El fracaso en Siria profundiza la crisis de la administración de Trump

por Patrick Martin
3 abril 2018

El último enclave significativo en manos de grupos apoyados por Estados Unidos cerca de la capital siria de Damasco colapsó el domingo con el acuerdo de dos grupos para evacuar y de otro para someterlo a la policía militar rusa que actúa en nombre del presidente Bashar al-Assad.

La caída de Ghouta Oriental, con una población estimada de 400.000 personas, es la mayor derrota sufrida por los grupos islamistas respaldados por Estados Unidos desde que el régimen de Assad recapturara la ciudad más grande del país, Aleppo, en diciembre de 2016.

El mayor grupo rebelde en Guta (Ghouta) Oriental, Jaish al-Islam, que controlaba Douma, el mayor centro de población en el área, llegó a un acuerdo el domingo sobre la evacuación del enclave, según el servicio de noticias del gobierno sirio SANA. Otros informes dijeron que Jaish al-Islam todavía estaba presionando para que la policía militar rusa fuera introducida como una fuerza amortiguadora entre sus propios combatientes y las tropas del ejército sirio.

Jaish al-Islam acordó el sábado evacuar a sus heridos a Idlib, en el noroeste de Siria, la última provincia del país bajo el control de las fuerzas islamistas opuestas a Assad. El grupo estaba en negociaciones con el gobierno de Assad a través de mediadores rusos.

Dos grupos rebeldes más pequeños llegaron a un acuerdo de evacuación total con los intermediarios rusos, que pidió la evacuación de Idlib de 19.000 personas, incluidos los combatientes de los grupos Faylaq al-Rahman y Ahrar al-Sham, sus familias y residentes que deseaban unirse a ellos.

Douma y la zona circundante de Guta Oriental, que comprende los suburbios del este de Damasco y una zona rural adyacente que sirvió como fuente de alimentos, llevan desde 2013 bajo el control de las fuerzas rebeldes, pero están en gran medida aisladas de otros grupos que luchan contra el régimen de Assad.

El ejército sirio intensificó su asedio al enclave en febrero, acompañado de fuertes bombardeos por aviones de guerra rusos, y luego en marzo comenzó incursiones que rompieron sistemáticamente las líneas rebeldes y separaron a los insurgentes en sitios aislados que fueron abrumados u obligados a rendirse por hambre uno a uno.

El avance más grande se produjo el viernes y el sábado, después de que la resistencia rebelde, excepto en Douma, efectivamente colapsara. Las porciones del sur y oeste de la región de Guta fueron evacuadas por las fuerzas rebeldes el sábado por la tarde.

Es la derrota total de los rebeldes respaldados por Estados Unidos y la consolidación del control del régimen de Assad sobre la última área desde la cual se podrían organizar ataques contra la capital que subyace al evidente desorden en la política estadounidense en Siria.

El jueves, el presidente Trump dijo en una concentración al estilo campaña en Richfield, Ohio, que las fuerzas estadounidenses “estarían saliendo de Siria, muy pronto. Que otros se ocupen de eso ahora”. Si bien la observación se produjo en el contexto de que Trump se jactaba de los éxitos de las fuerzas militares estadounidenses contra el ISIS en el este de Siria y el oeste de Irak, su sugerencia de que los 2.000 soldados estadounidenses ahora en Siria pronto podrían ser retirados contradijo la política oficial de su propia administración.

En un discurso pronunciado por el secretario de Estado Rex Tillerson hace apenas dos meses, el gobierno declaró públicamente su intención de permanecer en Siria más o menos indefinidamente, no solo para garantizar la destrucción final del ISIS, sino para lograr el objetivo a largo plazo de la política imperialista de los EUA en el país, el derrocamiento del régimen de Assad, que está aliado con Irán y Rusia, y su reemplazo por un títere de los Estados Unidos.

El pronunciamiento de Tillerson siguió de cerca con la publicación de un nuevo documento de estrategia militar estadounidense que declaraba que el Pentágono ahora lo priorizaba, no la lucha contra los llamados grupos terroristas, sino grandes conflictos de poder, particularmente con Rusia y China, que podrían estallar en guerras importantes, e incluso nucleares.

Trump despidió a Tillerson el 13 de marzo, y al asesor de Seguridad Nacional, el general HR McMaster, el 22 de marzo, pero propuso reemplazarlos con figuras aún más beligerantes, el director de la CIA Mike Pompeo para dirigir el Departamento de Estado y John Bolton, embajador en la ONU bajo la administración Bush y un importante arquitecto de la guerra de Irak, para reemplazar a McMaster.

En consecuencia, la predicción repentina de Trump de que las fuerzas estadounidenses se retirarían de Siria “muy pronto” causó consternación en el Pentágono, el Departamento de Estado, el Consejo de Seguridad Nacional y las páginas editoriales de publicaciones favorables a la guerra como el Washington Post.

Mientras que la respuesta inicial de las agencias militares y de inteligencia fue desestimar el comentario de Trump como si hubiera sido un tuit al azar, el comentario fue seguido por informes que revelaban que la Casa Blanca había puesto en espera unos $200 millones en fondos del Departamento de Estado para “proyectos de estabilización” en Siria. Tillerson había anunciado el nuevo gasto en reparaciones de carreteras, agua y alcantarillado en áreas del este de Siria capturadas al ISIS durante una visita a la región en febrero.

La Associated Press informó el viernes que el comentario de Trump sobre retirarse de Siria “no fue un hecho aislado”, sino que reflejó los sentimientos que había expresado en reuniones internas con los principales asesores durante más de un mes.

Los medios corporativos han respondido con una avalancha de comentarios denunciando el comentario de Trump como una rendición a Assad y al presidente ruso Vladimir Putin, principal patrocinador de Assad a nivel internacional, junto con Teherán.

El Washington Post, en particular, ha dedicado columna tras columna a exigir un compromiso estadounidense a largo plazo con la intervención militar en Siria. Un editorial del domingo de Pascua intentó descartar el comentario de Trump como “la brecha entre las políticas seguidas por la administración del presidente Trump y lo que dice el presidente cuando se encuentra fuera del alcance de un teleprompter...”.

El editorial señaló el conflicto entre la observación de Trump y las declaraciones del secretario de Defensa James Mattis y otros altos funcionarios, mientras advertía de que “las palabras del presidente ciertamente alentarán las esperanzas rusas e iraníes de expulsar a Estados Unidos del país, para que puedan afianzar sus bases militares y su influencia política. Eso representaría una gran amenaza para Israel y dañaría gravemente la posición de los EUA en todo el Medio Oriente”.

Aún más inflamable fue una columna de opinión de Josh Rogin, miembro del comité editorial del periódico, bajo el sorprendente titular: “En Siria, ‘nosotros tomamos el petróleo’. Ahora Trump quiere dárselo a Irán”. Rogin estaba citando el propio comentario de Trump sobre el verdadero motivo de la guerra de Estados Unidos en Irak, mientras señalaba el control de los Estados Unidos sobre las provincias orientales ricas en petróleo de Siria como un punto clave de influencia contra Assad, Putin e Irán.

Mientras embestía contra el comentario de Trump en la manifestación de Ohio, Rogin argumentó que contradice el propio compromiso de Trump de romper el acuerdo nuclear con Irán y enfrentar a Irán en toda la región, una política que “debe comenzar en Siria”.

Los defensores del Congreso de un conflicto total con Irán criticaron rápidamente la retirada sugerida de Siria. El senador Lindsey Graham, de Carolina del Sur, un importante halcón de guerra republicano, declaró en una entrevista en Fox News el domingo que “sería la peor decisión que el presidente pudiera tomar”.

Continuó: “Si retiramos nuestras tropas pronto, el ISIS volverá, la guerra entre ... Turquía y los kurdos se nos irían de las manos, y estarías entregando a Damasco a los iraníes”.

(Artículo publicado originalmente el 2 de abril de 2018)