La canciller alemana promociona el rearme y la guerra en su discurso al Parlamento

por Johannes Stern
26 febrero 2018

La declaración del gobierno presentada en el Parlamento alemán en Berlín el jueves por la canciller Angela Merkel demostró cuál será el verdadero propósito de la nueva gran coalición. Lanzará un fortalecimiento militar masivo, aplicará nuevas intervenciones militares alemanas, iniciará una nueva ronda de austeridad social y adoptará las políticas de la extrema derecha sobre los refugiados.

Merkel se centró en particular en fortalecer las políticas militares y de gran potencia de Europa para permitir a Alemania proseguir sus intereses económicos y geoestratégicos en las zonas de conflicto de todo el mundo. Al comienzo de su discurso, Merkel afirmó que Europa está “expuesta debido a su ubicación geográfica”, porque “estas guerras y conflictos en Siria, Libia y Ucrania no se están llevando a cabo en otro lugar del mundo, sino a unas pocas horas de vuelo de Berlín”.

Por lo tanto, está “convencida de que, en primer lugar, el mundo no nos esperará, ni en Alemania ni en Europa, y en segundo lugar, necesitamos urgentemente respuestas europeas a los principales problemas de nuestro tiempo”. Por esta razón, “no es casualidad que el primer capítulo del acuerdo de coalición entre la CDU, CSU y SPD esté dedicado a Europa”, dijo Merkel. Lo que está en juego es “nuestra respuesta nacional a la agenda europea”.

Merkel no dejó dudas sobre el hecho de que esta “respuesta nacional” incluye el rearme y la guerra. A nivel europeo, “una política exterior y de seguridad común es importante”, dijo. “Una contribución esencial a esto” es “el fortalecimiento de la cooperación en las áreas de seguridad y política de defensa”. Después de “una fase preparatoria notablemente corta”, Alemania y Francia han “dado el pistoletazo de salida para la cooperación estructurada permanente”, y ahora el problema es “ponernos en movimiento con los primeros proyectos concretos”.

Merkel y toda la clase dominante alemana están planeando un fortalecimiento militar en una escala comparable solo con el rearme de Hitler de la Wehrmacht antes de la Segunda Guerra Mundial. Ante el aplauso de los de la Unión Demócrata Cristiana/Unión Social Cristiana (CDU/CSU), así como de los diputados de los Demócratas Libres (FDP) y Alternativa para Alemania (AfD), Merkel pidió un impulso decidido para alcanzar el objetivo de la OTAN de gastar el 2 por ciento del PIB en el ejército, algo que las partes de la coalición han confirmado en su acuerdo.

Es “correcto e importante” que “el comisionado de las fuerzas armadas parlamentarias identificara... las deficiencias del ejército”. Pero “también es correcto e importante no olvidar lo que se ha logrado”. Tenemos que tener cuidado de no terminar tomando posiciones conflictivas a nivel internacional: por un lado, siempre quejándonos de lo que no es apropiado o no funciona para nosotros, y por otro cuestionando el rango de objetivos de gasto que acordamos y estamos obligado a lograr”.

En términos numéricos, el “objetivo”, que el ex ministro de Defensa Frank-Walter Steinmeier acordó por primera vez en la cumbre de la OTAN en Gales en 2014, equivale a un aumento en el presupuesto militar de más de 70.000 millones de euros por año para 2024.

En la Conferencia de Seguridad de Múnich el fin de semana pasado, la ministra de Defensa Ursula Von der Leyen (CDU) y el ministro de Asuntos Exteriores Sigmar Gabriel del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) subrayaron que el programa de rearme está allanando el camino para que el ejército participe en nuevas y más expansivas intervenciones militares extranjeras. Merkel se ha unido al coro de elogios y ha declarado: “Nuestro ejército se ha desempeñado excelentemente en sus despliegues internacionales”. Alemania es “el segundo mayor contribuyente de tropas dentro de la OTAN, incluidos los despliegues a los que aporta soldados”. Alemania juega “un papel importante”.

Luego, ante los aplausos de la CDU/CSU, SPD, FDP y verdes, Merkel amenazó con expandir las operaciones militares de Alemania en Siria. La “masacre” del gobierno sirio tiene que “ser condenada”, dijo, y Alemania debe “oponerse a ella con un claro no”. También se pide a Alemania que intente jugar un papel más importante para poner fin a esta masacre. Eso es lo que los europeos tenemos que intentar, señoras y señores”.

El partido La Izquierda (Die Linke) también apoya este enfoque. “Quiero comentar que usted, del todo correctamente, criticó las acciones de Asad y su gobierno en Siria. Comparto esa opinión”, dijo el líder del grupo parlamentario de La Izquierda Dietmar Bartsch en apoyo de Merkel. Pero es “simplemente inaceptable” que la canciller “en estas condiciones no mencione la agresión de Turquía en el norte de Siria”. “Se está librando una guerra en violación de la ley internacional”, agregó, y es tan mala como “la agresión, la locura de Asad”.

En otras palabras, si Alemania va a intensificar las operaciones militares en Siria, debería dirigirlas no solo contra el gobierno sirio, sino también detener la ofensiva turca en las regiones kurdas.

El vicepresidente de La Izquierda, Heike Hänsel, habló en términos similares. Como “la Sra. Merkel en su declaración del gobierno”, La Izquierda también condena “en los términos más enérgicos los ataques en Ghouta oriental. Hay que pararlos inmediatamente”. Pero no era correcto que “la Canciller no mencionara la ofensiva turca, la guerra de agresión contra Afrin y los kurdos del norte de Siria”. Esto es “realmente vergonzoso” y muestra “el doble rasero de este gobierno”, agregó.

Los “raseros” y objetivos de La Izquierda no son mejores. Mientras el gobierno intenta reparar las relaciones con Turquía, los representantes del Partido Verde y de La Izquierda han liderado el camino por un tiempo al argumentar que una alianza demasiado estrecha con Ankara arriesga la ofensiva del imperialismo alemán en el Oriente Próximo. Piden relaciones más estrechas con las milicias kurdas YPG, que desempeñaron un papel clave en el desalojo del ISIS desde el territorio en el norte y el este de Siria.

Todas las frases de La Izquierda sobre una “política exterior pacífica” son tan engañosas como las del gobierno. De hecho, antes de la entrada formal de Alemania en el conflicto sirio en diciembre de 2015, el partido apoyó a la oposición siria proimperialista y abogó por una intervención alemana más agresiva. En octubre de 2014, 14 destacados miembros de La Izquierda firmaron una declaración titulada “¡Salvemos a Kobane!” que instaba al gobierno a lanzar una intervención militar masiva en Siria e Irak.

Bajo condiciones de divisiones cada vez más profundas entre las principales potencias, La Izquierda se encuentra en el campo de la gran coalición. Al final de su discurso, Bartsch declaró que esperaba que “algo resulte de” el acuerdo de coalición, que se titula, “Un nuevo comienzo para Europa, una nueva dinámica para Alemania, una nueva cohesión para nuestro país”.

El Partido Socialista por la Igualdad de Alemania (Sozialistische Gleichheitspartei, SGP, siglas en alemán) representa una perspectiva completamente diferente. El acuerdo de coalición sienta las bases para el gobierno más derechista en la historia de la República Federal y debe ser rechazado. Junto con el fortalecimiento militar, Merkel anunció nuevas “reformas” en su discurso para “mejorar la competitividad en la zona del euro” y un “gran” fortalecimiento de “la fuerza de protección fronteriza europea Frontex”.

El SGP exige nuevas elecciones y lucha por un programa socialista contra los recortes sociales, el militarismo y la guerra. Las políticas reaccionarias llevadas a cabo por los partidos conservadores y el SPD, apoyado en todos los elementos esenciales por todos los partidos parlamentarios, deben ser detenidos mediante la intervención independiente de la clase trabajadora.

(Artículo publicado en alemán el 23 de febrero y en inglés el 24 de febrero de 2018)