Caza de brujas de los medios de comunicación y tories afirma que Corbyn del Partido Laborista era un espía

por Chris Marsden
26 febrero 2018

Una ruinosa campaña anticomunista ha sido montada por The Sun y The Times, propiedad de Rupert Murdoch, junto con el Daily Mail y el Daily Telegraph, afirmando que Jeremy Corbyn fue un informante pagado en la planilla del servicio secreto checo en la década de 1980.

Las mentiras contra Corbyn han sido retomadas por la primera ministra Theresa May, el secretario de Defensa Gavin Williamson y otros tories de alto rango con el objetivo de desacreditar y deslegitimar a Corbyn en condiciones de una aguda crisis gubernamental que amenaza con la posibilidad de que este forme el próximo gobierno.

The Sun editorializó, “Jeremy Corbyn ha demostrado un juicio impactante en ‘informar’ a un espía soviético, y no se le pueden permitir las llaves del Numero 10 [dirección de la oficina del primer ministro inglés]”.

La campaña contra Corbyn se basa exclusivamente en las afirmaciones hechas por un exespía de la policía secreta de Statni Bezpecnost (StB), teniente Jan Sarkocy, quien en la década de 1980 se desempeñó como diplomático bajo el nombre de Jan Dymic.

The Sun informó que había descubierto archivos checos que muestran que Corbyn se había reunido con Sarkocy varias veces en 1986 y 1987, incluyendo dos veces en la Cámara de los Comunes y una vez en la oficina del distrito electoral de Islington North del entonces diputado. Sarkocy afirmó que Corbyn era un informante pagado y le asignó el nombre clave “Agent Cob”. “Él era nuestro activo. Él había sido reclutado. Él estaba recibiendo dinero de nosotros”. Afirmó también que Corbyn le advirtió que el MI5 tomaría fuertes medidas contra los espías extranjeros, tres años antes de que Sarkocy fuera expulsado del Reino Unido por la primera ministra conservadora Margaret Thatcher.

Luego, Sarkocy extendió sus alegatos para cubrir a 15 parlamentarios laboristas que según él eran informantes pagados —incluido el actual canciller shadow de la oposición John McDonnell y el exalcalde de Londres Ken Livingstone—. Los diputados, afirmó, fueron pagados entre £1000 y £10.000 por información y “querían mucho dinero para ayudarnos”.

Corbyn reconoce haberse reunido con el embajador, a quien conoció como Dymic, en las ocasiones especificadas, pero ha negado que sea un “agente, activo o informante de ninguna agencia de inteligencia”. McDonnell y Livingstone niegan rotundamente cualquier reunión con Sarkocy.

Las afirmaciones de Sarkocy son transparentemente falsas y estúpidas.

Afirma que Corbyn fue reclutado con la cooperación de Rusia, que calificó al diputado como “número 1”. Dice que el recluta supuestamente secreto visitó la embajada de Checoslovaquia dos veces al año, donde se le aseguró que “podría irse a vivir a Rusia” si alguna vez se metía en problemas. “El dinero de Corbyn fue otorgado por otra persona que actualmente es un prominente parlamentario. El check-in se realizó bajo protección rusa”, dijo Sarkocy.

Aún más extraño, le dijo a medios de comunicación eslovacos que Corbyn le dio información sobre lo que “[la primera ministra Margaret] Thatcher tendría para el desayuno, el almuerzo y la cena, y lo que usaría [el] día siguiente”. Ampliando su propio papel, Sarkocy afirmó haber organizado personalmente el concierto de Live Aid en 1985, o posiblemente el evento gratuito Nelson Mandela en el Wembley Arena en 1988; no está claro en cuál.

Svetlana Ptacnikova, directora del Archivo de las Fuerzas de Seguridad Checa, ha declarado que Corbyn “no fue registrado [por el StB] como colaborador, ni esta [su supuesta colaboración] proviene de documentos de archivo”. Corbyn no habría sabido que Jan Dymic era un agente secreto, confirmó, porque esto estaba oculto para él.

“Los archivos que tenemos sobre él se guardan en una carpeta que comienza con la identificación número uno. A los colaboradores secretos se les asignaron carpetas que comienzan con el número cuatro. ... Se mantuvo en esa categoría básica, y de hecho todavía se lo describe como una persona de interés en el informe final emitido por el agente StB poco antes de que [Sarkocy] fuera expulsado del Reino Unido”.

Nada de esto ha impedido que los conservadores se unan a los medios en la caza de brujas.

May dijo que Corbyn debe estar “preparado para ser abierto y transparente” sobre las acusaciones en su contra. El diputado David Morris dijo que Corbyn debería ser interrogado por el Comité Selecto de Asuntos Exteriores. El diputado Ben Bradley tuiteó que “Corbyn vendió secretos británicos a los espías comunistas”, antes de verse obligado a retirar la calumnia por parte de Corbyn amenazando con la acción de difamación.

La respuesta más siniestra fue la de Williamson. Hablando en una reunión de la OTAN en Bruselas la semana pasada, el secretario de Defensa alimentó las acusaciones, declarando: “Que haya conocido espías extranjeros es una traición a este país”.

Corbyn advirtió que Williamson estaba dando crédito a “calumnias completamente falsas y ridículas, que como sabemos por Darren Osborne, pueden tener un efecto potencialmente mortal”. Osborne fue encarcelado el mes pasado por asesinato e intento de asesinato después de que condujo una camioneta alquilada contra los fieles orando fuera una mezquita de Finsbury Park. Admitió durante su juicio que había querido matar a Corbyn y al alcalde de Londres, Sadiq Khan.

En medio de sus acusaciones de que Corbyn era un agente, los tories y los medios buscan demonizar a Corbyn por su oposición a la guerra, citando sus pronunciamientos más radicales durante la década de 1980 como prueba de que es un traidor, ya sea que haya o no haya tomado dinero de la StB.

The Sun, por ejemplo, se apoderó de los archivos de StB que resumen la perspectiva política de Corbyn en 1986, describiendo sus puntos de vista como equivalentes a la traición: “Negativo hacia Estados Unidos, así como la política actual del gobierno conservador” y “apoyando la iniciativa de paz soviética".

Los medios nominalmente liberales han apoyado plenamente este ataque contra el pasado radical de Corbyn, enfocando su propia virulencia en la postura antibélica de Corbyn. The Independent editorializó que su verdadero crimen era que estaba “demasiado dispuesto a ‘arriesgarse por una vaga noción de ‘paz' e internacionalismo” en su trato con los regímenes estalinistas. Se refirió con burla a “la versión trotskista supuestamente más EL Guardian cómica del comunismo que favorecen algunas almas equivocadas”. El Tory en casa de el Guardian, Matthew d’Ancona, pontificó sobre el mismo tema y escribió que Corbyn había olvidado que “a pesar de todo, errores e intervenciones terribles, Occidente siempre fue preferible a la alternativa totalitaria”.

Sin embargo, los tories no están simplemente volviendo a las luchas políticas de hace tres décadas.

A pocas semanas de que Corby ganara el liderazgo del Partido Laborista, el jefe del Estado Mayor de Defensa, sir Nicholas Houghton, le dijo a la BBC que la declaración de Corbyn de que no autorizaría el uso de armas nucleares “me preocuparía si ese pensamiento se traducía en poder”.

Los comentarios de Houghton fueron defendidos por el primer ministro David Cameron como “razonables”.

Unas semanas antes, un “general anónimo de alto rango”, cuyo perfil de carrera se parecía al de Houghton, le dijo al Sunday Times que Corbyn, al convertirse en primer ministro, traería “la posibilidad muy real” de “un motín. ... Vería una importante ruptura en la convención con los generales directamente superiores y desafiando públicamente a Corbyn sobre importantes decisiones políticas importantes como Trident, retirarse de la OTAN y cualquier plan para castrar y reducir el tamaño de las fuerzas armadas”.

Esta última ofensiva del Partido Conservador tori intensifica las amenazas anteriores hechas por figuras militares de alto rango de que no se debe permitir que Corbyn forme un gobierno. Solo puede entenderse en el contexto de la creciente agresión militar dirigida contra Rusia y China, que exige una incuestionable disposición a presionar el disparador nuclear, y en condiciones en que este impulso bélico, la crisis del Brexit y la posibilidad de una segunda crisis económica exigen una un descenso más profundo en el autoritarismo de derechas.

Amplios sectores de la elite gobernante ven en Corbyn no la figura política flexible en la que ha demostrado estar en tantas ocasiones, sino como una indicación viva de una radicalización en curso de la clase trabajadora. Ven en el ascenso de Corbyn un giro hacia la izquierda que amenaza con ir más allá de los tópicos reformistas que plantea, presentando una amenaza directa a un orden social que no ofrece más que crecientes dificultades sociales, militarismo y guerra y que está levantando el espectro socialista que pensaban había sido enterrado para siempre. Señala la reacción despiadada que tal desafío provocará y la necesidad de que la clase trabajadora responda en consecuencia.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 21 de febrero de 2018)