Informe detalla crecimiento masivo de la desigualdad en todo el mundo

por Eric London
11 abril 2018

En diciembre, los investigadores Thomas Piketty, Emmanuel Saez y Gabriel Zucman dieron a conocer el Informe de desigualdad mundial 2018 de 300 páginas que detalla el crecimiento de la desigualdad social a escala mundial en las últimas décadas. Los autores "proporcionan las primeras estimaciones de cómo el crecimiento del ingreso mundial desde 1980 se ha distribuido en la totalidad de la población mundial".

El crecimiento de la desigualdad dentro del país

El informe muestra que la desigualdad está empeorando en casi todos los países y, por lo tanto, está aumentando a escala mundial. Como resultado, el informe advierte: "Donde la creciente desigualdad no se aborda adecuadamente, conduce a todo tipo de catástrofes políticas y sociales", es decir, la revolución.

La participación actual de la riqueza total controlada por el 1 por ciento superior es del 33 por ciento, frente al 28 por ciento en 1980, un cambio que refleja la transferencia de billones de la clase trabajadora a los ricos. El 10 por ciento superior del mundo ahora posee más del 70 por ciento de la riqueza total. La mitad inferior de la población mundial, 3.500 millones de personas, posee menos del 2 por ciento de la riqueza.

graph01

En términos de ingresos, el 1 por ciento superior capturó el 23 por ciento del ingreso mundial de 1980 a 2016, igual al total capturado por el 60 por ciento inferior. El 0.1 por ciento más rico capturó tanto ingreso como la mitad inferior de la población mundial.

Después de disminuir durante la mayor parte del siglo XX, la proporción de ingresos y riqueza del top 10 y el 1 por ciento superior ha aumentado dramáticamente desde la década de 1980:

graph02

Si los multimillonarios del mundo continúan aumentando su riqueza al ritmo actual, con el tiempo "poseerán el 100 por ciento de la riqueza mundial".

graph03

Crecimiento de la clase obrera internacional y homogeneización de ingresos en todos los continentes

Junto con el crecimiento de la desigualdad, los niveles de ingresos para la mitad más pobre del mundo han aumentado sustancialmente. Esto muestra que miles de millones de personas han ingresado a la clase trabajadora en las últimas décadas, dejando atrás una existencia rural ya que la globalización ha transformado rápidamente las relaciones sociales en los antiguos países coloniales.

La mayor transformación se ha producido en China, donde la población recibió solo el 3 por ciento del ingreso mundial en 1980, pero ahora tiene un 19 por ciento, superando tanto a América del Norte (17 por ciento) como a Europa (17 por ciento). La distribución del ingreso por región es mucho más uniforme que en décadas pasadas, con India aumentando su participación en el ingreso mundial al 7 por ciento, Japón disminuyendo al 4 por ciento y el resto de Asia aumentando al 18 por ciento. África y América Latina reciben solo el 5 y el 8 por ciento del ingreso mundial, respectivamente.

La industrialización de los antiguos países coloniales (especialmente en Asia) coincide con una disminución de los ingresos entre los percentiles 60º a 90º, un grupo compuesto mayoritariamente por la clase obrera de los Estados Unidos y Europa. Los ingresos entre los percentiles 60 y 90 estaban estancados, aumentando menos del 50 por ciento en un período de 36 años. Las condiciones y los ingresos de los trabajadores en todo el mundo se están homogeneizando cada vez más.

graph04

Por ejemplo, de 1950 a 2016, el ingreso promedio de un residente de Asia fue el 34 por ciento del promedio mundial. Para 2016, el residente promedio de Asia constituía el 79 por ciento del promedio mundial. Solo en China, la cifra aumentó del 15 por ciento en 1950 al 89 por ciento en 2016.

La misma cifra disminuyó en África, donde el ingreso promedio de los residentes fue del 64 por ciento del promedio mundial en 1950, pero solo del 41 por ciento en 2016. En América Latina, la cifra también disminuyó del 140 por ciento al 91 por ciento. El ingreso promedio de un residente de Europa o los Estados Unidos ha disminuido sustancialmente y está mucho más cerca del promedio mundial que en décadas anteriores.

Esto muestra que a medida que la clase trabajadora crece numéricamente y se vuelve cada vez más interconectada en el proceso de producción mundial, las condiciones y los ingresos de los trabajadores en todo el mundo se homogeneizan cada vez más.

Impacto de la revolución rusa y disolución de la Unión Soviética en la desigualdad mundial

El crecimiento de la desigualdad y las tasas divergentes de crecimiento de la renta son producto no solo de procesos objetivos abstractos. Son el resultado del desarrollo de la lucha de clases en el último siglo.

El informe señala que la Revolución Rusa de 1917 redujo drásticamente la desigualdad social a escala mundial.

La revolución sacudió al mundo. El informe señala: "En las economías emergentes, las conmociones políticas y sociales llevaron a una reducción aún más radical de la desigualdad de ingresos. La abolición de la propiedad privada en Rusia, la redistribución de la tierra, las inversiones masivas en educación pública y el estricto control gubernamental sobre la economía a través de planes quinquenales extendieron efectivamente los beneficios del crecimiento desde principios de la década de 1920 hasta la década de 1970”. Además, "la población mundial, las primeras tres cuartas partes del siglo XX correspondieron a una compresión muy fuerte en la distribución de los ingresos nacionales".

graph05

En India, por ejemplo, "la porción superior del ingreso porcentual disminuyó de alrededor del 20 por ciento al final del período colonial al 6 por ciento a principios de la década de 1980, después de cuatro décadas de políticas de inspiración socialista destinadas a reducir el poder económico de la élite, incluyendo las nacionalizaciones, el control gubernamental de los precios y las tasas impositivas extremas en los principales ingresos”. En China, la desigualdad se redujo drásticamente como resultado de las expropiaciones y nacionalizaciones que siguieron a la Revolución China de 1949.

Pero la disolución de la Unión Soviética por parte de las potencias imperialistas y la burocracia estalinista "contribuyó a un fuerte aumento de los porcentajes máximos de ingresos" en todo el mundo. En Rusia, el 1 por ciento superior ahora controla el 20 por ciento de los ingresos, igual a la distribución bajo el zar. En India, el 1 por ciento superior controla el 22 por ciento de los ingresos, peor que bajo el dominio colonial inglés.

graph06

En China, las reformas favorables al mercado implementadas por la burocracia estalinista que comenzaron a fines de la década de 1970 produjeron un crecimiento más prolongado de la desigualdad. Mientras que el 50 por ciento más pobre y el 10 por ciento más rico obtuvieron la misma proporción del ingreso nacional en 1978, el 10 por ciento más alto ahora lleva casi tres veces más que el 50 por ciento más bajo.

graph07

En la propia Rusia, la reintroducción de la propiedad privada "dio como resultado la redistribución masiva y el empobrecimiento de millones de hogares rusos, particularmente entre las poblaciones retiradas. La parte del ingreso nacional acumulado en el 50 por ciento más bajo colapsó, cayendo de alrededor del 30 por ciento del ingreso total en 1990-1991 a menos del 10 por ciento en 1996 ".

graph08

Desde la disolución de la Unión Soviética, la desigualdad ha aumentado a niveles que casi se aproximan a la extrema desigualdad de los Estados Unidos.

El ascenso de la oligarquía en los Estados Unidos

En ningún país del mundo la clase gobernante posee tanta riqueza como en los Estados Unidos, el centro del imperialismo mundial.

El 1 por ciento superior de Europa aumentó su participación de ingresos del 10 por ciento en 1980 al 12 por ciento en 2016. En los Estados Unidos, sin embargo, el 1 por ciento superior aumentó de la misma cifra -10 por ciento en 1980- al 20 por ciento en la actualidad.

graph09

La porción de riqueza del 10 por ciento superior ha aumentado del 63 por ciento en 1985 al 77 por ciento en la actualidad. Pero incluso esto enmascara la acumulación masiva de riqueza en la parte superior. La porción de riqueza del "próximo 9 por ciento" ha disminuido en relación con la del 1 por ciento superior.

Altos niveles de desigualdad dominan incluso dentro del 1 por ciento superior: "El aumento en la proporción de riqueza del 1 por ciento superior le debe casi todo su aumento al crecimiento de la parte superior del 0,1 por ciento, que aumentó del 7 al 22 por ciento" de 1986 a 2012. El 0,1 por ciento superior ahora posee tanta riqueza como el 90 por ciento inferior. "La riqueza real promedio del 90% inferior de las familias no fue mayor en 2012 que en 1986".

La riqueza y los ingresos del "próximo 9 por ciento" por debajo del 1 por ciento superior han aumentado dramáticamente en términos absolutos, desde un ingreso promedio de $ 586.060 en 1980 a $ 1,14 millones en 2014, mientras que el 90 por ciento inferior ha visto estancarse o declinar su riqueza.

La incapacidad de los gobiernos para responder a las demandas sociales o crisis económicas

El informe también muestra el crecimiento del capital privado y la disminución del capital público a lo largo de las décadas. El proceso de privatización se ha llevado a cabo en casi todos los países y muestra el dominio de las empresas transnacionales privadas sobre la actividad económica mundial.

El informe señala: "La dominación de la riqueza privada sobre la riqueza nacional representa un cambio notable de la situación que prevaleció en la década de 1970, cuando la riqueza pública neta era típicamente entre 50% y 100% del ingreso nacional en la mayoría de los países desarrollados (y más del 100% en Alemania)".

graph10

Los índices de riqueza privada a ingreso nacional están "volviendo a los altos valores observados a fines del siglo XIX", es decir, la edad dorada de la explotación capitalista no regulada. Los autores del informe concluyen: "Hoy, con una riqueza pública neta pequeña o negativa, los gobiernos de los países desarrollados tienen una capacidad limitada para intervenir en la economía, redistribuir el ingreso y mitigar el aumento de la desigualdad".

graph11

Este hallazgo contradice las recomendaciones de política del estudio, que apelan a los gobiernos para que reduzcan las medidas de austeridad y aumenten el gasto en programas sociales. Según la propia admisión de los autores, los gobiernos han transferido gran parte de los recursos del estado a las cuentas de los multimillonarios y millonarios que carecen de los recursos para llevar a cabo los gastos masivos necesarios para responder a futuras crisis económicas o mejorar las vidas de miles de millones de trabajadores y gente pobre de todo el mundo.

Conclusiones

El informe muestra la base objetiva del optimismo revolucionario. El tamaño de la clase trabajadora ha crecido enormemente, especialmente en Asia. La globalización ha unido a la clase trabajadora en el mismo proceso de producción, lo que ha llevado a una nivelación en sus condiciones. Cada vez más conectado por las redes sociales e Internet, todo indica que la lucha de clases será cada vez más internacional, no solo en su contenido, sino también en su forma. Por esta razón, los gobiernos capitalistas del mundo están tratando de censurar Internet y evitar que los trabajadores usen las redes sociales como plataforma para la organización política.

El informe es también una prueba de la necesidad de la revolución social. Los gobiernos están tan dominados por los oligarcas en sus respectivos países que son económicamente incapaces de responder a la crisis económica o las necesidades de la clase trabajadora. Solo la revolución social —con las nacionalizaciones, la expropiación de la riqueza de la aristocracia mundial y la redistribución de la riqueza para satisfacer las necesidades de la raza humana — es capaz de borrar la desigualdad y la pobreza de la faz de la tierra.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 10 de abril de 2018)