La preocupación de la Reserva Federal norteamericana sobre la perspectiva de un movimiento de salarios sacudirá los mercados

por Nick Beams
2 marzo 2018

Indicaciones del nuevo presidente de la Reserva Federal de EUA, Jerome Powell, de que la Fed podría elevar las tasas de interés hasta cuatro veces este año en respuesta a las preocupaciones sobre un posible aumento salarial de los trabajadores de EUA llevaron a fuertes ventas en los mercados financieros martes y miércoles.

El Dow cayó 380 puntos el miércoles en una operación volátil, y los mercados cayeron bruscamente hacia el cierre de las operaciones.

La indicación de Powell de un aumento de las tasas de interés más rápido de lo esperado llegó en una sesión de preguntas y respuestas luego de que él hubiera entregado su testimonio preparado en una audiencia semestral del Comité de Servicios Financieros de la Cámara el martes. Powell comparecerá hoy ante el Comité de Finanzas del Senado, donde será interrogado sobre sus perspectivas para la economía estadounidense y la política monetaria de la Reserva Federal.

Los mercados no respondieron al testimonio preparado de Powell, pero luego cayeron rápidamente, con el Dow perdiendo casi 300 puntos martes, en respuesta a sus respuestas de Powell.

Powell destacó que en diciembre el balance de opinión sobre el Comité de Mercado Abierto de la Fed fue de tres aumentos en 2018. "Pero desde entonces", dijo, "lo que hemos visto son nuevos datos que sugieren un fortalecimiento en la economía". Hemos visto fortaleza continua en el mercado laboral. Hemos visto algunos datos que, en mi caso, agregarán algo de confianza a mi opinión de que la inflación avanza hacia el objetivo propuesto. También hemos visto fortaleza continua en todo el mundo. Y hemos visto que la política fiscal se volvió más estimulante”.

Powell dijo que cuando se trata de proyectar aumentos de tasas futuras en la próxima reunión de marzo de la Fed, en la que es casi seguro que se anunciará un aumento de un cuarto de punto porcentual, él y otros miembros del Comité de Mercado Abierto "tomarán en cuenta todo lo sucedido desde diciembre”.

Estas observaciones afectaron el rendimiento del bono del Tesoro a 10 años a más del 2.9 por ciento, en comparación con el 2.4 por ciento del año pasado, y elevaron las expectativas del mercado de que habría al menos tres alzas este año y posiblemente cuatro.

Uno de los aspectos clave de los comentarios de Powell fue su opinión sobre la “fortaleza continua en el mercado laboral”. Cuando el mercado entró en un período de turbulencias a principios de este mes, fue provocado por un informe de que el aumento anual de los salarios había llegado a un nivel superior al esperado del 2.9 por ciento.

Como notamos en ese momento, aunque el aumento fue relativamente pequeño, “desencadenó una respuesta importante en los mercados financieros debido a los temores de lo que podría significar: un resurgimiento de la lucha de clases, cuando los trabajadores en los Estados Unidos y en todo el mundo comienzan a revertir la represión de los salarios durante décadas y la disminución de los niveles de vida de la clase trabajadora”.

La continua supresión de los salarios ha estado en el centro del proceso de acumulación de ganancias para las principales corporaciones estadounidenses, y la Fed es particularmente sensible a cualquier señal de que una caída en el desempleo elevará los costos laborales.

La primera línea de defensa para las élites corporativas es la burocracia sindical, pero si eso falla, entonces la Fed ha indicado que está lista para usar el arma de las tasas de interés más altas.

El nerviosismo en los mercados financieros puede haberse visto agravado por las noticias de que los maestros en huelga en Virginia Occidental denunciaron un acuerdo de venta total anunciado el martes por los líderes sindicales de los docentes y planeaban desafiar su llamado a un regreso al trabajo el jueves.

Las preocupaciones sobre un posible impulso salarial también se expresaron en un informe de la Reserva Federal publicado junto con el testimonio de Powell. Señaló que el mercado laboral continuó fortaleciéndose desde mediados del año pasado, con una caída en la tasa de desempleo oficial de 4.3 a 4.1 por ciento y otras medidas de utilización laboral que sugieren que "el mercado laboral se ha reducido desde el verano pasado".

Para profundizar en la cuestión crucial del mercado laboral, el informe dijo que si bien no había forma de saber con precisión, "el mercado laboral parece estar cerca o un poco por encima del pleno empleo en la actualidad". La tasa de desempleo estaba algo por debajo de la mayoría de las estimaciones a largo plazo, mientras que la tasa de participación laboral estuvo relativamente cerca de muchas estimaciones de su tendencia.

En un artículo titulado "El primer problema de Powell: Domar el mercado laboral", el Wall Street Journal llamó la atención sobre estos pasajes en el informe de la Reserva Federal.

"Si la Fed realmente piensa que el mercado laboral podría estar ‘un poco más allá del pleno empleo’, podría pensar que necesita apoyarse en el mercado laboral para evitar problemas más adelante".

En otras palabras, las tasas de interés tendrán que levantarse para reducir la expansión económica y aumentar la tasa de desempleo, a fin de presionar a la baja las demandas salariales.

Otro aspecto significativo del testimonio de Powell fue que evitó expresar cualquier preocupación sobre la desigualdad, en contraste con su predecesora, Janet Yellen, que se había referido a ella.

Como se esperaba, Powell también indicó que la Fed flexibilizará algunos de los límites de la actividad de los bancos, un problema que ha sido impulsado por Wall Street, con uno de los cambios que les permite reducir sus requisitos de capital, permitiendo así que los grandes bancos aumenten sus tenencias de dinero prestado. Dijo que el objetivo de los cambios era reducir la carga de la regulación "sin perder seguridad y solidez". Las regulaciones sobre los bancos más pequeños también se reducirían.

Powell restó importancia a las preocupaciones en algunos círculos financieros de que el continuo aumento en el mercado de acciones está creando una burbuja que podría llevar a una crisis, diciendo que aunque la Fed tenía que estar alerta ante la acumulación de desequilibrios financieros, el riesgo no parecía ser alto.

Dijo que aunque también había riesgo de recesión en algún momento, no era "para nada elevado en este momento".

Sin embargo, existe el temor de que a más largo plazo las tasas de interés ultrabajas desde la crisis financiera mundial de 2008 puedan dejar a la Fed sin suficiente poder de artillería para combatir cualquier recesión significativa en la economía estadounidense, por lo que debería comenzar a subir las tasas ahora.

Como señaló un artículo en el New York Times: "La tasa de referencia de la Reserva Federal está en un rango de 1.5 por ciento, y la Fed no espera que suba mucho más del 3 por ciento en la actual expansión económica. Eso es un problema dado que, en las últimas cuatro recesiones, la Fed ha reducido las tasas en un promedio de 5.5 puntos porcentuales para estimular un crecimiento renovado".

Estos problemas se ven agravados por el hecho de que, desde la crisis de 2008, las tenencias de activos financieros de la Reserva Federal se han multiplicado casi por cinco, de $800 mil millones a más de $4 billones. Esto significa que, en contraste con la situación en 2008, cuando se encontraba en cierta medida fuera de los mercados financieros, ahora es un actor central en ellos y se vería afectado significativamente por cualquier crisis.

(Artículo publicado originalmente el 1 de marzo de 2018)