Primero de Mayo de 2018: Millones de personas marchan en el Día Internacional de los Trabajadores

por nuestros reporteros
3 mayo 2018

Millones de personas en todo el mundo participaron en marchas de protesta y huelgas ayer para conmemorar la festividad que celebra la historia, las luchas y las demandas de la clase trabajadora internacional. El tono y el ambiente de las protestas reflejaban la creciente radicalización de las masas a nivel internacional, en medio de una gran indignación popular por la desigualdad social y la guerra imperialista.

En todos los continentes, los manifestantes que marcharon ayer se enfrentaron a la amenaza de la represión policial, ya que los gobiernos capitalistas de todas las coloraciones intensificaron su agenda militarista y autoritaria. Las protestas tampoco pudieron escapar a otro desafío clave que enfrentan los trabajadores a nivel internacional: la influencia política de los sindicatos corporativos y sus aliados, incluidos los gobiernos burgueses, que convocaron las manifestaciones del Primero de Mayo. En muchos países, incluso en algunos donde los trabajadores montaron boicots a los acontecimientos del día, las protestas fueron organizadas por fuerzas cuya hostilidad hacia la clase trabajadora es imposible de negar.

Las protestas masivas contra la austeridad y la guerra tuvieron lugar en toda Europa, en Francia, España, Grecia y Rusia. En Francia, solo semanas antes del cincuentenario de la huelga general de mayo-junio de 1968, cientos de miles de personas marcharon en cientos de protestas en todo el país, en medio de crecientes ataques contra los recortes sociales del presidente Emmanuel Macron y los bombardeos de su gobierno a Siria. Decenas de miles de personas marcharon en París y Marsella, mientras que miles marcharon en Toulouse, Rennes, Lyon, Burdeos, Nantes, Lille, Estrasburgo y Nancy.

Una pancarta en Paría recuerda los levantamientos de mayo-junio de 1968

En París, se produjeron enfrentamientos entre la presencia masiva de la policía y manifestantes enmascarados no identificados, que lanzaron cócteles Molotov, incendiando un restaurante de McDonald's y una concesionaria de automóviles de Renault. Alrededor de 200 personas fueron arrestadas, y las fuerzas de todo el establishment político denunciaron la protesta, pidiendo más acción policial en Francia.

En España, decenas de miles de personas marcharon contra la austeridad en Madrid y en Barcelona, donde los manifestantes también protestaron contra el gobierno no electo impuesto a Cataluña por el gobierno central en Madrid, después de la crisis del referéndum sobre la independencia de Cataluña en octubre pasado. En total, los sindicatos convocaron protestas en 70 ciudades españolas.

En Grecia, el transporte marítimo y el transporte público se detuvieron cuando los trabajadores pararon y miles se unieron a múltiples manifestaciones en Atenas y Salónica, en medio de una creciente ira contra las políticas de austeridad de la UE del gobierno de Syriza (“Coalición de la Izquierda Radical”). Significativamente, Syriza tiene estrechos vínculos con las federaciones sindicales de Grecia, que convocaron las protestas en su contra. Sin embargo, masas de personas demostraron en una muestra de desafío hacia la UE y la traición de Syriza, que llegó al poder hace tres años y prometió poner fin a la austeridad, pero siguió imponiéndola.

Las protestas tuvieron lugar en otros países de Europa, con 12.000 personas marchando en Viena para protestar contra los recortes sociales del gobierno austríaco, y 340.000 personas marchando a través de Alemania, según la Federación Sindical Alemana.

La creciente ira popular ante las amenazas de la OTAN contra Rusia se expresó en marchas en 735 ciudades, organizadas por sindicatos y partidos que ofrecen apoyo político al presidente Vladimir Putin. Al menos 130.000 personas marcharon en la concentración principal en Moscú, mientras que 60.000 marcharon en Krasnodar, 50.000 en San Petersburgo y 20.000 en Vladivostok. Pequeñas protestas contra el bloqueo por parte de Moscú de la aplicación de mensajería cifrada Telegram, o en favor del político opositor respaldado por Estados Unidos Alexei Navalny, reunieron a unos pocos miles de personas.

En todo Canadá y Estados Unidos, se llevaron a cabo varias protestas, huelgas, piquetes, ocupaciones y manifestaciones, incluida una huelga de alquiler en Hamilton, Ontario y huelgas continuas de docentes en Arizona. En Nueva York, los estudiantes de la Nueva Escuela ocuparon su cafetería para expresar su solidaridad con los trabajadores que luchan por un nuevo contrato, mientras que los trabajadores portuarios participaron en una huelga organizada por ILWU a través de los puertos de la Costa Oeste. En Puerto Rico, la policía chocó con los manifestantes.

En el Medio Oriente, cientos de miles de personas marcharon en Turquía, desafiando la creciente represión del gobierno del presidente Recep Tayyip Erdogan. Aproximadamente 100.000 marcharon en la protesta principal en Estambul, con una protesta más pequeña en la Plaza Anadolu en la capital, Ankara, y en ciudades en toda Turquía, cuando Erdogan movilizó una fuerte presencia policial contra ellos. En Estambul, decenas de personas fueron arrestadas cuando trataban de llegar a la plaza Taksim, donde el ejército turco masacró a los manifestantes precisamente hace 41 años, en la sangrienta masacre del Primero de Mayo de 1977.

En países de África, marchas y mítines patrocinados por el Estado marcaron el Primero de Mayo. En Sudáfrica, el multimillonario presidente Cyril Ramaphosa, que lideró el sindicato de mineros que apoyó la masacre de Marikana de sus propios miembros en huelga en 2012, recibió una cálida bienvenida en la manifestación organizada por el Congreso de Sindicatos Sudafricanos.

En Asia, hubo protestas en toda la India en Delhi, Calcuta, Amritsar y Bangalore, mientras que en Sri Lanka, el gobierno de Sirisena-Wickremesinghe prohibió todas las protestas y reuniones, específicamente dirigidas a evitar que el Partido Socialista por la Igualdad de Sri Lanka celebre su acontecimiento anual del día. Numerosos miembros del partido y simpatizantes respondieron haciendo un piquete en la estación de tren de Colombo Fort para denunciar los ataques antidemocráticos y antiobreros del gobierno. En Pakistán, los trabajadores y activistas sindicales realizaron una manifestación a la luz de velas en Karachi para exigir mejores condiciones de trabajo.

En Corea del Sur, en medio de una gran concentración militar en la Península Coreana, unos 20.000 manifestantes se manifestaron en una manifestación de la Confederación Coreana de Sindicatos en la capital Seúl, exigiendo un salario mínimo más alto y salarios dignos y seguridad laboral para todos los trabajadores. En Indonesia, unos 10.000 trabajadores de varios sindicatos participaron en una manifestación frente al palacio presidencial en Yakarta, exigiendo salarios más altos y el fin de la subcontratación.

Un mitin de alrededor de 2.000 trabajadores de la confección en Phnom Penh, Camboya, también fue convocado para centrarse en las quejas relacionadas con el trabajo, pero fue detenido por la policía antidisturbios.

En Filipinas, los trabajadores de varios grupos laborales se manifestaron frente al palacio presidencial del presidente Rodrigo Duterte, quemando efigies de Duterte en protesta por su negativa a cumplir una promesa de campaña para terminar con el empleo a corto plazo. Además, los trabajadores exigieron empleos, salarios más altos y el fin de la represión gubernamental.

En París, los periodistas del WSWS hablaron con los jóvenes y los trabajadores que asistieron a la manifestación principal en la Plaza de la Bastilla. Hablaron en contra de la guerra y en apoyo de las luchas de la clase obrera, incluida la huelga de los ferroviarios franceses, que se ha dirigido a los planes de Macron de privatizar los ferrocarriles.

Scott, un joven estudiante, dijo que estaba marchando por la oposición política a Macron: “Creo que quiere establecer una especie de tiranía, por eso tenemos que detenerlo ahora”. Scott denunció los ataques militares en Siria por parte de París, junto a Washington y Londres: “Creo que Francia juega un papel importante en esto, envía armas a estos países y luego bombardea estos países y no creo que sea justo. ... Esto me parece tan ridículo, tenías que esperarlo, pero eso no significa que sea bueno”.

Expresando su apoyo y solidaridad con los trabajadores del ferrocarril en huelga, Scott declaró: “Creo que su lucha es digna de encomio. He visto a muchos de ellos, he asistido a muchas de sus huelgas y creo que hay una verdadera campaña de prensa contra ellos. Su movimiento debería crecer. Pienso que es algo bueno”.

Scott también expresó sus dudas acerca del crecimiento de capas de trabajadores y jóvenes sobre el dominio de los sindicatos sobre la lucha de clases. Mientras que los sindicatos ferroviarios franceses han continuado negociando directamente con el gobierno, incluso cuando insiste en que no modificará en absoluto su reforma, Scott dijo que no creía que una estrategia sindical pudiera detener los recortes: “No, honestamente, no lo creo. Eso nunca se ha mostrado. Ningún sindicato ha obtenido una ley que mejore totalmente la situación en los últimos años. Creo que tiene que hacerse por otros medios”.

El WSWS también habló con Glen, un estudiante gabones que estudia en París, quien atacó amargamente las políticas neocoloniales de las potencias imperialistas en la ex colonia africana francesa rica en petróleo. “Gabón es un país pequeño con una gran cantidad de riqueza. Deberíamos vivir mejor. Un trabajador gabonés no se acerca ni siquiera al salario mínimo francés; le pagan menos de 100 euros al mes. ... Los rescates del FMI dan dinero a Ali Bongo [el presidente] para celebrar fiestas, pero eso no ayuda a los trabajadores”.

Glen agregó, “Hoy Macron es el presidente de los ricos, pero no el presidente del pueblo francés. Atacó a Siria, alegando que el presidente Bashar el Asad estaba matando a su propio pueblo. Pero Macron dejó que Ali Bongo matara a su propio pueblo frente a las tropas francesas (destinadas en Gabón). Después él es el primero que sermonea sobre la democracia. Así que no renunciaremos a nada, iremos hasta el final para asegurarnos de que se respeten los derechos laborales en Gabón”.

Glen también apeló a la unidad entre los trabajadores y contra la victimización de los inmigrantes: “Todos los trabajadores enfrentan la represión, los jubilados, no debemos renunciar a nada. Tenemos que levantarnos por la justicia y exigir nuestros salarios. Merecemos eso como Gaboneses. Pedimos a nuestros hermanos franceses que nos escuchen, porque somos hermanos del pueblo francés. No venimos a Francia por diversión, venimos a estudiar y a volver a Gabón y trabajar. Más de 1.000 gaboneses se han visto obligados a buscar asilo en Francia. ... Pero todos debemos poder regresar a nuestros respectivos países. Somos la juventud; somos el mañana. Debemos levantarnos para echar a aquellos que están protegiendo el orden político”.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 2 de mayo de 2018)