La Asamblea Legislativa de Virginia Occidental emite un ultimátum a los profesores cuando huelga estatal comienza

por Shannon Jones
26 febrero 2018

A punto de iniciarse una programada huelga de dos días por parte de los profesores y maestros (los maestros) en Virginia Occidental el jueves y viernes, la Asamblea Legislativa del estado emitió un ultimátum provocativo en el cual pedía a los educadores aceptar una paga inadecuada o confrontar acciones legales.

El fiscal general de Virginia Occidental Patrick Morrisey emitió una declaración el miércoles en el que llamó a la huelga “ilegal”. Declaró que su oficina estaba lista para apoyar a cualquier autoridad local que intente bloquear a la huelga por medio de órdenes judiciales. En la tarde del martes declaró que el superintendente escolar Steve Paine emitió el mismo mensaje, declarando que los “paros de trabajo por parte de empleados públicos no son legales en Virginia Occidental”.

Algunos superintendentes escolares de condados han anunciado cierres de escuelas para el jueves y viernes, mientras que otros como el superintendente de escuelas del condado de Ohio Kim Miller, reiteraron la ilegalidad de una huelga. Miller declaró a la prensa: “Una orden judicial puede ocurrir en el futuro cercano que me pueda forzar a obligar a los empleados a que retornen al trabajo”.

Previo a la huelga, aparecieron artículos en los medios corporativos en el que se le amenazan a los maestros de las consecuencias –incluso posibles despidos– si se van en huelga. Una opinión de 1990 hecha por la oficina del fiscal general fue citada esta semana en el Charleston Gazette-Mail, en la que se amenaza a maestros huelguistas con la suspensión, el despido y el prohibir enseñar por un año o incluso ser multado y encarcelado por desafiar órdenes judiciales en el que se le ordena volver al trabajo.

Los maestros están determinados en luchar. Rebecca, una maestra en Virginia Occidental, en declaraciones al World Socialist Web Site, dijó: “Mi madre fue maestra. Ella se fue a la huelga en 1990 y yo estaba en noveno grado, así que sé lo que significa. Pero todo lo que consiguieron en 1990 fue eliminado. Virginia Occidental está en el nivel 48 en paga a maestros en el 2007 y se ha mantenido desde entonces. Tengo que trabajar en un segundo empleo para suplementar mi ingreso y otorgárselo a mi familia, en gran parte debido a los costos del PEIA [Agencia de Aseguramiento de Empleados Públicos, siglas en inglés]”.

Jenny habló sobre el amplio apoyo público que la lucha de los maestros está generando. “Debes saber que muchos residentes y estudiantes están apoyando a nuestros maestros y su lucha. Las comunidades se están uniendo para ayudar a los padres golpeados por la huelga otorgando cuidado infantil y desde que muchos niños provienen de familias muy pobres, almacenes de comida e iglesias están ayudando para que ningún niño se quede sin almuerzo”.

Los incrementos salariales para los maestros abogados por los Demócratas y Republicanos en la Asamblea Legislativa estatal fueron burlados por los educadores como un “insulto a nuestra inteligencia”. El acta aprobada por la Cámara controlada por los Republicanos y el Senado pide un alza salarial inmediata de 2 por ciento para los maestros, con incrementos de 1 por ciento para cada uno en los próximos dos años.

Se espera que el gobernador Jim Justice –el hombre más adinerado del estado y quién ha alternado entre los partidos democráticos y republicanos cuando sea políticamente beneficioso– firme el acta y ha urgido a los maestros y otros empleados escolares de que acepten el trato. Seis de 12 demócratas del Senado apoyaron la legislación.

Una huelga fue sancionada por el abrumador voto de educadores por todos los 55 condados del estado. La Federación Estadounidense de Maestros-Virginia Occidental (FEP-VO) y la Asociación de Educación de Virginia Occidental (AEVO) respondieron haciendo un llamado a una limitada huelga de dos días, que tiene como objetivo apaciguar a los maestros a medida que los sindicatos continúan sus negociaciones con los legisladores estatales.

Las recientes semanas han visto una creciente serie de huelgas y protestas en condados encabezados por los maestros en los ex condados mineros del sur de Virginia Occidental.

La lucha por los maestro de Virginia Occidental toma lugar en medio de una creciente militancia entre los educadores a nivel nacional. En Oklahoma, los maestros exigieron un incremento salarial en todas partes y han pedido una petición por una huelga. Los maestros en Jersey City, New Jersey y Pittsburgh también están amenazando con realizar huelgas.

Por estas razones, el AEP-VO y el AEVO están particularmente preocupados en limitar el alcance de la huelga. Los sindicatos temen que después de décadas en las que las huelgas han sido encapsuladas, la lucha determinada de los maestros de Virginia Occidental puede servir como una inspiración para un amplio movimiento de la clase trabajadora.

Los sindicatos están buscando desviar las crecientes demandas para huelga por las bases subordinando los intereses de los maestros a las maniobras políticas de varios legisladores democráticos. Para este fin ellos avanzaron el cínico eslogan “Recordar en noviembre”, que tiene como objetivo elegir políticos demócratas en las elecciones de medio término. En realidad, los demócratas, como los republicanos, están comprometidos con las multinacionales energéticas que dominan el estado y se oponen a cualquier incremento de impuestos que pueda impactar al gran capital.

En un masivo mitin de profesores en Charleston el 17 de febrero, los funcionarios sindicales elogiaron a políticos demócratas como aliados de los maestros en una flagrante indiferencia al verdadero historial del Partido Demócrata, el cual ha controlado el estado por la mayor parte del siglo veinte, en dónde dejó sin fondos a la educación y los servicios públicos.

Los maestros deben recordar que fue el gobernador Gaston Caperton, un demócrata millonario, quién amenazo con despidos en masa de maestros en 1990. En el momento más crucial el AEP-VO y el AEVO cedieron y ordenaron a los 19.000 trabajadores de vuelta al trabajo, en vez de luchar para extender la huelga a toda la entera clase trabajadora de Virginia Occidental. Mientras tanto la Asamblea Legislativa del estado controlado por los demócratas rechazó considerar incluso las demandas de los maestros por un incremento de 5 por ciento.

Piquete de maestros durante huelga de 1990 en Virginia Occidental

Caperton fue elegido en 1988 con el apoyo de prácticamente todos los sindicatos en Virginia Occidental. Él en poco tiempo lanzó un ataque contra los trabajadores en el estado, enviando policía estatal a las filas de protestas en las huelgas de mineros de carbón en Pittston y recortando US$100 millones del presupuesto del estado, incluyendo un cese de contrataciones y los cierres de hospitales estatales. En una protesta en el capitolio del estado, Caperton arrogantemente le dijo a los maestros de que se “callaran” cuando era interrumpido por gritos y silbidos.

A cambio de poner fin a la huelga, los sindicatos aceptaron una vaga promesa en la que los líderes del Partido Demócrata en la Asamblea Legislativa del estado llamaran a una sesión especial para discutir “reformas financieras escolares”. El resultado a largo plazo de esta traición ha sido que los maestros de Virginia Occidental aparezcan en los últimos puestos de EE.UU. en cuestión de salarios.

Los maestros no pueden subordinar su lucha a las maniobras de los sindicatos con el Partido Demócrata, el cual es tan hostil a los trabajadores como los republicanos, sino que debe establecer un curso político independiente en oposición al marco político que es completamente controlado por las corporaciones.

El World Socialist Web Site y el Boletín del Maestro del WSWS urgen a los educadores, los trabajadores escolares, trabajadores estatales y padres de que tomen la conducción de la huelga de las manos del AEP-VO y el AEVO y elijan comités de bases en cada escuela, lugar de trabajo y comunidad.

Estos comités deben lanzar una lucha para garantizar un completo y adecuado financiamiento para la educación pública y paga decente y beneficios para los trabajadores y empleados públicos. Esto incluye un incremento inmediato de 50 por ciento y la eliminación de todos los deducibles al seguro de salud

El éxito de esta lucha requiere que los maestros movilicen el apoyo más amplio, no sólo entre los trabajadores en Virginia Occidental sino entre los educadores y trabajadores nacional e internacionalmente. Plantea la cuestión de una reorganización de la sociedad en un base nueva y más alta, en la que se producirá para las necesidades humanas y no el lucro privado.

El WSWS insta a los maestros y seguidores a suscribirse al Boletín del Maestro para actualizaciones frecuentes y dejar sus comentarios o preguntas. Para hacerlo, haz clic aquí.

(Artículo publicado originalmente en inglés 22 de febrero de 2018)