Diputados demócratas estadounidenses votan a favor de presupuesto militar récord

por Patrick
30 julio 2018

El jueves, la Cámara de Representantes de los Estados Unidos aprobó de forma abrumadora y bipartidista el mayor presupuesto militar en la historia de Estados Unidos. La Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA, por sus siglas en inglés) pone a disposición $716 mil millones para financiar las agresiones militares estadounidenses por todo el mundo, y le da al presidente Trump el poder de ordenar ataques cibernéticos contra Rusia, China, Irán y Corea del Norte sin necesitar su ratificación en el Congreso.

La votación abierta fue de 359 votos a favor y 54 en contra. Los republicanos de la Cámara de Representantes apoyaron la legislación de forma casi unánime, 220 a 5. Por su parte, los diputados demócratas apoyaron la ley por el margen de 139 a 49. Todos los dirigentes demócratas de la cámara baja respaldaron el proyecto de ley militar, incluyendo a la líder de la minoría Nancy Pelosi, el látigo de la minoría Steny Hoyer, su adjunto James Clyburn y Adam Schiff, el demócrata de mayor rango en el comité de inteligencia de la Cámara de Representantes.

Debbie Dingell, la demócrata multimillonaria del 12 ° Distrito Congresional de Michigan, fue una de las representantes que votaron por el proyecto de ley de autorización militar. El Partido Socialista por la Igualdad presentó casi 6.000 firmas la semana pasada para colocar a nuestro candidato, Niles Niemuth, en la boleta electoral contra Dingell en las elecciones del 6 de noviembre. Uno de los temas centrales que plantea Niemuth es la oposición al militarismo y la guerra.

La versión final de la NDAA fue aprobada por un comité bicameral el lunes. Una declaración emitida por los líderes del comité conferencia, incluido el senador demócrata Jack Reed de Rhode Island y tres republicanos, elogió el proyecto de ley, afirmando que "esta legislación fortalecerá nuestra preparación militar, proporcionará a nuestras tropas un aumento salarial, apoyará la implementación efectiva de la estrategia de Defensa Nacional, impulsar más innovación en tecnologías emergentes para asegurar nuestra ventaja militar y continuar la reforma del Departamento de Defensa ".

Entre las disposiciones más costosas están:

Adam Smith, del estado de Washington, el demócrata de mayor rango en el comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, desempeñó un papel clave en el comité de la conferencia. Durante el breve debate sobre el proyecto de ley el jueves, dijo: "Este proyecto de ley se intensifica para enfrentar a nuestros adversarios, Rusia y China" y agregó que contenía disposiciones para mejorar "el trabajo absolutamente crítico de rechazar la campaña en curso del presidente Putin para socavar las alianzas, asociaciones y valores democráticos de los EUA en todo el mundo".

El proyecto de ley "reafirma nuestro compromiso con la OTAN y nuestros socios", dijo Smith. "Se extiende la prohibición de la cooperación militar con Rusia. Declara que Rusia violó la Convención sobre Armas Químicas ... Refuerza la prohibición de financiar actividades que reconozcan la soberanía de Rusia sobre Crimea. Requiere una respuesta de todo el Gobierno a las operaciones y campañas malignas de influencia extranjera, mejora nuestra infraestructura cibernética y de contra influencia, y mucho más".

Entre las disposiciones dirigidas contra Rusia y contra China se encuentran los mayores fondos hasta la fecha para la Iniciativa Europea de Disuasión de las fuerzas de la OTAN en Europa del Este, a lo largo de las fronteras de Rusia. Se han desplegado nuevas unidades de la OTAN en Estonia, Letonia, Lituania y Polonia, con el objetivo de garantizar que la OTAN participe de inmediato en caso de conflicto fomentado por los Gobiernos rabiosamente nacionalistas y antirrusos de los cuatro países.

El proyecto de ley también conduciría a la creación de un nuevo puesto en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca dedicado a contrarrestar la supuesta interferencia rusa en las elecciones estadounidenses. Smith describió esta y otras disposiciones como una victoria para la campaña antirrusa del Partido Demócrata, que tiene como objetivo presentar a Trump como un títere ruso.

Sin embargo, la Casa Blanca emitió un comunicado el jueves saludando la aprobación del proyecto de ley y declarando: "La Administración elogia a la Cámara de Representantes por aprobar el Informe de la Conferencia para acompañar la HR 5515, la Ley de Autorización de Defensa Nacional John S. McCain (NDAA) para el año fiscal 2019 y alienta su rápida aprobación en el Senado". La declaración destacó que la NDAA autoriza completamente la ayuda estadounidense a Israel, incluido el" codesarrollo y la coproducción de sistemas de defensa antimisiles".

La NDAA también autoriza la solicitud sin precedentes de Trump de organizar un desfile militar en Washington D.C. poco después de las elecciones del 6 de noviembre, un ejercicio que se utilizará para promover el papel dominante de los militares en la vida pública estadounidense.

Las disposiciones antichinas en la NDAA incluyen exigir un informe público sobre el ejército chino y "actividades coercitivas" en el mar de China Meridional y en otras partes de la región del Indo-Pacífico, y una extensión de cinco años de la Iniciativa de Seguridad Marítima, según la cual EUA proporciona asistencia militar a los países de la región del Asia-Pacífico, el principal escenario de rivalidad entre EUA y China. El proyecto de ley también requiere que el secretario de Defensa redacte un plan de cinco años para una "Iniciativa de estabilidad del Indo-Pacífico".

La NDAA autoriza el uso de $235 millones para ampliar los sistemas de las bases aéreas "para mejorar el poder de combate de las fuerzas estadounidenses en la región del Indo-Pacífico", dijo el comité de conferencia. Si bien el proyecto de ley le prohíbe al Gobierno federal hacer negocios con cualquier compañía que use equipos de telecomunicaciones o servicios suministrados por las firmas chinas Huawei Technologies o ZTE, impone medidas —opuestas por la Casa Blanca— que por poco forzarían a ZTE a la bancarrota al cortar su acceso a componentes construidos en EUA.

Las secciones de la NDAA sobre guerras cibernéticas son aún más ominosas. El proyecto de ley le autoriza al Pentágono realizar operaciones cibernéticas "no atribuidas" sin tener que cumplir con las restricciones habituales sobre operaciones encubiertas, como la exigencia de una Indagación Presidencial que se presenta a los principales líderes del Congreso. Según el proyecto de ley, "la actividad u operación militar clandestina en el ciberespacio se considerará una actividad militar tradicional".

La sección 1642 del proyecto de ley es descrita por un analista como una "mini-ciber AUMF", refiriéndose a la Autorización para el uso de la fuerza militar aprobada por el Congreso en 2001 antes de la invasión de Afganistán y en 2002 antes de la invasión y ocupación de Irak. Dicha sección autoriza anticipadamente las operaciones cibernéticas militares estadounidenses con tal de que el presidente determine que (1) existe "una campaña activa, sistemática y continua de ataques contra el Gobierno o el pueblo de los Estados Unidos en el ciberespacio, que incluye intentar influir en las elecciones estadounidenses y los procesos políticos democráticos" y (2) que Rusia, China, Corea del Norte o Irán hayan sido los responsables. En ese caso, el presidente puede ordenar que las fuerzas cibernéticas de EUA, “tomen medidas apropiadas y proporcionales en el ciberespacio extranjero para interrumpir, derrotar y desalentar tales ataques".

Esta disposición efectivamente le da a Trump y a cualquier sucesor, demócrata o republicano, el poder de lanzar una ciberguerra a gran escala sin autorización adicional del Congreso, simplemente en declarar personalmente que Estados Unidos está bajo ataque. Además, el lenguaje es tan indefinido que las actividades de WikiLeaks, por ejemplo, podrían interpretarse como un ataque que requiere represalias cibernéticas, dada la acusación de las agencias de inteligencia estadounidenses de que WikiLeaks publicó material robado del Comité Nacional Demócrata por hackers del Gobierno ruso.

El acogimiento del militarismo en los círculos gobernantes estadounidenses es tan generalizado que la aprobación de la mayor ley de autorización militar en la historia de los Estados Unidos apenas se considera una noticia. No fue reportado del todo por el New York Times, mientras que el Washington Post informó sobre la aprobación del proyecto de ley solo en su edición en línea, pero no en forma impresa. Ningún programa de noticias de televisión de la tarde informó el voto de la cámara baja.

El breve informe en el Post e nfatizó la unanimidad del Congreso. El artículo señalaba: "La votación de 359 a 54 sobre la medida de $716 mil millones, que se espera que el Senado aborde a fines de la próxima semana, se produce después de uno de los procesos de negociación más cortos para el gigantesco proyecto de ley de defensa en la historia reciente, un indicador de cuán pocos temas políticamente controversiales surgieron durante el debate".

(Artículo publicado originalmente en inglés el 27 abril de 2018)