El gigante corporativo Unilever exige medidas enérgicas contra el contenido oposicional de Internet

por Will Morrow
15 febrero 2018

El intento de censurar Internet dio otro paso esta semana con una declaración pública de Keith Weed, director de marketing de la multinacional londinense Unilever, que amenaza con retirar publicidad de las plataformas de medios sociales si no logran suprimir el “contenido tóxico”.

Weed presuntamente dijo en una reunión anual de liderazgo del Interactive Advertising Bureau en Palm Desert, California, que la compañía “no invertirá en plataformas o entornos” que “creen divisiones en la sociedad y promuevan la ira o el odio”. Y agregó: “Priorizaremos Invertir solo en plataformas responsables que se comprometan a crear un impacto positivo en la sociedad”.

Extractos de los comentarios de Weed —el más explícito de su tipo de un importante ejecutivo corporativo— se filtraron a varios medios de comunicación, incluidos el Wall Street Journal y The Guardian. Fueron presentados de inmediato en NBC News y en otras importantes cadenas de noticias estadounidenses el domingo. El informe del Journal fue acompañado por una entrevista con Weed.

La publicación coordinada fue diseñada para aumentar la ofensiva propagandística del Partido Demócrata y las agencias de inteligencia estadounidenses, junto con los medios corporativos, para la censura de Internet. La premisa fraudulenta de este asalto a la libertad de expresión, tanto en Estados Unidos como en Europa, es que la oposición política y las tensiones sociales son producto no de la pobreza, la desigualdad y las políticas de austeridad y militarismo, sino de la difusión de “noticias falsas” por Rusia a través de las redes sociales.

Las declaraciones de Weed precedieron ayer a la audiencia del Comité Selecto de Inteligencia del Senado de los EUA, que fue testigo de una serie de denuncias histéricas de Rusia por parte de políticos y agentes de inteligencia. El vicepresidente demócrata del comité, Mark Warner de Virginia, declaró que Rusia “utilizó nuestras plataformas de medios sociales para impulsar y difundir la desinformación a una escala sin precedentes”.

Facebook respondió a las amenazas de Weed declarando: “Nosotros apoyamos plenamente los compromisos de Unilever y trabajamos en estrecha colaboración con ellos”. El Journal afirmó que Unilever “ya sostuvo discusiones” con Facebook, Google, Twitter, Snap y Amazon “para compartir ideas sobre lo que cada uno puede hacer para mejorar”.

Weed absurdamente enmarcó su demanda de censura, hecha en nombre de una corporación global multimillonaria, como la expresión del enojo popular por la supuesta propagación de “noticias falsas”. Se refirió a investigaciones que muestran un declive en la confianza en las redes sociales y una “percepción de falta de concentración” en la forma de “comportamiento ilegal y poco ético y extremista y material en” plataformas de redes sociales. En declaraciones al Wall Street Journal, afirmó estar articulando las preocupaciones de los consumidores sobre las “noticias falsas” y “que los rusos influyan en las elecciones de Estados Unidos”.

En realidad, la intervención de Unilever —un producto de consumo gigante con una capitalización de mercado de $157 mil millones e ingresos anuales de $65 mil millones, más que el producto interno bruto de muchos países— solo destaca las fuerzas económicas y políticas que impulsan la campaña de censura: una alianza del aparato militar/de inteligencia, empresas de tecnología gigantes y la oligarquía empresarial-financiera.

Los desembolsos anuales de mercadotecnia de Unilever de casi $9 mil millones lo ubican entre las cinco principales compañías en esa categoría a nivel mundial. Posee docenas de marcas utilizadas por unos 2.500 millones de personas en todo el mundo, incluido el jabón Dove, el desodorante Rexona y los productos alimenticios Cornetto, Magnum y Lipton. Las declaraciones de Weed equivalen a una declaración de que Unilever utilizará este poder económico para filtrar lo que la población mundial puede y no puede leer por Internet.

Esto está en línea con una larga y reaccionaria tradición. Grandes anunciantes desempeñaron un papel importante en la aplicación de la cacería de brujas macartista de figuras socialistas y de izquierda en los EUA durante los últimos años de la década de 1940 y 1950. General Motors, DuPont, Reynolds Tobacco y otras compañías importantes fueron patrocinadores del notorio periódico anticomunista Counterattack, que publicó nombres de presuntos simpatizantes comunistas y obligó a la eliminación de artistas seleccionados y contenido crítico de los programas que patrocinaron.

En uno de estos casos, la lista negra de Jean Muir fue retirada del programa de televisión “The Aldrich Family” luego de que General Foods, el patrocinador del programa, le dijera a NBC que no patrocinaría programas que presentaran “personas controvertidas”.

En otro desarrollo, Susan Wojcicki, directora ejecutiva de YouTube (propiedad de la empresa matriz de Google, Alphabet), dijo en una conferencia de Code Media en Los Ángeles que Facebook “debería volver a las imágenes de bebés y compartir”. La declaración es una referencia al anuncio de Facebook el mes pasado está despriorizando el contenido de noticias en su News Feed a favor de “momentos personales”. El cambio es una de una serie de medidas recientes para evitar que los usuarios de Facebook accedan a noticias y análisis fuera de los medios corporativos autorizados oficialmente.

El ministro del Interior del Reino Unido, Amber Rudd, lanzó el martes una aplicación desarrollada por el gobierno que utiliza algoritmos de aprendizaje automático para detectar automáticamente el contenido relacionado con ISIS en los videos para que pueda ser censurado.

La BBC escribió que la herramienta fue vista por el gobierno como una forma de demostrar que su “demanda de medidas drásticas contra la actividad extremista no era irracional”. Rudd afirmó: “La tecnología está ahí. Existen herramientas que pueden hacer exactamente lo que estamos pidiendo”, es decir, identificar y censurar el contenido de video. La nueva aplicación se proporcionará de forma gratuita a las empresas de alojamiento de vídeos más pequeñas, y el gobierno considerará que su uso es legalmente obligatorio.

El Washington Post, que junto con el New York Times han estado a la vanguardia de la campaña de censura, vinculó el anuncio del gobierno británico a la intervención de Unilever, y escribió que se produjo “en medio de una creciente presión sobre las compañías de medios sociales para que quitaran más contenido de sus plataformas”.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 14 de febrero de 2018)