder judicial. El documento también llama a la militarización de la policía, la expansión de la videovigilancia, el fortalecimiento de los servicios de inteligencia y la expansión de la vigilancia de Internet. Con el nombramiento del líder de la CSU, Horst Seehofer, para encabezar el Ministerio del Interior, que se denominará Ministerio de la Patria (Heimat), se garantizará una política interna de ley y orden de línea dura.

En cuanto a la política de refugiados, el acuerdo de coalición adopta las demandas del ultraderechista Alternativa por Alemania (AfD). La inmigración anual se limitará a entre 180.000 y 220.000 personas, los solicitantes de asilo serán confinados en campos centralizados, aquellos obligados por ley a irse serán deportados despiadadamente, y las fronteras internas y externas de la UE serán selladas.

Hay una larga y desastrosa tradición en Alemania de conspiraciones y negocios secretos. El final de la República de Weimar estuvo dominado por tales maquinaciones. Ya tres años antes de que Hitler llegara al poder, los gobiernos sucesivos ya no confiaban en el parlamento, sino en los decretos de emergencia y los edictos presidenciales. Cualquiera que denunciara el rearme, como Carl von Ossietzky, terminaba en prisión.

Luego, el 30 de enero de 1933, una camarilla alrededor del presidente Paul von Hindenburg, respaldada por los principales industriales, los militares y otras fuerzas reaccionarias, nombró a Adolf Hitler como canciller, a pesar de que su partido había sufrido un duro revés electoral dos meses antes.

Bajo las condiciones de una crisis global del capitalismo cada vez más profunda, conflictos crecientes con EUA, China y Rusia, y el peligro de una guerra más amplia en Medio Oriente y la guerra en Asia Oriental, el imperialismo alemán recurre a los métodos criminales del pasado. Esto queda claro en el acuerdo de coalición, que establece: “Las nuevas prioridades estratégicas para Estados Unidos, el ascenso de China y la política de Rusia dejan en claro que Europa debe tomar su destino en sus manos más que nunca”.

Pedimos a todos los miembros del SPD que voten en los próximos días sobre el acuerdo de coalición para oponerse. No se puede permitir la continuidad de la gran coalición para prepararse para la guerra y nuevos ataques sociales.

Sin embargo, la conspiración de la derecha, apoyada por todos los partidos parlamentarios y grandes sectores de la burguesía europea, solo puede ser detenida por la movilización política independiente de la clase trabajadora sobre la base de un programa socialista. Las huelgas en las industrias automotriz y eléctrica en las últimas semanas demostraron el potencial militante que existe en la clase trabajadora.

Pero el sindicato IG Metall hizo todo lo que estuvo en su poder para desconvocar las huelgas en vísperas de la publicación del acuerdo de la coalición. La Confederación Sindical Alemana y sus sindicatos miembros se encuentran entre los defensores más fuertes de la gran coalición y sus políticas derechistas.

En las próximas semanas, el Sozialistische Gleichheitspartei realizará una intensa campaña en las clases trabajadoras y en las escuelas y universidades para exponer las maquinaciones reaccionarias de la clase dominante. Junto con sus partidos hermanos en Francia y Gran Bretaña, el SGP construirá un poderoso movimiento socialista en toda Europa contra la guerra, la dictadura y el capitalismo. Las exigencias de publicación de todos los acuerdos secretos y de que se celebren nuevas elecciones son pasos importantes en este proceso.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 10 de febrero de 2018)