Tillerson declara que las relaciones entre Estados Unidos y Turquía están en “crisis”

por Jordan Shilton y Halil Celik
19 febrero 2018

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson, reveló el viernes un acuerdo tentativo con su homólogo turco, Mevlut Kavusoglu, luego de una reunión bilateral en Ankara destinada a reparar las agudas diferencias. La reunión fue parte de una gira por Oriente Medio de Tillerson, quien dejó en claro que Estados Unidos se encuentra en las etapas avanzadas de la preparación de una escalada importante del conflicto militar en la región.

Un mecanismo conjunto propuesto para resolver disputas entre los dos países era escaso de detalles, y ni Tillerson ni Kavusoglu proporcionaban información sobre cómo funcionaría exactamente. A pesar de la descripción de Tillerson de la asociación entre EUA y Turquía como “una alianza probada en el tiempo basada en intereses comunes y respeto mutuo”, Ankara y Washington han estado cada vez más en desacuerdo en los últimos meses y es extremadamente dudoso que este último anuncio cambie las cosas.

Según Tillerson admitió durante la conferencia de prensa, la relación de Washington con Ankara había alcanzado “un punto de crisis”. Kavusoglu era aún más taciturno. Culpó a los EUA por incumplir las promesas y dijo a los periodistas reunidos que los dos países deben decidir si “arreglar las cercas o ir en una dirección diferente”.

Turquía sigue enfurecida por la dependencia de Washington de Siria en las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG), que Ankara considera una organización terrorista conectada con el proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en Turquía. El ejército turco ha emprendido una sangrienta represión contra el PKK desde la década de 1980.

Estados Unidos tiene al menos 2.000 fuerzas especiales en Siria que apoyan a las Fuerzas Democráticas Sirias, que el YPG domina, y los aviones de guerra estadounidenses brindan apoyo aéreo a la milicia kurda. Aunque el pretexto oficial de Washington para respaldar al YPG es que es un aliado en la lucha contra el ISIS, Estados Unidos en realidad está presionando por un cambio de régimen en Damasco para marginar a sus rivales en la región, sobre todo Irán y Rusia.

El mes pasado, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan ordenó a las tropas turcas y alineó a las milicias sirias para cruzar la frontera y eliminar a los combatientes del YPG en Afrin e impedir el establecimiento de una zona de control kurda en la frontera sur de Ankara.

Kavusoglu se refirió a la ofensiva en la conferencia de prensa conjunta, acusando a Washington de incumplir su promesa de retirar a los combatientes kurdos de la ciudad de Manbij y dejar a Turquía bajo el control del área al oeste del río Eufrates. Erdogan ha amenazado en repetidas ocasiones que las tropas turcas extenderán su intervención hacia el este a Manbij, lo que podría resultar en un enfrentamiento directo con las fuerzas especiales de los Estados Unidos basadas allí en apoyo del YPG.

Un alto oficial del ejército estadounidense en Manbij declaró el 7 de febrero que las tropas estadounidenses permanecerían en la ciudad y resistirían un ataque del ejército turco contra las fuerzas YPG. En respuesta, Erdogan fanfarroneó: “Aquellos que dicen ‘responderemos agresivamente si nos golpean’ nunca han experimentado una bofetada otomana”.

Ankara fue la última parada de Tillerson en una gira regional, que utilizó para intensificar aún más las tensiones con Irán. Su ataque más agresivo contra Teherán se produjo durante su parada en el Líbano. Subrayó siniestramente la posibilidad de que Washington deliberadamente destruyera el complejo acuerdo de poder compartido en Beirut, tanto para apoyar la postura agresiva de su principal aliado en el Medio Oriente, Israel, como para hacer retroceder la influencia iraní. La visita de Tillerson tuvo lugar solo cinco días después de que Tel Aviv lanzara sus ataques aéreos más grandes en Siria durante más de 30 años, apuntando a varias instalaciones iraníes.

“Es imposible hablar de estabilidad, soberanía y seguridad en Líbano sin dirigirse a Hezbolá”, dijo Tillerson en una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro libanés Saad Hariri, cuyo gobierno de coalición incluye partidos respaldados por el grupo con base en chiítas. “Estados Unidos ha considerado a Hezbolá como una organización terrorista durante más de dos décadas ... Es inaceptable que una milicia como Hezbolá opere fuera de la autoridad del gobierno libanés. El único defensor legítimo del estado libanés son las fuerzas armadas libanesas”.

La operación de cambio de régimen del imperialismo estadounidense en la vecina Siria, donde Washington ha estado buscando en los últimos siete años derrocar a Bashar al-Assad, se ha opuesto a las fuerzas de Irán y Hezbolá, que han luchado al lado del régimen de Damasco. Con la derrota de los representantes islamistas de Washington y el fortalecimiento del control de Assad en gran parte del país, el ejército de los EUA respondió intensificando drásticamente su intervención. El objetivo de Washington es frustrar el establecimiento de un corredor terrestre controlado por Irán desde Teherán a través de Siria hasta el Líbano, y evitar que Assad obtenga acceso a recursos críticos de petróleo y energía en el este del país.

En las últimas dos semanas, EUA ha intensificado su intervención. El 7 de febrero, aviones estadounidenses atacaron una columna de fuerzas pro-Assad que avanzaban en las posiciones de los rebeldes islamistas en Deir Ezzor, cobrándose alrededor de 100 vidas. Los informes sugieren fuertemente que había personal ruso entre los muertos.

Las provocadoras declaraciones de Tillerson el jueves demuestran que Washington no solo está preparado para perpetuar el baño de sangre sirio para bloquear la influencia iraní en la región, sino también para lanzar a otros países de Medio Oriente a la agitación en busca de sus intereses depredadores. Líbano, que fue desgarrado por más de una década de guerra civil en las décadas de 1980 y 1990, sigue profundamente dividido a lo largo de líneas étnicas y religiosas y podría descender rápidamente al caos si fracasa el frágil gobierno de Hariri para compartir el poder.

Además, la denuncia explícita de Tillerson de Hezbolá como una amenaza a la “soberanía” y la “seguridad” solo puede haber sido interpretada en Israel como una luz verde para los preparativos de Tel Aviv para una guerra en el norte del Líbano contra Hezbolá.

Demostrando que la amenaza de Tillerson a Hezbolá e Irán fue más que una advertencia verbal, al-Monitor informó de que el Pentágono solicitará 1.800 millones de dólares adicionales para comprar bombas guiadas de precisión y otras armas de gran potencia para usar en el conflicto en Siria e Irak. Esto aumentaría la asignación total para la guerra en un 15 por ciento en 2019 a más de $15 mil millones. El aumento de $1.800 millones equivale a un 20 por ciento más que todo el presupuesto del Pentágono para armas en Medio Oriente durante 2017.

El hecho de que las armas adquiridas por este aumento del gasto se destinen a las fuerzas de Assad, y a sus aliados iraníes y de Hezbolá, se destacó por la inclusión de más de $31 millones para misiles antitanque. ISIS y los afiliados restantes de Al Qaeda en Siria no tienen tanques.

Las declaraciones de Tillerson en Beirut y el alza en el gasto armamentístico del Pentágono son parte de la ofensiva más amplia de la administración Trump en toda la región para enfrentar a Irán y consolidar el dominio indiscutido de Estados Unidos sobre Oriente Medio, región rica en energía y estratégicamente significativa, contra sus principales rivales, Rusia y China.

Rusia, Turquía e Irán se encuentran actualmente en una alianza tácita que ha marginado a Estados Unidos en gran parte de las negociaciones diplomáticas sobre el futuro de Siria, pero tienen intereses distintos y no necesariamente compatibles en la región. Rusia, por ejemplo, no cuestionó los ataques aéreos israelíes contra la infraestructura iraní en Siria la semana pasada. Tillerson y otras figuras importantes de la administración de Trump seguramente habrán tomado nota de esto.

Moscú también ha dado su aprobación al avance de Turquía en el norte de Siria, siempre que la operación se mantenga dentro de ciertos límites y no confronte a las fuerzas de Assad. Sin duda, el régimen de Putin espera explotar las divisiones entre los aliados de la OTAN para fortalecer su posición en Siria contra los EUA.

Sin embargo, no se excluye la posibilidad de un acercamiento entre Estados Unidos y Turquía, especialmente cuando la administración Trump se mueve para profundizar rápidamente su confrontación con Irán, no solo en Siria, sino en todo el Medio Oriente.

En declaraciones a los periodistas en Amman el 13 de febrero, Tillerson dijo: “Turquía sigue siendo un importante aliado de la OTAN y de los Estados Unidos ... Tenemos que encontrar la manera de seguir trabajando en la misma dirección”. En una conferencia en la ciudad de Kuwait, el día anterior, reiteró que Estados Unidos era “muy consciente de las legítimas preocupaciones de seguridad de Turquía, nuestro socio de la coalición” y se defiende a “nuestro aliado de la OTAN en sus esfuerzos antiterroristas”.

Antes de la llegada de Tillerson a Ankara, el secretario de Defensa James Mattis sostuvo conversaciones con su homólogo turco Nurettin Canikli en la sede de la OTAN en Bruselas. Mattis declaró que Estados Unidos y Turquía estaban “buscando un terreno común” y pidió un enfoque renovado en la campaña para derrotar al ISIS.

Canikli indicó un posible compromiso con los EUA, alegando que Mattis le había dicho que los EUA podrían separar al YPG del PKK, e incluso tratar de hacer que el primero “pelee contra el PKK”.

Sin embargo, las diversas potencias imperialistas y regionales finalmente se alinean, el terreno se está preparando para un baño de sangre regional que podría intensificarse rápidamente en un choque directo entre las principales potencias mundiales. Esto solo puede evitarse mediante la construcción de un movimiento socialista e internacional contra la guerra en la clase trabajadora capaz de conectar la lucha contra la guerra con la lucha contra su fuente: el sistema capitalista.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 17 de febrero de 2018)