Memorándum demócrata defiende espionaje ilegal del FBI en la campaña de Trump

por Barry Grey
27 febrero 2018

El sábado, el Comité de Inteligencia de la Cámara de los EUA publicó una versión redactada de una circular escrita por el demócrata de mayor rango del comité, el representante Adam Schiff de California. Pretendía refutar la nota publicada hace tres semanas por el director republicano, Devin Nunes, acusando al Buró Federal de Investigaciones de llevar a cabo una vigilancia ilegal y motivada políticamente del exasesor de la campaña Trump Carter Page.

El memo de Nunes fue parte de un amargo conflicto político entre dos facciones igualmente reaccionarias dentro de la clase dominante y el Estado estadounidense: un conflicto que solo está evidenciando el descenso de todo el sistema político estadounidense a la criminalidad y conspiraciones antidemocráticas contra la gran masa del pueblo.

El memo republicano, publicado por la estridente oposición del Partido Demócrata y las agencias de inteligencia estadounidenses, cuya autoridad los demócratas defendieron incondicionalmente, expuso el hecho de que el Departamento de Justicia de la administración Obama violó los procedimientos legales para obtener una orden del Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera en octubre de 2016 para escuchas telefónicas.

En su solicitud de autorización al tribunal secreto, el FBI utilizó información alegando interferencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016 y la colusión por la campaña del entonces candidato Donald Trump que fue solicitada por la campaña de Hillary Clinton y el Comité Nacional Demócrata, sin informar al tribunal de que la fuente de la información, el ex espía británico Christopher Steele, había sido pagado por los oponentes electorales de Trump.

Esta revelación fue muy perjudicial para la narrativa inventada de la “intromisión” rusa en las elecciones en apoyo de Trump. Esta afirmación infundada se ha convertido en el eje de los esfuerzos del Partido Demócrata para avivar la histeria antirrusa en preparación para la guerra con Moscú y para oponerse a Trump, no desde el punto de vista de su belicismo, su regalo impositivo para los ricos o sus ataques a los derechos democráticos y a los programas sociales, sino más bien por su postura poco agresiva hacia el régimen del presidente ruso Vladimir Putin.

El memo de Nunes, a pesar de los motivos partidarios de sus autores y lo absurdo del intento de Trump de defenderse del debido proceso y los derechos democráticos, expuso la base partidista y políticamente motivada de toda la campaña contra Rusia y la investigación por parte del fiscal especial Robert Mueller sobre la “intromisión” rusa y la presunta colusión de los funcionarios de Trump.

El memo documentó la existencia de una conspiración entre el gobierno de Obama, la campaña de Clinton y el FBI, utilizando los auspicios de la Cámara de Guerra de la FISA, para manipular las elecciones en apoyo de Clinton, la candidata favorita de Wall Street y las facciones dominantes del establishment militar y de inteligencia.

El memo de Schiff publicado el sábado es en todos los aspectos un documento de derechas. Ilustra gráficamente el hecho de que el Partido Demócrata se ha desplazado tanto a la derecha que se ha convertido en el defensor más sumiso del Pentágono, la CIA, la NSA, el FBI y todo el aparato represivo del estado capitalista estadounidense.

El New York Times, que ha sido el principal portavoz de la campaña antirrusa liderada por el Partido Demócrata, publicó un artículo de propaganda sin adornos bajo la apariencia de “noticia” como artículo principal de la portada el domingo. Llevando el titular secundario “Una defensa contundente de un FBI bajo ataque del GOP [Partido Republicano]”, el artículo declaró:

Durante semanas, en lugar de centrar toda su energía en investigar un ataque al sistema democrático estadounidense, el Comité [de Inteligencia de la Cámara] se ha visto forzado a un esfuerzo furioso por parte del Sr. Trump y sus aliados para sembrar dudas sobre la integridad de la investigación del fiscal especial y las agencias que lo conducen.

El memo demócrata equivalía a una enérgica refutación de la interpretación del presidente de la investigación rusa como una “caza de brujas” perpetrada por líderes políticamente parciales del FBI y el Departamento de Justicia.

En la misma línea, el memo de Schiff comienza con una condena de la mayoría republicana en el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes por criticar al FBI, el Departamento de Justicia, el Consejo Especial y el tribunal del FISA. Llama a la nota de Nunes “un esfuerzo transparente para socavar estas agencias” y se refiere a la corte del FISA como una “herramienta vital”.

Estas son agencias que a lo largo de su historia se han involucrado en la vigilancia masiva, la conspiración, el fraude y el asesinato dirigido contra la clase trabajadora y los oponentes socialistas del sistema capitalista. La corte FISA, supuestamente un pilar de la democracia estadounidense, rechazó un total de 12 de 34.000 solicitudes de órdenes judiciales de vigilancia entre 1970 y 2013.

La nota demócrata, de hecho, no refuta la acusación básica en el memo de Nunes de que el Departamento de Justicia de Obama no informó al tribunal en su solicitud de captura que la información en el expediente de Steele anti-Trump fue pagada por los demócratas. En cambio, se involucra en sofistería y evasión centrada en la afirmación de que la información de Steele era solo una parte de la presentación del FBI y que la agencia había estado rastreando a Carter Page como presunto agente ruso desde hacía varios años.

Page, un republicano de derechas, tuvo su sede en Moscú durante un período de tiempo y ha tenido muchos contactos con empresarios y políticos rusos. La premisa básica de las acusaciones del FBI contra él, informadas acríticamente en el memo de Schiff, es que cualquier contacto con los rusos es equivalente a una colusión traidora con un enemigo extranjero.

Por lo tanto, la nota confiere un siniestro significado al hecho de que, según el expediente de Steele, en julio de 2016 Page se reunió por separado en Moscú con Igor Sechin, el jefe de la compañía petrolera estatal Rosneft, e Igor Divyekin, descrito como un “alto funcionario del Kremlin”. Divyekin presuntamente ofreció suministrarle a Page información comprometedora sobre Hillary Clinton, pero el documento no estipula que Page en realidad recibiera tal información.

La nota cita como evidencia incriminatoria adicional el hecho de que mientras estaba en Moscú, Page pronunció un discurso de graduación.

Dado que Page es un ciudadano estadounidense que no ha sido acusado de ningún delito, las declaraciones de Schiff sobre él en un documento oficial del gobierno pueden describirse solo como una caza de brujas. El memo demócrata cita informes del FBI de que los agentes de inteligencia rusos intentaron reclutar a Page, pero no dice nada acerca de que acepte sus ofertas. Sin embargo, emplea un lenguaje diseñado para transmitir la noción de que él es un espía ruso. Esto incluye referencias a “la historia de Page con la inteligencia rusa” y “las actividades sospechosas de Page en 2016, incluso en Moscú”.

El memorándum afirma que la escucha telefónica de Page “le permitió al FBI reunir valiosa información de inteligencia”, como si este hecho supuesto hiciera irrelevante cualquier violación legal en la obtención de la orden judicial. Continúa argumentando que la decisión del tribunal del FISA de renovar la orden judicial de Page tres veces es una prueba “de que el FBI recabó información importante de investigación y pistas al llevar a cabo una vigilancia aprobada por la corte”.

El memo de Schiff es calla especialmente acerca de una de las acusaciones más contundentes del documento de Nunes: el subdirector interino del FBI, Andrew McCabe, dijo al Comité de Inteligencia de la Cámara en diciembre del año pasado que “no se habría solicitado una orden de vigilancia del FISC sin la información del expediente d Steele”.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 26 de febrero de 2018)