Se intensifican tensiones comerciales en la reunión del G20

por Nick Beams
24 julio 2018

La reunión de ministros de Finanzas del G20 en Buenos Aires durante el fin de semana finalizó sin que se tomaran medidas para resolver las tensiones de la guerra comercial que avanza a través de la economía mundial.

Si bien no se repitió el conflicto abierto que marcó la reunión del G7 el mes pasado, cuando el presidente estadounidense Donald Trump repudió el comunicado final, "el cisma en las relaciones comerciales mundiales quedó al descubierto", en palabras de un informe del Financial Times.

El comunicado emitido al final de las conversaciones señaló que si bien el crecimiento económico mundial se mantuvo "sólido", se había "sincronizado menos recientemente" y los riesgos a corto y mediano plazo habían aumentado. "Estos incluyen el aumento de las vulnerabilidades financieras, el aumento del comercio y las tensiones geopolíticas, los desequilibrios mundiales, la desigualdad y un débil crecimiento estructuralmente, especialmente en algunas de las economías avanzadas".

Esta evaluación refleja la realizada por el Fondo Monetario Internacional en la víspera de la reunión. El FMI advirtió que la probabilidad de "acciones comerciales en aumento y sostenidas" amenaza con tener un "impacto serio y adverso en el crecimiento mundial sin dejar de abordar las causas subyacentes de los desequilibrios mundiales".

En lugar de enfrentar cualquiera de estos problemas, el trabajo principal de la reunión del G20 fue intentar crear una declaración que los evitara.

El compromiso de "resistir el proteccionismo", que se había convertido en el centro de las declaraciones del G20 desde la crisis financiera mundial en 2008, pero que fue desechado el año pasado cuando EUA aumentó sus medidas comerciales agresivas, no volvió a aparecer.

La cuestión de las devaluaciones de la moneda competitiva, que había sido puesta en el centro de atención por las declaraciones de Donald Trump en vísperas de la reunión de que las monedas de la Unión Europea y China estaban siendo devaluadas a expensas de los EUA, prácticamente se pasó por alto. El comunicado solo decía que el G20 reafirmó "nuestros compromisos cambiarios hechos en marzo", que dijo que las devaluaciones competitivas no deberían llevarse a cabo.

El ministro de Finanzas alemán, Olaf Scholz, rechazó la afirmación de Trump de que la UE manipuló el valor del euro y dijo que llevó a cabo "políticas muy racionales que no están destinadas a crear artificialmente éxitos económicos a través de los niveles de divisas".

China también negó que estuviera reduciendo deliberadamente el valor del renminbi, que cayó un 4 por ciento frente al dólar estadounidense en el último mes.

Más que cualquier medida para hacer frente al estallido de la guerra comercial, la reunión del G20 se caracterizó por las maniobras de los diversos participantes, lo que refleja sus diferentes intereses económicos y políticos en su intento de obtener la mejor posición posible en el conflicto mundial cada vez más profundo.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, se movilizó para llamar un “bluff” (engaño) a las palabrerías de libre comercio por parte de la UE. "Si Europa cree en el libre comercio, estamos listos para firmar un acuerdo de libre comercio", dijo. Pero cualquier acuerdo tendría que eliminar los aranceles, junto con las barreras no arancelarias y los subsidios. "Tiene que tratarse ser las tres cuestiones juntas", dijo.

Como bien sabe Mnuchin, no existe la posibilidad de un acuerdo de este tipo porque la UE tiene un complejo sistema de subsidios y otros arreglos, especialmente en lo que respecta a la agricultura.

Mnuchin también dejó en claro que se intensificarán las medidas dirigidas contra China, que llevaron a la imposición de aranceles del 25 por ciento sobre $34 mil millones de las importaciones chinas e incluyen un plan para imponer un arancel del 10 por ciento sobre otros $200 mil millones en productos.

Refiriendose a la amenaza de Trump de penalizar todas las exportaciones chinas a los Estados Unidos, Mnuchin dijo antes de la reunión que "no minimizaría" la posibilidad de que se impongan aranceles sobre productos chinos por valor de 500 mil millones de dólares.

Mnuchin no mantuvo conversaciones con los funcionarios chinos en la reunión del G20, pero repitió la afirmación de que Estados Unidos quería que los chinos compraran más productos estadounidenses. Anteriormente, Beijing había ofrecido aumentar sus exportaciones en $100 mil millones, pero esto fue rechazado como inadecuado, lo que refleja el hecho de que el impulso de los EUA contra China no apunta al desequilibrio comercial per se, sino a la promoción de China de desarrollar industrias de alta, considerado como una amenaza a largo plazo para el dominio de los Estados Unidos.

Buscando mostrar a los Estados Unidos como una posición fuerte, Mnuchin dijo que si bien algunos sectores individuales de la economía, como la agricultura, se habían visto perjudicados, la economía general de EUA no se había visto afectada negativamente por las medidas comerciales de la administración.

Añadió que los EUA estarían buscando acciones específicas para ayudar a esos sectores "injustamente amenazados", incluidas medidas de represalia —una referencia a los impuestos a los bienes estadounidenses por parte de la UE y China—.

El ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, repitió la afirmación de que la UE no negociaría "con un arma en la cabeza" y pidió a Estados Unidos que "vuelva a la razón".

Dijo que EUA tenía que dar el primer paso en el desmantelamiento de aranceles, ya que fue el primero en implementarlos. La "ley de la selva solo conducirá al caos", agregó.

Pero hay diferencias en la UE. Se centran en cómo responder a la próxima jugada amenazada por la administración Trump: la imposición de aranceles sobre las importaciones de automóviles europeos en virtud de las disposiciones de seguridad nacional de la Ley de Expansión Comercial de 1962.

Alemania y los Países Bajos se verían más afectados por los aranceles automáticos que Francia e Italia y, si bien la posición oficial es que habrá una respuesta de la UE y los EUA. Deberían eliminar sus amenazas antes de las negociaciones, hay otros movimientos en marcha.

Pierre Moscovici, el comisionado de la UE para asuntos económicos y financieros, dijo que las tensiones comerciales eran altas y que era un "momento muy difícil", con el multilateralismo "bajo una presión significativa". Dijo que la UE respondería "firmemente" al proteccionismo y actuaría las reglas de la Organización Mundial del Comercio. Pero, en referencia a la visita del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, a Washington esta semana, agregó que "siempre estamos dispuestos a hacer un esfuerzo adicional para construir puentes".

Reflejando la alineación cada vez más estrecha del gobierno de Turnbull con la administración Trump sobre su impulso militar y económico contra China, el tesorero australiano Scott Morrison dijo en una entrevista con Bloomberg que ningún país estaba "buscando el proteccionismo por el proteccionismo".

"Hay algunas quejas que han existido por una década", dijo. "Existe una frustración legítima sobre el fracaso del sistema para resolver los problemas que preocupan a los EUA y a otros".

Hasta ahora, Japón ha intentado volar por debajo del radar y evitar un conflicto directo con los EUA mientras busca concretar su propia agenda reviviendo la Asociación Trans Pacífico, esta vez sin la participación de EUA y firmando un importante acuerdo comercial con la Unión Europea.

A pesar de que se le denegó una exención de los aranceles estadounidenses impuestos al acero y al aluminio, Japón no siguió a Canadá y la UE e inició acciones de represalia.

Sin embargo, el ministro de Comercio japonés, Hiroshige Seko, dijo la semana pasada que "el caso de los automóviles es diferente" y que "nuestra respuesta cambiaría".

(Publicado originalmente en inglés el 23 de julio de 2018)